Entrada actual
Donbass, Donetsk, DPR, Ejército Ucraniano, LPR, Rusia, Ucrania

Un círculo vicioso para los refugiados

Artículo Original: Komsomolskaya Pravda

“Saldré por la mañana a comprar y volveré a las doce para escuchar a Putin. De repente, dirá algo sobre nosotros”, me advirtió mi madre la víspera de la “línea directa” con el presidente de Rusia. Mi madre vive en la RPD. Y espera el momento en que, por una vez, Putin diga: “nuestro Donbass”. Eso es lo que muchos desean, casi aguantando la respiración, escuchando las respuestas de Putin. Y cuando se refiere a Donbass, lo que la población entiende es: “no se ha olvidado”.

“Para nosotros es importante cualquier palabra que diga que Rusia no va a dejarnos sin ayuda y protección. Fue importante escuchar eso en boca de Putin. No es solo mi opinión, sino la de todos mis amigos que viven en estado de guerra por quinto año”, comenta la poeta de Donetsk Anna Revyakina.

“Por supuesto, estaba esperando que Putin dijera algo sobre Donbass”, añade Ruslan Marmazov, exjefe de prensa del Shakhtar Donetsk, ahora editor de la web Ukraina.ru. “Lo principal es que prometió que, si Kiev causa alguna provocación durante el Mundial, eso tendrá consecuencias graves para el Estado de Ucrania. Creo que ese comentario estaba dirigido a Occidente. Algo como: no intentéis animar a Poroshenko. Obviamente, a mí me gustaría más escuchar algo como: Rusia reconoce la RPD y la RPL. Puede que todavía no sea el momento”.

La pregunta sobre por qué Rusia reconoció la presidencia de Poroshenko también causó interés. “Me gustó la pregunta, porque fue el propio Putin el que la eligió de la lista de preguntas y la leyó”, explica Revyakina. “Y no lo hizo porque sí. Creo que es una advertencia, una señal de que, en cualquier momento, ese reconocimiento puede convertirse en no-reconocimiento”.

El círculo vicioso de la ciudadanía

“El estado real de la población de Donbass, si es que se puede medir el estado de la población, es de cansancio. Estamos esperando a la paz. Sea como sea, siempre que la RPD y la RPL no sean entregadas. En primer lugar, por motivos de seguridad. Porque la mayoría se verían obligados a huir si Donbass es empujado otra vez a Ucrania”, me explica el conocido fotógrafo de Donetsk Andrey Melnik.

Muchos ya se han marchado a Rusia, aunque allí los refugiados se enfrentan a las puertas cerradas de los servicios de inmigración. La gente simplemente quiere trabajar, educar a sus hijos, ser útiles para el Estado. Pero caen en un círculo vicioso: para conseguir la nacionalidad rusa, es necesario tener un trabajo y para trabajar en Rusia, es necesario tener la nacionalidad. Y los programas simplificados para los residentes de la RPD y la RPL cuestan miles de rublos, meses de espera y muchos nervios.

“En 2014 me marché con mi marido y mi hija a Rusia. Recibimos asilo temporal en Taganrog. Vivimos así un año, pero entonces necesitamos ayuda para poder trabajar. Hace tiempo que estaba buscando una forma para conseguir la nacionalidad rusa y la encontré. Para eso, mi madre tuvo que conseguirle la nacionalidad a mi abuela, que literalmente murió una semana después de todos esos paseos al Servicio Federal de Migraciones. La locura es que mi marido y mi hija no pueden conseguir la nacionalidad rusa. Ni siquiera ayuda que yo ya la haya conseguido”, me explica Svetlana Pavlenko, de Donetsk.

Hay muchas historias similares. Recuerdo incluso mi propia historia de ciudadanía según el sistema simplificado, si se le puede llamar así. En primer lugar, fue un año y medio de espera en las colas del Servicio Federal de Migraciones, de rellenar formularios sin fin, fotocopias, traducciones de documentos del ucraniano. Después, encontrar un lugar para vivir en un país en el que no tienes ningún familiar fue uno de los principales problemas. Al final, entre toda la información y viajes requeridos, gasté casi 100.000 rublos [unos 1.300€]. ¿De dónde van a sacar los refugiados una suma así?

Está claro que debe haber opciones más sencillas. Presentar el formulario “Quiero convertirme en ciudadano de Rusia” y copias de los documentos personales. Eso es exactamente lo que el presidente dio a entender: sería conceder la ciudadanía a aquellos que sienten una conexión con el mundo ruso y hablan ruso. ¿Qué más pruebas hacen falta?

“Se encuentran en una situación complicada. Y no son extraños para nosotros”, afirmó Putin.

“Cuando el presidente nos tiene en cuenta, nos sentimos bien. Pero, si tras las palabras de Putin, realmente se producen cambios en el sistema de concesión de la nacionalidad, entonces tendremos una confirmación real de que estamos en Rusia”, explica Svetlana Pavlenko. “Es triste que, en estos cuatro años, Rusia podría haber recibido cientos de miles de nuevos educados y preparados ciudadanos. Pero no todos ellos han podido conseguir los documentos para trabajar y vivir legalmente en Rusia. Es una pena que todo ese potencial se haya perdido.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 39.090 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1.249.755 hits
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: