Entrada actual
Bandera, Extrema Derecha, Fascismo, Oligarquía, Política, SBU, Svoboda, Ucrania

Yuri Mikhalchishin y la ideología social-nacionalista

Nuestro ejército  cruzará el Dnieper, irá a Donetsk…Los Banderistas son los que forzaron a los moskalis a respetar a los Ucranianos. Si preguntan ‘¡Bueno, chocholos, ¿qué tal estáis?’, y respondemos ‘Estamos bien pero no somos chocholos, somos Banderistas’. Entonces, camaradas, esos perros asiáticos inmediatamente cierran su boca.

Yuri Mikhalchishin, 13 de enero de 2011, Lviv, ante el monumento a Stepan Bandera

Abril de 2013. Mikhalchishin en un acto de homenaje a la División ucraniana de las Waffen SS Galizien.

Profeta de la nueva revolución ucraniana

En una larga entrevista concedida a Glavcom en enero de 2011, Yuri Mikhalchishin anticipaba con sorprendente precisión la caída del gobierno de Yanukovich. Según el entonces líder de Svoboda en Lviv, el fin del régimen de Yanukovich se alcanzaría cuando la vanguardia revolucionaria fuera capaz de obligar a las fuerzas activas de la nación ucraniana a pasar de la protesta a la acción directa revolucionaria y al establecimiento en Ucrania de un nuevo orden social. La caída de la dictadura de la oligarquía con la que identificaba al régimen de Yanukovich-Azarov la situaba en un plazo de uno a dos años, no mucho tiempo después de la Eurocopa de 2012. La caída coincidiría con el inevitable colapso social y económico de un régimen dominado por élites anti-nacionales, orientadas a vender al extranjero, y a sus multinacionales, los bienes de la nación ucraniana.

Según Mikhalchishin, el impulso del movimiento iba a corresponder a los jóvenes entre los 25 y 27 años, sobre todo a la parte más educada de un país consciente de que la educación recibida no sería garantía de mejores condiciones de vida. Estos jóvenes nacionalistas, crecidos y formados en la nueva Ucrania post-soviética (la juventud de oro o golden youth), se verían llamados a asumir su papel de vanguardia.

Mikhalchishin adelantaba también la pérdida de liderazgo que le reservaría el futuro a Yulia Timoshenko, algo que entonces parecía improbable por el amplio apoyo que Timoshenko parecía tener en las élites europeas.

Natsiokratiya

La entrevista a Glavcom resulta igualmente reveladora respecto a los rasgos del nuevo orden social que defienden las nuevas fuerzas revolucionarias de la ultraderecha.

El primer aspecto en el que concreta Mikhalchishin este nuevo orden social se resume en el concepto de Natsiokratiya: el ejercicio del principio de soberanía de la nación en el territorio que Dios le ha concedido. Subyace a esta aproximación, en la que pierde centralidad el demos abstracto en el que se fundamenta la democracia basada en el voto popular, la concepción de la nación como valor más alto del orden político. La verdadera fuente de poder es el pueblo, entendido en primer lugar en el sentido puramente étnico, claramente homogéneo en sus rasgos etno-nacionales. En sentido político, esta idea de pueblo se extiende ligeramente, sin embargo, para abrirse a la comunidad de sangre y de espíritu de todos aquellos que se sienten parte de Ucrania y de lo ucraniano.

Esta identificación con Ucrania no implica una renuncia a la propia identidad por parte de las minorías, o su completo alejamiento del poder, pero sí la aceptación del principio de máxima asistencia a la nación ucraniana y de una política orientada a su conservación y desarrollo, en especial en su oposición a los centros de poder extranjeros. Las minorías pueden identificarse con otras culturas y lenguas, pueden incluso mantener los lazos con su patria de origen, pero siempre que no conformen lo que Mikhalchishin define como clanes o mafias étnicas, implícitamente anti-ucranianas. La Ucrania actual muestra cómo esa definición se ha ampliado y cualquier actitud de oposición al Gobierno se tacha de antiucraniana o ucranófoba. Para participar del etnos ucraniano, las minorías tienen que identificarse con Ucrania, su lengua y su cultura.

Ucrania y sus tres proyectos nacionales: el enemigo Moscovita

Mikhalchishin es consciente de la existencia en Ucrania de otros dos proyectos nacionales que compiten con su visión de la nación ucraniana. Se trata, por un lado, de lo que define como la pequeña nación neo-soviética de Rusia y, por otro, de la Ucrania desnacionalizada en el periodo soviético a la que pertenece ese grupo amorfo que, sin dejar de tener conciencia ucraniana, se caracteriza por su pasividad y falta de visión respecto al futuro de Ucrania. Cada uno de estos tres proyectos tendría una base de apoyo situada en torno a un tercio de la población.

Respecto al proyecto neo-soviético que se desarrolla en torno a su epicentro en Donetsk, Mikhalchishin considera que es probablemente el resultado de matrimonios mixtos de ucranianos con rusos y personas de otras naciones de la antigua Unión Soviética. Son el reflejo de la política nacional del periodo comunista cuyo objetivo era crear una nueva comunidad histórica: el pueblo soviético. Como suele ser habitual en la versión nacionalista ucraniana, Mikhalchishin ignora aquí el proceso de ucranización que se produjo en la primera etapa de la Unión Soviética, cuando esas tierras rusas (Donetsk, Lugansk, Kharkov y Odessa entre otras ciudades importantes) pasaron a formar parte de la República Socialista Soviética de Ucrania.

Se trata, según él, de las personas para las que la eliminación de la URSS fue el mayor drama y desastre en sus vidas, las que cultural, espiritual y económicamente se identifican con el período soviético. Estas personas son extremadamente hostiles a la existencia de Ucrania como una entidad estatal separada en el mapa geopolítico del mundo.  Al identificare todavía con una única Unión cuyo centro estaría en Moscú, constituyen la base étnica del Estado enemigo imperial, opuesto a la estatalidad de Ucrania. Es el grupo que en la Ucrania nacionalista queda asimilado de facto al concepto peyorativo de moskali (o moscovitas).

La división nacional que refleja Mikhalchishin es una división de naturaleza espiritual y biológica más que estrictamente geográfica, pudiendo convivir los distintos proyectos nacionales dentro de un mismo territorio.

La complejidad de la moderna Ucrania en términos nacionales queda puesta de manifiesto cuando el propio Mikhalchishin presenta a Ucrania en un proceso activo de creación como nación (lo que implica aceptación de la propia debilidad de la base nacional de ese país). En este proyecto histórico de creación de la nueva nación ucraniana, el objetivo básico es consolidar la existencia de una gran masa fuertemente conectada entre sí en lo espiritual, el nuevo etnos ucraniano.

La Rusia actual como una formación artificial

Para Mikhalchishin no es suficiente acabar con la concepción neo-soviética del Estado ucraniano. La Rusia actual es otro enemigo con el que es preciso terminar. Siguiendo la lógica ya delimitada por Stetsko, el desarrollo del nacionalismo en la Federación Rusa, en términos de poder político auto-suficiente, sólo puede hacerse realidad después del colapso de la formación artificial que es la Rusia de hoy y de que se construya un estado nacional ruso dentro de sus fronteras étnicas.

Justicia social

También es característico de Mikhalchishin la combinación, acorde con el pensamiento tradicional de sus antepasados fascistas y falangistas, de la propuesta nacionalista con un programa de justicia social. Ésta pasa por la voluntad de ofrecer a los más necesitados el nivel de vida de la clase media europea. El proyecto se traduce en una Ucrania sin los llamados oligarcas –todos extranjeros puesto que, según el líder de Lviv, no hay oligarcas ucranianos sino oligarcas que están activos en Ucrania-; también sin unas multinacionales que se consideran antagonistas naturales del Estado nacional ucraniano. En el caso de las privatizaciones ilegales, su programa exigiría la nacionalización de las instalaciones productivas y la expropiación del capital acumulado ilegalmente.

La toma del poder y la depuración de las estructuras estatales

No hay nada en el pensamiento de Mikhalchishin que no se derive de las formulaciones tradicionales de grupos como la Organización de Nacionalistas Ucranianos (OUN) o, en un sentido más amplio, del pensamiento histórico de la extrema derecha europea. El pensamiento del ideólogo de Svoboda incluye sin embargo algunas aportaciones de los nuevos movimientos anti-imperialistas, en particular los que tienen su origen en América Latina. Su discurso anti-sistema enlaza en alguna medida con esa tradición histórica.

Resulta así llamativa en Mikhalchishin la combinación de crudeza en la formulación de su pensamiento radical de derechas con la visión táctica y estratégica revolucionaria que enlaza en ocasiones con la experiencia de las revoluciones populares. Como ocurre también con la nueva derecha revolucionaria, la estrategia de Mikhalchishin se basa no sólo en la historia de los movimientos de la extrema derecha sino en la experiencia general de las revoluciones en Europa y en los países del Tercer Mundo post-colonial. Señala, en esa línea, que la revolución no requiere grandes fondos económicos de apoyo sino de una masa de individuos ideológicamente motivados capaces de hacerse con el control de los principales centros del sistema político y administrativo. Para conseguir la caída de un régimen, dice, sólo se necesita la asistencia a los mítines revolucionarios de apenas un 0,5% de la población en el centro del poder político.

Estudioso de la crisis italiana de finales de los 70 y 80, asume la necesidad de una violencia similar como paso para la depuración del Estado, una depuración que pasaría según él por la inhabilitación de muchos de sus actuales funcionarios (Ucrania ya ha puesto en marcha un proceso de lustración de miles de funcionarios, algunos de los cuales son arrojados a contenedores de basura mientras son increpados por la extrema derecha). En este sentido, de llegar al poder, Mikhalchishin señalaba en la entrevista de 2011 que el primer decreto que firmaría pasaría por la prohibición para estas personas de ocupar cargos públicos y el retorno voluntario del capital obtenido ilegalmente (aunque admite que se trata de una versión suave de la lustración, con otra versión más dura sobre la que dice no querer hablar en la entrevista). El precio de una centena de víctimas se presenta en todo caso, en su análisis, como un paso necesario para alcanzar un nuevo estado de desarrollo presidido por la consolidación de las instituciones del estado de derecho, sin represión política.

En la lucha por la revolución nacional y social, ¿qué papel corresponde a una organización como Svoboda, según Mikhalchishin? Svoboda (o, de forma implícita, la organización que asuma su papel) se presenta como la vanguardia del movimiento natural que surge en primer lugar de las regiones occidentales de Ucrania y que marcará el nacimiento de una nueva sociedad civil ucraniana. Según él, el eje tradicional izquierda-derecha no funciona. Svoboda no está ni en la izquierda ni en la derecha. Es el partido de la “tercera vía”, el partido que busca un compromiso entre la afirmación de la identidad nacional y los derechos sociales de los ciudadanos.

La revolución hace líderes: la caída de Svoboda y el acceso de Mikhalchishin al poder

Los acontecimientos de los últimos años han convertido a Mikhalchishin en uno de los personajes claves en la conformación de la ideología nacionalista hoy dominante en Ucrania.

Por suerte, no todas las predicciones políticas de Mikhalchishin se han hecho realidad, poniendo de relieve algunos límites en su análisis de las potencialidades de la revolución ucraniana. El fracaso más destacado ha sido su incapacidad para entender las dificultades reales a las que las fuerzas pro-Maidan se enfrentaban al tratar de imponer el nuevo orden social-nacionalista en Donetsk. La respuesta de Mikhalchishin, que una plataforma social y económica opuesta a la gran burguesía sería suficiente para garantizar la neutralidad de las zonas orientales del país, acabaría demostrando ser mero voluntarismo. Tampoco era realista su respuesta alternativa de que, en última instancia, lo decisivo sería la caída del régimen en su centro de poder, Kiev.

La entrevista de Glavcom a Mikhalchishin en 2011 revela igualmente que su posición entonces no completamente hostil a una federación que no pusiera en duda el futuro de Ucrania abría más puertas a la nación ucraniana que la exacerbación de la deriva nacionalista, represiva y belicista de Maidan.

Al mismo tiempo, sin embargo, es preciso recordar que las mismas dudas que los entrevistadores de Glavcom mostraban hacia Donetsk se planteaban también con respecto a la posibilidad de consolidar la nueva revolución ucraniana en regiones como la de Kharkov. Lo cierto es que, salvo el recurso a la abstención electoral, ya no queda prácticamente margen alguno de oposición a la línea nacionalista en las zonas controladas por Kiev, incluso en estas lejanas regiones del Este.

Por esa razón, el acceso de Mikhalchishin a las altas esferas de poder del Estado, acreditado en su actual papel de Consejero del Presidente del SBU ucraniano, es un hecho preocupante que no queda compensado por el desastre electoral de Svoboda. Como dice Mikhalchishin, la revolución hace líderes, y él se ha convertido en uno de los verdaderos dirigentes en la sombra de la nueva revolución ucraniana.

Yuri Mikhalchishin en el debate de ZIK

Yuri Mikhalchishin en el debate de ZIK

Mikhalchishin y el revisionismo de la historia en Ucrania

La influencia de Mikhalchishin resulta inequívoca en la reciente deriva ideológica del Estado ucraniano. Parte de la línea argumental del nuevo discurso de Kiev la desarrolló él mismo el pasado 8 de mayo en el canal de televisión ZIK, durante un debate sobre la guerra en Europa

Aprovechando las oportunidades que le brinda su acceso al poder, Mikhalchishin desgranó algunas de las principales tesis revisionistas sobre la reconstrucción de la memoria histórica en Ucrania. Entre ellas destacan las siguientes:

Si Stalin no hubiera entrado en una conspiración con Hitler, la Segunda Guerra Mundial no habría existido.

Los que construyeron el Gulag no pueden atribuirse la victoria sobre Auschwitz.

La victoria de Ucrania aún está por venir. Cuando ganemos la guerra con Rusia, habrá un día de fiesta, el Día de las Victorias de Ucrania.

No puede haber reconciliación con el castigador.

Los que esclavizaron y tuvieron cautiva a Europa no pueden ser libertadores.

Muchas de estas tesis se difunden con intensidad creciente por Occidente gracias a los medios que colaboran en la guerra de la propaganda de Kiev.

Conocer las facetas, teóricas y prácticas, de uno de los potenciales líderes naturales de la extrema derecha en Europa resulta necesario para quienes son conscientes del peligro potencial que supondría la difusión hacia el Oeste de las ideas y de las teorías revolucionarias de la Ucrania de Mikhalchishin. En países como España, su declarada admiración por José Antonio Primo de Rivera debe servir de permanente recuerdo de lo que verdaderamente se esconde tras las ideas del joven líder ultraderechista de la Galizia ucraniana.

Julio de 2013. Mikhalchishin organiza una peculiar Conferencia sobre la Guerra Civil Española. Al acto asisten unas 100 personas, la mayoría jóvenes entre 17 y 25 años. Según la crónica del medio Полемика, durante el largo acto (más de dos horas) el entonces líder de Svoboda en Lviv alaba el heroísmo de la Falange española http://varjag-2007.livejournal.com/4914627.html

Julio de 2013. Mikhalchishin organiza una peculiar Conferencia sobre la Guerra Civil Española. Al acto asisten unas 100 personas, la mayoría jóvenes entre 17 y 25 años. Según la crónica del medio Полемика, durante el largo acto (más de dos horas) el entonces líder de Svoboda en Lviv alaba el heroísmo de la Falange española

Anuncios

Comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: Ucrania como pretexto | SLAVYANGRAD.es - 28/09/2015

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.107 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,092,453 hits
A %d blogueros les gusta esto: