Entrada actual
Bloqueo económico, Donbass, Economía, Rusia, Ucrania

Represalias

5-xukJtSLos acontecimientos ocurridos esta semana tanto en Kiev como en la región de Járkov han supuesto nuevas acusaciones de Ucrania contra Rusia. Sin dar tiempo a que comenzaran siquiera las investigaciones, las autoridades ucranianas apuntaban directamente a Moscú en los dos casos importantes que se han producido esta semana: el incendio en el depósito de munición de Balakleya (pese a que aún no se ha confirmado siquiera que existiera un sabotaje) y el asesinato del exdiputado ruso Denis Voronenkov (pese a que el asesino, ciudadano ucraniano, detenido aún con vida en la escena del crimen, portaba un carnet de la Guardia Nacional de Ucrania).

Sea cual sea el desarrollo de las investigaciones, el cruce de acusaciones solo puede empeorar unas relaciones diplomáticas ya dañadas por los casi tres años desde el inicio de la guerra en Donbass. Sin embargo, hasta ahora, las relaciones comerciales y económicas entre los dos países se habían mantenido en una ambigua situación, en cierta forma al margen del desarrollo de los acontecimientos políticos y militares. Incluso en el caso del gas, cuando Ucrania lleva meses jactándose de haber superado la dependencia del gas ruso, una pequeña trampa ha conseguido que Kiev siga adquiriendo gas ruso -a través de terceros países como Eslovaquia- sin hacerlo directamente. El bloqueo de Donbass iniciado por grupos radicales y adoptado posteriormente por el Gobierno ha cambiado esa dinámica. Tras la ruptura de relaciones comerciales entre Donbass y Ucrania, los radicales han comenzado a presionar a los bancos rusos bloqueando, e incluso tapiando, las sucursales de bancos como Sberbank. Esta medida llega meses después de que el Gobierno aprobara medidas restrictivas contra los bancos de propiedad rusa. Ahora llegan las primeras represalias de Moscú. Todo indica que las sanciones y represalias entre los dos países continuarán en el futuro inmediato.

***

Artículo Original: Colonel Cassad

La Duma prohíbe el envío de remesas a Ucrania a través de sistemas de pago internacionales

Esta medida llega como respuesta a la introducción de una prohibición de las actividades de los sistemas de pago rusos por parte de Kiev.

La Duma adoptó en tercera lectura la enmienda a la ley “Sobre el sistema nacional de pago”, limitando la capacidad de transferir dinero de individuos en Rusia a otros países. El documento especifica la imposición de medidas en represalia a las introducidas por cualquier otro país limitando las actividades de los sistemas de pago rusos u operadores de pago de servicios. Esta medida prohibiría enviar al país remisas no-bancarias desde Rusia, incluyendo transferencias de moneda electrónica.

La ley prevé la prohibición de las trasferencias a ciudadanos de los países que hayan introducido medidas restrictivas contra los sistemas de pago rusos, excepto a través de sistemas de pagos controlados por instituciones rusas. Teniendo en cuenta que los motivos para la prohibición son las restricciones de las actividades de esos sistemas, el envío de dinero está, en la práctica, bloqueado.

La enmienda se ha aprobado a raíz de la aprobación de una nueva ley en Ucrania, según la cual, en octubre de 2016, se prohibió el funcionamiento de seis sistemas de pago rusos en su territorio –“Colibrí” (controlado por Sberbank), “Corona de oro” (sistema de pago RNKO), Unistream (Banco Uniastrum), las transferencias internacionales de Líder, Anelik (Banco Anelik) y Blizko (Svyaz Bank).

Según los expertos, a causa de las sanciones impuestas por las autoridades ucranianas, las empresas rusas han perdido un volumen de mercado de mil millones de dólares al año. En la nota explicativa que acompaña a la decisión adoptada el 21 de marzo por la Duma, especifica que los estados han de eliminar los efectos negativos impuestos por las sanciones ucranianas. “El establecimiento de esta prohibición ha supuesto la restricción de la competencia en el mercado ruso de los sistemas de pago ha supuesto la restricción de la competencia de los servicios de pago rusos a nivel internacional en favor de sistemas de pago extranjeros. Teniendo en cuenta esos hechos, se propone limitar las posibilidades de pagos a través de sistemas de pago extranjeros”, afirma el memorándum.

Según el Banco Central, en 2015 el total de remesas enviadas ­desde Rusia a Ucrania ascendió a aproximadamente 988,5 millones de dólares y en 2016 descendió casi en una tercera parte hasta los aproximadamente 621,5 millones. En el último cuarto de 2016, tras la introducción de la prohibición de sistemas de pagos rusos por parte de las autoridades económicas, las remesas descendieron menos de un 5% (de 157 millones a 150 millones de dólares). La presidenta de la junta directiva del sistema de pago “Líder”, Olga Vilkul, declaró a Vedemosti que las sanciones ucranianas habían obligado a los clientes a utilizar otros sistemas de envío de dinero no rusos. “En esta situación, los sistemas de transferencia nacionales se ven perjudicados en su propio país”, explicó.

Tras la introducción de las restricciones a los servicios financieros rusos, ha aparecido en la red social Vkontakte [la más utilizada en Rusia y también generalizada en Ucrania] el sistema de transferencia de dinero ucraniano creado para tarjetas MasterCard y Maestro. También ha aparecido un perfil similar en la red social Odnoklassniki.

Rbc.ru

PD. En general, es una represalia lógica que, en realidad, es la continuación del proceso de ruptura de relaciones económicas entre las Repúblicas Populares y Rusia y Ucrania, algo que vuelve a sugerir que no se podrá regresar al estatus quo existente antes de febrero de 2017. El grado de cambio es demasiado elevado. En este sentido, el bloqueo iniciado por payasos como Semenchenko y Parasiuk se ha convertido en un verdadero punto de inflexión al que han seguido cambios drásticos en el ámbito de la economía. En el contexto de nuevas batallas en los alrededores de Kominternovo y en las cercanías de Mariupol, seguimos observando un proceso de separación: separar la guerra de la economía ya no entra dentro de la nueva situación, en la que la propia Ucrania ha cortado los últimos lazos con los que intentaba mantener a Donbass. Este camino implica la expulsión de las empresas rusas de Ucrania, ya que los motivos políticos que condicionaban la continuación de sus actividades en Ucrania también desaparecen gradualmente. Sin la esperanza de recuperar Donbass por medios económicos, la junta carece de motivos para jugar con la capital rusa, que también está dispuesta a aprovecharse de la guerra y de la ambigua situación que la rodea. En resumen, la situación quedará más clara, aunque también es ingenuo pensar que desaparecerán completamente las relaciones económicas entre los dos lados de la línea del frente o que se romperán las relaciones económicas entre Rusia y Ucrania. En breve será evidente la reducción de estos contactos, que a medio plazo ya no serán decisivos para el futuro de las Repúblicas Populares. En cuanto a las restricciones a Ucrania, deben ser bienvenidas, aunque es una pena que hayamos tenido que esperar hasta 2017.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.554 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,114,856 hits
A %d blogueros les gusta esto: