Entrada actual
Ayuda humanitaria, Batallon Aidar, Bombardeos, Crisis Humanitaria, Donbass, LPR, Lugansk

Novosvetlovka

Articulo Original: Dunya Sheremetieva / Littlehiroshima

591168_600El 15 de agosto de 2014, el segundo día de “la guerra” –así es como se refieren en esta zona a las operaciones de combate- Lyuba Nikolayevna resultó herida. Sufrió importantes heridas en sus piernas.

Nos pregunta nuestro nombre en cuanto llegamos.

-Dunya, ni siquiera sé dónde cayó esa bomba o ese proyectil. Ni siquiera sé lo que era. Explotaron todas las ventanas. Supongo que debió de impactar en alguna parte de la calle.

-¿Pasó todo ese tiempo en el pueblo?

-Sí, sí. Pasé todo el tiempo en el hospital. En el sótano.

El 13 de agosto de 2014, Lyuba Nikolayevna Chernets volvía a casa desde su trabajo en el hospital en el que llevaba 26 años trabajando. “Entonces los nazis llegaron a Novosvetlovka”.

-Era administrativo. Por algún motivo, los periodistas decidieron que era médico y me grabaron.

-¿Le grabaron?

-Les conté la historia de cómo mi hijo fue asesinado, que no hubo forma de salvarlo. Al canal Rossiya 1.

Las lágrimas aparecen justo tras decir “mi hijo fue asesinado”. Continúa con dificultad:

-Murió el día de la independencia. De sus heridas. Los bombardeos eran tan intensos que nadie podía salir a la calle. No conseguimos llevarle al hospital. No había un solo vehículo que pudiera llevarlo. Cuando llegamos al hospital por la noche, murió allí. Había estado tumbado a mi lado en el sótano.

Una mujer más joven se acerca a la cocina y se sienta a la mesa. La miro de reojo mientras se acurruca, como si tuviera frío, y mira fijamente a un punto. Es Tatiana, la hija de Lyuba Nikolayevna. Su mano derecha está escayolada.

-Tanya no estaba aquí cuando mi hijo murió. Se había ido con su hijo a Rusia. Pero volvieron inmediatamente.

-¿Inmediatamente?

-Volvió antes de que enterráramos a Seryozha. Él murió el 24 de agosto –el día de la independencia- pero volvimos a enterrarlo el 17 de septiembre. Todo ese tiempo estuve en el hospital y no podía moverme. Había tantos bombardeos que pensaba “hasta aquí hemos llegado, mañana nos despertaremos y el hospital no existirá”. Nos despertamos por la mañana y el hospital sigue en pie. Había explosiones y cosas que nos caían en la cabeza y seguíamos en el sótano. Dispararon contra el hospital.

El relato de Lyuba Nikolayevna  pasa del pasado al presente y vuelta al pasado. Un momento está recordando y el siguiente está volviendo a vivir cómo el polvo cae de su tejado. Baja la cabeza y se tapa la cara con las manos, como si siguiera teniendo miedo a que volviera a caerle encima algo.

-La cama salta de arriba abajo conmigo dentro. Mi marido dormía debajo de la cama porque no había otro sitio. Los pobres médicos están todos en el sótano con nosotros. Solo hay dos de ellos. Me salvaron las piernas. Estoy agradecida a ellos, aunque ahora mis piernas estén torcidas. Había muchas amputaciones de piernas en aquel momento. Se enviaba a los heridos primero al aeropuerto y después al hospital de Lutugino.

Novosvetlovka y Jriaschevatoye vivieron un infierno durante varias semanas del mes de agosto de 2014. Las calles quedaron reducidas a escombros.

-Disparaban desde todos los lados. La gente se muere. Se sigue muriendo. Se quedan vacíos. Hay una persona y, de repente, ya no está. Mi vecino empezó a decaer después de la guerra y murió de repente. Nadie sabe por qué. No podemos seguir así. Una vez murió un mecánico. Vino al sótano y estaba vivo. Y, de repente, estaba muerto. Nadie sabe por qué. Estaba sano. Ha habido muchos casos de personas sanas que han muerto de repente.

Hay niños en la casa. Vienen corriendo por la cocina para ver qué les hemos traído. Entonces aparecen sonrisas también en las caras de las mujeres.

-¿Qué fue de su marido?

-Mi marido…Estuvo conmigo todo el tiempo. Luego me llevaron al hospital. Me llevaron a Lugansk,  ni siquiera pude enterrar a mi hijo. Dijeron que tenía heridas de metralla en las piernas. Mi marido le enterró en el jardín y después lo volví a enterrar yo sola. Él y los demás comenzaron a reconstruir las casas. Volvieron a colocar las ventanas, a rehacer los tejados: lo hicieron todo ellos solos. Luego fue a casa de un amigo a arreglar el tejado. Esa familia se había  marchado, pero había que proteger la casa. Se cayó desde el tejado y se rompió un pie. Y entonces todo recayó sobre Tanya. Sin luz, sin gas, sin agua, sin nada. ¡Imagíneselo!

Tanya se esconde, pero entonces vuelven los niños. Tenía una bolsa de caramelos para ellos. La envió Karl Nauman, que no habla una palabra de ruso, pero quería que los niños de Donbass fueran felices en navidad. Gracias, Karl.

-¿Cómo te llamas?

-Vanya.

-¿Ivan?

-Sí.

Otro de los niños corre hacia nosotras. Tanya se levanta para echarlos. Pero se esconden detrás de la pared y sacan la cabeza de vez en cuando. Y ríen y ríen.

-¿Trabajas?

La pregunta era para Tatyana, pero Lyuba Nikolayevna responde inmediatamente.

-Claro, qué voy a hacer si no. He vuelto al hospital. Recuperé mi trabajo, ahora hago el registro.

Y entonces Tanya responde con tristeza a la pregunta.

-Yo también solía trabajar en el hospital. Era enfermera de urgencias. Pero en cuanto recuperé el trabajo, me rompí el brazo.

-Lyudmila Nikolayevna, ¿dónde está su marido?

-El 1 de enero de 2015, empezó a trabajar, pero sufrió una parálisis exactamente un mes después, el 1 de febrero. Se apagó en 19 días, como una vela.

Lyuba Nikolayevna comienza a secarse las lágrimas cuando Vanya salta desde alguna parte para abrazarla.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

febrero 2016
L M X J V S D
« Ene   Mar »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
29  
Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.139 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,094,469 hits
A %d blogueros les gusta esto: