Entrada actual
2 de mayo, Anti-Maidan, Avakov, Batallón Azov, Extrema Derecha, Fascismo, Nacionalismo, Odessa, Parubiy, Poroshenko, Praviy Sector, Represión, Right Sector

La más cruel de las provocaciones

"El 2 de mayo del año 2014, nazis ucranianos quemaron aquí a docenas de Odessitas. Luto y recuerdo"

“El 2 de mayo del año 2014, nazis ucranianos quemaron aquí a docenas de Odessitas. Luto y recuerdo”. Al fondo, la Casa de los Sindicatos

Odessa, 3 de mayo

Durante toda la semana, la prensa y las autoridades ucranianas, tanto las locales como las nacionales, habían resaltado la creciente amenaza de “provocaciones separatistas” o “provocaciones pro-rusas”, que podrían producirse tanto el 1 de mayo como durante el acto en memoria de los fallecidos en la Casa de los Sindicatos el 2 de mayo de 2014, una masacre que, a pesar de las críticas que han llegado del extranjero, Ucrania se niega a investigar.

Militarizada la ciudad, el 1 de mayo transcurrió sin un solo acto reivindicativo por el día de los trabajadores. Sin riesgo alguno de la “rebelión separatista” que hace unos días había imaginado Anton Gerashenko, los miembros del SBU –con la cara cubierta y fuertemente armados- tuvieron tiempo de recorrer algunos de los lugares más emblemáticos de la ciudad: las escaleras de Odessa, que tan famosas hiciera el film del mítico director soviético Sergey Eisenstein El acorazado Potëmkin; la estatua de la zarina Catalina la Grande, fundadora de la ciudad; las decoraciones de Pascua en la calle principal o la Ópera, posiblemente el edificio más fotografiado de la ciudad.

Pese a la alarma, exagerada para evitar que un gran número de asistentes al memorial de Kulikovo dejara claro que la parte nacionalista de la ciudad es una minoría en Odessa, las autoridades son perfectamente conscientes de que la capacidad de la oposición de la ciudad para llevar a cabo acciones políticas importantes se ha limitado al mínimo. Toda la resistencia real parece concentrarse en el movimiento que busca que Odessa recuerde los nombres de los asesinados en la Casa de los Sindicatos, que con represión, mentiras y sabotajes, Ucrania trata de borrar de la historia.

Con toda la atención puesta en Kulikovo, las autoridades locales no pudieron impedir que, a primera hora de la mañana del 2 de mayo, activistas de grupos juveniles de la ciudad desplegaran una pancarta de varios metros de longitud que cubría un tramo de las escaleras de Odessa. “Poroshenko tapa a los asesinos”, podía leerse en la pancarta bajo una enorme fotografía del presidente ucraniano.

Concentración denunciando el papel de Poroshenko y Parubiy en la masacre de Odessa y en la ausencia de investigación

Concentración denunciando el papel de Poroshenko y Parubiy en la masacre de Odessa y en la ausencia de investigación

Más adelante, ya en Kulikovo, esos mismos activistas lograron realizar una concentración tras una pancarta con el mismo lema y cubriéndose las caras con fotografías de Andriy Parubiy en las que se podía leer una sola palabra: asesino. Parubiy, con larga trayectoria en la extrema derecha y ahora presidente del parlamento ucraniano, era en mayo de 2014 presidente del Consejo de Defensa y Seguridad Nacional. Días antes de la masacre de Odessa, entregó personalmente chalecos antibalas a los nacionalistas de la ciudad. Las fotografías con la cara de Parubiy utilizadas en la concentración, que quedaron esparcidas por el suelo, fueron rápidamente retiradas. Al menos una persona fue detenida por esta acción.

La policía local, encargada de controlar a la multitud, tampoco fue capaz de impedir que miembros de las juventudes del batallón Azov, perfectamente identificados por sus camisetas, o integrantes del Praviy Sektor se infiltraran entre los cientos de personas congregadas frente a la Casa de los Sindicatos. Las limitaciones de los grupos nacionalistas quedaron de manifiesto una vez más cuando tan solo fueron capaces de iniciar una pelea que quedó disuelta en pocos segundos. Según informaba la prensa local, los partidarios de Sergey Sternenko, líder local del Praviy Sektor, buscaban a periodistas rusos. Entre el gran número de personas allí congregadas, que superó las expectativas, los nacionalistas tan solo fueron capaces de hacerse ver unos pocos minutos con dicha pelea y con esporádicos gritos de “Gloria a Ucrania”, inmediatamente callados por la multitud, que ve en ese lema la ideología de quienes prendieron fuego a la Casa de los Sindicatos, con gritos de “Odessa ciudad héroe” o “el fascismo no pasará”.

Superados en número y divididos en dos frentes, intentar sabotear el acto de Kulikovo e impedir la llegada de los representantes del Bloque Opositor, los nacionalistas se vieron superados por la multitud y no lograron su objetivo de interrumpir o intimidar a las personas que se habían congregado en Kulikovo. La prensa local calcula que alrededor de 5.000 personas participaron en el acto.

Pero un pequeño grupo de miembros del Praviy Sektor y Automaidan sí logró su objetivo de que Yuriy Boyko, líder del partido, y el resto de la delegación del Bloque Opositor, que según las encuestas ganaría las elecciones con facilidad en la región de Odessa, no pudiera salir del aeropuerto. Bloqueados allí por los nacionalistas, después de que las propias autoridades ucranianas pidieran a la delegación que no viajara a Odessa, los diputados del Bloque Opositor celebraron una misa homenaje en el edificio del aeropuerto, en lugar de intentar atravesar la barrera que habían creado los nacionalistas.

Si bien quedó claro que los nacionalistas no cuentan con suficientes efectivos en la ciudad, especialmente si no pueden contar con el batallón Azov, para sabotear un acto multitudinario, el transcurso del 2 de mayo también dejó claro que son las autoridades, no los grupos de extrema derecha, los que más están haciendo contra los activistas de Kulikovo. Tras el registro de sus viviendas a finales de la semana pasada, varios de los más prominentes activistas de Kulikovo fueron citados a declarar por el SBU a las doce del mediodía. A las 20:30, el diario local Timer informaba de que los activistas seguían en la sede del SBU, que había retrasado todo lo posible los interrogatorios para impedir que pudieran asistir al acto en memoria de los asesinados el 2 de mayo.

En una semana en la que la palabra “provocación”, seguida de los términos separatista o pro-ruso, había estado en boca de todas las instituciones y los medios ucranianos, fueron las propias autoridades las que escenificaron la provocación más cruel contra un grupo de personas que tan solo pedían poder homenajear a las víctimas en el lugar en el que fueron asesinadas.

Mientras que Kulikovo cumplió con lo prometido, los escasos lazos de San Jorge que se depositaron junto a las flores fueron inmediatamente retirados por la organización para evitar que esto se viera como una provocación, las autoridades ucranianas hicieron cuanto estaba en su mano para impedir que un gran número de personas se acercara al acto. Además del amenazante despliegue policial y de que se filtrara que grupos como Dnieper-1 y Alpha tendrían autorización para disparar a los manifestantes en caso de que fuera necesario, el 1 de mayo circularon por la ciudad rumores sobre el cambio de hora del evento en un último intento por crear confusión entre la población.

Tropas ucranianas con la Casa de los Sindicatos al fondo. En esos momentos, supuestamente había un aviso de bomba en ese mismo lugar

Tropas ucranianas con la Casa de los Sindicatos al fondo. En esos momentos, supuestamente había un aviso de bomba en ese mismo lugar

Y el 2 de mayo, cuando ciudadanos de Odessa comenzaban a congregarse en la plaza junto a la entrada al campo de Kulikovo, ya rodeado por tropas del Ministerio del Interior y con los detectores de metales en posición, se informó de un aviso de bomba, que desde el principio se entendió como una maniobra de las autoridades para sabotear el acto. En ese momento, observadores de la OSCE paseaban por el recinto y grupos de soldados descansaban tranquilamente sentados a la sombra de los árboles del campo de Kulikovo, algo poco probable de haber realmente una amenaza creíble.

Pese a que en un principio se pensó que esa falsa amenaza de bomba solo supondría un retraso en el proceso de apertura de las barreras, la espera dio paso a escenas tensas en las que los asistentes trataron de convencer a la policía de que abriera el acceso a Kulikovo. Con argumentos, gritos e incluso de rodillas, los asistentes intentaron explicar que su objetivo solo era el de trasladas hasta la valla de la Casa de los Sindicatos las flores que habían sido depositadas a los pies de los soldados que cercaban el lugar.

Ante la pregunta de cuándo se iba a abrir el acceso, si es que iba a abrirse, uno de los observadores de la OSCE afirmó no tener información al respecto. “Es cosa de ellos”, afirmó señalando a la policía. “Hay que tener paciencia”. En ese momento hacía ya cuatro horas que ciudadanos de Odessa habían comenzado a acercarse a Kulikovo portando flores, que fueron depositadas en un campo directamente enfrente de la Casa de los Sindicatos, a unos metros del cordón policial. Los observadores de la OSCE tampoco tuvieron respuesta para la queja de un grupo de mujeres que exigían a la organización que informaba de la presencia de francotiradores –o soldados, desde esa posición era imposible comprobar si estaban armados, aunque el hecho de que las tropas del SBU no fueran vistas en todo el día hace pensar que podrían ser ellos quienes ocuparan esas posiciones- en los tejados de la Casa de los Sindicatos y un hotel cercano.

Durante horas, los asistentes no perdieron la esperanza de poder pasar hasta el lugar en el que estaba previsto el acto

Durante horas, los asistentes no perdieron la esperanza de poder pasar hasta el lugar en el que estaba previsto el acto

Con la táctica de hacer esperar y de no informar hasta horas después de que los accesos a Kulikovo iba a permanecer cerrados, las autoridades ucranianas consiguieron que la población esperara durante horas, con lo que el número de personas que allí se congregó fue incluso mayor del esperado. En lugar de depositar flores y abandonar el lugar, muchos esperaron en el lugar con la esperanza de que se abriera el paso hasta la Casa de los Sindicatos. Ucrania había fracasado a la hora de evitar una imagen de multitud recordando a los asesinados el 2 de mayo de 2014, pero logró con éxito que el homenaje se hiciera de forma indigna, cercado por la policía y lejos del lugar en el que debió celebrarse.

A escasos centímetros de los soldados, se desplegó la pancarta con los 48 nombres –y una casilla que recuerda que la lista no está completa- de los activistas anti-Maidan que murieron hace dos años en la Casa de los Sindicatos y en los enfrentamientos de ese día en el centro de la ciudad. En lugar de colgada en la valla que rodea el edificio, la pancarta tuvo que ser sujetada por voluntarios, que se turnaron para que las caras de los asesinados presidieran el acto, una serie de discursos de los activistas y las madres en el que destacó la llamada a la paz, al recuerdo y a no caer en provocaciones.

Sin referencias a las actuales autoridades, varios de los discursos insistieron en la condena al fascismo, ideología que defendían quienes lanzando cócteles Molotov dieron fuego a la Casa de los Sindicatos. En un emotivo discurso, la organizadora del evento recordó la lucha contra el fascismo y la victoria de la Unión Soviética contra el nazismo, lo que molestó  a parte de los periodistas ucranianos, que con evidente despreció bajaron sus cámaras y descansaron hasta que comenzó el siguiente discurso.

El acto concluyó con los discursos de algunas de las madres de los fallecidos, muchas de las cuales definieron a sus hijos como ciudadanos de Odessa, no separatistas o pro-rusos, como la prensa insiste en llamarles. Sin grandes esperanzas de que se imparta justicia con un Gobierno que protege y defiende a los agresores, el principal mensaje fue el del recuerdo.

Pancarta con los nombres de los asesinados el 2 de mayo de 2014

Pancarta con los nombres de los asesinados el 2 de mayo de 2014

Parte de los asistentes permanecieron en Kulikovo durante varias horas más, a la espera de que las autoridades ucranianas abrieran finalmente el paso. Pasadas las diez de la noche, las tropas ucranianas no habían abandonado el recinto, aunque admitían que lo harían a lo largo de la noche, y el paso a la Casa de los Sindicatos permanecía cerrado. Finalmente, la policía expulsó a los últimos tres periodistas en la zona, que únicamente tomaban fotografías de las flores depositadas por la población.

Las consecuencias del paso de las tropas ucranianas por Kulikovo eran evidentes por la mañana cuando, retirado ya gran parte del contingente de seguridad que había rodeado el lugar durante todo el día y hasta bien entrada la noche, los restos de comida, bolsas de plástico y botellas de agua cubrían las zonas en las que ayer se encontraban las tropas. A las seis de la mañana, dos autobuses de las tropas del Ministerio del Interior permanecían en el recinto, uno de ellos en el mismo lugar en el que el 2 de mayo debió haberse celebrado el acto en memoria de los allí asesinados.

La Casa de los Sindicatos, la malñana del 3 de mayo de 2016.

La Casa de los Sindicatos, la mañana del 3 de mayo de 2016.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.252 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,103,266 hits
A %d blogueros les gusta esto: