Entrada actual
Alto el fuego, Bombardeos, Donbass, Donetsk, DPR, Ejército Ucraniano, Ucrania

La vida continúa

Artículo Original: Antifashist

La ciudad de Dokuchaevsk está situada a una distancia de quince minutos en coche desde Donetsk y es otro de los “puntos calientes” en el mapa de la guerra de Donbass. Su origen se remonta al ya lejano 1912. En aquel momento, y hasta 1954, la ciudad era conocida como Elenovskie Karreri [canteras de Elenovsky]. Y no era por casualidad: en los alrededores de la ciudad hay numerosas canteras de piedra caliza y dolomita. También hay una cantera en el vecino pueblo de Novotroitskoe, ahora ocupado por el Ejército Ucraniano. Desde las canteras de Novotroitskoe, situadas en el valle, se puede ver perfectamente Dokuchaevsk. Es desde ahí desde donde habitualmente atacan las tropas ucranianas.

Pese a la desesperante proximidad al frente, en la ciudad se vive una vida aparentemente normal. La población vivía aquí antes de la guerra y seguirá viviendo aquí después de ella. Hay mujeres sentadas en los bancos a las puertas de las viviendas, niños andando en bicicleta y calles decoradas con banderitas de colores.

Sin embargo, la guerra sigue presente en la ciudad. Así lo recuerdan los sacos de arena, que intentan proteger de las balas y de la metralla a aquellos que viven en la primera línea del frente de Dokuchaevsk.

Las calles centrales, Vatutin y Lenin, aparecen prácticamente a diario en los informes militares que se publican en Donbass. Pese a los ataques diarios, que han entrado ya en el quinto año, la ciudad no presenta la terrible y masiva destrucción que sí se percibe en Spartak, Veseloye o Trudovsky en Donetsk.

Lo más habitual son las ventanas rotas cubiertas con plástico y balcones destruidos, algo menos comunes. Según la población local, la mayor destrucción en Dokuchaevsk se encuentra en la localidad de Yasnoe, pero, a excepción de los militares, es difícil llegar hasta allí ahora mismo.

Como cada persona que ha vivido una guerra, cada residente de Dokuchaevsk tiene su propia historia. La amable pensionista Alla vive junto a su perro en la calle central. Recuerda con horror el estallido de la guerra en Donetsk. Su familia -hijos y dos nietos- acababan de mudarse de Odessa a Donetsk. Habían comprado una casa en la localidad de Azotny. El 26 de mayo, cuando llegó la guerra, su nieto de tres años lloraba y le gritaba por teléfono a su abuela: “abuela, ven y pégales con un palo. Han disparado desde un avión. Quiero vivir”.

“Cuando era más pequeño le había dicho: si alguien viene a hacerte daño, tu abuela le pegará con un palo”, cuenta Alla. “Se acordó de eso y cuando empezó el bombardeo suplicaba que fuera allí y echara con un palo a quienes disparaban. Es ridículo, claro, pero tenía mucho miedo. Siempre lo recordaré”.

Alla recuerda también el paso de los tanques de los nacionalistas ucranianos. “Iban gritando algo, vestidos todo de negro, con las caras tapadas, sentados sobre los tanques. Fue terrible, es imposible explicarlo con palabras, solo viéndolo con tus propios ojos se puede comprender el horror que experimentamos”, explica. Su familia se marchó a la región de Moscú y Alla se quedó sola con su perro, con quien vive bajo la amenaza de la guerra por quinto año. En este tiempo, el perro ha aprendido a advertir a su dueña de inminentes “llegadas” peligrosas.

“Cuando disparan, pero no vienen proyectiles, se sienta en silencio en la habitación y no presta atención al ruido. Pero cuando siente que llega algo peligroso, antes de que explote se esconde en el baño y no sale en horas. Me avisa”, cuenta mientras acaricia al perro.

Nadezhda tiene ochenta años. Vive con su marido, que a causa de la edad ya no puede caminar. “Cuando disparan, no me escondo en el sótano”, explica en lengua ucraniana. “No voy a dejar al abuelo solo. Si nos matan, que nos maten a los dos. Nos tumbamos en la cama y rezamos. Tenemos miedo y solo tenemos una esperanza: Dios”.

Anna Matveevna tiene 84 años. Nació en la región de Chernigov de Ucrania. Parte de su infancia la pasó en guerra. Y pasa sus últimos años en guerra otra vez. Durante toda su vida ha trabajado duro: en una granja, en la fábrica, en un taller textil. Siempre vivió sola. En 2016 un proyectil impactó en su balcón. El balcón y todas las ventanas del piso quedaron destruidas. Anna Matveevna sobrevivió de milagro.

Le pregunto qué siente hacia su Ucrania natal, donde nació y vivió y que empezó la guerra en Donbass. Suspira, piensa un momento y después dice con firmeza: “esto no está bien. Eso es todo. No está bien”.

Camino por las verdes calles de Dokuchaevsk y compruebo por mí misma que, de no ser por los periódicos disparos del lado ucraniano, la ciudad no sería como otras ciudades del frente. Hay rosas a lo largo de las carreteras, pequeños jardines y parques bien cuidados.

Cerca del Palacio de Cultura me llama la atención un grupo de chicos y chicas bien vestidos. Son estudiantes de último curso de instituto y hoy es su graduación. Nastya y Zhenya quieren seguir estudiando y lo harán en la capital de la República. “La situación no es muy buena, disparan todos los días, pero nosotros aguantaremos”, sonríen las chicas.

“¿Podéis salir por ahí o los ataques lo impiden?”

“Atacan continuamente. Nuestros padres no nos dejan salir, enseguida nos gritan: ¿dónde vais? Ya saldréis cuando acabe la guerra. ¿Y cuándo va a acabar? Puede que para cuando acabe la guerra ya seamos viejas, como nuestras abuelas. Así que aun así salimos. Con cuidado. Cerca de casa. Así vivimos.

Por quinto año consecutivo, Dokuchaevsk vive en guerra. Pero la vida continúa en la ciudad. Se ha acostumbrado a los bombardeos diarios, a la madera en las ventanas, a los balcones caídos y sigue floreciendo en junio, se plantan rosas y los jardines llaman la atención. La guerra se ha metido en la vida de la ciudad, pero no la ha derrotado, no la ha roto ni la ha sometido. La guerra acabará y la vida seguirá. La vida siempre derrota a la guerra. Siempre ha sido así y así seguirá siendo.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 39.058 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1.241.624 hits
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: