Entrada actual
Bloqueo económico, Clase obrera, Economía, Industria, LPR, Lugansk

Lugansk aprende a vivir sin Kiev

Reportaje/Fotografías de Dmitry Steshin y Alexandr Kots: Komsomolskaya Pravda

Lugansk, primeros signos del nuevo Estado

Lugansk siempre ha tenido un inexplicable ambiente de tristeza y ansiedad. Incluso antes de aguerra, la ciudad era triste y gris comparada con la rica y animada Donetsk. Y tras la ofensiva de las tropas ucranianas del pasado verano, parece como si alguien hubiera atrapado la vida de Lugansk entre sus garras y con sus puntas afiladas hubiera extraído las últimas gotas de sangre de la paciencia de los residentes. El bloqueo ucraniano dejó a la población borde del abismo, en unas condiciones inhumanas para el siglo XXI. Prácticamente tres meses sin electricidad, gas o agua…De nuevo se acostumbraron a caminar hasta el camión cisterna a por agua y a cocinar en el fuego en el patio de las casas, equipado con todo tipo de utensilios… Cuando llegamos a Lugansk en noviembre del año pasado, los residentes locales se asemejaban a mineros que acababan de sobrevivir a una masiva explosión de metano metros bajo tierra. Como si hubieran estado atrapados en los escombros durante meses. La desesperación y la tristeza eran palpables. Es lo que ocurre cuando alguien desea que lo malo pase ya, sea de la forma que sea. Y algo de lo malo ha pasado.

Llegamos de Donetsk por la recientemente abierta vía directa a través de Debaltsevo. La carretera está salpicada de baches de mortero, pueblos quemados, puentes explotados. Vemos los daños, recordamos la ruta de otra manera…Pero al mismo tiempo, hay recientes signos de viaje. Y junto a la carretera a la entrada de Lugansk, basura. No, no apilada junto a la carretera, sino ordenadamente colocada en bolsas de plástico azules. Puede que sean pequeños pero claros signos del nuevo estado sobre los que juzgar la recuperación del “enfermo”. No hay equipamiento militar a la vista y por las calles apenas transita gente armada sino los residentes locales. Y los coches paran en los semáforos, inusual en estos tiempos.

Celos de Donetsk

En Lugansk el Gobierno nos recibe con amabilidad, aunque no esconde ciertos celos, dicen, de que la prensa rusa presta mucha más atención a Donetsk que a Lugansk. En general, “Rusia ama a Donetsk”. Pero el punto competitivo entre ambas regiones es anterior a la guerra. El vicepresidente del consejo de ministros nos habla del primer gran logro social: el inicio del pago de las pensiones.

Pero Ucrania no ayuda, ¿qué piensan de Kiev los ciudadanos? El acuerdo de Minsk habla de los pagos…

“En general esos acuerdos no se tienen en cuenta. En las reuniones y videoconferencias del grupo de contacto, nuestro representante les recuerda constantemente sus obligaciones sociales. Pero se niegan a discutir el tema”.

La última vez que nos vimos fue en agosto, cuando la situación parecía catastrófica…

“Sí, pero llegó el convoy de Rusia. El primer convoy atravesó un camino duro, con bombardeos, pero realmente salvó a mucha gente. Ahora principalmente distribuimos la ayuda humanitaria a discapacitados, niños con discapacidad, familias con hijos o madres solteras”.

¿Ha regresado la población?

“Después de los bombardeos del verano hubo un gran flujo. Los niños tenían que volver a las guarderías, escuelas, institutos… La población se dio cuenta de que, a pesar de lo duro que fuera, había que levantar la República. La gente comenzó a hacer resurgir los negocios y después lo hicieron algunas empresas; primero los mercados y luego la industria”.

En la guerra, muchos han perdido sus casas, hay pueblos completamente quemados…

“Hemos realojado a gente en albergues, les hemos dado ropa, productos de primera necesidad. Hemos llegado a tener hasta 3.500 desplazados internos. Pero ahora que ha llegado la primavera, muchos comienzan a reparar sus casos. Ahora sufrimos una fuerte escasez de materiales”.

Khriasevatoye, Novosvetlovka, Chernukhino… No ha quedado mucho para reparar en muchas fincas.

“El programa de vivienda está en fase iniciática. Trataremos de ayudar a esa gente a encontrar otras casas. Pero”…

La respuesta queda ahí, no se puede completar la frase. Comprendemos que Vasily Alexandrovich no pueda contestar a esta pregunta. Proyectos de tal dimensión solo son posibles cuando hay en pie un estado firme y fuerte. Y no es probable que, en un futuro próximo, la RPL pueda disponer de un presupuesto suficiente para reconstruir algunos de esos pueblos. Esperar a Ucrania es una ingenuidad. Ucrania es más destrucción. Sin embargo, no rechaza el dinero pagado por los “terroristas”.

Paradojas de una guerra híbrida

Algunas grandes empresas continúan pagando sus impuestos a Kiev. En la República no gusta hablar de este tema igual que en casa de un hombre ahorcado no se habla de la cuerda. Por ejemplo, la planta de locomoción de Lugansk vive una situación paradójica: el 76% de las acciones pertenecen a una empresa rusa, pero sus impuestos van a Ucrania, también para su ejército. Así que esta compañía de Lugansk dona dinero para que Ucrania pueda continuar con su ATO (la operación punitiva que Kiev se empeña en llamar “operación antiterrorista”).

Aunque en la fábrica aseguran que el dinero no va a Kiev, se acumulan las dudas. Un conflicto similar se da en la planta metalúrgica de Alchevsk. Sigue en pie y es una de las pocas plantas de Lugansk que opera prácticamente a toda su capacidad. Esta es la extraordinaria excepción en lo que antes era un centro industrial. Destaca el aspecto “europeo” de la fábrica y sorprende la válvula de choque adornada con pedrería en el taller de metal. Son los restos de tiempos mejores, cuando la fábrica se podía permitir tal derroche. Ahora, a la entrada de la fábrica, se entregan raciones de comida: estofado, pasta, cereales y aceite. Las prioridades han cambiado.

“La fábrica podría darnos el 60% de la materia prima que necesitamos, pero debido a que está subordinada a Kiev, no podeos hacerlo”, se queja el director general de la planta de tuberías “Marshall” de Lugansk, Sergei Obratchenko. “Es necesario establecer vías de suministro de Rusia, especialmente porque todos nuestros productos son exactamente como los rusos y van allí.

Como otras muchas empresas, la fábrica se vio obligada a cerrar a causa de los bombardeos y los apagones el pasado julio. Volvió a funcionar a finales de octubre, dando trabajo a unos 350 residentes locales de los 1.100 que empleaba antes de la guerra. El salario de estos duros trabajadores: unos 8.000 rublos, que en estos tiempos en Lugansk no está mal. Las pensiones apenas superan los 2.000 rublos. La empresa se encuentra en una zona cercana a las zonas de Stanitsa-Luganskaya controladas por el ejército ucraniano. Algunos trabajadores acuden al trabajo desde “el otro lado”.

¿Cómo exportan los productos?, preguntamos al director general de “Marshall”. ¿Es necesario registrar algún documento según los estándares ucranianos?

“A día de hoy, no tenemos problemas con la exportación. Entre noviembre y marzo tuvimos dificultades, pero las resolvimos. Ahora hay un mecanismo oficial de exportación.

¿Dónde pagan impuestos?

Para el presupuesto de la RPL. En estos cuatro meses de trabajo, hemos pagado unas 850.000 hryvnias.

Quizá sea porque miles han recibido el dinero de sus salarios y pensiones. Igual que en Donetsk, tras el primer pago, el número de mendigos que piden para vivir, no por vocación, pasó a ser mucho menor.

El absurdo, contrastes y contradicciones

En otoño, Lugansk necesitaba un abrazo y llorar de desesperación, pero en primavera la capital de la RPL se ha convertido en una ciudad de contrastes. Con la línea del frente cerca de la ciudad, el centro fue duramente golpeado por la artillería. Pero los últimos ataques ocurrieron hace 7-8 meses. Ahora se puede vivir sin necesidad de estar al tanto y agacharse. Igual que en Donetsk, estas no son las zonas “malas”, regularmente bombardeadas. Todo está “bien”. En algunos edificios de apartamentos, medio vacíos, no ha desaparecido el hedor porque se mantenido cerrados, abandonados y sin agua corriente desde el verano. Es la memoria de un verano sin agua corriente. Pero se ha restablecido la electricidad y el suministro de agua corriente. Hay luz en todas partes, pero es inestable. Un chiste de Lugansk: “es el segundo mes que tenemos día del electricista”.

La ciudad se vacía a partir de las cuatro de la tarde. Para las siete, ya no se ven por las calles ni coches ni peatones. Solo luces intermitentes. Pero durante el día funciona el transporte público, tiendas y puestos callejeros y hay colas con aquellos que tienen dinero. Junto a la acera, una chica con un cartel a su espalda: “saca dinero con tarjeta al 3%”. En las sucias escaleras de un banco cerrado hace ya tiempo se sienta una mujer mayor con un cuenco de hierro en la mano, pidiendo. Mi abuela, dice, toda su documentación se quemó con la casa. No hay razón para no creerlo. Quienes tienen sus papeles en orden reciben sus pensiones en rublos y los subsidios en hryvnias. Se recauda el dinero en la moneda que se puede, y en ella se realizan los pagos sociales.

El teléfono suena constantemente en la oficina del ministro de finanzas de Lugansk. Es bueno que cualquier ciudadano pueda llamar a su ministro y preguntar: “¿dónde está mi pensión?”. Según el ministro, con sus actos Ucrania ha perdido, de facto, a la república. Con el bloqueo del sistema bancario y de transporte, los negocios giraron hacia Rusia, con lo que se han acumulado rublos y el cambio de divisa ocurrió de forma automática, espontánea.

Para Ucrania, que lucha por su integridad territorial, este proceso de adopción del rublo es preocupante. Pero como un péndulo, puede compensar dos problemas de categoría “no solucionable” a nivel local. El sistema bancario de la república está completamente bloqueado. Ucrania deniega la posibilidad de abrir cuentas a distancia. Hubo negociaciones para abrir ese tipo de cuentas con Abjasia y Osetia del Sur. Pero solo conversaciones. No hay menos problemas con Rusia, que opera estrictamente según las normas internacionales, lo que implica que cualquier empresa de Lugansk necesita conseguir sus permisos al otro lado de la línea del frente para solucionar todo lo relacionado con aduanas, tasas y permisos. Más que una broma, es un absurdo peligroso. En esta situación no puede haber desarrollo económico en la joven república. Pero las cosas mejorarán. Algún día.

Anuncios

Comentarios

2 comentarios en “Lugansk aprende a vivir sin Kiev

  1. Ánimo a este valeroso pueblo que se está enfrentando ni más ni menos que al imperio yanki.

    Me gusta

    Publicado por yo_mismo | 23/04/2015, 19:34
  2. Buenisima web, todos los dias espero noticias reales y leo esto y no la mierda que nos quieren meter en el cerebro de los tipicos medios manipulados.
    Os dejo una noticia interesante por si quereis difundirla, los nazis haciendo de la suyas

    http://www.elespiadigital.com/index.php/noticias/historico-de-noticias/9270-kiev-un-regimen-banado-en-sangre-una-web-de-dudoso-origen-senala-a-los-opositores-que-luego-son-asesinados-en-ucrania

    Animo al pueblo ucraniano tanto a las republicas como a la pobre gente coaccionada del oeste, no os rindais o sera la perdicion de europa!!!

    Me gusta

    Publicado por Javisklax | 25/04/2015, 04:43

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.833 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,140,528 hits
A %d blogueros les gusta esto: