Entrada actual
Alemania, Alto el fuego, Análisis político, Donbass, DPR, Economía, Ejército Ucraniano, Euromaidan, Europa, Grecia, LPR, Minsk, Política, Política exterior, Putin, Rusia, Soros, Ucrania

Ucrania como pretexto

soros ar war

“Los miembros de la UE están en guerra y tienen que empezar a actuar como tal. Esto significa [] reconocer que están mejor ayudando a Ucrania a defenderse a sí misma que esperando no tener que defender ellos mismos a la UE”

George Soros, Europe at War, enero de 2015

En los próximos días se publicará en el New York Reviews of Books un importante artículo de George Soros sobre la situación en Ucrania que ya ha sido publicado en la red. Como es conocido, las posiciones de Soros siempre son reveladoras respecto al devenir de los conflictos políticos y militares impulsados desde Occidente. En el caso de Ucrania, su influencia es incluso mayor. A través de su Fundación local, y de su directa participación en los asuntos del país, Soros es uno de los agentes que contribuyen a determinar las decisiones del gobierno de Ucrania. El contenido del artículo ayuda así a entender las decisiones defendidas en público, durante los últimos días, por Petro Poroshenko, en particular en lo relativo a la idea de congelar durante un tiempo el conflicto de Donbass.

La apuesta por el acuerdo de Minsk

En su revisión de lo que podría ser una estrategia ganadora para “la nueva Ucrania”, George Soros señala como primer objetivo la necesidad de alcanzar en ese país “un cierto grado de estabilidad política y militar”. Lo que supone apostar, en estos momentos, por mantener los acuerdos de Minsk 2. Estos acuerdos tienen la ventaja de “mantener el conflicto militar dentro de ciertos límites, un logro que debe ser preservado.

Esto no significa que Soros sea un partidario del acuerdo alcanzado en febrero en la capital bielorrusa. Analizando las condiciones que lo hicieron posible, el magnate financiero señala de hecho que en Bielorrusia los aliados europeos de Ucrania “cayeron en una trampa”. Minsk fue el resultado de una gran derrota militar de Ucrania, infligida “por los separatistas, fuertemente apoyados por Rusia”. En estas condiciones, “Ucrania estaba desesperada por alcanzar un alto el fuego y negoció bajo presión”.

En realidad, las Repúblicas Populares no obtuvieron ni más concesiones ni más territorio que el que les otorgaba el primer acuerdo de Minsk, firmado tras la primera gran derrota militar ucraniana en Ilovaysk. El único cambio real entre los dos acuerdos de Minsk está en el estatus especial que Ucrania se comprometía a conceder a Donbass, limitado a 3 años en el acuerdo de septiembre y permanente en el firmado en febrero.

Soros tampoco cree en sus contenidos. Presenta a Minsk como un escenario en el que todas las partes actúan como si estuvieran contribuyendo a una farsa. Recordando las ambigüedades del acuerdo, señala que “ha metido a las dos partes en una charada donde la tarea consiste en pasar la obligación de dar el siguiente paso a la otra parte”, un arte en el que Kiev ha aprendido rápidamente a manejarse. Soros menciona, a modo de ejemplo, la cuestión del estatus especial: “Ante la insistencia de sus aliados [Poroshenko] estableció el estatus especial de los enclaves de Donbass aprobando una ley que cita textualmente el ambiguo texto del acuerdo de Minsk”.

Es evidente que, tanto para Poroshenko como para Soros, la aprobación de la reforma constitucional para incorporar los acuerdos de Minsk es  una mera táctica ocasional para ganar tiempo. Por eso, Soros insiste en que sería arriesgado para los aliados de Ucrania empujar en exceso a Poroshenko a la hora de “realizar concesiones unilaterales a los separatistas”. Ese no parece ser el peligro: Poroshenko no ha concedido siquiera aquello a lo que se comprometió, por ejemplo la amnistía a quienes han participado en la guerra.

Para Soros, la utilidad de Minsk 2 es que ha cristalizado en una situación de estancamiento en las operaciones que ha beneficiado en gran medida a Ucrania, limitando tanto en septiembre de 2014 como en febrero de 2015 la posible extensión del avance de las milicias. Esto ha impedido “que Rusia llevara sus violaciones del alto el fuego más allá del punto en que pueda negarlas”, una ventaja que Soros no quiere perder y que le impide también ver las infracciones del ejército y del Gobierno ucraniano.

Detrás de este pensamiento subyace, en realidad, una novedad en el pensamiento sorosiano: la convicción de que el ejército ucraniano no puede vencer militarmente a Rusia, a quien a pesar de ser el principal impulsor de los acuerdos de Minsk Soros considera el oponente. En el campo de batalla, Rusia puede movilizar a más fuerzas y mejor armadas que Ucrania y sus aliados. Y Putin podría en todo momento volver a impulsar una escalada del conflicto.

Según Soros, todo esto configura la principal enseñanza para Ucrania de la derrota militar de febrero de 2015. Y convierte por ahora en imposible la pretensión del establishment ucraniano de avanzar hacia la recuperación de los territorios perdidos. Ucrania “no puede recuperar su integridad territorial, al menos a corto plazo”, afirma.

Otra ventaja de Minsk 2 es que permite que el coste del mantenimiento del Donbass corra, por ahora, a cargo de Rusia. Según Soros, el acuerdo de estatus especial para las regiones de Donetsk y de Lugansk implicaba que Ucrania lo subvencionaría. El octavo punto del acuerdo firmado en febrero exige, por ejemplo, “la restauración completa de las relaciones socioeconómicas incluyendo beneficios sociales, como pensiones y otros pagos”.

El mantenimiento del actual statu quo, que vincula la puesta en marcha del estatus especial a la realización de elecciones locales en Donbass conforme a la legislación ucraniana y en una fecha determinada unilateralmente por el Gobierno de Kiev, sitúa toda la responsabilidad sobre el territorio en manos de Rusia. Soros argumenta que la actual contención que Rusia muestra en Donbass sólo se debe a que la conquista militar de una parte mayor del este de Ucrania “sería una carga económica y política pesada para Rusia”. Más aún en un contexto en el que las sanciones económicas están contribuyendo al declive general de la principal base económica del país, su industria petrolífera. Esta circunstancia, que favorece la renuncia a nuevos avances militares, contribuiría según Soros a dar mayor validez a una estrategia fundamentada, al menos por ahora, en el mantenimiento de los acuerdos de Minsk.

El apoyo financiero a Ucrania

Además, no es en el campo militar donde Soros pretende derrotar a Putin sino en el de la guerra económica donde “seguro que Europa y EEUU pueden superar financieramente a Rusia”. Esto pasa por mantener el régimen de sanciones contra Rusia y seguir traspasando en su integridad a este país la carga del mantenimiento del Donbass. Pero requiere también de un apoyo financiero directo de Europa al nuevo régimen ucraniano. Como señala en su artículo, la Unión Europea debe hacer “todo lo necesario para permitir a Ucrania no sólo sobrevivir, sino introducir profundas reformas económicas y políticas, y florecer a pesar de la oposición del presidente Putin”. Y esto requiere dinero, mucho más de lo disponible en el actual presupuesto de la UE.

Esto se traduce en una propuesta de aplicación de instrumentos extraordinarios de financiación para Ucrania. Su propuesta pasa por poner en marcha el mecanismo MFA [siglas inglesas para el mecanismo de Asistencia Macro-Financiera europeo]. Considerar el apoyo financiero a Ucrania como un gasto de defensa permitiría, con algunas modificaciones normativas, aumentar de forma decisiva las transferencias de fondos a Ucrania a través de este mecanismo, superando las actuales restricciones presupuestarias a las que se enfrenta la Unión Europea. La utilización de este mecanismo a gran escala permitiría a la UE destinar alrededor de 14.000 millones de euros anuales al programa de asistencia del FMI a Ucrania.

Es la versión actualizada de la propuesta de “ayuda financiera efectiva a Ucrania, que combine apoyo presupuestario a gran escala con un seguro de riesgo político asequible, junto con otros incentivos para el sector privado”. Unidas a las reformas políticas y económicas radicales que el gobierno de Ucrania está dispuesto a aplicar (la reestructuración de Naftogaz, ajustando el precio del gas a la realidad del mercado, la modernización del Estado y del sistema judicial, etc.), estas actuaciones convertirían a Ucrania en un lugar atractivo para la inversión extranjera, según George Soros.

Este Plan requiere del apoyo de Alemania y Angela Merkel. Y es a la dirigente alemana a quien se dirige en realidad Soros cuando pide a la UE que, de entre todas las crisis que la afectan en la actualidad y que amenazan con su eventual desintegración, es a Ucrania a quien debería darse máxima prioridad. Soros pide que se deje de pensar en ese país como si se tratara de una Grecia mal gestionada, “una Grecia de segunda clase que ni siquiera es miembro de la Unión Europea”. Según Soros, “Grecia no debería haber tenido prioridad sobre Ucrania y Ucrania no debería haber sido tratada como otra Grecia”.

Es de nuevo a la dirigente alemana a la que exige que renuncie a la presión que trató de imponer, junto a François Hollande, a un Poroshenko al que se exigía una aplicación al pie de la letra de los acuerdos de Minsk. Según Soros, al obligar al presidente ucraniano a actuar bajo la literalidad del acuerdo pero no a Putin, Merkel habría puesto la integridad política y moral de Ucrania bajo tremenda presión. Poco parece importar al magnate que el Gobierno de Poroshenko no haya cumplido uno solo de los puntos políticos a los que se comprometió en Minsk.

Para Soros, la nueva Ucrania, que busca reformar radicalmente el país, merece convertirse en la primera prioridad de Europa, recibiendo el apoyo decidido e ilimitado de la UE para asegurar el éxito de su proyecto reformista. Lo merecería porque, “inspirada por el espíritu de la revolución de Maidán de febrero de 2014”, Ucrania es uno de los activos más valiosos que Europa tiene en la actualidad. Por una parte, Ucrania es según Soros el país que “está defendiendo activamente la Unión Europea contra una amenaza militar y política de Rusia”. Por otra, es en esa lucha decidida frente a ese supuesto agresor ruso en el que es posible pensar en “recuperar el espíritu de cooperación y solidaridad que sirvió para disparar la imaginación del pueblo en sus primeros días”. Soros sostiene que ese espíritu es hoy de nuevo necesario para salvar el proyecto europeo, amenazado por la desintegración.

Odessa, agosto de 2015

El sentido último de la estrategia ucraniana de Soros

Pero hay algo novedoso en la petición actual de apoyo financiero a Ucrania por parte de Soros que explica, además, su decidida apuesta por el mantenimiento de Minsk 2. La supervivencia del régimen de Kiev está en riesgo.

El nuevo régimen se enfrenta a las resistencias internas a las reformas y a la oposición del nacionalismo más radical a cualquier concesión a Donbass pero, sobre todo, a la creciente insatisfacción de la población. Es el resultado de una contracción económica acelerada, una inflación elevada y una sustancial caída de los niveles de vida. Para Soros, “la situación política y económica de la nueva Ucrania es extremadamente precaria”, una realidad que le lleva a Soros a admitir que se “puede llegar a un punto de ruptura en cualquier momento”. Sería el fin del proyecto de Maidán.

La preocupación de Soros por el posible fracaso político o económico de Ucrania no se debe sólo a su compromiso directo con ese país. La lógica argumental de Soros remite en última instancia a Rusia. Mientras que otras crisis que afectan a la UE son internas y dividen a Europa –el euro, Grecia, el proceso migratorio y el referéndum británico sobre la permanencia en Europa-,“una amenaza externa como la agresión rusa contra Ucrania debería unir a la Unión Europea”, sostiene. Lo haría, quizá, si esa amenaza en la que tanto insiste George Soros fuera real.

Es obvio que en las propuestas de Soros existe una dimensión geopolítica que desborda el marco ucraniano. El éxito político-económico que desea para Ucrania no es un fin en sí mismo, es también un proyecto instrumental para alcanzar un objetivo más amplio: acabar con el liderazgo de Putin. Debe así servir de reclamo para muchas personas en Rusia que acabarían pidiendo las mismas reformas en aquel país. El miedo a su propio Maidán sería el motivo por el que Putin “ha tratado con tanta fuerza de desestabilizar a la nueva Ucrania”, sostiene Soros. Con su estrategia ganadora para Ucrania, el pueblo ruso acabará viendo que “los problemas políticos y económicos de Rusia están causados por las políticas de Putin”.

Por eso es tan importante para Soros evitar, en estos momentos, la carga económica de la guerra en el este. Por eso, al mismo tiempo, resulta esencial mantener “los ideales morales y políticos” que inspiran al nacionalismo ucraniano, un designio incluso más importante para la supervivencia de Ucrania que la recuperación de su integridad territorial a corto plazo. Pero “el espíritu de voluntarismo y de sacrificio personal en que se basa la nueva Ucrania es un bien altamente perecedero: si se agota necesitará una generación entera para reemplazarlo”. Soros cree firmemente que la caída de la Ucrania post-Maidán supondría la derrota y el fin de las generaciones que han llevado a los nuevos dirigentes al poder, esa generación revolucionaria, derechista y pro-europea en la que tanto confiaba el ideólogo Yuri Mikhalchishin. Porque esa generación es el verdadero activo en Ucrania de aquellos que, como Soros, buscan reconfigurar Eurasia a su manera, sin temor a romper instituciones o incluso estados.

El futuro inmediato y el proyecto a medio plazo

Evitar nuevas derrotas militares para Ucrania, prevenir la sangría económica que supone para su gobierno la guerra de Donbass y garantizar la supervivencia política y económica del régimen de Kiev son las razones que explican este giro hacia la contención de la estrategia dura que Soros había planteado originalmente para Ucrania.

En el nuevo escenario que se plantea, todo indica que el conflicto quedará congelado durante un tiempo, moviéndose dentro del tira y afloja en que se traduce el intento de cumplimiento de los acuerdos de febrero de 2015, esa charada de Minsk que describe con precisión Soros en su artículo. Los últimos movimientos y declaraciones de Poroshenko son plenamente coherentes con el escenario descrito.

Esto no significa que, consolidado el régimen de Kiev, no vuelvan a resurgir los intentos de resolver la actual situación en Donbass por la fuerza. El escenario que presenta Soros no anticipa ni el fin último de la guerra en el este de Ucrania ni el comienzo de un tiempo de paz definitiva en ese territorio. Aun así, el nuevo contexto sí permite pensar en un periodo de silencio de las armas en las regiones de Donetsk y de Lugansk. Esto evitará un mayor sufrimiento de su población y ofrecerá una nueva oportunidad a las Repúblicas Populares de cara a consolidar sus instituciones en el Donbass.

En cuanto a Ucrania, su futuro no dependerá tanto de los apoyos económicos de una Europa que, con toda probabilidad, se centrará en el esfuerzo de integración de la población refugiada, como de su voluntad de consolidar una verdadera sociedad democrática en el que haya un lugar para todos los ciudadanos. Nada indica que la nueva Ucrania pueda llegar a aceptar como propio ese proyecto. Y ése es el principal motivo por el que podrían llegar a cumplirse los peores temores de George Soros, el fracaso de un proyecto nacionalista destinado, no tanto a integrar a Ucrania en el sistema político y económico occidental, como a contribuir a la caída de la Rusia de Putin.

Anuncios

Comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: L’Ukraine comme une excuse | histoireetsociete - 29/09/2015

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

septiembre 2015
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  
Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.582 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,113,469 hits
A %d blogueros les gusta esto: