Entrada actual
Alto el fuego, Bombardeos, Corrupción, Donbass, Donetsk, DPR, LPR, Motorola, Prensa, Propaganda, Ucrania

Ucrania. Un país que se arrastra

Artículo Original: Reinhard Lauterbach / Junge Welt

Balance del año 2016. Hoy: Ucrania. Las acusaciones de corrupción contribuyen a dañar la imagen. La paz en el Donbass aún está lejos.

90032Según opina la mayor parte de los comentaristas rusos, la Ucrania de Maidán es un estado para una temporada [NR: Saisonstaat en el original). Así consideraban en la Alemania del periodo de la República de Weimar, al vecino del este todos aquellos que no querían aceptar la realidad de la reunificación de Polonia. Puede que este tipo de análisis esté equivocado a largo plazo, pero aunque se mantenga de momento esa terminología, la realidad es que, tras surgir de Euromaidán en 2013 y 2014, la actual Ucrania política ha sobrevivido una temporada más. Todavía existe. Aunque no se pueda decir mucho más en su favor.

En el plano militar, en Donbass se mantiene el estado de “Ni guerra Ni paz“. Prácticamente a diario se producen intercambios de disparos; de lo que la parte ucraniana acusa de forma rutinaria a la milicia popular de Donbass, que a su vez culpa a los ucranianos. En cualquier caso no se han producido grandes cambios territoriales. En el pueblo de Avdeevka, entre Donetsk y Gorlovka, por ejemplo, durante semanas han combatido tropas de choque para controlar ciertos edificios en una zona industrial. En los últimos días, han vuelto a resurgir los combates en el frente de Debaltsevo. Según los ucranianos, combatientes de la no reconocida República Popular de Lugansk trataban de conquistar, hasta ahora sin éxito, la localidad de Svetlodarsk.

Aunque lo niegan, no sería inverosímil que las tropas de Lugansk hubieran atacado en esta zona: Svetlodarsk es la puerta de acceso a un embalse importante para el suministro de agua en Donbass. Y la parte ucraniana ha reiniciado ataques militares para evitar el acceso de la RP de Lugansk al agua potable. Hace unas semanas se redujeron a la mitad los suministros de otro embalse controlado por Ucrania, supuestamente debido a las facturas impagadas. Por tanto, establecer como hecho consumado ese objetivo de control del agua por la RPL sería comprensible. De todos modos, ambas partes tienen aparentemente suficientes municiones para poder usar todos los días al menos unos pocos cientos de granadas. En el caso de las repúblicas, las consecuencias en su mayoría sólo suponen daños materiales ya que las autoridades locales han evacuado a los residentes de las zonas fronterizas hacia el interior del país. El espacio vital resulta suficiente, la población de las Repúblicas Populares sigue estando aproximadamente un millón de personas por debajo del nivel de 2014.

El apoyo a las repúblicas

La opinión, transmitida por la parte ucraniana, de que la población de las repúblicas estaría ahora cansada del “separatismo” y desearía regresar a Ucrania puede considerarse como una mera expresión de deseos. Característico fue el tratamiento del funeral en Donetsk del comandante de la milicia Arsen Pavlov, Motorola, asesinado en el otoño por asaltantes desconocidos.  Los medios de Kiev señalaban aquella mañana, entre las burlas de los periodistas de Kiev, que las repúblicas movilizarían a “a varios cientos de funcionarios y pensionistas” para expresar el duelo. Todo ello antes de que la manifestación creciera hasta convertirse en una columna de 50.000 personas. Los análisis quedaron rápidamente pospuestos, aunque no antes de que los residentes de Donbass quedaran descalificados como buenos ucranianos por su dolor por Pavlov.

Esta idea, que para disfrutar de un pasaporte de Ucrania es preciso demostrar que se es digno de ello, tiene algo de gracioso. Las encuestas muestran que casi dos tercios de los ucranianos darían la espalda al país hoy antes que mañana. Alrededor de cuatro millones de ucranianos, el diez por ciento de la población, ya lo han hecho. Trabajan o en la Unión Europea, en su mayoría en la economía sumergida, o en Rusia, ahí por lo general de forma legal. Las autoridades rusas registraron en otoño un gran aumento de personas procedentes de Ucrania. Para el nuevo año se consideran condiciones más estrictas de estancia de los inmigrantes ucranianos en Rusia.

En la otra dirección, a los ucranianos sólo les queda la esperanza de que la anunciada exención de visados para la realización de viajes sea finalmente aprobada por la Unión Europea. Se habla ahora de abril de 2017, pero dado que las instituciones europeas lo han aplazado en distintas ocasiones, el anuncio debe ser tratado con cautela. Sin embargo, además del hecho de que la exención de visado a los ciudadanos de Ucrania no implica ningún derecho asociado a trabajar dentro de la UE, según las encuestas, alrededor de la mitad de los ucranianos no están interesados en viajar a “Europa”. Esto significa que la división tradicional de Ucrania, en un bloque más o menos fuerte “pro-occidental” y otro “oriental”, se ha mantenido sin cambios sustanciales. A pesar de la guerra y de la incesante propaganda nacionalista, que se ha mantenido sin cambios en los medios de comunicación.

Ucranización forzosa

Al final del otoño se produjeron varios flashmob de cantos en las ciudades de Ucrania. De forma más o menos espontánea, muchas personas se reunieron en las estaciones y oficinas de correos para cantar antiguas canciones populares soviéticas y, de esa forma, protestar contra a la ucranización forzada en la vida pública. 545 películas rusas han sido prohibidas en Ucrania, desde películas sobre Crimea a versiones de películas clásicas. Recientemente quedó aprobado que el 35 por ciento de toda la música emitida en las emisoras de Ucrania sea en la “lengua del Estado”, a pesar de que ni siquiera existe música suficiente. Algunas emisoras emiten canciones rusas que son traducidas línea por línea al ucraniano.

¿Y la política? El presidente Petro Poroshenko se mantiene en el poder a pesar de crecientes  acusaciones de corrupción. Según un informe del Frankfurter Allgemeine Zeitung publicado en noviembre, Poroshenko estaría pagando al personal de su televisión con dinero negro. El presidente también se ha visto involucrado en dudosas transacciones de propiedad en la Reserva Natural de Kiev, según ha informado la estadounidense Radio Liberty. Más recientemente, un antiguo diputado de la Rada ucraniana ha declarado que el presidente utilizó préstamos occidentales para comprar votos en el Parlamento. Las agencias de inteligencia de Estados Unidos lo habrían interrogado con la ayuda de un detector de mentiras. Distintos servicios económicos han informado que Poroshenko se habría enriquecido con suministros militares a través de las empresas y los bancos a él asociados. Y que habría utilizado su oficina para expulsar a los competidores comerciales.

El “partido de la guerra”

Que estas alegaciones también se hayan planteado, o por lo menos abordado, en los medios de comunicación occidentales, demuestra que los protectores occidentales de Poroshenko se están cansando. Sin embargo, a ojos occidentales, el problema es que no hay alternativa prometedora a Poroshenko. Arseniy Yatseniuk, chivo expiatorio en la pasada primavera de las consecuencias sociales de las “reformas” impulsadas desde la oficina del primer ministro, es extremadamente impopular. Yulia Timoshenko podría tener posibilidades de ganar las elecciones anticipadas, pero en Occidente es considerada como demasiado impredecible, aparentemente a causa de su populismo social.

Rusia también participa implícitamente de este punto de vista para fundamentar el mantenimiento de Poroshenko como mal menor. Oleg Tsarev, un político ucraniano pro-ruso, y que vive en el exilio en Rusia, quizá no sólo expresaba su opinión personal cuando afirmó recientemente que Ucrania se desintegraría si Poroshenko fuera derrocado por el “partido de la guerra” del ministro del Interior, Arsen Avakov, y de los batallones fascistas. La política de Kiev, que en la campaña electoral en Estados Unidos se ha fijado en el caballo equivocado, tiene ahora que llevar ropa de abrigo.

Anuncios

Comentarios

Un comentario en “Ucrania. Un país que se arrastra

  1. Cali, 1 de enero de 2017

    Compañeros comunicadores de Slavyangrand.

    Les deseo éxitos en su misión y cumplimiento de todas las tareas en el mantenimiento constate de las comunicaciones de la cotidianidad de la lucha de los independentistas de Novorossia contra los fascistas que asaltaron el poder de la histórica Ucrania, hermana nacional de Rusia y Bielorrusia y contra sus mentores, la OTAN, organización armada de los señores de la guerra de los Estados Unidos. Sus productos son insumo básico para el análisis de los acontecimientos y su proyección al futuro. Deseo que en lo mediato las fuerzas anti guerreristas de las repúblicas de Lugansk y Donbass, Europa occidental y América se activen a favor del fin del conflicto armado y la independencia de Novorossia.

    Un abrazo desde Colombia

    Ildebrando Arévalo

    ________________________________

    Me gusta

    Publicado por brando240258 | 01/01/2017, 18:23

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

diciembre 2016
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  
Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.833 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,140,766 hits
A %d blogueros les gusta esto: