Entrada actual
Donbass, Donetsk, DPR, LPR, Lugansk, Minsk, ONU, Pensiones, Ucrania

Ucrania vuelve a negar sus derechos a Donbass

Artículo Original: Vzglyad

soc_856994Cuando parece que Ucrania ya no puede sorprender y las autoridades no serán capaces de mostrar una mayor decadencia moral, se nos recuerda que es posible. En esta ocasión ha sido el distinguido ministro de Políticas Sociales Andrey Reva, de cuyas palabras se entiende que los civiles de Donbass no necesitan a Ucrania y que la ONU no manda en Ucrania.

Respondiendo a las declaraciones del coordinador de la ONU en Ucrania, Neal Walker, que afirmó que la obligación de Kiev de pagar sus pensiones a los residentes en Donbass no ha desaparecido, el ministro de Política Social del país, Andrey Reva, afirmó lo siguiente en una aparición en Radio Svoboda:

“Jamás he visto tal interferencia externa en los asuntos internos de Ucrania. Está poco preocupado, por ejemplo, por el asunto de la muerte de nuestros soldados, por el hecho de que hay una guerra, que hay tropas extranjeras en nuestro territorio. No le importa. Solo le importa una cosa: Ucrania tiene que pagar pensiones a la población que está en territorios fuera de control del Gobierno. La reanudación del pago de pensiones es el octavo punto del acuerdo de Minsk. Los siete puntos anteriores, relacionados con el alto el fuego y retirada de armamento pesado, no se han cumplido. El octavo punto se ejecutará únicamente cuando se hayan cumplido los siete anteriores”, amenazó Reva.

Hay que recordar que, en la entrevista concedida a Zerkalo Nedely [Espejo de la Semana], Walker, además de hablar del impago de las pensiones, afirmó: “no estoy autorizado para evaluar si le infringe o no el régimen de alto el fuego, pero en una situación de tal crisis, el primer paso hacia la solución del conflicto debe ser el alto el fuego”. Kiev se niega a hacerlo.

Según el representante de la ONU, “también hemos pedido al Gobierno que haga una lista de necesidades inmediatas para suministrar asistencia humanitaria a la población afectada”, aparentemente, Kiev también decidió no hacerlo.

En la entrevista, Walker se vio obligado a recordar al reportero algo que debería ser obvio para todo ciudadano de Ucrania: “como representante del Secretario General de las Naciones Unidas en Ucrania, puedo decir que nuestra posición es que la zona al otro lado de la línea del frente sigue siendo territorio de Ucrania. No hay otra respuesta. Eso es Ucrania. Realizo mi trabajo como representante del Secretario General de las Naciones Unidas en Ucrania en zonas fuera de control del Gobierno”.

El representante de la ONU también recordó a “Ucrania que es uno de los pocos países en los que la asistencia internacional, incluyendo la ayuda humanitaria, pagan impuestos” y que estaba “decepcionado porque la ley (de abolición de esos impuestos) aún no se ha adoptado”.

Al referirse a la preocupación por la postura del ministerio de Política Social, Walker no habla a título personal sino en representación de una organización internacional. Es decir, no presenta su postura sino una postura común. En ese caso, causa cierta sorpresa que un representante de Naciones Unidas tenga que explicar a un reportero ucraniano por qué la comunidad internacional aún no se ha ocupado completamente de Ucrania: “hay grandes diferencias entre la crisis ucraniana y otros países. Por ejemplo, en Ucrania no hay campos de refugiados en los que la población vive en terribles condiciones…No, en Ucrania no hay diferencias raciales, étnicas ni religiosas como en otros países”.

En realidad, no hay mucho que hacer, especialmente tras las declaraciones de Reva. De hecho, el ministro ucraniano ha dejado claras varias cosas:

En primer lugar, Ucrania no tiene intención de cooperar con la ONU. Cogerá el dinero (después de impuestos), pero no aplicará las recomendaciones de la comunidad internacional. Cualquier intento de dar a entender sutilmente que algo va mal será entendido como “una inaceptable interferencia en los asuntos internos de Ucrania”.

En segundo lugar, Ucrania no cumple, ni tiene intención de cumplir los Acuerdos de Minsk. El ministro claramente ha expresado que Ucrania no ha cumplido los siete primeros puntos del acuerdo. En ese caso, ¿no podrían la RPD/RPL y Rusia alegar el mismo razonamiento en relación al noveno punto del acuerdo, el restablecimiento del control ucraniano sobre la frontera, o el décimo, el desarme de los grupos armados que operan en Donbass?

En tercer lugar, Ucrania no tiene en cuenta a los residentes en Donbass y no tiene intención de cumplir con sus obligaciones con ellos. Kiev no está preocupado por los pensionistas de Donbass. El representante de la ONU considera Donbass como Ucrania; Ucrania, no.

El bloguero ucraniano Yuriy Romanenko escribió en su perfil de Facebook comentarios reveladores, capturas de pantalla que se han distribuido masivamente por las redes sociales. Romanenko ofrece un sueño: “imaginen que, en marzo o en mayo de este año, Rusia abandona Donbass. Sin condiciones. Zajarchenko y Plotnitsky se marchan. Todo está decorado con banderas azules y amarillas”. El texto seguía con las siguientes sugerencias: “limitar la educación de las clases bajas”, “lustración”, “enviar a todos a Rusia”, “cadena perpetua en prisiones de Ucrania occidental”, “todos al polígrafo”, “negar el derecho a voto durante 20 años”, “ejecuciones”, “actuar conscientemente con los métodos más cínicos”.

En este sentido, hay que recordar la guerra de Rusia en Chechenia. Incluso en los momentos más duros de la guerra, se seguían pagando las pensiones. El dinero llegaba aunque en ocasiones no hubiera garantía alguna de que fuera a llegar a su destino, ya que se producían grandes abusos por oficiales de ambos lados del conflicto. Pero incluso en el periodo después de los acuerdos de Jasaviurt [de 1996], cuando Chechenia se convirtió en un estado de facto independiente, los pagos sociales de Moscú llegaban a Grozny, aunque, una vez más, no hubiera garantía alguna de que fueran a llegar a sus destinatarios. Y nadie en ningún ministerio ruso apareció jamás dirigiéndose en términos como “primero que se marchen de Chechenia todos los mercenarios ucranianos y árabes y después pensaremos si pagamos las pensiones a los pensionistas chechenos”. El dinero ruso seguía llegando, no solo a Grozny.

Mientras tanto, Estados Unidos sigue sin recuperarse de la sorpresa de que su presidente cuestionara la superioridad moral estadounidense. The New York Times publicó un patético artículo en el que ni siquiera se mencionaban las palabras Vietnam, Yugoslavia y otros crímenes de guerra de los soldados estadounidenses, pero sí hay una frase que afirma que “los presidentes americanos que han participado en hostilidades lo han hecho guiados por el deseo de expandir la paz y la democracia, en ocasiones con extraordinarios resultados, como Alemania y Japón, que tras la Segunda Guerra Mundial, pasaron de ser enemigos conquistados a prósperos y fieles aliados”. ¿Debería Rusia seguir el ejemplo estadounidense y lanzar bombas nucleares en Lviv y Vinnitsa para hacer de Ucrania un “próspero y fiel aliado”?

Pero Rusia no busca exportar “libertad y democracia” en otros países a base de bombas nucleares o napalm. Al contrario, cuando las autoridades de otros países se niegan a cumplir sus obligaciones sociales, interviene Moscú. Antes del reconocimiento oficial de su independencia los residentes de Abjasia y Osetia del Sur comenzaron a recibir pensiones rusas, como también lo hacen los residentes de la aún no reconocida Transnistria. El Donbass rebelde también sigue existiendo gracias a la ayuda de Rusia: tanto pública como ayuda privada recaudada por voluntarios y ciudadanos comunes.

La entrevista del ministro Reva confirmó, una vez más, lo que ya está claro para todos en Donbass y que pronto quedó claro en Crimea: Ucrania únicamente desea recuperar el territorio obtenido gracias a los bolcheviques, pero no quiere a la población.

Como muestra la historia, los estados que tienden a anexionarse territorio sin prestar atención a las condiciones de vida de la población acaban por lograr el resultado opuesto. De hecho, la “fiel y próspera” Alemania aliada de Estados Unidos quedó dividida en dos durante 45 años tras su intento de expandir su “espacio vital”.

Anuncios

Comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: Especulación, falsos rumores e incertidumbre | SLAVYANGRAD.es - 29/03/2017

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

febrero 2017
L M X J V S D
« Ene   Mar »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728  
Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.252 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,103,257 hits
A %d blogueros les gusta esto: