Entrada actual
Alto el fuego, Biletsky, Bombardeos, Donbass, Donetsk, DPR, Ejército Ucraniano, Grupo de Contacto Trilateral, LPR, Mariupol, Minsk, OSCE, Ucrania

Minsk: diez meses sin avances significativos en el proceso de paz

puesto de controlEl 31 de diciembre vence no solo el plazo para que Ucrania salde su deuda de 3.000 millones de dólares con Rusia, sino también el plazo original para el cumplimiento de los acuerdos de Minsk. Según lo firmado en febrero de 2015, las partes se comprometían a un alto el fuego y a la retirada de armamento pesado de la línea del frente para dar inicio a un proceso político que debía acabar con el bloqueo económico que pesa sobre Donbass y reanudar las relaciones económicas con Ucrania.

Tras un proceso político de descentralización del poder, teniendo en cuenta los intereses de las zonas de Donbass controladas por las Repúblicas Populares de Donetsk y de Lugansk, Ucrania debía haber recuperado el control de los más de 400km de frontera con Rusia controlados por la RPD y la RPL. Pese a retrasar el cumplimiento de algunos puntos y negarse a cumplir otros, incluido todo lo que implicara negociación directa con los representantes de Donbass, Ucrania ha insistido a lo largo de todo el año en que la entrega del control de la frontera debía producirse antes de finalizar 2015. Ni Rusia ni las Repúblicas Populares han cedido ante las presiones de Ucrania y sus socios occidentales.

El optimismo aumentó a principios de septiembre cuando, tras la presión de Francia y Alemania, comenzó a respetarse el alto el fuego después de un mes de agosto en el que la reanudación de las hostilidades parecía un hecho. Pero la reducción de la violencia no se ha traducido, por el momento, en el comienzo de un proceso político del que se puedan esperar resultados.

En los más de diez meses de reuniones, las partes ni siquiera han llegado a un acuerdo en los aspectos aparentemente menos comprometidos, como el del intercambio de prisioneros, que debía haberse realizado en el formato “todos por todos” acordado en febrero. La última reunión del Grupo de Contacto celebrada en Minsk la semana pasada dio como único resultado el compromiso de cumplir el alto el fuego en las fechas navideñas.

Como en ocasiones anteriores, los representantes de Donbass, al igual que Rusia, insisten en la necesidad de presionar a Kiev hacia el cumplimiento de sus compromisos. Ayer, Denis Pushilin, representante de la RPD en el Grupo de Contacto, insistía en que desde Donetsk se seguirá haciendo todo lo posible para evitar una nueva fase de confrontación militar.

“Haremos todo lo posible para evitar una guerra abierta ya que, aunque por una parte sabemos que ganaríamos, también sabemos cuál sería el precio de esa victoria”, afirmó Pushilin, que también añadió que los ataques ucranianos continúan. Los principales focos de los ataques ucranianos, en estos días en los que debía respetarse estrictamente el alto el fuego, han sido las pequeñas localidades de Zaitsevo (en las afueras de Gorlovka) y Kominternovo, en el frente sur.

El 22 de diciembre, Andriy Biletsky, diputado y líder del batallón Azov, denunciaba la captura de la localidad, por parte de las milicias de la RPD. Estratégico por su cercanía a Mariupol, Kominternovo se encuentra en la llamada zona gris, la zona neutral que ambas partes deben respetar.

En sus informes de esta semana, la OSCE aludía a declaraciones de residentes locales que confirmaban la presencia de fuerzas de la RPD en días anteriores, pero no encontraba ni rastro de las fortificaciones que denunciaba Ucrania ni tampoco presencia de soldados o armamento. Y mientras en Ucrania se condenaba esta violación del acuerdo de alto el fuego, desde Donetsk se desmentía que la RPD hubiera capturado la localidad, recordando también que ha sido Ucrania la que ha capturado ocho localidades de la zona neutral en las últimas semanas.

El 27 de diciembre, la misión de la OSCE, acompañada por representantes rusos del Centro de Control Conjunto que trabaja con la OSCE y Eduard Basurin en representación de la RPD, acudía a comprobar la escena de los últimos ataques. El 25 de diciembre se había denunciado un total de 240 explosiones en la localidad. Cuando trataba de determinar la procedencia de dichos bombardeos, la misión se veía sorprendida por el fuego de los francotiradores ucranianos. Pese a determinar que los disparos procedían del noreste (Gnutovo, una de las ocho localidades de la zona neutral ocupadas por las tropas ucranianas), la versión de Kiev culpa, como es habitual, a las milicias:

“Según la información disponible, los terroristas pro-rusos trataron de hacer que la misión de observación de la OSCE cayera en una emboscada e iban disfrazados de miembros de las Fuerzas Armadas de Ucrania. Los bandidos pretendían bombardear y destruir a los representantes de la misión para acusar a las fuerzas ucranianas de violar los acuerdos de Minsk y de no ser capaz de garantizar las condiciones necesarias para el trabajo de la misión especial de monitorización de la OSCE y sus funciones según el mandato recibido”.

A escasas horas del final del plazo original para el cumplimiento de Minsk, ninguno de los puntos se ha cumplido completamente. Los últimos enfrentamientos armados, algunos de los cuales han causado bajas civiles, muestran que tampoco se ha producido la prometida retirada de armamento de la línea del frente.

Pese a su negativa inicial a extender el periodo de vigencia de los acuerdos, la presión europea y las pocas expectativas de cambiar la situación a su favor al margen de estos acuerdos, Ucrania se ha visto obligada a aceptar continuar negociando en los actuales formatos. Según informó el servicio de prensa del presidente ucraniano, los jefes de Estados o de Gobierno del Formato de Normandía mantendrán una última conversación telefónica antes de finalizar 2015, mientras que el Grupo de Contacto se reunirá en Minsk en tres ocasiones a lo largo del mes de enero (13, 20 y 27 de enero).

Será en 2016 cuando Ucrania deberá demostrar su compromiso con un acuerdo que le exige pasos previos para poder recuperar el control sobre sus fronteras o si, como ha indicado el gobernador de la parte ucraniana de Donetsk, el régimen de Kiev únicamente necesita Minsk-2 para ganar tiempo con otro objetivo: reforzar su ejército y buscar una solución militar.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Reportes del frente archivados.

Registro

diciembre 2015
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 39.277 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1.229.117 hits
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: