Entrada actual
Alto el fuego, Bombardeos, Donbass, Donetsk, DPR, Ejército Ucraniano, Gorlovka, Minsk, OSCE

Bienvenidos a Zaitsevo

Artículo Original: Denis Grigoriuk 

7q_DZGyAnCM (1)Tenía que ser una visita ordinaria para seguir a la misión de monitorización de la OSCE en la línea del frente en la localidad de Zaitsevo, pero terminamos escondidos tumbados en el suelo. A nuestro alrededor cae algo fuerte. Las bombas y las balas me traen una inspiración que no había encontrado en la visita oficial con Alexander Hug. Tumbado en el suelo, solo entonces me di cuenta de mi arrogancia al no vestir chaleco antibalas y casco. Porque antes de esta visita, habíamos supuesto que el Ejército Ucraniano no se atrevería a abrir fuego contra las posiciones del ejército de la RPD mientras el subdirector de la misión de observación dela OSCE estuviera allí. Nos equivocábamos. Apenas dos minutos después de la marcha de Hug, las tropas ucranianas abrieron fuego. En aquel momento seguía habiendo en la localidad dos vehículos de la organización delante de nosotros. Al oír la explosión y la caída de las bombas, recogieron sus cosas y se retiraron hacia una zona en la que los proyectiles no pudieran alcanzar sus coches blindados.

Apresuradamente me tomo de un trago un vaso de café instantáneo en la gasolinera de Gorlovka. Junto a mi hay una mujer con un bebé en brazos. Tendrá unos seis meses. El niño viste un pijama con forma de oso de peluche. Es moreno, con ojos azules y sonríe mirando a su madre. “Un niño de la guerra”, pensé. El recién nacido podría convertirse en una nueva víctima de los bombardeos ucranianos que, sin intentar ahorrar en bombas, continúan golpeando Zaitsevo. Las posiciones ucranianas se encuentran a menos de un kilómetro del lugar en el que estábamos. Teóricamente, la gasolinera podría ser atacada en cualquier momento.

Decidí tomar el resto del café con más calma, recordando las dos horas que había pasado en Zaitsevo. En un principio todo había salido como se había planeado. Alexander Hug, acompañado de un grupo de personal de la misión de la OSCE y los periodistas, había inspeccionado la parte más peligrosa de la línea del frente. Hug charló con residentes locales, que le acompañaron a la iglesia, donde la población local va a rezar. Buenas caras, conversaciones de cortesía, una sonrisa para las cámaras y una pequeña vuelta por la destruida iglesia y el grupo de visitantes continuó su camino. El destino era el ya famoso colegio que el Ejército Ucraniano golpea regularmente. Rodeado de metralla, los observadores y los periodistas pudieron ver restos de las bombas en el suelo, los cristales rotos, los trozos de ladrillo caído y las caras de decepción de los residentes locales. Junto a este lugar había una casa en la que hasta hace poco tiempo vivía una familia. Los periodistas cuchicheábamos entre nosotros. La última vez  que estuvimos aquí la casa estaba intacta. Ahora la casa está destrozada y sus residentes ya no están allí.

El subdirector de la misión de observación de la OSCE había llegado a Zaitsevo por un motivo. Su objetivo era saber en qué posiciones podría instalar la misión de monitorización videocámaras para monitorizar las infracciones al alto el fuego. Tras cumplir con su cometido, Hug decidió demostrar que podía comunicarse con los residentes locales y charló amablemente con ellos y respondió a todas sus preguntas. Escuchamos las habituales historias sobre los ataques nocturnos. Los empleados de la OSCE ya conocían esa información. Pero parece que se hizo fácil para ellos ignorarla. Sonrieron mientras escuchaban las terribles pero reales historias de la vida en Zaitsevo. Me interesaba ver la reacción del subdirector de la misión de la OSCE. Estaba frente a él y observé su cara. Escuchó atentamente al hombre que cubría sus ventanas con láminas de madera porque la onda expansiva y la metralla habían destrozado los cristales. Cuando terminó la conversación, Hug, con una sonrisa en la cara, estrechó la mano del hombre y le deseó buenas noches. Entonces pensé en algún lugar de la lejana Inglaterra, donde los conservadores británicos tomarían té con leche deseándose buenas noches los unos a los otros. Pero esto no es Inglaterra, es Zaitsevo y aquí hay una guerra.

ikHV3NfA6WoJunto a sus coches blindados y protegidos con casco y chalecos antibalas de quinta categoría de protección, los representantes de la OSCE se negaron a responder a preguntas incómodas de los periodistas. En ese mismo momento, desde los espejos retrovisores de los coches de la misión podían verse las posiciones ucranianas en la localidad de Jovanka, frente a Zaitsevo. No se escuchó un solo disparo ni una sola volea, pero todos los representantes de la misión llevaban protección. De lo contrario su seguro no les cubriría. Me preguntó quién pagará un seguro para todos los que a diario viven junto a las posiciones del ejército ucraniano y bajo el fuego de armamento pesado en Zaitsevo.

La improvisada rueda de prensa terminó rápidamente. Paré junto a una casa destruida para sacar unas fotos. No me di cuenta de que el grupo entero de periodistas había desaparecido. Me quedé solo con los compañeros Janus Putkonen –periodista finlandés [de la agencia DONi, recientemente bloqueada por Facebook]-, el italiano Vittorio, Katya, la corresponsal de guerra de la agencia News Front, y Roman Gnatyuk. Nos entretuvimos fotografiando el monumento a los soldados soviéticos. Janus quería hacer un stand-up con el fondo de los vehículos de los representantes de la OSCE. En ese momento escuchamos una fuerte explosión. Había caído algo fuerte a lo que le siguió un tiroteo. Se escuchaban los disparos de ametralladoras. Podíamos escuchar por nosotros mismos los sonidos del inicio de la batalla. Los representantes de la OSCE salieron corriendo mientras nosotros tratábamos de escuchar los disparos.

Aparentemente, el grupo de la OSCE que había inspeccionado el puesto de control ucraniano [en paralelo a la inspección de la zona de las milicias] había abandonado sus posiciones antes de tiempo, lo que hizo posible que las tropas ucranianas volvieran a abrir fuego mientras el personal de la OSCE aún seguía en Zaitsevo. Me escondí junto a un muro. Todos nos dimos cuenta de que tenía agujeros de las balas. También había balas clavadas en la pared, deformadas por el sol. El sonido se escuchaba más cerca y no cesaba. Los cámaras querían grabar donde se escuchaban las explosiones. Yo solo me aferré al suelo con la cámara. Se escuchaban disparos de tres lugares diferentes. Zaitsevo está prácticamente rodeado. Las tropas ucranianas se han acercado progresivamente a las posiciones de la RPD, pero por algún motivo Hug no se dio cuenta de que el frente se ha aproximado a Zaitsevo. Otra forma de ignorar las infracciones ucranianas al acuerdo de Minsk.

De camino a Donetsk, seguí reviviendo esas dos horas una y otra vez tratando de recordar todos los detalles. Hacía tiempo que no escuchaba la guerra. Ya no estoy acostumbrado a la guerra. Hace un año visitaba regularmente las calles del frente de Gorlovka o Spartak. Pero por diferentes motivos he estado lejos de la batalla. Ahora vuelvo a recordar lo que significa la guerra. Lo que escuchamos a diario en Donetsk no se puede comparar con las bombas que explotan en la localidad de Zaitsevo. Esto no es ficción y no es una película de Hollywood. Esto es la guerra, una guerra real y sin piedad que causa muerte y destrucción.

Fotogalería completa

PD. Preparando este artículo, me enteré de que anoche resultó herido un civil en Zaitsevo.

Anuncios

Comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: De la guerra a la paz y vuelta a la guerra | SLAVYANGRAD.es - 23/08/2016

  2. Pingback: De la guerra a la paz y vuelta a la guerra – Diario Octubre - 29/08/2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.107 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,092,537 hits
A %d blogueros les gusta esto: