Entrada actual
Caucaso, Chataev, Chechenia, ISIS, Rusia, Tortura, Turquía, UE

El fin de la inocencia de Chataev

Abu Jihad y Chataev en un vídeo de FiSYRIA

Abu Jihad y Chataev en un vídeo de FiSYRIA

La incorporación de Chataev al ISIS

¿Cuándo empezó a resultar peligroso para Occidente Akhmed Chataev? Para responder a esta pregunta es necesario analizar los sucesos posteriores a la salida de Odnorukiy, El Manco, de Georgia.

Musa Taipov dice haber oído rumores de que, tras su liberación en Tbilisi, Chataev se dirigió a Turquía. En la misma línea, los articulistas de la Fundación Jamestown señalan que, desde su liberación a finales de 2012 y hasta 2015, se instala en Turquía, base desde la que sigue viajando por distintos lugares del mundo. Según Fatima Tlisova, durante uno de esos viajes habría sido detenido brevemente por la policía belga. Las autoridades turcas también podrían haberle arrestado en 2015.

Es en este periodo en el que Chataev orienta su actividad hacia el ámbito militante que pronto iba a girar en torno al ISIS y su proyecto de Emirato en Siria e Irak. El primer paso parece haber sido su contacto con Tarkhan Batirashvili, Umar al-Shishani, ministro de la guerra y uno de los principales líderes del ISIS hasta su reciente muerte en la zona de Mosul. Según Mairbek Vatchagaev, Umar al Shishani, originario de Birkiani, en la zona de Pankisi (Georgia), da en algún momento la bienvenida en Siria a Chataev, o Akhmed Shisani, su nombre de guerra.

Citando a militantes del ISIS que dicen haber combatido bajo el mando de Chataev, Peter Dergachev y Joanna Paraszczuk sostienen que El Manco viajó a Siria a finales de 2013 o primeros de 2014, año en el que se incorporó a la organización. Hasta entonces, asume en Turquía la representación del Emirato del Cáucaso tras la muerte, en 2011, de Bergkhaz Musaev.

Tras su afiliación al ISIS, Chataev es nombrado emir de uno de los batallones de mayoría chechena. En un vídeo publicado en la red el 20 febrero de 2015 (grabado según la ONU en torno a octubre o noviembre de 2014 en Siria), además de pedir a la resistencia chechena su lealtad al emir Abu Bakr al Baghdadi, Chataev afirmaba comandar un Batallón, uno de los tres vinculados al ISIS entre las fuerzas chechenas. En el mencionado vídeo aparece junto a Abu Jihad, Islam Seit-Umarovich Atabiyev, considerado un confidente cercano a Umar al Shishani.

En torno a enero de 2015, El Manco habría ayudado a llevar reclutas de la zona de Pankisi a Siria para formarlos e incorporarlos a su batallón. Es probable, sin embargo, que parte de sus fuerzas estuvieran directamente constituidas por los militantes formados durante su periodo en Georgia, tal y como se deduce de la descripción de las fuerzas que Foreign Policy realiza de las fuerzas chechenas presentes en Siria. El artículo menciona al centenar de Kist y chechenos de Pankisi y de otras zonas de Europa que luchan en Siria y a un superviviente del tiroteo de Lopota que se ha convertido en comandante local.

Un miembro de la diáspora chechena en Turquía confirma que parte del grupo entrenado en Georgia consiguió llegar a Siria para ponerse a las órdenes de grupos como Jabhat al Nusra o el Jaish al-Muhajireen wal-Ansar de Umar al Shishani. Parte de estas personas se incorporarían con posterioridad al ISIS junto al líder originario de Georgia.

En 2015, la presencia de Chataev en la zona de Siria e Irak se convierte en una evidencia admitida. Según jamestown.org, durante los primeros meses del año actúa como emir de un grupo afiliado al ISIS durante los combates en Kobani (Siria) y Baiji (Irak). Dergachev y Paraszczuk sostienen que se trata del Katibat Al Badr. El grupo, vinculado a las fuerzas checheas de Umar al Shishani, sufre fuertes pérdidas durante esos combates.

La falta de apariciones posteriores en los medios del ISIS sugiere que Chataev pudo abandonar el frente de combate tras el desastre de Kobani. Según Peter Dergachev, Chataev pierde su papel como emir del grupo Badr en febrero de 2015, momento a partir del cual sus huellas empiezan a difuminarse. Los miembros actuales del Badr desconocen por completo dónde puede encontrarse Chataev. Tras el fracaso en Kobani, es probable que Chataev volviera de Siria a Turquía aunque otras informaciones le sitúan en Raqqa.

Dergachev supone que Chataev pasó a la Amniyat, el Servicio de Seguridad del ISIS, una unidad de inteligencia responsable tanto de la organización de los ataques terroristas en el extranjero como del reclutamiento y apoyo a los reclutas durante su proceso de incorporación al ISIS. En una aproximación que no difiere por completo de la anterior, otros medios sugieren que Chataev se habría convertido en el jefe del Daesh en Turquía, reclutando desde ahí a militantes rusos o de habla rusa.

En agosto de 2015, los servicios secretos rusos señalan que Chataev se ha convertido en el principal reclutador de nacionales rusos para el ISIS. Señalan que algunos de sus subordinados son detenidos por ello en Turquía, entre ellos Abdulla Abdulayev, la principal figura del ISIS en Estambul en aquel momento.

El proceso de reclutamiento hace un uso intensivo de Internet, encargándose la red chechena en Estambul de recoger allí a los nuevos reclutas. A su llegada a Turquía se les facilita documentación falsa y se les traslada en pocos días a la frontera siria. Es posible que el reclutamiento de Abu al Baraa al Urduni en Járkov, una ciudad de habla rusa, pudiera haber seguido esta vía. Este jordano, estudiante de medicina en Ucrania, partió hacia Siria, vía Turquía, en torno al 19 de junio de 2015.

La presión rusa y el endurecimiento del sistema de control turco sobre las células del ISIS en Turquía podrían haber sido el detonante de la acción terrorista en el aeropuerto de Estambul, lo que explicaría la rápida vinculación de la acción con Chataev por parte de las autoridades. Desde la lógica de este tipo de actores que pretenden hablar desde el uso de la violencia y el terror, Turquía habría captado el mensaje de advertencia emitido por el ISIS.

Los datos disponibles muestran que Odnorukiy ha llegado a alcanzar una posición destacada en la estructura de mando del ISIS en la frontera euroasiática. En octubre de 2015, durante el juicio a un grupo de militantes acusados de representar al ISIS en Georgia, la fiscalía destaca el papel central de Chataev como enlace entre los representantes georgianos y el centro del mando del Estado Islmámico. Según el fiscal del caso, Chataev presiona para conseguir la liberación de los detenidos, amenazando en caso contrario con “hacer cosas malas” en Georgia.

Chataev, marcado con un círculo. Restos del Batallón Al Badr tras los combates de primeros de 2015.

Chataev, marcado con un círculo. Restos del Batallón Al Badr tras los combates de primeros de 2015.

El fin de la inocencia

La actitud occidental hacia Chataev cambia de forma brusca tras su incorporación a las redes del ISIS. Pasa de ser un luchador por la libertad, en peligro de ser torturado por las autoridades rusas en caso de extradición, a convertirse en un peligroso terrorista.

En mayo de 2015, Chataev es incluido por el Tesoro norteamericano en su lista de sanciones, vinculándolo al grupo creado por Zarqawi, el Jam’at Al Tawhid Wa’al-Jihad. El día 10 de ese mes, en una nota de prensa explicativa, la institución señala a Chataev como miembro de un grupo de militantes que planearían ataques contra instalaciones turcas y estadounidenses.

Siguiendo la iniciativa estadounidense, Chataev es incluido a finales de 2015 en la lista de sancionados de la UE y de la ONU. Se le presenta como uno de los jefes del ISIS, teniendo bajo su mando a 130 combatientes.

El compromiso de El Manco con el ISIS también le hace merecedor a otros elementos de descalificación, en este caso de dimensión más simbólica, en particular en lo relativo a su capacidad de liderazgo militar. En jamestown.org, después de décadas dedicado a la violencia, en febrero de 2016 Mairbek Vatchagaev llega de pronto a la conclusión de que Chataev carece de esta capacidad. Consideraba por ello poco probable que Chataev pudiera liderar, por su discapacidad, una acción en Rusia o en Europa. Según él, había personas mucho más capaces para asumir el papel de jefe terrorista.

Tras los atentados de Estambul, Vatchagaev da un paso más en el proceso de descalificación de Chataev. El fracaso de su batallón en la lucha por Kobani le habría hecho perder cualquier pretensión de liderar unidades militares. De estar activo, algo de lo que parece dudar el comentarista, sería en todo caso en una faceta de apoyo a algún otro comandante, dado que Chataev “ha demostrado de forma repetida que es manifiestamente incapaz de ser un líder”.

No sólo eso, su trayectoria ha llevado a Chataev a perder cualquier pretensión de solidaridad entre el exilio checheno. “Chataev tiene una reputación profundamente negativa en la diáspora chechena y es conocido como un “perdedor” que ha fracasado en todas sus iniciativas”, afirma con plena rotundidad el comentarista. Vatchagaev recuerda con desdeño los múltiples arrestos de Chataev y sus fracasadas operaciones de traslado de chechenos a Daguestán. Solo ahora empieza a tener importancia que esas operaciones a menudo acabaran en desastre y muerte de militantes.

Es el fin la inocencia de Chataev. Terrorista para los estados de Occidente, incapaz para los estrategas de la violencia en Chechenia. Sólo parece quedarle la incondicional esperanza en los suyos de la población de Pankisi.

Rusia como legitimación y coartada emocional

Musa Taipov sostiene que empezó a dudar de Chataev después del episodio de la garganta de Lopota en Georgia, pero sobre todo por el papel que podría haber tenido en lo que pensaba era una acción manipuladora por parte de una Rusia eternamente culpable. Para Taipov, Chataev sigue siendo una “víctima de la agresión rusa”, de “las políticas genocidas rusas”, de “dos guerras ruso-chechenas y la ocupación rusa de nuestro país. La víctima de la indiferencia del mundo”. Sin todo “este horror no habría personas como Chataev. ¡La responsabilidad de todas estas mentiras está en el Kremlin!”.

Es un planteamiento que, al situar por principio la responsabilidad en Rusia, legitima cualquier acción de la militancia chechena. Porque como se reconocía en el informe de la ChRI sobre los sucesos de Lopota, los jóvenes chechenos de la diáspora han sido educados en la necesidad de acabar con la opresora Rusia, una ideología que antepone esa lucha a la bandera bajo la que desarrollarla. Chataev que, tras apoyar al ChRI y al Emirato del Cáucaso, se compromete con el ISIS no es más que otro ejemplo de ello.

Lo que plantea una importante cuestión asociada: si acaba siendo necesario, el objetivo de las acciones de guerra puede acabar siendo cualquier ciudadano, por mucho que sus países hubieran podido apoyar en el pasado a los combatientes chechenos. Es la principal enseñanza de la acción de personajes como los Tsarnaev en Estados Unidos, o Chataev en Turquía y en Europa. Su lucha a favor de Chechenia, o de cualquier otro proyecto islamista, puede desarrollarse bajo cualquier bandera de conveniencia, pero cualquiera puede ser también la víctima de esta lucha suprema.

Comunicado de Amnistía Internacional defendiendo a Chataev de la posible extradición de Ucrania a Rusia en 2010.

Comunicado de Amnistía Internacional defendiendo a Chataev de la posible extradición de Ucrania a Rusia en 2010.

El caso Chataev, sin embargo, es también la historia de los grupos que, frente a la demanda rusa de extradición, se limitan a oponerse a ella en nombre de los derechos humanos. Preocupados en exclusiva por sus valores abstractos, se desentienden por completo de los planes agresivos que personajes como Odnorukiy pueden diseñar contra Rusia o cualquier otro país que pudiera convertirse en un obstáculo para sus fines.

En cierta forma, aquellos que, como Amnistía Internacional, miraron hacia otro lado en esta cuestión son responsables de las acciones del Chataev al que contribuyeron a dejar en libertad. Mientras algunos podrían ver en las actuaciones de Estados y organismos no gubernamentales un sincero compromiso con la libertad, otros afirman que sus acciones son parte de una estrategia de acoso y derribo a Rusia, de la que la guerrilla chechena constituye un elemento fundamental. Hasta el punto de tener que asumir las consecuencias de acciones como el atentado de Estambul como una forma más de daño colateral.

En su reacción ante la posible participación de Chataev en las explosiones del aeropuerto de Atatürk, Amnistía Internacional ofrece un ejemplo de esta peligrosa perversión moral.

Tras el ataque de Estambul, su director para Europa y Asia Central, John Dalhuisen, trataba de defenderse el pasado 1 de julio en una nota de prensa. Respecto a Akhmed Shishani, señalaba “no estar en condiciones de confirmar la posible participación de Ahmed Chataev en este crimen aberrante”. Pero no era más que una mera declaración formal antes de entrar en la cuestión central: trasladar a Rusia la responsabilidad de su defensa de la no extradición de Ucrania en 2010. En una declaración cargada de cinismo, Dalhuisen afirma:

“Amnistía Internacional no se pronunció sobre la probidad de los cargos presentados contra Ahmed Chataev por Rusia o su posible culpabilidad; ya que esto no era relevante para el riesgo de tortura que al que se enfrentaba si era devuelto”.

“La extradición de Ahmed Chataev a Rusia habría sido posible si el país no estuviera torturando de forma rutinaria a presuntos miembros de grupos armados en el Cáucaso del Norte”.

“Amnistía Internacional seguirá trabajando en su campaña en contra del uso de la tortura en todas las circunstancias, con independencia del supuesto crimen”.

Como señala el Coronel Cassad, el apoyo a Chataev se fundamentó en la valoración positiva de una estrategia de acoso a una Rusia reducida a la práctica de la tortura. Ahí radica el fundamento último del compromiso, acrítico y desentendido, con personas con una estrategia militante basada en la práctica de la guerra y del terror.

Anuncios

Comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: El fin de la inocencia de Chataev – Diario Octubre - 24/07/2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.671 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,134,220 hits
A %d blogueros les gusta esto: