Entrada actual
Alto el fuego, Batallón Vostok, Bombardeos, Donbass, Donetsk, DPR, Ejército Ucraniano, Saur-Mogila, Slavyansk, Spartak, Transnistria

La vida en las trincheras

Artículo Original: Novorosinform

3764212944f6063a3bd0906604f9de5e“¿Ahora qué? ¿Cuánto más vamos a vivir? ¿Cuándo se marcharán? Dadnos armas e iremos con vosotros”, nos saludan dos residentes de Spartak –dos mujeres que se acercan a por ayuda humanitaria– a nuestra llegada.

Tenemos una breve charla con ellas. Hablamos de la difícil situación en la localidad que, a pesar de estar situada a escasos kilómetros de Donetsk, es completamente diferente a la ajetreada capital de la República Popular de Donetsk.

En Spartak viven ahora mismo alrededor de ochenta personas. Sin electricidad, sin gas y en los últimos tiempos también con grandes problemas para tener agua corriente. En el pueblo no se puede cargar la batería del móvil y encender la televisión, poner la lavadora, enchufar el frigorífico o cualquier otra de las llamadas bendiciones de la civilización, es inútil. No hay tiendas; la primera está a cuarenta minutos en dirección a la ciudad.

La población ha permanecido aquí pese a la complicada situación y las tragedias personales. El hijo de uno de nuestros entrevistados murió a causa de los bombardeos.

No solo los habitantes de la localidad se exponen a una nueva tragedia: “ahí, cuatro casas más abajo, un hombre estaba arreglando el tejado y un francotirador le disparó. ¿Por qué disparó? Disparó a matar, por supuesto. Por suerte no lo consiguió”, cuentan.

grr2tm7n1gs f0tn8l5t9dm gtqc5pswkpcLa vida local gira alrededor de varios edificios de dos pisos. Ahí hay una cocina comunitaria, a la que ha venido la Cruz Roja. Traen paquetes de ayuda humanitaria y mantas para alrededor de setenta personas.

El veterano Andrey Reva es famoso por haber formado parte del grupo que luchó en la batalla de Saur-Mogila [en 2014]. Es natural de Makeevka, educado, culto y en su tercer año con las armas en las manos. Fue a la guerra en los primeros días de la batalla, junto a otros muchos de sus compañeros de universidad. No va a soltar el arma. Vamos con él a las afueras de Spartak. En la línea del frente.

gfjbx8imyfi“La situación es estable, dura”, dice Phil.

Phil es un chico joven que vino, como él dice, de los “territorios ocupados”. Es decir, de la parte de Donbass bajo control de las tropas ucranianas. Lleva luchando desde el principio de la guerra, en el 11º Regimiento, el antiguo Batallón Vostok.

No quiere mostrar su cara, como otros muchos soldados de la RPD que tienen familia al otro lado del frente, porque no quiere que el SBU les cree problemas con ayuda de la famosa ley “contra el separatismo”. Sin embargo, sigue en contactos con familiares y amigos. Cuenta que la población que vive allí poco a poco va perdiendo la esperanza de que la RPD recupere esos territorios.

“En el referéndum de 2014, el 90% de la población votó a favor de separarse de Ucrania, pero han pasado los años y nosotros (la RPD) seguimos sin estar allí. Y poco a poco van perdiendo la fe en que algo vaya a cambiar, pero en cuanto avanzamos un poco, la esperanza reaparece”.

qrvqfh9uyfwLe pregunto si quiere que el ejército de Novorrusia recupere, por ejemplo, Slavyansk o Kramatorsk. “No es cuestión de fuerza, es suficiente que los ucranianos se vayan, nosotros nos las podemos arreglar. Yo mismo estoy cansado de la guerra”, dice.

En los años de lucha, desde la pasividad de las trincheras, muchos sufren la fatiga de lo largo del conflicto. Phil, ¿crees que habría sido lo correcto no irte de casa o hiciste lo que había que hacer?

“Por supuesto, pienso en ello a menudo. Sin embargo, hay otra idea que es más importante”.

“¿Cuál?”, pregunto.

“Que no puedo dejar a esta gente”, responde, refiriéndose a la población de Donbass. “No se les puede abandonar a ellos”, repite.

4twuhpkoqjyEs un día tranquilo. Pero desde las siete o las ocho de la tarde, todo cambia. En general, cuenta en tono serio, la guerra comienza cuando los “observadores” de la OSCE regresan al hotel. Spartak se encuentra en “la mejor” posición en este sector. Las tropas ucranianas disparan con armas automáticas y lanzagranadas. Un poco más lejos del pueblo, por la noche trabaja el mortero y la artillería. ¿Qué hacen Phil y sus camaradas? Nada, el uso de armas está prohibido si el enemigo no lanza una ofensiva. No es una situación que les guste.

xtmmdpwvv3s“Cuando llegamos a una nueva posición, lo primero que tenemos que hacer es preparar un lugar en el que vivir. A veces hay que cambiar rápidamente, porque es esta es nuestra casa. Y necesitamos encontrarnos bien”, cuenta Boroda.

sws_bxcnsh8-1nmy_1qu0ymq valuwihqcbyLos soldados solo protegen la posición mientras la situación no se deteriore. Ahí tienen su propia cocina y duermen en un lugar caliente. Se puede decir que realmente es un hogar, aunque es peligroso, pequeño, abarrotado, pero cálido. Un poco más allá hay algo como una graja, con patos, pollos… “Uno de los patos fue la comida de ayer”, se jacta el “chef”.

utmyncxhpceBoroda es de Transnistria, aunque lleva muchos años viviendo en Donbass. Espera que Donbass no comparta el mismo destino que su tierra: un conflicto congelado que podría estallar en cualquier momento. Yo compararía Donbass con Gaza.

rbuz-uo7ivuSpartak. Conocemos a otra mujer. “¿Cómo se supone que tenemos que vivir? ¿Cuánto tiempo va a durar esto? Antes de la guerra el pueblo era bonito, ¿ahora qué?”, dice.

Ahora Spartak tiene este aspecto…

0ogvzryms08 ugd02kqxwkg nz0jqb6yfxg076blkcs8mLa guerra no se ha apiadado siquiera del edificio del colegio, aunque la cercana iglesia sí se ha mantenido intacta. Si hubiera que dibujar la línea del frente, sería ahí. Pero en realidad el frente es un concepto contractual. Cada casa, sus ruinas, cada impacto en el suelo, representa la línea de defensa y el punto de ataque.

_d31terhdqwDebajo hay unos cuantos lugares en los que se sientan los soldados ucranianos, aunque por desgracia, no sacan la cabeza para salir en la foto.

fn8el9cj3hu xwfixnds_gmAun así, hay fotografías de los soldados del 11º Regimiento, que pese a las heridas sigue manteniendo sus posiciones.

uuksvtpsc0 h8krq12bmxg cfre2vfucqcAl volver charlamos con Yuriy. Durante la conversación, dice claramente algo que muchos de sus compañeros piensan pero no quieren decir:

“Y aquí no estamos hablando de cómo atacarles a ellos (los ucranianos). Respondamos a los ataques. Si sabemos desde dónde nos están disparando, o que tienen tanques cerca de nuestras líneas, tenemos que poder responder, ¡pero no podemos! Incluso eso es poco: después tenemos que responder bien alto, mostrando al enemigo que más le vale no atacarnos o recibirán la respuesta que merecen”.

Anuncios

Comentarios

Un comentario en “La vida en las trincheras

  1. Arriba ese ánimo. Pronto caerá el gobierno títere de Kiev. El tiempo corre a vuestro favor, mientras que a ellos los corroe.
    El que más resista y aguante .vence.
    Mucha suerte, y gracias por vuestro enorme sacrificio.
    Salud

    Me gusta

    Publicado por Juilio | 27/01/2017, 20:54

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 37.946 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,083,291 hits
A %d blogueros les gusta esto: