Entrada actual
Batallon Aidar, Diplomacia, Donbass, Donetsk, DPR, Ejército Ucraniano, Grupo de Contacto Trilateral, Kiev, LPR, Lugansk, Minsk, Presos Políticos, Prisioneros de guerra, Savchenko

El final del caso Savchenko

sav

El caso de Nadia Savchenko, detenida en Rusia desde el verano de 2014 y condenada por un tribunal a 22 años de cárcel por la muerte de los periodistas Igor Korneliuk y Anton Voloshin, terminó ayer con la puesta en libertad de la piloto ucraniana. Miembro del batallón Aidar, a su llegada a Kiev fue recibida por la prensa, herramienta imprescindible en la campaña que ha intentado convertirla en víctima de la represión rusa. Savchenko se presentó ante la prensa descalza, agresiva y vistiendo su habitual camiseta con el tridente ucraniano para realizar sus primeras declaraciones. Luego fue recibida por el presidente Petro Poroshenko que le entregó la medalla como héroe de Ucrania. “Como hemos recuperado a Nadia recuperaremos Crimea y Donbass”, afirmó Poroshenko dejando claro que pretende seguir utilizando la figura de Savchenko para sus intereses políticos.

Después de casi dos años de utilización política de este caso, en el que se ha explotado la figura de Savchenko hasta convertirla en la imagen de la resistencia ucraniana frente a la supuesta represión rusa, el caso ha llegado a su conclusión más previsible. Especialmente después de que, en mayo de 2015, Kiev anunciara la detención de dos ciudadanos rusos, Evgeny Erofeyev y Alexandr Alexandrov, a los que acusaba de ser miembros de las fuerzas especiales rusas, en la región de Lugansk.

Allí había luchado también Savchenko, que utilizó sus vacaciones en el ejército para presentarse como voluntaria para luchar en el batallón Aidar, uno de los más sanguinarios escuadrones de la muerte, acusado de crímenes de guerra por Naciones Unidas o Amnistía Internacional. Muchos de los titulares de la prensa occidental, como “Rusia libera a la heroína de guerra ucraniana Nadezhda Sávchenko” que ayer podía leerse en La Vanguardia, ilustran a la perfección cómo Ucrania y sus aliados, principalmente Estados Unidos y la Unión Europea, han utilizado el caso con fines políticos y, con la inestimable ayuda de la prensa, con fines propagandísticos.

Imagen de Savchenko que la diplomacia occidental se ha esforzado en dar

Imagen de Savchenko que la diplomacia occidental se ha esforzado en dar

En una campaña de relaciones públicas en la que era evidente la mano de Estados Unidos, Ucrania ha tratado de transformar a Savchenko, en ocasiones con exceso de Photoshop, en la bella luchadora por la libertad de Ucrania, detenida ilegalmente y condenada, en un juicio farsa, de un crimen que no cometió. Sin ningún escrúpulo, la diplomacia occidental no ha dudado en utilizar incluso la salud de Savchenko, que durante meses afirmó estar en huelga de hambre, para su propio beneficio. Se llegó incluso a anunciar la inminente muerte de Savchenko para acusar a Rusia de negación de asistencia médica. En este proceso de creación de la heroína ucraniana, la prensa ha jugado un papel esencial, ayudando a transformar a Savchenko, la voluntaria del batallón Aidar, cuya labor era dirigir el fuego de artillería en el verano de 2014, cuando se producían bajas civiles a diario, en Savchenko, piloto y héroe nacional, personificación de la resistencia ucraniana contra la “agresión rusa contra Ucrania”.

Ignorando a los civiles detenidos por el único crimen de apoyar a las repúblicas populares, a los presos políticos o a los supervivientes de la masacre de Odessa, en prisión desde hace casi dos años, la diplomacia y la prensa occidental se han volcado en defensa de Savchenko, ignorando las circunstancias en las que fue detenida y los crímenes de los que se le acusaba.

Juzgados por actividades terroristas –a pesar de que ni siquiera los tribunales de Kiev hayan reconocido a la RPD y la RPL como organizaciones terroristas- y por la tan repetida agresión rusa, los dos ciudadanos rusos fueron condenados a 14 años de prisión, sentencia que no recurrieron para facilitar el intercambio de prisioneros que finalmente se produjo ayer. Frente a las acusaciones de Kiev, Erofeyev y Aleksandrov han mantenido siempre que abandonaron sus puestos en el ejército ruso para unirse como voluntarios a la milicia popular de la República Popular de Lugansk.

Pese a las flagrantes irregularidades del juicio, su situación ha pasado desapercibida para la prensa y la diplomacia occidental, que en este caso, como en el de Savchenko, se han limitado a reproducir las argumentaciones ucranianas. Sin interés por otros presos políticos, la prensa occidental ni siquiera prestó atención cuando uno de los abogados de la defensa apareció asesinado a cientos de kilómetros de su domicilio en Kiev, tras haber sido dado por desaparecido días antes en Odessa.

Invisibles para la prensa, incluso las principales agencias internacionales informaban ayer de la puesta en libertad de Savchenko sin mencionar a Erofeyev y Aleksandrov, transformando así un intercambio de prisioneros en una gran victoria ucraniana. Sin grandes victorias militares y una economía que depende casi exclusivamente de los créditos occidentales, Ucrania ha conseguido así una victoria en la guerra mediática que sin ninguna sutileza libra contra Rusia. Poco importa que esta victoria sea solo la consecuencia lógica de un golpe de suerte, de la captura de dos ciudadanos rusos que pudo presentar como  la imagen de los miles de tropas rusas que Ucrania sigue afirmando que han ocupado Donbass.

Mientras Ucrania recibía a su heroína, la diplomacia europea celebraba la victoria. “La Unión Europea celebra con su país”, escribió Federica Mogherini en su perfil de Twitter, intentando dar al caso una relevancia que en ningún caso ha tenido en la UE. “Buenas noticias para las que hemos tenido que trabajar mucho tiempo”, afirmó Frank-Walter Steinmeyer. Dejaba así claro que el acuerdo se había producido en el marco del Cuarteto de Normandía en lo que es el único éxito de un formato que no ha logrado sus objetivos más importantes, como el alto el fuego en Donbass o el inicio de un proceso político de negociación entre Donbass y Kiev.

La puesta en libertad de Savchenko “es una parte importante del cumplimiento de los compromisos de Rusia según los acuerdos de Minsk y debería dar un impulso hacia su completa implementación”, destacó Kerry en un comunicado publicado por el Departamento de Estado. En realidad, la liberación de Savchenko es el único punto del acuerdo que Rusia podía cumplir por sí misma. Todos los demás, incluido el alto el fuego, la retirada de armas o la celebración de elecciones, corresponden a las Repúblicas Populares. Sin embargo, en su intento de evitar que el conflicto sea visto como un conflicto interno, una guerra civil, Ucrania y sus defensores internacionales han optado por adjudicar a Rusia los compromisos adquiridos por la RPD y la RPL. De esta forma, la Unión Europea y Estados Unidos han seguido presionando a Moscú en busca de concesiones y han justificado el mantenimiento de las sanciones contra Rusia que, según se ha repetido hasta la saciedad, no serán retiradas hasta el cumplimiento íntegro de los acuerdos. La puesta en libertad de todos los detenidos es uno de los aspectos clave de los acuerdos, como también lo es la amnistía para quienes han participado en la guerra, punto que Ucrania sigue negándose a cumplir.

Frente al intento de Estados Unidos de hacer ver la puesta en libertad de Savchenko como un éxito del proceso de Minsk, es en el Cuarteto de Normandía donde se han tomado hasta ahora las pocas decisiones que han llevado a algún acuerdo en el conflicto de Donbass. El acuerdo de Putin y Poroshenko en relación a Savchenko, Erofeyev y Alexandrov no es más que un reflejo de la voluntad rusa por llegar a acuerdos, incluso si estos exigen duras concesiones.

Las críticas sobre la actitud rusa no tardaron en llegar desde el momento en que se hizo evidente que el avión ucraniano enviado a Rostov se disponía a recoger a Savchenko. Mientras algunos lo consideraron una concesión excesiva a Ucrania, otros lo vieron como un ejemplo de concesiones futuras en relación a Donbass. Periodistas y miembros de la oposición ucraniana se preguntaban también por qué Rusia no trata de recuperar a Evgeny Mefedov y Maxim Sakauov, los dos ciudadanos rusos acusados en el juicio del 2 de mayo en Odessa, cuya principal esperanza de salir en libertad pasa por un intercambio de prisioneros, ya sea a Rusia o a Donbass. Y muchos lamentaban que Rusia ni siquiera hubiera utilizado el caso Savchenko para exigir el intercambio de prisioneros todos por todos al que Ucrania se comprometió en Minsk.

Además de por el intercambio en sí, las críticas más duras al presidente ruso se centraron en la forma en el que se produjo. Confirmada ya la llegada de los dos voluntarios rusos a Moscú, el presidente Putin justificó el indulto a Savchenko, no como una concesión necesaria para recuperar a dos ciudadanos injustamente condenados, sino como gesto humanitario en busca de la paz y de rebajar tensiones en Donbass, poco realista teniendo en cuenta que Ucrania continúa bombardeando las zonas del frente. Minutos después, la prensa rusa afirmaba que las propias familias de los periodistas fallecidos habían solicitado que se perdonara a Savchenko.

Al margen de la crítica por las formas, y especialmente por la utilización de las familias de las víctimas para justificar el intercambio, el indulto a Savchenko supone que nadie cumplirá una sentencia por la muerte de los periodistas rusos en Donbass, que en el verano de 2014 se convirtieron en objetivo de las tropas ucranianas. Andrey Stenin, Andrey Mironov, el italiano Andrea Rochelli o Anatoly Klyan, murieron bajo el fuego ucraniano cuando realizaban su trabajo como periodistas. En ninguno de los casos hubo investigación alguna. La puesta en libertad de Savchenko acaba con la esperanza de que, al menos en el caso de Igor Korneliuk y Anton Voloshin, uno de los culpables pagara por sus crímenes.

Igor Korneliuk y Anton Voloshin

Homenaje a Igor Korneliuk y Anton Voloshin, cuyo asesinato quedará impune.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.555 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,124,188 hits
A %d blogueros les gusta esto: