Entrada actual
Uncategorized

La vida en Zaitsevo

Artículo Original: Antifashist

136ed54cfafee751d5ce156dfb023ef7

El colegio de Zaitsevo / Foto: Sergey Belous

La localidad de Zaitsevo, parte de la zona administrativa de la ciudad de Gorlovka, está situada a 18 kilómetros del centro de la ciudad. La parte del norte (Baja Jovanka, Bajmut) se encuentra bajo control del Ejército Ucraniano y la parte sur (Alta Jovanka y el centro), bajo control de la RPD.

La calle más larga del pueblo, la del mariscal Rybalko, tiene 12 kilómetros. Los edificios desde el número 1 al 230 están bajo control de la República y los números 230-400, ocupados por los fascistas ucranianos. Zaitsevo está dividido en dos por la línea del frente. Es la vida. ¿Qué puede pasar aquí además de acción militar? En este pueblo hay todo tipo de restos de la guerra, destrucción, dolor y lágrimas.

Visitamos la golpeada ciudad de Zaitsevo junto al conocido corresponsal de guerra ruso y parte del servicio de prensa de la RPD, Dan Levy. La presidenta del Consejo Municipal, Irina Dykun, literalmente nos recibe en el jardín: la guerra no ha acabado con la necesidad de regar. Por cierto, esta residente del lugar de 33 años ha aceptado la dura responsabilidad de comandar este pueblo, por lo que merece gran respeto: cuando, al inicio de la guerra, las anteriores autoridades se marcharon, la contable Irina Dykun se unió a la lucha por su tierra. Es como un rayo de luz en la oscuridad: todas las peticiones y las quejas pasan por su improvisada oficina situada en un medio destruido apartamento de un edificio de dos pisos. En lugar de cristales, las ventanas están cubiertas de plástico y junto a ellas crecen arbustos con lilas.

No muy lejos se encuentra el bien cuidado [se restauró para estar listo el Día de la Victoria-Ed] monumento a los caídos en la guerra civil y en la Segunda Guerra Mundial. La guerra es la guerra, pero eso no ha eliminado la necesidad de la memoria.

Hablamos con Irina, que explica que, pese a la firma de varios “acuerdos de paz”, en el pueblo continúan las operaciones militares y los bombardeos de zonas residenciales. No ha habido “días de silencio” ni siquiera durante las fiestas de mayo: dos viviendas se quemaron a causa de impactos directos en las calles Obrusheva y Poletaeva. Por suerte, nadie resultó herido. Los bomberos no pudieron acceder al lugar: el intenso bombardeo lo impidió.

“Curiosamente, el 9 de mayo no saludaron: se limitaron a armas ligeras, pero no hubo inferno de 80mm. Pero el 10 de mayo trabajó desde Bajmutka un tanque y dos SAU… El 11 de mayo, Día de la República, estábamos muy preocupados por si intentaban enviarnos con fuerza y con firmeza sus felicitaciones. Gracias a Dios, lo hicieron sin víctimas. Una delegación del pueblo de Zaitsevo participó en las celebraciones en Donetsk. Nos encantó. Gracias a Alexander Zajarchenko, que lo organizó todo. Eso ayudó un poco a levantar la moral de los residentes de Zaitsevo. Porque seguimos viendo las mismas cosas: por la tarde-noche, los sótanos y a la hora de comer, los jardines. Ni nuestros niños ni nuestros adultos ven otra cosa. El 14 de mayo dos casas recibieron impactos directos: los números 80 y 82 de la calle Rybalko”, cuenta Irina.

Es verdad, es terrible: el constante uso de armas ligeras y artillería de 80mm en el pueblo supone para la población, no solo la necesidad de esconderse, sino otros problemas. Según Irina Dykun, en estos momentos residen en Zaitsevo alrededor de 1.800 personas (antes de la guerra, en el pueblo residían alrededor de 3.500 residentes). Tan solo alrededor de un 10% de las viviendas no han sido alcanzadas por el hierro. Otro 10% requieren reparaciones. El 50% están completamente dilapidadas (requieren reparación de los tejados y paredes). El 30% restante se ha quemado y no es recuperable. Las siguientes cinco fotografías se tomaron en un radio de veinte metros desde el lugar en el que se produjo nuestra conversación. Se dice que esta zona es de las menos dañadas del pueblo.

Veo que los trabajos de reparación existen, poco a poco…

Bueno, si a esto se le puede llamar trabajo de reparación. Damos a la población toldos y plásticos. No ponemos cristal porque hace tiempo que está claro que esa idea de que una bomba no cae dos veces en el mismo sitio no funciona en Zaitsevo. Aquí un mismo sitio recibe dos y tres bombas. Ocurrió una vez. No se había terminado de reparar y… Aquí cinco calles se han borrado de la faz de la tierra: comenzaron la calle Muraviev, luego Maresyev, luego Desna, luego Mira y ahora Rudnev. Queman sin piedad las calles.

¿Cuál es la situación con la electricidad y el agua?

Parte del pueblo lleva más de un año ya sin luz. Con los trabajadores y servicios locales y ayuda de nuestros habitantes cavamos un hueco para el cable desde nuestro lado. Teníamos conexión del otro lado, ahora ocupado por Ucrania. En mayo Ucrania dio autorización para realizar trabajos de reparación. Al fin y al cabo, se había firmado un “acuerdo de alto el fuego” por ambas partes y solo hacían falta dos o tres días para reparar. Pero Ucrania no lo cumplió. La maquinaria hace mucho ruido, como un tanque, así que inmediatamente empezaron a disparar. El personal trató de trabajar, pero dispararon a su equipamiento. Así que a mano tuvimos que cavar en silencio (más de un kilómetro) para tirar los cables: nos ayudaron voluntarios. Con un poco de suerte, el pueblo estará conectado a la electricidad pronto. En cuanto al gas, nunca lo hemos tenido, vivíamos con estufas eléctricas. El agua sufre interrupciones: si se produce un incidente en el centro del pueblo, se puede reparar. Pero si es más cerca del frente, los equipos de reparación no pueden acceder.

Hablemos de los niños. ¿Cuántos niños hay en Zaitsevo?

200 niños. Muchos padres toman el último autobús a la ciudad a las cuatro. Hay 80 que no se marchan.

¿Van al colegio?

Sí, gracias a que el alcalde de Gorlovka, Ivan Sergeyevich Prijodko, suministra un autobús gratuito por las mañanas, los niños pueden ir a la escuela en Nikitovskaya. Después del colegio, los trae de vuelta a las dos. Allí, en la escuela número 42 hay una clase especialmente preparada para nuestros niños de Zaitsevo de la escuela número 15, que ahora está sometida a constantes ataques, ya que está situada en zona militar. Obviamente, estudiar allí es imposible.

¿Pueden divertirse? Ahora en el pueblo no hay mucho de eso…

Pese a las operaciones militares, seguimos intentando que estén entretenidos. Abrimos un club de ocio en el que los niños del pueblo pueden venir a jugar al tenis. Allí hay juegos y los niños pueden hacer manualidades, hacemos concursos de dibujo, tenemos una librería en la que pueden venir a leer literatura no solo los niños, sino también los adultos. Hacemos pequeños festivales, aunque no como antes, que eran de dos o tres horas. Ahora como máximo salimos una hora para que no se haga tarde y para evitar acumulación de personas.

¿Cuántos niños han sido víctimas de la guerra?

Durante la guerra solo murió un niño. Quince, gracias a Dios, resultaron heridos. Claro, digo “gracias a Dios” porque solo resultaron heridos, no murieron. La guerra ha afectado principalmente a los adultos, que intentan proteger a los niños llevándolos a los sótanos. Son ellos los que mueren. Lo peor es que la población ha perdido el sentido del miedo y no siguen sus propias medidas de seguridad. Antes o después, todo el mundo se adapta a las circunstancias que le rodean. Por ejemplo, muchas personas resultaron heridas mientas trabajaban en el jardín: es decir, que comenzó el bombardeo y no hicieron nada, esperaron que no pasara nada.

Es probable que la población tenga poca esperanza.

Tenemos la esperanza, creemos, esperamos la victoria, pero puede que ella no espere. Al fin y al cabo, aquí tenemos una guerra, da igual cuántos “acuerdos de paz” se hayan firmado, es un infierno. Pero pase lo que pase, la vida continúa. Así que intentamos aliviar cuanto podemos a la gente. Puedo decir con franqueza que muchos de los residentes perdieron el trabajo a causa de la guerra, perdieron la familia, la casa, empezaron a beber. Hay muchas personas mayores que habían ahorrado y habían construido una casa cómoda. Y de repente, lo perdieron todo y les ha quedado solo el pasaporte en la mano. Esta guerra ha roto el destino de muchas personas.

Como representante del pueblo, ¿qué te gustaría decir?

Como representante del pueblo de Zaitsevo, me gustaría dirigirme a la población de la Federación Rusa, especialmente a aquellos que se encuentran en posiciones de autoridad: por favor, den a nuestros niños la oportunidad de viajar a los campamentos de verano. Para que así puedan olvidarse un poco de la guerra, para que sus mentes puedan descansar. Nuestros niños tienen miedo, cualquier ruido fuerte, algo que cae al suelo les provoca una reacción. Creo que no merecen eso y necesitan ayuda. Estaríamos muy agradecidos si alguien nos diera esa oportunidad. No necesitamos que sea en el mar, solo queremos que nuestros niños descansen en un lugar seguro.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 37.946 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,083,525 hits
A %d blogueros les gusta esto: