Entrada actual
Alto el fuego, Bombardeos, Donbass, DPR, Ilovaysk

Heridas: reflexiones sobre la guerra

Original: Denis Grigoryuk

227867_600Durante la fase activa de la guerra no hay tiempo para pensar, para vivir el momento. No se está a eso. La vida es corta y la guerra se siente como no se sentía antes. La conciencia de estos pensamientos aparece un tiempo después, cuando existe la ocasión de respirar y comprender lo que ha ocurrido. Sobre eso hablan los militares. Recordando las batallas más duras del conflicto, no habrían dicho que fueron tan terribles durante la batalla. En esos momentos estás luchando por tu vida y no puedes preocuparte por el miedo. Eso llega después. Cuando paras y miras a tu alrededor para ver que la muerte ya ha recogido su cosecha.

Alto el fuego. Donetsk tiene tiempo para recuperar el aliento tras la dura batalla. La ciudad llena sus pulmones de oxígeno después de una larga temporada de aire duro, pesado y lleno de fósforo y hollín, sangre y polvo mientras recupera fuerzas para una nueva batalla. Es momento para el pensamiento y la reflexión y con el miedo aparece la comprensión de lo que nos ha pasado a todos nosotros.

Hace unos días tuve la ocasión de visitar Ilovaysk, donde en verano [de 2014] se produjo una dura batalla. El pueblo de Zelyoznoye. Hace un año, un silencio pacífico  sustituyó al ruido de los cañones y los bombardeos de la artillería pesada. La población local pudo regresar a sus casas, si es que les quedaba una casa a la que volver. Junto a las ruinas de una de las viviendas, de pronto me vino una ola de pensamientos.

La guerra ha afectado a todos. Ha dejado su huella en todas partes. Se ve en las miradas, en los gestos, en la mímica, en el comportamiento de cada una de las personas del lugar. El ambiente es una rápida representación visual de lo que le ocurre a la población. La localidad revela el estado mental de sus habitantes. Como las heridas en el cuerpo, los edificios destruidos parecen una herida aún por curar. Solo que esas heridas no están en el cuerpo. Esos cortes, lesiones y profundas heridas están en el interior de cada uno.

Incluso cuando todo acabe, no será posible curar todas las heridas. Este dolor se quedará con nosotros  para siempre. Y eso es algo aterrador. Por supuesto, el momento en el que caen las bombas y comienzan las explosiones hace daño, pero es lo que pasa después, lo que les persigue y les destroza por dentro. El miedo a la guerra desaparece para ser sustituido por el pánico al comprender lo que ha ocurrido. A veces es mejor volverse loco y no comprender nada. Entonces te parece que estás loco. Es un estado intermedio.

Tenemos que aprender a vivir con ello. Es como después de un accidente, cuando se aprende otra vez a caminar. En nuestro caso, tenemos que volver a aprender a vivir una vida tranquila y en paz, sin bombardeos. Pero todavía es pronto para eso. La guerra no ha terminado, aunque quisiéramos creerlo. Esta pausa terminará y la batalla comenzará de nuevo.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

noviembre 2015
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  
Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.139 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,094,469 hits
A %d blogueros les gusta esto: