Entrada actual
Anticomunismo, Borotba, Ley anticomunista, Odessa, Prensa, Presos Políticos, Propaganda, Saakashvili, Ucrania

Humor macabro: la prensa trivializa la represión política en Odessa

Artículo Original: Eric Draitser / New Eastern Outlook

pHyxa9jEn teoría, la represión política y la violencia son incompatibles con los valores de la democracia liberal occidental. El respeto a los derechos humanos, la libertad de expresión y la protección de los derechos de las minorías se presentan como las bases de las “sociedades libres”, el objetivo por el que todas las naciones deberían luchar. Sin embargo, esos conceptos de libertad y democracia son utilizados de forma selectiva, solo cuando beneficia a los intereses occidentales (de Estados Unidos, el Reino Unido, la Unión Europea  y la OTAN).

La prensa y las organizaciones no gubernamentales de Occidente se apresuran a denunciar los abusos, tanto los reales como los imaginarios, en países donde lo puede utilizar políticamente como Corea del Norte, Venezuela, Irán, Rusia y China. Pero cuando se trata del proyecto de Estados Unidos y la Unión Europea en Ucrania, los valores de la democracia liberal y los derechos humanos mágicamente dejan de ser lo más importante. En realidad, a juzgar por la cobertura de la prensa occidental, la violencia y la represión política no solo no es importante, sino que hasta es graciosa.

La verdadera historia

Un artículo publicado en las exaltadamente liberales páginas del británico The Guardian lleva por título “Despierta la fuerza” (en Ucrania): una estatua de Darth Vader sustituye a un monumento a Lenin (23 de octubre). La historia narra la transformación de una estatua de Lenin en la ciudad de Odessa en un monumento al villano de Star Wars a manos del artista Alexander Milov. La ligereza del tono del artículo, con ocurrentes referencias a “la Fuerza” (uno de los puntos importantes de la saga de Star Wars) del WiFi que emana de la cabeza de la estatua, evita lo serio del tema: la intimidación y violenta represión de ciertas fuerzas políticas en la “Nueva Ucrania”, a lo que el autor convenientemente resta importancia.

De pasada, el artículo menciona las “leyes de descomunización” –curiosamente mencionados entre paréntesis y con un enlace, como si se tratara de un añadido a última hora– según la cual dicha estatua ha sido legalmente modificada y destruida. De hecho, las “polémicas leyes de descomunización” no fueron únicamente un intento de borrar todo símbolo de la historia soviética, sino que son parte de un proceso más amplio de represión política que ha incluido violencia, secuestros y muerte. De hecho, la apropiación de la estatua de Lenin no es más que una evolución de los repetidos ataques contra el Partido Comunista, sus organizaciones de base a lo largo y ancho de Ucrania, a medida que el Gobierno pro-fascista y la policía atacaban sistemáticamente y finalmente disolvían el Partido, que tradicionalmente había sido uno de los más populares en el país.

De forma profundamente deshonesta, el autor apunta que “Darth Lenin se encuentra en una fábrica de la ciudad portuaria del mar Negro, en la que se han producido enfrentamientos entre fuerzas separatistas y pro-ucranianas y en la que recientemente fue nombrado gobernador el antiguo líder de Georgia Mijail Saakashvili”. Observen las distorsiones incluidas en este fragmento.

En primer lugar, calificar de “enfrentamientos” la infame masacre del 2 de mayo de 2014 en la Casa de los Sindicatos de Odessa (en la que murieron al menos 43 personas y que sigue siendo el peor acto de represión desde el inicio de la guerra) es otro intento de restar importancia al pogromo. Ese lenguaje busca presentar la ilusión de equivalencia entre las dos partes y esconder el hecho de que fascistas presentados ante la audiencia occidental como “nacionalistas” o “patriotas” no eran más que matones nazis. No se produjo tal enfrentamiento, fue una masacre unilateral. Al presentar los hechos como “enfrentamientos”, The Guardian simplemente perpetúa la línea editorial y política mantenida por el establishment político occidental, que desesperadamente trata de justificar su continuo apoyo al gobierno oligarca y pro-fascista de Kiev.

En segundo lugar, el autor distorsiona completamente la naturaleza antidemocrática –llegaría a decir que fascista– del nombramiento de Mijail Saakashvili como gobernador de Odessa. Se presenta aquí a Saakashvili como “pro-occidental”, ya que como The Guardian comprende perfectamente, en el contexto de Rusia y Ucrania, se asume el calificativo de “pro-occidental” como sinónimo de la bondad, mientras que “pro-ruso” es sinónimo de maldad y pecado; la rusofobia sigue siendo parte fundamental de la mentalidad occidental.

El autor evita mencionar que Saakashvili está buscado por la justicia de su país, después de que huyera de Georgia en lugar de enfrentarse a cargos de corrupción y violaciones de los derechos humanos tras su persecución de la oposición cuando era presidente. Tampoco hay mención al hecho de que Saakashvili, amigo y aliado de George W. Bush, Dick Cheney, David Petraeus, John McCain y el resto del establishment neocon, es responsable directo por los crímenes de guerra cometidos en Abjasia y Osetia del Sur, concretamente la agresión que causó la guerra georgiano-rusa de 2008. De hecho, el propio The Guardian informó en 2009 sobre el informe de la guerra encargado por la Unión Europea:

La investigación sobre la guerra ruso-georgiana de hace un año ha dado hoy una una imagen comprometida del presidente Mijail Saakashvili, acusando a Tbilisi de lanzar un ataque de artillería indiscriminado contra la ciudad de Tskhinvali, que dio inicio a la guerra…las conclusiones incomodarán al líder georgiano al que apoya Occidente, Saaskashvili, al que se acusa de haber comenzado la guerra con el ataque contra Tskhinvali, capital de Osetia del Sur, la noche del 7 de agosto del año pasado, en una “acción en la euforia del momento”…La guerra comenzó “con un masivo ataque de artillería georgianá”, afirma el informe, que cita una orden de Saakashvili de que la ofensiva estaba encaminada a evitar el avance de las unidades militares rusas que entraban en Osetia del Sur…Negando la versión de Saakashvili, el informe afirma: “No existía un ataque de Rusia antes del inicio de la operación georgiana…Las declaraciones de Georgia de una presencia de fuerzas armadas rusas a gran escala en Osetia del Sur no se ha probado…Tampoco consta que Rusia estuviera a punto de lanzar un ataque”.

No debería ser una sorpresa para nadie, tampoco para la redacción de The Guardian, que Saakashvili sea un criminal de guerra que simplemente no ha sido juzgado por sus crímenes. Y aun así, The Guardia prefirió no comentar nada al respecto y opta por apuntar simplemente que es un “antiguo líder georgiano pro-occidental”. Imaginen referencias al dictador chileno Augusto Pinochet, culpable de innumerables crímenes, incluyendo crímenes contra la humanidad, simplemente como “antiguo dictador chileno pro-americano”, o a Somoza como “antiguo presidente pro-americano de Nicaragua”. Cuando menos, se consideraría deshonesto. Pero así es exactamente como The Guardian presenta a Saaskashvili, que ni siquiera es ucraniano.

El único atisbo de crítica se refiere al uso del término “nombrado” para describir cómo Saakashvili llegó al poder en Odessa. Pero esa conclusión tampoco hace justicia a la realidad de la situación, en la que extranjeros leales a Washington y a la OTAN son nombrados junto a otras marionetas ucranianas para hacer el juego a los patrocinadores del régimen de Kiev en Estados Unidos y la Unión Europea.

Y son precisamente este tipo de ejemplos de oscurantismo deliberado sobre la situación en Ucrania los que en gran medida han desacreditado a la prensa occidental en su cobertura del conflicto en el país.

Odessa y el lado oscuro de la fuerza

Un periodista serio que escribiera sobre Odessa y que usara metáforas sobre “Darth Lenin” y Star Wars podría haber explorado las fuerzas verdaderamente siniestras que operan en la importante ciudad portuaria ucraniana. Centro del activismo político y lugar de la infame masacre del 2 de mayo, Odessa ha sido sede de algunos de los peores ejemplos, aunque de ninguna manera los únicos, de represión política. Activistas, periodistas o blogueros han sido blanco deliberado de ataques físicos, secuestros y detenciones arbitrarias, todo ello ante la atenta mirada del supuestamente democrático Gobierno de Kiev, apoyado por los poderes de Estados Unidos y la OTAN.

A finales de 2014 y principios de 2015, los editores de la importante web anti-Kiev infocenter-odessa.com fueron intimidados y detenidos acusados de varios supuestos crímenes incluyendo posesión de evidencias gráficas de los bombardeos ilegales del ejército ucraniano y una lista de nombres de los presos políticos encarcelados sin juicio en Odessa. Sería de esperar que los periodistas occidentales, en defensa de sus colegas ucranianos y de la protección de la convención de Ginebra, se interesaran por publicar dicha información. Pero parece que no es así.

Además de periodistas, un gran número de activistas han sido detenidos, secuestrados y/o torturados por las autoridades ucranianas y sus matones fascistas. Miembros de la organización de izquierdas Borotba han sido acosados, detenidos y apaleados por la policía en repetidas ocasiones. También han sufrido represalias otros activistas comunistas  miembros del partido como Pavel Shishman o Nikolai Popov entre otros. Esos valientes hombres y mujeres son las verdaderas víctimas de las leyes anticomunistas y, al contario que la estatua de Lenin, esa represión no puede ser trivializada en una humorística nota a pie de página.

Además de los vergonzosos ataques contra las formaciones de izquierdas, otras instituciones multiculturales de Odesa también han sufrido la represión bajo pretexto del “separatismo pro-ruso”. Una organización multiétnica y multinacional conocida como la Rada Popular de Besarabia fue formada a principios de abril de 2015 para luchar por una autonomía regional como respuesta a los ataques legales y no legales de las autoridades de Kiev contra las minorías. A las 24 horas de la fundación del congreso, se informó de que los servicios de seguridad de Ucrania, el SBU, habían detenido a los líderes de la organización. A las dos semanas, habían sido detenidos 30 activistas de la Rada Popular de Besarabia, incluyendo a su fundadora, Vera Shevchenko. Puede que esa represión política debiera haber encontrado su lugar en las páginas de The Guardian. No lo hizo.

Es evidente que The Guardian, como el resto de la prensa corporativa occidental, pretende seguir distorsionando la verdadera naturaleza de la situación en Odessa y en Ucrania en general. Por supuesto, se podría argumentar que en este caso, el artículo solo pretendía cubrir un episodio de la cultura popular y no los aspectos políticos. Pero tal argumento es puro desvarío. Todo en Ucrania es político en este momento de guerra civil e inestabilidad. Y pasar por alto la represión y la violencia es una forma de aprobarla.

Este no es más que el camino habitual seguido por la prensa occidental, tanto la liberal como la conservadora. A medida que pasa el tiempo, estos medios se desacreditan a sí mismos mostrando abiertamente su hipocresía. Publicarán una historia ligera sobre una estatua de Lenin, pero no mencionarán los asesinatos de periodistas o marchas neonazis de apoyo a los asesinos en esa misma ciudad.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.578 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,114,856 hits
A %d blogueros les gusta esto: