Entrada actual
Alto el fuego, Armas, Batallón Azov, Donbass, Donetsk, DPR, Ejército Ucraniano, Gorlovka, LPR, Minsk, OSCE, Pensiones, Praviy Sector, Prensa, Propaganda, Right Sector, Rusia, Sheikh Mansour, Shirokino, Turchinov, Ucrania

Shirokino: un final previsible

Observadores de la OSCE inspeccionan el terreno tras la retirada de las milicias en julio de 2015.

Observadores de la OSCE inspeccionan el terreno tras la retirada de las milicias en julio de 2015.

Desde el inicio de las operaciones de combate -eso que Ucrania denominó y sigue denominando operación antiterrorista-, la defensa de Mariupol ha sido una de las obsesiones de las fuerzas armadas y de la propaganda ucraniana, prácticamente al mismo nivel que la recuperación del control sobre los puestos de frontera aún bajo control de las Repúblicas Populares. Ucrania recuperó Mariupol el 13 de junio de 2014 sin que las milicias de la RPD ofrecieran excesiva resistencia.

Desde entonces, y especialmente tras la firma del primer alto el fuego en septiembre de 2014, cuando la ciudad se veía amenazada por el avance de las milicias en un momento de debilidad del Ejército Ucraniano tras el desastre de Ilovaysk, Ucrania no ha dejado de alertar sobre el peligro de una posible incursión rusa para capturar la ciudad. El temor aumentó tras el bombardeo de enero de 2015 -único que se ha producido en la ciudad desde el inicio de la guerra-, que causó docenas de bajas entre la población civil y de la que tanto Ucrania como la OSCE se apresuraron a culpabilizar a las milicias de la RPD, que siempre negaron haberlo realizado.

Sin pruebas concluyentes –la investigación fue escasa-, el ataque quedó eclipsado por la batalla por el aeropuerto y, sobre todo, por la campaña por Debaltsevo, que, como Ilovaysk, obligaría a Ucrania a negociar un segundo alto el fuego y un segundo acuerdo con las Repúblicas Populares en Minsk, documento que debía desarrollar el acuerdo firmado meses antes también en la capital bielorrusa. 

El mismo día que Porshenko se reunía con los jefes de Estado o de Gobierno de Alemania, Francia y Rusia, Turchinov, armado hasta los dientes, presenciaba el inicio de una ofensiva para tratar de capturar Shirokino -una pequeña localidad estratégica únicamente por su cercanía a Mariupol- y avanzar hacia la frontera rusa. Aquella ofensiva improvisada fracasó en aquel momento, pero la batalla jamás se detuvo en esa zona, en parte porque servía a Ucrania para mantener la retórica belicista y justificar que Mariupol seguía estando en peligro.

Tras meses de lucha continuada en esa zona y la ausencia total de avances en el proceso político que debía buscar una solución negociada al conflicto a cambio de un estatus especial para las zonas controladas por las Repúblicas Populares, los representantes de Donbass optaron por un cambio de estrategia. Ya fuera por el elevado número de víctimas entre sus soldados, por la incapacidad de mantener el control sobre la localidad sin la posibilidad de utilizar armas prohibidas por los acuerdos firmados o por un intento de favorecer el proceso de paz, el 1 de julio la RPD anunciaba la desmilitarización unilateral de Shirokino y la retirada de armamento.

Días antes, el periodista ruso Dmitry Steshin había presagiado un resultado similar, recordando que, pese a que se encontraban allí algunas de las mejores unidades de la milicia de la RPD, la prohibición de uso de armamento pesado frente a las fuerzas ucranianas hacía imposible mantener la lucha. Allí luchaban, además del batallón Azov, unidades del Praviy Sektor junto a los voluntarios chechenos del Sheik Mansour, algunos de los cuales se regocijaban ante The Daily Beast –aunque con escasas pruebas o credibilidad– de haber recibido entrenamiento militar del ISIS en Siria.

Cheberloevky, comandante del batalón Sheik Mansour, y Yarosh, terminando de comer en alguna zona en el frente de Shirokino

Cheberloevky, comandante del batalón Sheik Mansour, y Yarosh, terminando de comer en alguna zona en el frente de Shirokino

Nada hacía prever tampoco que Ucrania fuera a actuar de forma similar, pese a que la RPD afirmó esperar una retirada similar de la parte ucraniana en las localidades cercanas a Shirokino. Denis Pushilin, represetante de la RPD en Minsk, llegó a afirmar que, de tener éxito, la fórmula de desmilitarización podría repetirse en otros lugares. Se habló entonces de Pervomaisk o incluso de Gorlovka.

Ese gesto nunca se produjo. Ucrania prefirió hacer ver la retirada de las milicias como una victoria –lo era, ya que las milicias se retiraron para evitar perder una batalla que difícilmente habrían ganado- y volver a causar incertidumbre asumiendo la existencia de algún tipo de trampa o plan oculto de Rusia (como Ucrania prefiere referirse a las milicias) que jamás se produjo. Fracasada la propuesta de la RPD de crear patrullas conjuntas en Shirokino, idea que Ucrania se negó siquiera a considerar –esta opción haría imposible continuar con la retórica de calificar de terrorista a todo lo relacionado con las milicias-, la localidad quedó prácticamente abandonada. En julio, la OSCE constataba el elevado nivel de destrucción y confirmaba que los últimos habitantes habían abandonado Shirokino días antes.

Durante meses, la RPD trató de conseguir un acuerdo para la retirada de armamento de calibre inferior a 100mm (el armamento de calibre superior ya debía haber sido retirado en febrero), algo que no conseguiría hasta finales de septiembre. Ese acuerdo buscaba separar el armamento de las partes enfrentadas y crear una zona neutral, una zona gris, desmilitarizada, que debía garantizar el fin de los bombardeos. Y una vez más, Ucrania y sus socios eran reticentes a aceptar la opción sin dar a entender que había motivos ocultos en la idea.

Tras las conversaciones de Poroshenko en Berlín, donde Francia y Alemania ejercieron cierta presión sobre Poroshenko, Ucrania aceptó finalmente el acuerdo de retirada de armamento de calibre inferior a 100mm, lo que dio lugar a una reducción sustancial en la intensidad de la batalla. La negativa ucraniana a cumplir con los puntos políticos del acuerdo de Minsk –restablecimiento del sistema bancario, reanudación del pago de pensiones, amnistía o aprobación de legislación para las elecciones locales entre ellos- hizo inviable esa situación, que en diciembre dio lugar a otra crisis. La primera semana de diciembre, los representantes de la zona de Donetsk controlada por Kiev admitían abiertamente haber ocupado varias localidades de la zona neutral, que según los acuerdos debían mantenerse desmilitarizadas.

Hoy, junto al comando de ATO [la operación antiterrorista, como Kiev sigue llamando a la guerra de Donbass-Ed], hemos decidido trasladar el puesto de control de Gnutovo a Pishevik – Pavlopol. Esto permitirá trasladar los puestos de control de Mariupol, hará más sencilla la vida de los residentes en Mariupol y también nos dará varias localidades de la zona gris”, escribió entonces el jefe de la administración civil-militar de Donetsk Pavlo Zhebriskiy. Como suele ser habitual, la defensa de Mariupol, que no ha sido atacada en más de un año, fue suficiente para justificar lo que es una evidente infracción a los acuerdos firmados.

La respuesta de la RPD se limitaba entonces a exigir una rectificación a la parte ucraniana y a pedir la intervención del Cuarteto de Normandía. Sin obtener respuesta alguna, la actuación unilateral ucraniana prácticamente acababa con la idea de la zona neutral. Tras semanas de bombardeos y de rumores sobre si la RPD había ocupado la zona, Alexander Zajarchenko daba orden de introducir oficialmente la localidad de Kominternovo, a escasos kilómetros de Mariupol, a la RPD. En ese caso, la reacción ucraniana era denunciarlo como infracción a los acuerdos de Minsk.

Paralizado a causa de la negativa ucraniana a aceptar o a poner en práctica los acuerdos firmados y a pesar del nuevo alto el fuego completo pactado por las partes en Navidad, la intensidad de los combates ha aumentado significativamente en las últimas semanas. El pasado lunes, la OSCE registraba más de 700 explosiones tan solo en los alrededores de Donetsk. Este empeoramiento de la situación en la RPD, tanto en los alrededores de Donetsk como de Gorlovka, donde Ucrania afirma haber capturado colinas clave en la zona del destrozado suburbio de Zaitsevo, ha venido acompañado por una nueva ofensiva política y mediática que culpa a Rusia –ni siquiera a las Repúblicas Populares- por las infracciones del alto el fuego.

Tropas ucranianas y la prensa marcando la victoria ucraniana en una localidad que las milicias abandonaron hace más de medio año.

Tropas ucranianas y la prensa marcando la victoria ucraniana en una localidad que las milicias abandonaron hace más de medio año.

Pero esa demonización de Rusia no es incompatible con celebrar victorias. El 25 de febrero, las autoridades ucranianas confirmaban haber capturado Shirokino, abandonada y destruida desde el final de la batalla en junio de 2015 y que Denis Pushilin había dado por perdida en diciembre cuando Ucrania ocupó la práctica totalidad de la zona neutral. El jefe de prensa del “sector M” de la operación antiterrorista afirmaba al canal 112 Ukraina que las fuerzas ucranianas habían recuperado el control total de la localidad ante el abandono de las milicias días atrás, un argumento que responde al deseo ucraniano de buscar la fotografía de la victoria en una batalla que finalizó hace meses más que a la realidad.

La captura de Shirokino en este momento no es una victoria para Ucrania –sí lo fue la retirada de las milicias ante las dificultades de mantener la localidad bajo su control- sino una constatación más de la falta de voluntad política ucraniana de cumplir con sus compromisos y de buscar una solución negociada al conflicto. Ucrania consigue así ocupar la zona neutral -una idea condenada al fracaso ante la negativa ucraniana a comprometerse- y presiona aún más a la RPD en un momento en que la situación militar se tensa cada día.

Días atrás se anunciaba que el líder de la RPD, Alexander Zajarchenko, había dado orden de responder al fuego enemigo, aunque en este tiempo tan solo se han constatado avances –modestos, aunque no por ello menos preocupantes- ucranianos. Como es habitual, esta nueva presión ucraniana se produce días antes de una reunión que, según ha declarado el jefe de la diplomacia alemana, se presenta como clave.

Al margen de la realidad que se vive sobre el terreno, los representantes del Cuarteto de Normandía muestran su optimismo y su confianza en un proceso de paz que no ha logrado resultados en más de un año y esperan que la ley de elecciones locales para la zona de Donbass controlada por las milicias esté lista a tiempo para la próxima reunión del 3 de marzo. Como en anteriores ocasiones, la situación militar sobre el terreno recuerda la falta de voluntad ucraniana para buscar una solución negociada al conflicto.

Anuncios

Comentarios

8 comentarios en “Shirokino: un final previsible

  1. Reblogueó esto en Guerra en Ucrania.

    Me gusta

    Publicado por Zhukov | 26/02/2016, 17:57

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: Los valores del batallón Azov | SLAVYANGRAD.es - 29/02/2016

  2. Pingback: Donetsk, 26 de mayo – Diario Octubre - 27/05/2016

  3. Pingback: DONETSK, 26 DE MAYO | EL BLOG DE CARLOS - 28/05/2016

  4. Pingback: Crónicas del alto el fuego | SLAVYANGRAD.es - 26/06/2016

  5. Pingback: Rusia alerta del empeoramiento de la situación en Donbass | SLAVYANGRAD.es - 07/07/2016

  6. Pingback: Turchinov, Mariupol y la lucha de poder en el Ejército | SLAVYANGRAD.es - 16/07/2016

  7. Pingback: Nuevas negociaciones, nuevas exigencias | SLAVYANGRAD.es - 20/07/2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

febrero 2016
L M X J V S D
« Ene   Mar »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
29  
Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.671 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,134,220 hits
A %d blogueros les gusta esto: