Entrada actual
Bombardeos, Donbass, Donetsk, DPR, Ejército Ucraniano, Gorlovka, LPR, Lugansk, Snezhnoye, Uncategorized

Tres años de ataques, tres años de impunidad

Artículo Original: Denis Seleznev / Vzglyad

lll-226 de mayo, otra fecha negra en la historia de la guerra en Donbass. Hace tres años que la guerra llegó por primera vez directamente a Donetsk. Fue en la batalla del aeropuerto y entonces se produjeron las primeras víctimas entre la población civil [en Donetsk, ya se habían producido víctimas en la zona de Slavyansk-Ed]. Ese fue el día en el que por primera vez se utilizaron aviones de combate para los ataques. Para esta fecha, quería hacer un breve resumen sobre los caminos de vuelo de los pilotos ucranianos en la primavera y el verano de 2014. Pero al recopilar el material, me encontré con un fenómeno mucho más revelador que las frías estadísticas de salidas, pérdidas e incidencias técnicas del uso de las aeronaves.

En estos momentos, lo que ocurre en Donbass se resume en un cúmulo de noticias sobre los últimos bombardeos de los suburbios de Donetsk, Makeevka y Yasinovataya. La intensa emotividad ha quedado en el pasado y las acciones de Kiev se centran cada vez más en las ridículas restricciones de las redes sociales o en llamar a declarar a Stalin y Beria para que sean interrogados por el virtual fiscal de Crimea. Así actúan las personas eficientes que se hicieron con el poder en la “nueva” Ucrania. Pero un fenómeno moral-psicológico más importante es el de los muchos que tomaron parte en la guerra del lado del Ejército Ucraniano.

Si hay que hablar de los pilotos, fueron ellos los que en primer lugar golpearon sin piedad contra la población civil. Hay que recordar las trágicas consecuencias de los actos de la aviación ucraniana en la primavera y el verano de 2014.

El 26 de mayo en Donetsk, durante la batalla por el aeropuerto, los aviones y helicópteros ucranianos atacaron bombardeando y disparando con ametralladoras la zona cercana al aeropuerto y la estación del tren. En estos ataques, según varias fuentes, murieron al menos diez civiles. Otros datos apuntan a dos docenas de víctimas. Algunos murieron en la carretera, cuando dispararon contra los coches, y otros murieron en la calle. Todo supuso un shock y una sorpresa para la ciudad.

El 2 de junio, un SU-25 ucraniano bombardeó el edificio de la antigua administración regional en Lugansk. Ocho personas, incluyendo cinco civiles, murieron en el ataque. Con su habitual cinismo, los oficiales de Kiev alegaron la versión de que había explotado el aire acondicionado del edificio.

Al atardecer del 2 de julio, otro SU-25 ucraniano atacó las afueras de la localidad de Stanitsa Luganskaya. En esta zona residencial no había ningún objetivo militar. Ese día murieron doce personas, incluyendo dos niños. Kiev calificó este ataque como un desafortunado error. Por supuesto, nadie sufrió ningún castigo y, días más tarde, Poroshenko otorgó a los pilotos de la brigada que había realizado el ataque la orden de Bogdan Jmelnitsky.

Dos semanas después, el 15 de julio, al amanecer, fue bombardeada otra zona residencial, en este caso en Snezhnoye. A causa de las explosiones y bajo los escombros del edificio derruido murieron once personas y docenas resultaron heridas. En esta ocasión, según Kiev, habían sido los aviones rusos los que, para desacreditar al Gobierno ucraniano ante la población de la región, había realizado el bombardeo.

Dos semanas después, el 30 de julio y otra vez al amanecer, los aviones ucranianos atacaron la ciudad de Krasny Luch. Una bomba destruyó una gasolinera y afectó a la zona residencial. Fue un milagro que el número de víctimas se limitara a una.

Sin embargo, el incidente más terrorífico se produjo el 13 de agosto en la localidad de Zugres. Unos días antes de eso, la zona quedó en silencio, la batalla contra las tropas ucranianas rodeadas había terminado: una parte se rindió y la otra consiguió huir. La población, engañada por la aparente calma y ante el terrible calor, acudió a la playa en el embalse local.

Después de comer apareció el avión ucraniano, que comenzó a llenar la playa de bombas de racimo. Los testigos hablan de más de cuarenta explosiones. Familias enteras estaban en el lugar ese día que la aviación ucraniana mató a trece personas. Alrededor de cincuenta resultaron heridas. No se produjo comentario oficial sobre lo ocurrido. En este caso, era imposible ver la más mínima lógica militar, salvo la violenta

venganza por la reciente derrota ucraniana en la bolsa del sur.

En aquel momento, muchos en Donbass no querían creer que los pilotos ucranianos fueran capaces de cometer esos sangrientos crímenes contra sus propios ciudadanos. Había rumores de que mercenarios de la OTAN realizaban las misiones en las aeronaves ucranianas. Pero la realidad era mucho más prosaica. Todos esos crímenes fueron cometidos por una docena de pilotos de la 299ª División Táctica Aérea, con base en Nikolaev. Uno de los pilotos, Yuri Shevtsov, capturado el 18 de agosto [de 2014], mencionó los nombres de trece de sus compañeros, que habían cometido los crímenes mencionados.

Llama la atención el personaje de Shevtsov. Durante el interrogatorio quedó claro que este aparentemente inteligente y educado hombre había participado en los ataques, incluido el ataque contra la ciudad de Gorlovka, en la que entonces residían su madre, su hermana y otros familiares. Sin embargo, ni siquiera saber que, en el curso de sus actos podría haber asesinado a su propia familia, fue suficiente para disuadir al piloto. Y así surge la pregunta de cuál era la motivación de esta persona. ¿Amor por su país, el deber, deseo de proteger al pueblo de los agresores rusos?

La situación de la 299ª Brigada desde mucho antes de la guerra nos dice que el motivo es, una vez más, mucho más prosaico: el dinero prometido a los soldados por la realización de las misiones. El hecho de que los pilotos ucranianos estaban motivados por el dinero y otros bienes materiales queda claro con un típico caso ocurrido antes de la guerra. Un piloto de la brigada, el coronel Vadim Jubenko, se hizo famoso en 2013 por su participación en un escándalo relacionado con el tema de la vivienda. El coronel trató de quedarse con un apartamento de un dormitorio que había sido adquirido para la viuda de uno de sus colegas, que había muerto recientemente a causa de una severa enfermedad. Ni el hecho de que la viuda fuera miembro de la misma unidad, ni que tuviera dos hijos pequeños, impidió al coronel actuar como actuó. Sobornando a oficiales, haciendo ruido en la prensa y litigando, el oficial tuvo éxito justo antes de la guerra. Se quedó con el piso.

En enero de 2013, los periodistas locales se hicieron una pregunta: “¿este soldado, que claramente está luchando en esta guerra por un espacio para vivir, defendería en la batalla con tal fuerza, con la esperanza de ayudar a mujeres y niños? ¿Cómo se comportaría si alguien necesitara su ayuda si ahora, en tiempo de paz, ha querido abusar de alguien más débil que él? El tiempo ha demostrado que el coronel no solo no defendería a mujeres y niños, sino que, por un precio relativamente bajo, estaba dispuesto a destruir sin piedad a esas mujeres y niños. Ese es el carácter moral y los métodos por los que esos pilotos estaban motivados para participar en los bombardeos de Donbass.

Es probable que se les diera una elección: o participar en la guerra y recibir una compensación económica añadida o las autoridades pertinentes destaparían los numerosos casos de corrupción que se dieron antes de la guerra en la brigada. Héroes o a juicio. Así que una docena de pilotos de la brigada tomó la decisión de convertirse en asesinos de sus propios compatriotas y, como en el caso de Shevtsov, incluso de los residentes de su ciudad o de sus propios familiares.

A principios del otoño de 2014, debido al aumento de la resistencia de las defensas antiaéreas de los rebeldes, volar se hizo prácticamente imposible para los ases del Ejército Ucraniano. Después de perder seis aeronaves de combate de las 20-25 de que disponía, la 299ª Brigada completó su vergonzoso papel en la guerra.

Los actos de los pilotos ucranianos recibieron devastadoras evaluaciones por parte de expertos de diferentes países que habían analizado esas acciones. Sin embargo, el aspecto moral de su implicación quedó olvidado. Sin embargo, llegó el momento de repartirse el botín: quienes participaron en las batallas fueron seleccionados para recibir premios y bienes materiales. Y entonces, los pilotos volvieron a mostrase en toda su gloria. Entre el equipo comenzaron a aparecer peleas y escándalos que dieron lugar a que, en diciembre de 2016, a la dimisión de tres de los pilotos que participaron en los ataques contra Donbass.

Como informó entonces el diario pro-gubernamental Dumskaya: “los combatientes obtuvieron menos de lo que esperaban. Además, las medallas, las armas, los coches y apartamentos se los llevaron los comandantes y tenientes coroneles”. Ese fue el resultado de las “operaciones de combate”.

El fenómeno de los pilotos de la 299ª Brigada va mucho más allá del tema de la guerra en Donbass y hace resurgir el tema de las condiciones en las que se encuentran las sociedades post-soviéticas a causa de la decadencia moral. Evidentemente, esta cuestión requiere el escrutinio de sociólogos y psicólogos. Sin embargo, al menos por el momento, suele acabar en conclusiones simplistas con el sello de la propaganda banderista o incluso con argumentos sobre la predisposición de la población ucraniana a ese tipo de comportamientos. Pero sin una más inteligente respuesta a la cuestión de las causas de tal comportamiento en Ucrania, el futuro de la antigua Unión Soviética seguirá amenazado por recurrentes episodios de tales catástrofes humanas.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.236 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,102,389 hits
A %d blogueros les gusta esto: