Entrada actual
Artículo, Entrevista, Ucrania

Huí de Kiev cuando destruyeron Anti-Maidan

Traducción de Nahia Sanzo.
Original: Aquí.

Preámbulo: Tercera parte de la serie de entrevistas de Ilja Degtjarov, en este caso una entrevista a una joven activista del movimiento Anti-Maidan, que da una idea de los que fue este movimiento casi completamente ignorado por la prensa occidental. Además del relato del ataque a los autobuses de los activistas Anti-Maidan que volvían a Crimea, presentamos también el reportaje El pogromo de Korsun al final de esta entrevista.

Nota el autor: He entrevistado a la activista Anti-Maidan Ekaterina Kornienko, que desde marzo de 2014 está involucrada en la organización de ayuda humanitaria para el este de Ucrania desde Rusia. Anteriormente vivió en Donetsk, donde luchó contra la Junta de Kiev, que tomó el poder tras el golpe de estado de finales de febrero y que ha intimidado, represaliado y silenciado en casi todas las regiones del país al movimiento Anti-Maidan.

Ilja Degtjarov.


Photo by Symbolpicture


¿Qué magnitud llegó a tener el movimiento Anti-Maidan en Kiev? ¿Estaba presente en otras ciudades del este o incluso del oeste de Ucrania?

No prestamos mucha atención a Maidan cuando empezó a formarse. No nos paramos a pensar si había posibilidad de acceso a la Unión Europea. Tampoco nadie nos preguntó si era lo que queríamos. El oeste de Ucrania siempre ha querido unirse a Europa. Esta es su vida: la mitad de ellos ya han estado trabajando allí. Van regularmente a Polonia, tan regularmente como a Rusia, incluyendo la región de Rostov. Nosotros trabajamos ahí o transportamos productos desde o hacia allí. Tuvimos que reaccionar de alguna manera cuando empezaron a ocupar edificios. En un principio nos juntamos en la Plaza de Europa de Kiev, que está a dos pasos de Maidan. Podíamos oírnos los unos a los otros. Hubo un momento en que se empezó a ser peligroso.

Al principio no levantamos tiendas, pero mucha gente vino en autobuses o en tren para unirse a nosotros. Querían apoyar nuestra manifestación. Por aquel entonces no usábamos la palabra Rusia. Todos hablábamos de una Ucrania unida, nuestro lema era tierra unitaria, que ahora ha sido adoptados por los maidanizados, ya no puedo llamarlos de otra manera. Cuando organizamos Anti-Maidan creíamos que debía estar cerca del Parlamento, de la Rada. Ese era el objeto estratégico de nuestros representantes en el Gobierno al que habíamos elegido y de nuestra coalición. Queríamos que se les permitiera continuar su trabajo. En aquel momento ya se había bloqueado el trabajo de los cuerpos gubernamentales y solamente el Parlamento seguía operativo. De otra manera el caos habría sido aún mayor. Tratamos de evitar lo que pasó allí usando nuestras propias fuerzas. Entonces construimos el campamento Anti-Maidan. Había representantes de Donetsk, Kharkov, Nikolaev, Odessa, de todas las regiones de la parte este de Ucrania. También se unieron a nosotros muchos residentes en Kiev. A esta gente no le gustó el desastre en Maidan.

A decir verdad, yo misma fui varias veces a Maidan por pura curiosidad. Era interesante ver a esta multitud a la que se había lavado el cerebro. Solo para entrar en la zona, había que gritar ¡Gloria a Ucrania! Quien no lo hiciera simplemente no podía pasar. Había que hacer ese movimiento de brazo que los fascistas combinaban con el “Sieg Heil”. Creo que todos los sin hogar de Kiev se congregaron ahí, porque tenían comida gratis y algo de dinero. Era una fiesta: había baile, citas, bodas. El olor era increíble, especialmente cuando empezó el calor y la nieve se empezó a derretir.

Nuestro nombre original no era Anti-Maidan: la gente nos dio ese nombre más adelante. Nos hacíamos llamar el Maidan de la unidad. Teníamos pegatinas y carteles que decían: Dejad de dividir a este país. Todavía tengo fotos de las pegatinas, que repartíamos constantemente por Kiev. Entonces ya veíamos lo que nos venía encima. Nuestro Maidan era una zona más organizada, teníamos limpiadores. Prestábamos atención al orden. En las tiendas de la delegación de Donetsk lo teníamos todo organizado como lo hacíamos en casa, al contrario que en Maidan.

En cuanto a la pregunta, ¿cuándo nos separamos? Presencié personalmente algunos eventos el 18 de febrero. Ellos, los maidanitas, pasaban constantemente por nuestro campamento gritando ¡Abajo el poder! o ¡Abajo los oligarcas! y otros lemas. El 18 de febrero, un grupo grande vino para hacer una manifestación, pero a los 20 minutos empezaron a tirar cócteles Molotov y piedras del pavimento. La policía estaba entre ellos y nosotros. Hubo muchos heridos. Perdieron las manos y la vista, pero eso no se ha visto en la prensa. Aunque la prensa ucraniana venía a vernos, no grabarían algo así. Filmaron cuando entregamos a la policía a algunos a los que habíamos cogido. Al contrario que Maidan, nunca torturamos a nadie, nunca tomamos ningún prisionero. Después de que destrozaran nuestro campamento el 18 de febrero, se anunció que limpiarían Maidan en dos horas. Maidan estaba rodeado, así que estábamos seguros de que finalmente se restablecería el orden en Kiev y todo volvería a funcionar otra vez. Pero Yanukovych es un hombre de carácter débil y estableció un corredor de seguridad para mujeres y niños. Así se armó y se movilizó Maidan. Cuando me levanté el 20 de febrero, oí en la radio que había un tiroteo. Para entonces ya habían saboreado la sangre. Ya habían comprendido que podían matar.

¿Qué está sucediendo ahora en Donetsk y Lugansk?

Los ucranianos están convencidos de que están luchando una guerra contra Rusia. Pero en esas zonas no había rusos salvo, quizás, algunos voluntarios. De los amigos con los que crecí y con los que sigo en contacto, alrededor del 70% se ha unido a la milicia. Ya han enterrado a cinco.

Esos soldados ucranianos que primero gritaron que matarían, luego son muy distintos en cautividad. Entonces alegan que no sabían contra quién estaban luchando, que no sabían que estaban disparando a mujeres y niños. ¡Claro que lo sabían! Los que no quisieron participar en la guerra, los que no estaban contagiados del virus del nacionalismo, se quedaron en casa, se escondieron de la movilización. Los que fueron a la guerra conscientemente quisieron luchar contra nosotros.

Tomemos el caso del poco inteligente Lyashko, una persona que viene de no se sabe dónde, un pederasta. En la televisión ucraniana dice abiertamente que hay que matar a todos los hombres del este, incluso a los niños de un mes, y que todas las mujeres tienen que ser violadas para que solo se reproduzcan los ucranianos.

¿De veras dijo tal cosa?

Todos los canales de televisión lo mostraron. ¿Dónde están los responsables de las convenciones internacionales, de los derechos humanos? Eligieron mirar para otro lado, como una vez lo hicieran en Yugoslavia, Siria o Libia. Nadie nos escucha, nadie quiere escucharnos. A veces, amigos de Dnepropetrovsk o de Kiev me describen como la prostituta de Putin. La información es el arma más potente de la guerra. Hace tiempo que a esa gente le han lavado el cerebro.

Nací en 1992, cuando Ucrania ya era independiente, así que todavía soy muy joven. Siempre he considerado a Ucrania como mi país. No tenía ninguna razón para desear la reunificación con Rusia o para luchar por Rusia. Hablo ucraniano correctamente. Conozco el himno: estudié en ucraniano. Ese era mi país, el país en el que crecí. Pero ahora que han venido a matarnos, a mi madre, a mi padre, a mis hermano, ya no me puedo considerar ucraniana.

Me avergüenza ser ucraniana, quiero deshacerme de mi pasaporte. Esta nación se ha hecho nacionalista, incluso fascista. Las tradiciones también se han hecho fascistas. Siempre he dicho que teníamos que diferenciar el patriotismo del nacionalismo. Soy patriota. Amo a mi pueblo y moriría por ellos, pero no odio a otros países. A pesar de la guerra contra Alemania, mi actitud hacia los alemanes es neutra. Ocurrió hace mucho tiempo y la gente de hoy en día no tuvo nada que ver con ella. Es una nación completamente diferente. ¿Por qué tendría que odiar a los alemanes, franceses, rusos o polacos? Tengo una actitud neutral hacia ellos. Los nacionalistas, en cambio, solo se aceptan a sí mismos. Es la vieja psicología del fascismo.

Se ven como los herederos naturales de la OUN (Organización de Nacionalistas Ucranianos, 1929, por sus siglas en inglés. NS) o del UPA (Ejército Insurgente Ucraniano, 1942), como el famoso Bandera. En realidad, esta gente lideraba comandos punitivos que mataba a su propio pueblo de la Unión Soviética, civiles ucranianos pacíficos.

Hace poco tuvimos una situación tensa en relación al uso del ruso. Mis padres hablan ruso. Es difícil encontrar a alguien de Donbass que hable ucraniano. La gente incluso se vuelve cuando lo oye por la calle. Esta es originalmente una región rusa, donde el ruso se habla por defecto. Pero no nos hemos negado a usar el ucraniano: todos los documentos están en ucraniano, todo el mundo tiene que dominarlo más o menos. Me gustaría mucho que Putin fuera nuestro presidente. Mira Crimea. ¿Qué pasó después de la reunificación? Se reconoció el ruso, ucraniano y tártaro como idiomas oficiales. Pero de eso no se habló en Ucrania en absoluto. En esta situación, tienes que velar por los intereses de las regiones para mantener la paz y el orden.

Ahora ya no es posible convivir en paz con ellos; después de todas esas muertes, después de todos esos niños muertos. Los datos oficiales hablan de 50 niños muertos. No sabemos cuántos hay en realidad. Ahora hablan de 71. No podemos saber exactamente cuántos niños, mujeres o civiles han muerto. No podemos seguir viviendo ahí después de algo así. Si nos llaman ucranianos, como en las noticias sobre refugiados, nos están insultando. Luchamos para dejar de ser ucranianos. Somos habitantes de Donetsk, de Lugansk, pero definitivamente ya no somos ucranianos. Es el resultado de las acciones del actual Gobierno. No se puede obviar lo que Maidan no ha conseguido: los oligarcas siguen en el poder.

Lo que ha pasado aquí, la fundación de las repúblicas populares, es la manifestación de la voluntad de la población. Antes de la masacre de Odessa (el 2 de mayo de 2014, donde activistas Anti-Maidan murieron en el incendio provocado en el edificio de los sindicatos en el que se refugiaban de la masa de activistas pro-Maidan y de extrema derecha que venía tras ellos. NS) muchos dudaban sobre si apoyar o no a las repúblicas populares. De alguna manera, han seguido viviendo, trabajando. Muchos no necesitaban más. Pero todo el mundo cambió de opinión cuando vio a la gente quemada viva. Luego llegó el referéndum. El 2 de mayo, gente murió quemada viva y el 11 de mayo votamos en referéndum. Ese incidente influyó profundamente en la opinión pública.

Volvamos a Anti-Maidan: En Occidente se diría que estaba financiado por Putin o los oligarcas rusos y que todo era un proyecto de Moscú.

Nadie nos pagó. Personalmente estuve en Anti-Maidan por motivos ideológicos. Sí, había comida gratis. Nos dieron tiendas, mantas, calefactores y gasolina, porque hacía mucho frío. Toda la gente allí era pacífica. Estaban allí para acabar con el caos que reinaba en el país, por la paz, por el entendimiento y por un país unido. Entonces no se nos hubiese ocurrido pensar en dinero ruso o de Putin. Si alguien hubiera dicho en febrero que tan pronto ayudaría a organizar un referéndum por la reunificación con Rusia, le habría pensado que está loco. No necesitábamos a Rusia. No nos fue tan mal, incluso sin Rusia: había construcción en el país, la gente se había adaptado a las circunstancias. Rusia tampoco nos necesitaba en absoluto. Yo fui uno de los líderes de Anti-Maidan y no quería tener nada que ver con Putin. No, nos pagaron, quiero que la gente tenga claro esto: no estábamos en ello por dinero, solo queríamos que acabara el caos.

Fue una vergüenza lo que les pasó a los jóvenes policías allí. Tenían entre 18 y 20 años, muchos de ellos habían tenido que costearse el material. Ucrania es un país pobre: los chicos no tenían el equipamiento necesario. Les compramos cigarrillos y comida, les ayudamos como pudimos. Al estar tanto tiempo juntos, nos convertimos en una familia. Vimos lo que les pasó como una traición de la gente a la que habíamos protegido. Estábamos ahí por la unidad del país. Dos horas antes de la destrucción del campamento Anti-Maidan, sentí un vacío cuando lo vi. Entendimos que nos habían traicionado y que nos venía encima un desastre en el que no nos ayudaría nadie. Cuando volvimos a Donetsk, Sevastopol o Kharkov supimos que se había excedido todo límite.


maidanpolice


Por cierto, me sorprendió que nuestra zona de Donetsk se revelara. Somos gente trabajadora, no tenemos tiempo para la política. La población tiene otras preocupaciones: tener una familia y mantenerla, comprar un coche, dar de comer a los niños. No teníamos tiempo para otras cosas. ¿En qué pasan el tiempo los habitantes del oeste de Ucrania? En sus ciudades están ocupados en el turismo, así que dejan sus casas y apartamentos alquilados. No tienen otra ocupación, así que podían venir a Maidan fácilmente. Además, a ellos sí les pagaban.

¿Qué poder de convocatoria tenía Anti-Maidan? ¿Cubría la prensa ucraniana y occidental sus actos?

Una vez se pasaron tres periodistas lituanos y un estonio. Hablaban ruso perfectamente. Vinieron por accidente. Dijeron que ni siquiera sabían que Anti-Maidan existía. Estaban sorprendidos de lo amables que éramos. Les dimos la bienvenida con los brazos abiertos. Se sorprendieron de los limpias y bien organizadas que estaban nuestras tiendas y con la disciplina que teníamos. Con respecto al número total de participantes, algunos días tuvimos hasta 50.000, especialmente los días de grandes manifestaciones en los que Maidan intentaba que no se pudiera aprobar el presupuesto para 2014. Lo bloquearon todo. ¿Cómo íbamos a vivir sin presupuesto, cómo vamos a pagar los salaries de los oficiales, la policía, médicos, profesores? En días normales éramos 3-4 mil.

Como no estaba pagado, tenían que trabajar.

Sí, no podíamos simplemente vivir allí, teníamos que trabajar. (Suena su móvil) Me llama gente de Kazajstán, de Bielorrusia. Nos ayudan mucho. Están preocupados y piensan qué pueden hacer por nosotros. Pero no diría que hay mucha ayuda de otros países. Casi todo viene de Rusia. ¿Qué haríamos sin Rusia? Ni lo imagino. ¿Dónde habría huido, qué haríamos si se negaran a aceptar las masas de refugiados? Ahora mismo hay, como máximo, un 40% de la población normal en Donetsk. ¿Dónde están los demás? Están todos aquí. Solo unos pocos han ido dirección a Kiev. Puede que hayan decidido que es mejor no dejar el país. Cada cual tendrá sus razones…

Si contamos a todos los que se han desplazado dentro de Ucrania, los que han emigrado a Rusia, los que viven en campos de refugiados o con familiares creo que hay más de un millón de refugiados.

Eso es lo que parece. No tengo la información oficial y, para ser sinceros, nunca le he prestado mucha atención. Tengo demasiado trabajo y no tengo tiempo para buscar esos números. Pero es un hecho que son más de un millón. Viven entre siete y ocho millones de personas en Donetsk y Lugansk y cuando ves lo vacías que están esas zonas, no hay gente, ni tiendas ni coches, es fácil asumir que no hay nadie allí. Es posible que más de la mitad de la población se haya ido. Pero también es posible que huyan de otras regiones, por miedo a ser reclutados para el ejército o porque no quieren vivir en un país así.

Los que han pasado por esa situación lo llevan toda la vida y es terrible. Esos niños refugiados a los que visito habitualmente en varias ciudades rusas, piensan que les están disparando cuando oyen una tormenta. Cada niño refugiado necesita ayuda psicológica. Imagine cuántos hay. Es virtualmente imposible eliminar ese miedo. Llevarán ese miedo de por vida.

Hace medio año no hubiese imaginado a mi país en guerra, a mí país dividido. Ahora veo que es el caso. Slavyansk está totalmente destrozado. No hay reparación posible: hay que reconstruirlo por complete. Y eso en un país golpeado por la pobreza. Ahora le quitan a esa pobre gente, por ejemplo a los profesores, les quitan 1500-2000 hryvnia, en parte para financiar al ejército. Y además los precios han subido, desde el pan hasta los costes de la vida.

Parece el principio de una hambruna. Es ridículo que el Ejército Ucraniano robe comida de la milicia: simplemente tienen hambre, este es un país empobrecido. ¿Y los nacionalistas quieren vivir con esta forma de gobierno en el futuro? No tendrán nada que comer, no tendrán trabajo. Pero gritaban que nuestro territorio recibía subsidios. ¡Nunca fue así! Al contrario, somos un área industrial, tenemos minas, así que teníamos que compartir todo lo que ganábamos con Kiev.

Quiero que todo ucraniano entienda algo: no se puede seguir así. Toda persona tiene compasión. Cuando veo vídeos de la milicia destrozando blindados ucranianos, pienso en esos soldados muertos: son gente joven de unos 20 años. Me siento mal por ellos. Les han infundado esas emociones, ese deseo de matar que funciona tan bien con la gente joven. Mueren sin entender por qué luchaban, por qué estaban matando. Nosotros en cambio sabemos por qué estamos luchando: luchamos por nuestro país, por nuestros niños, por nuestras mujeres. Nunca cederemos este país a nadie, porque hemos nacido aquí, porque hemos crecido aquí. Se reconstruyó cada casa después de la Segunda Guerra Mundial. Mi abuela tenía el estatus de niña de la guerra. Nació en 1936 y era una niña durante la Gran Guerra Patria (Nota: término habitual para referirse a la Segunda Guerra Mundial en la antigua Unión Soviética, NS). Ahora dice que está volviendo a experimentar las mismas sensaciones, a veces incluso peores. Entonces luchábamos contra Alemania, sabíamos quién era el enemigo. Ahora no está tan claro. Es una guerra civil. No hay nada peor que una guerra civil.

Ambos bandos se han estado preparando para este conflicto. Todavía usábamos los viejos libros cuando fui al colegio en 1999. Cuando llegaron los nuevos libros, los profesores nos decían que era imposible reducir la Segunda Guerra Mundial a dos páginas. Y nos contaban toda la verdad, a pesar de los libros. En Ucrania occidental en cambio, han enseñado a sus niños que los alemanes fueron sus liberadores. Por eso es difícil explicarles nada: les han educado así. Al Gobierno no le importaba nada, lo que también es aplicable a los representantes del sudeste, Yanukovych y su Partido de las Regiones. No han prestado atención a lo que se enseñaba a los niños. Hace diez años eran niños y a nadie le interesó que les educaran debidamente, lo que ha traído consecuencias. Mi hermano tiene nueve años y no sé qué contestar cuando pregunta por qué quieren matarnos.

¿Hay algún informe sobre el uso de drogas en Maidan? ¿Has oído algo de esto? ¿Cómo ha llegado la gente hasta donde está, incluso aquellos que hasta recientemente tenían una apariencia normal?

No solo escuché cosas sobre eso, sino que lo vi. Se detuvo a gente el 18 de febrero, los interrogamos nosotros en el Departamento. No les pegamos, no los atamos, simplemente los pusimos en el suelo y hablamos con ellos. Las primeras cinco horas solo repetían sin cesar que eran europeos, que tenían que unirse a Europa, que tenían que matar y otros desvaríos. Había un chico de 18 años, un niño. Me sentí mal por él y no se lo entregué a la policía sino a sus padres. Repetía como un loco que tenía que matar, que tenía que lanzar cócteles Molotov. Después de cinco horas empezó a mostrar signos de síndrome de abstinencia. Tenía nauseas. Llamamos a los médicos y a sus padres. Sus padres estaban en shock porque su hijo estuviera tomando drogas.

La gente de Anti-Maidan se sintió mal. Los participantes en Maidan habían sido tratados con medicamentos. Vi agentes antisépticos. La gente capturada por Maidan en cambio, nunca volvió. Algunos de ellos siguen desaparecidos. Huí de Kiev cuando destruyeron Anti-Maidan. Salí en tren. No sé si ha oído esto en Alemania, pero dispararon a los autobuses en Crimea (Nota: este episodio se narra en el reportaje al final de esta entrevista)

El jefe de la delegación de Crimea, y yo misma, hablamos con gente a la que dispararon. Fue terrible. Les faltaban las palabras. Algunos de ellos aún están contabilizados como desaparecidos. Uno de ellos vive en Sevastopol con una bala en el coxis. Los médicos no pueden extirpar la bala porque sería demasiado peligroso. Y ni siquiera había empezado la guerra. Alguien les paró porque eran ciudadanos de Crimea, porque se opusieron a Maidan y les dispararon.

¿Cuántos murieron?

Unos 27, la mayor parte de ellos en el primer autobús tuvieron al que dispararon No tuvieron compasión. Sacaron los ojos a un chico de las Unidades Especiales Berkut y lo grabaron. Lincharon a gente hasta la muerte. ¿Y para qué? ¿Para mantener la ley y el orden? A la policía no le importaba quién estaba en el poder, su tarea era mantener la ley y el orden. Y les cortaron los dedos, les sacaron los ojos. Hay incontables ejemplos similares. Ahora es simplemente una guerra, pero entonces, al principio, solo parecía una locura. Hubo otro caso en que destrozaron la cabeza de uno de nuestros chicos con una piedra. Tuvimos que suturarle el cráneo allí mismo. ¿Qué inhumano tienes que ser para pegar a alguien con una piedra? No usamos piedras hasta el final. La policía se protegió con sus escudos y nosotros nos quedamos a lo lejos. Quemaron dos tiendas de la delegación de Donetsk, que estaban más cerca de los partidarios de Maidan. Había documentos, pasaportes, efectos personales de los participantes. En cualquier caso, la policía tenía prohibido usar piedras.

Cuando nos dimos cuenta de que no podíamos defendernos de ninguna otra manera, empezamos a tirar piedras contra los partidarios de Maidan. Fue en legítima defensa después de que sufriéramos muchos heridos. Recogí a gente con conmociones cerebrales. Al principio ni siquiera podían hablar. También nos tiraron petardos. No es un secreto que tienes que tratar este tema de forma adecuada. Si se lo tiras a la gente, puede tener consecuencias serias. Los petardos parecen inofensivos, pero en realidad hubo muchos heridos por ellos.

Hay rumores de que Alemania está ayudando al Ejército Ucraniano. Se ha admitido públicamente que aportan uniformes. En Lugansk se han encontrado envoltorios de cascos de combate alemanes en posiciones ucranianas. En una entrevista a Anna-News, la milicia dijo haber oído hablar alemán en las radios. ¿Sabe algo de este asunto?

No he oído nada sobre los alemanes y no ha habido más noticias. Estamos en contacto con los reporteros de Anna-News y puedo confirmar que oyeron hablar alemán en las comunicaciones por radio. No sé si están involucrados en la lucha o en espionaje. Al principio buscamos específicamente pruebas de que hubiera mercenarios. Ya no lo hacemos. Por accidente, o no, nuestros camaradas estuvieron involucrados, recibimos fotos de pasaportes de mercenarios. Los documentos fueron una bomba informativa. Nos llamaron muchas cadenas de televisión para preguntar si podían usar el material. Se lo permitimos. Es verdad que hay mercenarios británicos que quieren unirse a la lucha. No sé nada sobre los alemanes, no sé a qué bando apoyan.

También se ha encontrado envoltorios de raciones de comida del ejército americano en algún bosque…

La guerra habría acabado hace tiempo si Estados Unidos no les hubiera ayudado. Ucrania no tiene recursos para ganarla por sí misma. Ni siquiera han tocado el almacén estatal de alimentos, que solo se puede tocar en caso de guerra. Esto quiere decir que no pueden alimentar al ejército de ninguna otra manera. Por otra parte, ni siquiera se ha declarado oficialmente la guerra: lo llaman operación antiterrorista. Y las reservas se acaban, así que no pueden dar de comer a nadie. Así que Estados Unidos aparece con frutos secos. No sé nada de si envían armas, no sé si se ha suministrado algo así.


mre


Por cierto, en internet hay muchas fotos de cascos con lemas alemanes. ¿Es posible que algún material viniera de Alemania a Ucrania?

Los entregaron de forma oficial. Están muy orgullosos de ello y lo enseñaron en todas las noticias. Fue una operación secreta. Volviendo a Maidan, no es difícil saber de dónde sacaron el dinero. ¿Qué piensa?

Ni los oligarcas más ricos de aquí podrían haber pagado tanto dinero a tanta gente. Me sorprendí cuando oí los premios. Nadie aquí podría haber dado tanto dinero, así que creo que el dinero vino de fuera del país. Quien manejaba los hilos, los líderes europeos que visitaron Maidan, pagaron por todo. Trajeron comida y la distribuyeron frente a las cámaras. No distribuyeron el dinero que traían frente a las cámaras. Pero eso no es un secreto. Todos saben que América también pagó. América se colapsaría sin una guerra.

Ha mencionado premios. ¿De cuánto dinero estamos hablando? En euros o dólares, para que quede claro.

Pagaban 160$ al día por vivir en Maidan. Pagaron a uno 50 $ por lanzar un coctel Molotov. De cada tres personas que los lanzaban, uno contaba y le pagaban por ello. La gente que disparó recibió 1000$ al día. Sabían que podían ser detenidos, así que el plan no funcionaría. Hay que tener en cuenta que esta es una gran cantidad en nuestro país. Incluso 150$ al día es una gran suma para un ucraniano corriente. En Ucrania occidental el salario medio es de alrededor de 150$ al mes.

Créditos : Imagen 1: Symbolpicture Imagen  2: Symbolpicture Imagen 3: Ilja Degtjarov
 

La noche del 20 al 21 de febrero, activistas de Euromaidan armados pararon en la zona de Korsun-Schewtschenkowskiy autobuses que habían salido de Kiev. En uno de ellos viajaban varios cientos de activistas contrarios a Maidan que volvían a Crimea. Los autobuses se encontraron en una espiral de violencia y acabaron quemados. A los alrededor de 350 pasajeros, incluyendo mujeres y jóvenes, les esperaban palizas y abusos.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Reportes del frente archivados.

Registro

septiembre 2014
L M X J V S D
« Ago   Oct »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  
Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.820 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1.301.530 hits
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: