Entrada actual
Aeropuerto, Bombardeos, Donbass, Donetsk, DPR, Ejército Ucraniano, Motorola, Uncategorized

Donetsk: las ruinas del aeropuerto

Artículo Original: Antifashist

El aeropuerto de Donetsk o, mejor dicho, lo que queda de él en mayo de 2017. Este complejo civil fue (y sigue siendo) uno de los epicentros de los enfrentamientos militares en Donbass. El Aeropuerto Internacional de Donetsk es el primer aeropuerto del mundo cuya destrucción creó una nueva entidad estatal: la República Popular de Donetsk. Así entró en la reciente historia de Donbass, de donde ni los autoproclamados expertos o historiadores serán capaces de borrarlo. El edificio del aeropuerto no se ha usado para el propósito para el que fue concebido desde el 26 de mayo de 2014. Durante los meses que duró la batalla, los edificios e infraestructura del aeropuerto fueron completamente destruidos.

Llegamos hasta las posiciones de los chicos de Motorola que realizan su servicio militar en el territorio del Aeriopuerto Internacional de Donetsk. Inmediatamente nos colocamos el equipamiento de protección: el chaleco antibalas y el casco aquí es un paso imprescindible, si no, puede pagarse con la vida.

“Los francotiradores ucranianos van andando. Sus posiciones están a un paso. Y por la tarde el enemigo empieza a disparar contra objetivos. Es un hábito que han desarrollado con los años. Aquí no hay nada que destruir”, explica uno de los soldados, que nos guía por las ruinas.

En el horizonte se encuentran las posiciones de los batallones ucranianos. Las ruinas del Aeropuerto Internacional de Donetsk se encuentran contantemente amenazadas. ¿Qué quieren? No está claro. Son ciborgs a los que no les han entrenado para pensar por sí mismos: simplemente cumplen con las órdenes de un comando de idiotas.

Alrededor, todo parece una civilización extraterrestre. Todo está destruido. El esqueleto del edificio parece la silueta de una estructura medieval. Una vez hubo aquí un aeropuerto civil normal: con salas de espera, puestos de facturación, cintas para recoger el equipaje, ascensores, párking, un hotel. Ahora, tres años después, el Aeropuerto Internacional de Donetsk tiene este aspecto:

Blindados quemados que parece que se han quedado congelados en el tiempo y en el espacio en uno de los pisos del edificio. Rodeados de cables. Los chicos cuentan que es posible encontrarse con bombas sin explotar, aunque lo hayan inspeccionado varias veces, aunque lo hayan comprobado. Las “llegadas” se siguen produciendo, aunque se crea que no hay batalla en la zona del aeropuerto. En principio, los chicos de Motorola no saben quién dispara desde las posiciones ucranianas. Como dicen, los chicos al otro lado, “alemanes borrachos” que lo están pasando bien.

Pregunto cuánto tiempo se tardará en limpiar completamente el territorio del aeropuerto, incluyendo las pistas. Los soldados se encogen de hombros, lo que sugiere que llevará mucho tiempo. Literalmente, cada centímetro está cubierto de “hierro”. Pero Donetsk no es como Palmira: para Rusia, la guerra de Donbass no es oficial. Básicamente una guerra entre compatriotas rusos. Hay una guerra, pero a la vez no la hay. Así que no se espera en un futuro la llegada de ingenieros rusos para retirar minas como ha ocurrido en Aleppo, Siria. Hay una cosa que está clara: el Aeropuerto Internacional de Donetsk no es recuperable y es improbable que, ni en los mejores tiempos, la RPD sea capaz de tener en este lugar un aeropuerto.

Bajo nuestros pies crujen los podridos paquetes que dejaron los ciborgs. Paquetes verdes de “comida nacional” enviado por Estados Unidos.

Nos dirigimos a lo que fuera la parte doméstica. Extraña la limpieza y las buenas condiciones. “Nosotros no somos cerdos”, sonríen los chicos. “Todos estamos aquí por Sparta, se mantiene el orden, el servicio y la limpieza”.

En los dormitorios hay una radio. Incluso hay libros. Echo una ojeada a uno, “Cómo ser feliz”, de Dale Carnegie. Del techo cuelga un improvisado saco de boxeo hecho con ruedas. Incluso hay algún elemento decorativo.

En la zona de comedor, hecha con los restos de las mesas y sillas que sobrevivieron, hay un retrato de Dzerzhinsky. Felix mira fijamente a todo el que entra. “Ah, falta el retrato de Stalin”, les digo. “Sí, no tenemos a Stalin, no solo el retrato de Stalin”, sonríen al responder. Con las armas en la mano. Porque nunca se sabe lo que puede pasar en cualquier momento.

La vida aquí es sencilla. Charlan alrededor del fuego con una taza de té. Pese a la lejanía del mundo civilizado, los chicos están al día de lo que ocurre en Ucrania, Rusia. Uno de ellos es un voluntario ruso; los demás vienen de Ucrania o de Donbass.

Hablan de Poroshenko, del Ejército Ucraniano, de cuándo acabará este desastre. Los chicos están genuinamente sorprendidos por la estupidez del Gobierno ucraniano, que no comprende cosas básicas como que Donbass ya nunca será ucraniano. Afirman que se han defendido y se defenderán hasta la muerte. Recuerdan con buenas palabras al fallecido comandante del batallón Sparta: Motorola. Para sus compañeros, su muerte fue una tragedia. Pero ni siquiera una tragedia es motivo para retirarse. Necesitan ganar, es su deber militar, para honrar la memoria de su comandante. “Voja es un digno sucesor de Motorola. A sus 23 años se ha hecho cargo de una gran responsabilidad, no le envidio”, explican sobre Vladimir Zhog, su actual comandante.

“Estuve de visita en casa durante las vacaciones, en Rusia”, explica un voluntario. “Mi mujer puso el té con una taza amarilla y la tetera azul. Instintivamente dije, ¿qué es esto? Y no podía entender qué había hecho mal. Pero finalmente se dio cuenta”.

Por cierto, lo ojos de estos chicos no odian a Ucrania. Hay compasión e incomprensión sobre lo absurdo de esta guerra. ¿Utilizará Kiev la astucia? Puede ser, si en el proceso de Minsk se dan las circunstancias adecuadas. Pero mientras tanto, Kiev bloquea Donbass y las ideas no son capaces de penetrar en los cráneos comprimidos por las cazuelas. Así que piénsenlo dos veces, pobres “subeuropeos” y se dará cuenta: Donbass está tranquilo y les puede atrapar el infierno.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.236 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,102,389 hits
A %d blogueros les gusta esto: