Entrada actual
Agresión, Corrupción, Donbass, Elecciones, Enfrentamientos, Kiev, Ley anticomunista, Lyashko, Maidan, Mariupol, Odessa, Oposición, Partido Comunista, Poroshenko, Prensa, Propaganda, Saakahsvili, Yatseniuk

El espectáculo de la Rada: los árboles impiden ver el bosque

"Purificación" de los escaños antes ocupados por diputados comunistas en la Rada ucraniana en diciembre de 2014

“Purificación” de los escaños antes ocupados por diputados comunistas en la Rada ucraniana en diciembre de 2014

Desaparecida de los titulares de la prensa occidental, que apenas prestó atención al bloqueo energético de Crimea y que parece haber olvidado la guerra en Donbass, Ucrania regresó con fuerza a las primeras páginas e incluso a los informativos de la práctica totalidad de los principales medios de comunicación, especialmente los audiovisuales. La curiosa imagen del primer ministro Yatseniuk aferrándose al atril del parlamento mientras otro diputado trababa de apartarle no tardó en hacerse viral en las redes sociales y en aparecer en la prensa, mientras que la espectacular pelea posterior pudo verse en los informativos de medio mundo, incluyendo también a países que, como España, solo habían prestado atención a Ucrania por motivos futbolísticos.

Con la elección de esta noticia, y con su tratamiento, la prensa ha vuelto a reafirmarse en su preferencia por lo espectacular en la forma y el desinterés en el fondo. En la mayor parte de los casos, la prensa internacional, tanto escrita como audiovisual, prefirió quedarse con la imagen e ignorar el contexto en el que se produjo.

En su intervención el pleno del viernes 11 de diciembre, el primer ministro Arseniy Yatseniuk, cuestionado desde hace meses y cuyo índice de aprobación apenas supera el 2%, trataba de defender su criticada gestión cuando Oleh Barna le interrumpió para entregarle un ramo de flores y acto seguido apartarle del estrado por la fuerza.

Barna, diputado del Bloque Poroshenko, coalición gubernamental de la que también forma parte el Frente Nacional de Yatseniuk, trataba de conseguir por la fuerza lo que, por el momento, no ha logrado mediante la acción política. Con rumores constantes sobre su posible sustitución, la oposición a Yatseniuk se ha instalado en su misma coalición de gobierno y hace semanas que Barna trata de reunir el apoyo suficiente para una moción de confianza que destituya al primer ministro.

CWBFm_BW4AA4msf

El incidente de Yatseniuk en la Rada, en la prensa internacional

No es la primera pelea en la que se ve involucrado Oleh Barna, veterano del movimiento “Ucrania sin Kuchma” que dio lugar a la revolución  naranja y hermano del actual gobernador de Ternopil. En septiembre, Barna se vio involucrado en una pelea con uno de los miembros del Partido Radical tras una aparición en un programa de televisión.

La Rada Suprema ucraniana ha visto en los últimos meses no pocas agresiones físicas, algunas de las cuales también han llamado la atención de la prensa internacional, que no ha dudado en mostrar dichas imágenes habitualmente evitando analizar el contexto en el que se producen.  Yatseniuk tampoco es el primer diputado al que otros miembros del parlamento tratan de impedir tomar la palabra. Antes de que su grupo fuera disuelto el año pasado y sus escaños “purificados” por un cura, miembros del Partido Comunista fueron agredidos por diputados de Svoboda para impedir que el secretario general del partido, Petro Simonenko, tomara la palabra. Todo ocurrió ante la impasibilidad de Oleksandr Turchinov, entonces presidente del parlamento.

Al contrario que aquel incidente, que no supuso consecuencia disciplinaria alguna, Barna, que encabeza el subcomité parlamentario anticorrupción, ha sido inhabilitado para las próximas cinco sesiones del parlamento. El diputado también ha quedado fuera del grupo parlamentario del partido del presidente: a iniciativa propia según la versión del propio Barna y expulsado según la versión del grupo parlamentario.

Denunciando solo los bombardeos que podrían ser atribuidos a la RPD o la RPL e ignorando los bombardeos ucranianos o sus infracciones de los términos del alto el fuego, incumplido más de un año después de la firma inicial, la prensa  ha dado una visión sesgada de la realidad ucraniana. Con una economía dependiente principalmente de los créditos concedidos por los países e instituciones occidentales, índices de corrupción que no consiguen rebajar y unos acuerdos de paz que se niega a cumplir, la prensa ha sido una de las grandes aliadas del Gobierno ucraniano. Mostrando solo imágenes espectaculares como las peleas en el parlamento, la prensa ha evitado otros temas menos favorables para el nuevo régimen ucraniano nacido en Maidan.

Además de la tan repetida pelea, el parlamento ucraniano proporcionaba también otra imagen, la de la diputada Irina Lutsenko votando por cuatro diputados, algo que también se ha visto en meses anteriores. Yuriy Lutsenko, marido de la diputada, es el líder del Bloque Poroshenko en el parlamento. Lutsenko es además natural de Rivne, en el oeste del país, que estos días daba una de esas imágenes de agresión que no suelen aparecer en la prensa occidental.

El 8 de diciembre, un grupo de “activistas de Maidan”, en realidad miembros de uno de los grupos de extrema derecha que la prensa tanto trata de esconder, irrumpían en el edificio de la administración de Bosques y Caza de la localidad. Ataviados con vestimenta militar y las caras cubiertas, buscaban al director de la institución, Vladimir Hrytsaychuka, al que exigían su dimisión. Al no encontrarse en el edificio, el grupo capturó a Mykola Shershun, líder sindical local, y lo arrojó a un contenedor de basura en lo que es solo un ataque más contra los sindicatos, periodistas críticos o activistas de izquierdas o de la oposición. Según la prensa local, los agresores pertenecían a la organización de extrema derecha UNSO, una asociación de veteranos de la guerra en Donbass y el Praviy Sektor. Uno de los líderes de la acción fue Andriy Mityuhin, líder de la sección local de UNSO y sucesor de Oleksander Muzychko (alias Sashko Biliy), muerto en extrañas circunstancias en custodia policial escasos días después de la victoria de Maidan.

Miembros del Praviy Sektor y otros encapuchados exigen la dimisión de los jueces del caso del 2 de mayo

Miembros del Praviy Sektor y otros encapuchados exigen la dimisión de los jueces del caso del 2 de mayo

Pese a que no han sido de interés para la prensa occidental, que continúa dando principalmente la visión de Ucrania que interesa al actual Gobierno y a sus socios occidentales, los casos de irrupción de grupos violentos, fuertemente armados, para influir en los procesos políticos y judiciales han dejado de ser episodios aislados. Un grupo de encapuchados, algunos de ellos con insignias del Praviy Sektor, lograron influir en el curso del juicio del caso del 2 de mayo en Odessa, impidiendo la puesta en libertad de los detenidos. Desde entonces, los detenidos han sido acusados de un cargo adicional, el de separatismo, para evitar así que sean liberados.

Acompañados por grupos armados, activistas del Partido Radical de Oleh Lyashko y de Samopomich (Autoayuda), el partido de Andriy Sadoviy, alcalde de Lviv, también trata ahora de invalidar el resultado de las elecciones en Mariupol. Como ha ocurrido también en otras localidades, las fuerzas partidarias de Maidan, siempre acompañados de encapuchados, han sido incapaces de aceptar la derrota electoral y exigen que los resultados sean invalidados debido a irregularidades que no consiguen probar. Tras la amenaza de cancelar las elecciones en la ciudad y un retraso de varias semanas, el Bloque Opositor, nacido a partir del Partido de las Regiones, logró 45 de los 54 escaños del consejo municipal de Mariupol. La escasa participación mostró el rechazo de la población a las fuerzas políticas, especialmente a las formaciones partidarias de Maidan: ni el Bloque Poroshenko, ni el Frente Nacional del primer ministro Yatseniuk, ni Samopomich ni el Partido Radical obtuvieron representación. Incapaces de aceptar la victoria del Bloque Opositor, que el embajador de Ucrania en España calificaba recientemente como una “fuerza no democrática”, activistas y miembros de grupos armados radicales exigen que el resultado quede invalidado.

Desde hace dos años, activistas y figuras políticas han presentado Maidan como una revolución por los valores democráticos. Más de un año y medio después de su victoria, los hechos contradicen las buenas palabras y detrás de los lemas están las acciones que buscan crear una administración militar en Mariupol o presionar al alcalde electo a dimitir para repetir las elecciones locales, como ocurre actualmente en Krivoy Rog (región de Dnipropetrovsk) para conseguir apartar del mayor número posible de puestos de importancia a figuras de la oposición elegidas por las urnas. Centrándose en imágenes espectaculares descontextualizadas, vacías de contenido, en lugar de en los problemas reales del país, la prensa únicamente legitima  una forma de hacer política que tiene que ver con la fuerza, no con la razón ni con la democracia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

diciembre 2015
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.139 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,094,469 hits
A %d blogueros les gusta esto: