Entrada actual
Alto el fuego, Bombardeos, Donetsk, DPR, Minsk, Spartak, Uncategorized

Sin más objetivo que destruir

La guerra continúa con bombardeos cuyo objetivo hace tiempo que ha dejado de ser el avanzar sobre el territorio enemigo y que buscan únicamente mantener el statu quo de la guerra de trincheras. Esa guerra sin grandes batallas con una sucesión de treguas incumplidas que se sustituyen unas a otras (de la tregua de Pascua se pasó a la tregua de la cosecha para pronto pasar a la tregua del inicio del curso escolar) sigue afectando a la población civil de las zonas del frente, en riesgo continuo de perder todas sus posesiones o incluso su vida.

Sin un tejado bajo el que cobijarse

Artículo Original: Oplot TV

En la localidad de Krutaya Balka, de la administración de Spartak [al norte de Donetsk, una de las zonas calientes en las que el alto el fuego jamás ha sido completo-Ed], los bombardeos del Ejército Ucraniano han quemado dos viviendas. Una mujer de 77 años sobrevivió milagrosamente.

De todas las pertenencias de la jubilada, han quedado solo algunos de sus documentos. Los residentes que aún permanecen en la localidad ya se han acostumbrado a los constantes bombardeos ucranianos. Salen a sus huertas con mucho cuidado. Nosotros no hemos podido hacerlo: el reflejo del sol en la lente de las cámaras puede ser un buen objetivo para los francotiradores, que disparan día y noche. De las cuatro calles del pueblo, solo ha sobrevivido una, pero ahí al menos quince viviendas han resultado dañadas.

“Había pasado la medianoche, estaba durmiendo. Escuché un ruido, como un crujido. Me levanté, salí al jardín a mirar y caí directamente al suelo”, cuenta Nina Gorban. “Volví, corrí rápidamente a recuperar algunos documentos. Cogí la documentación y corrí a la calle descalza, sin vestir. Me he quedado sin cobijo, sin ropa, sin zapatos. No sé qué hacer, qué puedo hacer, dónde voy a vivir”.

El fuego cubrió casi inmediatamente todo el edificio. No había forma de poder extinguirlo en el momento. Y los bomberos no podían llegar hasta el pueblo.

“El bombardeo continuó durante la noche. Los bomberos del Ministerio de Emergencias de la RPD no pudieron llegar para apagar el fuego”, afirmó el jefe de la misión de la RPD en el Centro de Control y Coordinación Conjunto, Alexey Lukyachenko. “Nuestra representación en el CCCC se dirigió al bando ucraniano y pidió un alto el fuego para que los equipos del Ministerio de Emergencias de la RPD pudieran apagar el incendio. La tregua se acordó, se cumplió y los equipos llegaron, apagaron el fuego en la casa”.

Nina Andreevna no se quedará sin ayuda. Como el resto de residentes que han perdido su vivienda, le ayudará la administración de Yasinovataya. “Hay planes de ofrecerle alojamiento en una residencia temporal en la ciudad de Yasinovataya”, explicó la alcaldesa de Spartak Marina Aseeva. “La abuela ya ha firmado una petición y el tema ya se está gestionando. Estoy segura de que se resolverá y que tendrá un techo bajo el que cobijarse”.

Durante la guerra, cuatro personas resultaron heridas y una mujer murió en el pueblo. Ahora quedan allí 22 residentes, todos ellos personas mayores. No hay luz ni agua, las tuberías quedaron destruidas en 2016. La única tienda que había está cerrada. Una vez a la semana se reparte pan de forma gratuita, dos barras por persona. La población local explica que la situación en la localidad es muy dura y difícil.

“No podemos ni dormir, tenemos miedo. Especialmente después de este fuego. Ha sido terrible”, cuenta Anastasia Vorovskaya, otra residente del pueblo. “Lo peor es que, en cuanto llegan las ocho, empiezan. Y lo más importante: en la calle. Las bombas caen ahí mismo, se puede escuchar al final de la calle. No nos molestamos en escondernos. Puedes estar corriendo de la casa al sótano y te alcanza la metralla. No hay dónde esconderse”.

Sin embargo, pese a la situación, es difícil persuadir a las personas mayores a mudarse a un lugar más seguro. No quieren abandonar sus casas. Bajo las miras de las tropas ucranianas, cultivan sus huertas, usan agua de los pozos y se van a dormir cuando se pone el sol. Y esperan que este año, como el pasado, se les suministre, como ayuda humanitaria, carbón para calentarse en invierno.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.460 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1.327.212 hits
A %d blogueros les gusta esto: