Entrada actual
Bombardeos, Donbass, Donetsk, DPR, Ejército Ucraniano, Extrema Derecha, Fascismo, Nacionalismo, Praviy Sector, Right Sector

Praviy Sektor: una versión moderna de las SS

Artículo Original: Igor Rotar / Lenta.ru

20140327_zap_b136_033_0 “La escoria del planeta”. Así califica un voluntario estadounidense a los nacionalistas ucranianos junto a los que ha luchado en Donbass. El acuerdo de Minsk exige el desarme de todos los grupos armados ilegales. El Praviy Sektor, organización prohibida en Rusia, no forma parte de las estructuras oficiales del Estado ucraniano, pero permanece en la lucha. El estadounidense ha hablado con Lenta sobre cómo intentó luchar siendo parte del grupo, la pérdida, el alcohol y los suicidios de los nacionalistas en el frente.

La idea

Conocí a John (nombre falso), veterano del ejército estadounidense y de ideología de extrema derecha, en las redes sociales hace dos años. Ya entonces había yanquis luchando contra las milicias en Ucrania. Al principio, John sirvió en uno de los ejércitos privados, donde recibía un salario que comparado con los estándares occidentales, puede considerarse ridículo: 10.000 grivnas (alrededor de 400 dólares) al mes y otras 1.000 (40 dólares) por cada día en el frente. Después luchó en una de las unidades prohibidas en Rusia, el Praviy Sektor, donde no recibió un solo céntimo. Sin embargo, como John me explicó, lo más importante no era el dinero sino la idea.

Según el exmilitar, en Ucrania hoy ocurre lo mismo que ocurría durante los tiempos de la Segunda Guerra Mundial: Azov (regimiento voluntario que pasó a formar parte de la Guardia Nacional de Ucrania) y el Praviy Sektor son “una versión moderna de las SS y la RPD, de los Soviets”. En ambos lados de este conflicto hay “soldados de fortuna” que apoyaron su causa incondicionalmente desde el principio. En repetidas ocasiones había pedido a John una entrevista, a la que siempre se había negado, explicando que no confía en la “corrupta prensa rusa”. Sin embargo, hace unos días, el propio John contactó conmigo para que publicara su historia a condición de mantener el anonimato.

No es tu guerra

“Llegué a Kiev el 6 de junio de este año. Ahí conocí a los chicos del Praviy Sektor. El primer día lo pasamos bien, pero salimos al día siguiente en el tren hacia Krasnoarmeysk (renombrado Pokrovsk en 2016, ciudad de Donetsk en la zona controlada por Kiev), donde nos instalamos en la base del Praviy Sektor. Al principio todo era perfecto: habían invitado a la prensa para entrevistarnos, paseamos por la ciudad, fuimos de compras, bebimos. Pero enseguida me encontré con escenas muy desagradables.

Soldados del Praviy Sektor, solo por diversión, pegaban a los civiles, se metían con los jóvenes y a veces incluso había violaciones.  Este ejército, por llamarlo de alguna manera, no se comportaba como tal sino como una banda de matones. Además, en ocasiones los chicos toman demasiado alcohol y empecé a temer seriamente por mi seguridad. A veces, después de haber bebido, se dedicaban a disparar indiscriminada y directamente hacia la base.  A uno de ellos, borracho, se le cayó una vez una granada y explotó en pedazos.

Sin embargo, el 13 de junio ya no hubo tiempo para la bebida: los separ (como las autoridades de Kiev y sus socios occidentales llaman a las milicias de las Repúblicas Populares de Donbass-Lenta) fueron a la ofensiva. Este ataque nos cogió por sorpresa: cuatro de nuestros chicos murieron y 11 resultaron heridos”, recuerda John.

Una de las bases del Praviy Sektor en una de las minas abandonadas de Donbass

Una de las bases del Praviy Sektor en una de las minas abandonadas de Donbass

“Poco después de esta derrota, el oficial de la noche, Igor (no sé su apellido), nos recogió a mí y a otros extranjeros. Igor nos dijo que los soldados del SBU iban a atacar la base y que teníamos que irnos porque “esa no era nuestra guerra”. Fuimos a la estación y cogimos un tren a Kiev. Justo entonces, en Kiev enterraban a nuestros camaradas caídos en la batalla cerca de Krasnoarmeysk, así que naturalmente fuimos a despedirnos. En el funeral se me acercó uno de mis amigos de Krasnoarmeysk, soldado del Praviy Sektor, y me dijo que teníamos que hablar. Fuimos con él al bar “Nacional-Socialista” (no hay ningún establecimiento con ese nombre en Kiev, aunque aparentemente ese es el nombre informal de alguno de ellos-Lenta) y mi colega me dio una copa.

Mientras bebíamos me acusó de escapar de la base en un momento de crisis, así que era un traidor y un desertor. A mi queja de que solo había cumplido órdenes de Igor, el pravoseki respondió que no tenía que obedecer a “algún Igor desconocido sino al comandante de la unidad”. Pero de repente mi amigo cambió de comportamiento: “vale, olvídalo. Vamos a beber”. La tarde pasó tranquilamente, así que yo ya había decidido que no pasaba nada, que el conflicto se había solucionado. Entonces, por la noche, este tío y otros dos chicos del Praviy Sektor irrumpieron en mi habitación de hotel. Dijeron que habían llamado al comandante, que había dicho que tenía que pagar “una multa por traición” de unas 2.000 grivnas (sobre 80 dólares) o me matarían. En ese momento no tenía ese dinero encima, así que se llevaron todo lo que tenía menos la ropa interior. Y finalmente dijeron: “si quieres seguir vivo deberías salir inmediatamente de Ucrania”. Por la mañana fui a la embajada americana, donde expliqué la situación. Los diplomáticos me compraron un billete para Estados Unidos”.

“Escoria de nuestro planeta”

Según John, el conflicto no tuvo nada que ver con su marcha de la base. La realidad es que, pese a su ideología de extrema derecha, este estadounidense tiene sangre árabe y turca (aunque no entiende una palabra ni de árabe ni de turco). En su opinión, muchos pravoseki odian a los “asiáticos” [чурка, término racista para referirse a los habitantes de las repúblicas de Asia Central y el Caucaso], o a cualquiera que no hable ni ruso ni ucraniano. El americano se llegó a aprender la palabra.

“Hace como seis meses, intenté entrar en la primera compañía de asalto del Praviy Sektor, pero por suerte perdí el avión. Entonces, al ver temas racistas en la página de Facebook de mi contacto, informé de que, aunque era americano, no era blanco. Me dijeron: “menos mal que no has venido a nosotros, negrata, te habríamos enterrado.” Cuando llegué a la base del Praviy Sektor en junio de este año, había soldados de la primera compañía de asalto. Ellos me quitaron “una multa”, ¡me robaron!, exclamó enfadado el americano.

Después de lo ocurrido, no es probable que John vuelva alguna vez a Ucrania. Ni la guerra ni sus participantes son como él los había imaginado. Afirma que casi todos los voluntarios extranjeros que luchan del lado de Kiev tienen ideología de extrema derecha, pero “no somos fascistas clásicos y no creemos que la gente deba morir solo por el color de su piel o la forma de sus ojos”. “Por desgracia, entre los soldados del Praviy Sektor hay muchos neo-nazis cuyos puntos de vista son odiosos incluso para alguien como yo”. Pero eso no es lo peor: entre los pravoseki hay muchos que directamente son criminales. No tengo miedo de esas palabras: ¡esa gente es la escoria de nuestro planeta!”, confiesa John.

El Cuerpo de Voluntarios del Praviy Sektor se formó en julio de 2014 a iniciativa de la organización nacionalista del mismo nombre para participar, junto a las Fuerzas Armadas de Ucrania, en la lucha contra las milicias de la autoproclamada República Popular de Donetsk en Donbass. En teoría, en abril de 2015, por orden del comando de ATO (operación antiterrorista, como Kiev llama a la lucha contra las repúblicas de Donbass), los radicales debían haberse retirado de la línea del frente. El 2 de febrero, el fiscal militar de Ucrania, Anatoly Marius, afirmó que el Cuerpo de Voluntarios del Praviy Sektor era “una formación armada ilegal”. Sin embargo, como afirma John, la realidad es bien diferente: el Praviy Sektor sigue participando en la batalla y sufriendo bajas. En la prensa ucreaniana se informó ampliamente del funeral de los soldados del Praviy Sektor en Kiev. Además, según el estadounidense, los batallones del Praviy Sektor son algunas de las unidades más eficientes entre los grupos que participan en la guerra civil en el sudeste de Ucrania.

Anuncios

Comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: Praviy Sektor: una versión moderna de las SS – Diario Octubre - 26/07/2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 37.654 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,070,147 hits
A %d blogueros les gusta esto: