Entrada actual
Guerra Civil, Ilovaysk, Novorossiya, Testimonio, Ucrania

Soldado Ucraniano: “Lyuba, no te preocupes, estoy en cautiverio”

Original: Aleksandr Kots, Dmitry Steshin en Komsomolskaya Pravda
Traducido por Luis López.

Photo: Aleksander KOTS Dmitriy STESHIN

Foto: Aleksander KOTS Dmitriy STESHIN

“Yo tengo dos niños pequeños!” Una mujer abofetea a un Soldado Ucraniano en la mejilla. “Casi perdieron sus voces!”

“Ya basta!” Un miliciano gruñe, y la mujer se aleja de las filas.

Una docena de residentes salieron a las calles en Snezhnoe a compartir con los artilleros Ucranianos que se rindieron todo lo que habían acumulado en sus corazones en las últimas semanas. Bajo fuego. Durante noches en vela en los sótanos. En anticipación de la siguiente horrible descarga de artillería, durante los raros momentos de respiro. Los prisioneros permanecen en silencio, cabezas inclinadas. Ellos pueden plantear una cara lastimera a los guardias, pero no tienen la fuerza para mirar a los ojos de los ciudadanos comunes, a aquellos que bombardearon con armas de grueso calibre.

Después de que dos calderas adicionales fueran creadas en el Donbass, el flujo de soldados leales al gobierno dispuesto a rendirse aumento severamente. Son tantos que hay problemas para acomodarlos a todos.

“Para ser honesto, no sabemos qué hacer con todos los prisioneros,” confiesa el comandante militar de Snezhnoe, Sergey Godovanets. “Les tomamos de todas partes últimamente: Saur-Mogila, Krasny Luch, Ilovaysk. Te puedo decir el número total — un poco mas de 160 hombres. La mayoría de las regiones de Kirovograd y Zhitomir. Los familiares nos han contactado. La mayoría tanquistas, artilleros. Oficiales subalternos,  al menos ninguno en las filas enlistadas.”

El comandante dijo que los prisioneros fueron tomados de distintas formas. Algunas veces alzaron las banderas blancas, pero fueron usadas para cubrir una retirada o un intento romper el cerco. En estos casos no hubo de pies en la ceremonia.

“En cierta ocasión, tropas del Ejército que se habían rendido fueron bombardeados por los suyos. Si, ve, habla con ellos, han estado limpiando las calles por dos días.” 

"Back home, the former prisoners will certainly call their friends still sitting in cauldrons." Photo: Aleksandr KOTS Dmitriy STESHIN

“Back home, the former prisoners will certainly call their friends still sitting in cauldrons.” Photo: Aleksandr KOTS Dmitriy STESHIN

Llegamos al sitio de la “terapia laboral” al mismo tiempo que el servicio de limpieza de las calles—le trajeron a los prisioneros algunos frascos de cinco litros de agua y carne enlatada con pan.

“Una lata de carne cada uno”, dijo con severidad un guardia de edad avanzada, y ajustó una vieja carabina SKS con bayoneta fija.

Los prisioneros no reaccionaron en absoluto, y en general tenían la apariencia de hombres gastados, incluso destrozados. Los uniformes estaban empolvados y sucios, pero no rotos. No hay moretones en sus caras. Veinte hombres, “en edad militar”, como diría el gobierno; esto es, con edades entre los 18 y 50 años, sentados a la sombra cerca de un montón de basura recolectada. Ellos estaban esperando por el camión recolector para llevarse los ‘ecos de la guerra’—escombros de asfalto de las explosiones de mortero y huellas de tanques, suciedad esparcida por la explosión del césped, vidrio y otros desechos. La ciudad casi nunca fue limpiada durante la guerra. Y ahora, Snezhnoe esta cerca a la línea del frente—a sólo diez kilómetros al Sur, miles de tropas Ucranianas atrapadas en las calderas.

Nos dirigimos a los prisioneros: “Nadie los está forzando a hablar con nosotros. Pero, el que quiera—hablemos. Sus familiares los verán, y estarán calmados.”

Un muchacho joven, Aleksey Gavras, del Batallón de Defensa Territorial de la región de Dnepropetrovsk, no se rehusó:

“Fuimos traídos en bus al distrito de Starobeshnevskiy, y estábamos estacionados en un punto de control. Nuestra tarea era permanecer en el borde administrativo de la región de Dnepropetrovsk. Nosotros no estábamos combatiendo, ni tampoco alguna vez nos dispararon. Las personas no deben resentirse con nosotros, solo hicimos nuestro trabajo. La relación con los locales  fue normal. Entonces, una columna de vehículos armados vino. Tuvimos que rendirnos, solo teníamos fusiles. Y una ametralladora. Así que ni siquiera hubo una batalla. La columna tenía 20 vehículos blindados, y nosotros solo eramos 30 hombres.”

"The city was almost never cleaned during the war. And now, Snezhnoe is the front-line." Photo: Aleksandr KOTS Dmitriy STESHIN

“The city was almost never cleaned during the war. And now, Snezhnoe is the front-line.” Photo: Aleksandr KOTS Dmitriy STESHIN

“¿Cómo eres tratado?”

“Bien. Somos alimentados y bañados. Dormimos en colchones.”

Un prisionero de más edad con una clásico bigote “Zaporiyiano” es de Priluky. Él esta sonriendo, al parecer, alegre de como resultó todo. Recibió una notificación de reclutamiento, como todos los demás. Tiró la primera, pero la intendencia militar fue persistente. Y lograron reclutarlo en el segundo intento. Por cuarenta y cinco días. Hace setenta días.

Un soldado llamado Ruslan, de mas de cuarenta años de edad, también fue reclutado. Nos ha mostrado una pala: “He usado esta pala en el Día de la Independencia para enterrar a tres de mis amigos. Quiero hacer un llamado al Sr. Poroshenko y al Sr. Putin: Detengamos todo esto de alguna manera! Esta guerra a gran escala! Es algo terrible.”

Es difícil sentir odio alguno por estas personas. Incluso los guardias se comunican amigablemente con los prisioneros—es notable. Nosotros distribuimos todos los cigarrillos que tenemos. Ofrecemos un teléfono, para que puedan llamar a sus seres queridos. Un hombre de mediana edad dice al teléfono: “Lyuba, no te preocupes, estoy en cautiverio,” allá en Dnepropetrovsk, una explosión de emociones. “Lyuba, tranquilízate, Lyuba, cálmate. Consigue a todos, organizaciones públicas, todos estamos vivos, toda la unidad. Ellos deben intentar intercambiarnos o liberarnos. “

"It is hard to feel any hatred for these people. Even the guards communicate amicably with them." Photo: Aleksandr KOTS Dmitriy STESHIN

“It is hard to feel any hatred for these people. Even the guards communicate amicably with them.” Photo: Aleksandr KOTS Dmitriy STESHIN

El hombre toma su rodilla con su mano izquierda, un gesto nervioso inconsciente: “Todo esta bien, Lyuba, realmente te extraño, amo, te mando un beso. Espero poder verte…”

Esas últimas palabras, las dice entre dientes, tratando de mantener la manzana de Adán en su lugar.  Sus colegas lo “atacan”: “Dile a ella que vaya a la oficina postal, que les diga a todos que estoy vivo! Ella debe llamar a Lena, y Lena debe llamar a la esposa de Sergei. Dile que visite la madre de Pasha y la calme!” El chico pasa todo esto, palabra por palabra, parpadeando con los ojos empapados.

Pero aquí viene el camión, los prisioneros se levantan y comienzan a trabajar las cenizas de la guerra con sus palas. Un coche abundantemente engalanado y modificado para en el cruce. Un miliciano similarmente adornado esta detrás del volante. Él grita: “Vamos, trabajen rápido! Rápido!”

El guardia se acerca y mira el coche: “¿Qué estás haciendo aquí? ¿Qué tipo de comportamiento es este?”

“Corredor-callejero” dardos fuera. Mientras tanto, nos hemos ido a Donetsk, donde han sido tomados los prisioneros que se rindieron en Ilovaysk.

Diecisiete soldados de la Brigada Mecanizada 93ª son alineados en una plaza de armas improvisada. Francamente, un espectáculo lamentable. Camisas rasgadas, camuflaje sucio en todo tipo de colores y estilos. Botas de combate que deberían haber sido desechadas ​​hace un año. Solo los “hombres de negro” de los batallones de la Guardia Nacional son impecable y uniformemente equipados por los patrocinadores. Pero el suministro al Ejército regular, al parecer, esta basado en el principio de una “venta de elefante blanco”. O lo que compraron ellos mismos—camuflado Bundeswehr, camuflado de “bosque” Inglés, “Oak” soviético y camuflado moderno “digital”. Tres tipos de camuflaje en un antiguo combatiente es al menos la norma. Esas diecisiete personas son los únicos sobrevivientes de su unidad, la cual hace unos días contaba con 150. Fueron invitados repetidamente a deponer las armas—no tenía sentido resistirse. Pero, los soldados Ucranianos no lo entendieron bien. Ahora dicen que llegaron a sus posicione solo hace dos días, y no tuvieron tiempo de hacer travesuras. Aún por sus uniformes, incluso por sus ojos enloquecidos, es obvio que han estado en combate por semanas.

"In this captivity you are neither beaten nor tortured, but fed." Photo: Aleksandr KOTS Dmitriy STESHIN

“Hemos llevado a cabo una operación para aliviar Ilovaysk y otros asentamientos cercanos” El Ministro de Defensa de la República Popular de Donetsk (RPD), Vladimir Kononov, nos dice.

“La Brigada Mecanizada 93ª nos comprometió en combate activo. Pero, ellos son muy conscientes de que nosotros estamos en nuestra tierra. Y tu propia tierra te ayuda. Estaban cercados, con las líneas de suministro cortadas. Y ellos decidieron rendirse para salvar los sobrevivientes. Levantaron la bandera blanca, descargaron completamente las armas y vinieron a nosotros con el equipo. Pero, también sucede lo contrario. Algunas veces, unidades del Ejército Ucraniano levantan la bandera blanca, y entonces abren fuego. Ya tuvimos tres de estos casos.”

El primer ministro de la RPD, Aleksandr Zakharchenko, camina delante de la linea de presos. Ayer, en respuesta al llamado de Vladimir Putin a las milicias, el dijo que el Ejercito de la RPD proveerá un corredor a los soldados Ucranianos cercados. Pero, con una condición—deben dejar todos sus vehículos y armas pesadas en la caldera.

“Puedo mostrarles escuelas en ruinas,” se dirigió a los prisioneros, “guarderías dañadas, refugiados asesinados por sus cohetes Grad. No fuimos nosotros quienes vinimos a su Dnepro[petrovsk], fueron ustedes quienes vinieron. Pero, Ustedes saben, yo los miraba… Tengo un hijo de diecisiete años, muchos de ustedes son de su edad. Hoy les daré una teléfono para que contacten a sus madres, esposas y familiares, Si ellos vienen, los dejo ir, sin condiciones. Por respeto de que Ustedes son soldados, y no de los [batallones] Azov, Shakhtersk o Dnepr. Les quiero decir, para el futuro—todos Ustedes son bienvenidos a visitar. Siempre habrá una taza de té y una copa de vodka y algo de comer. Pero, no los quiero ver como mis enemigos nuevamente. No los liberaré una segunda vez. También, díganle a sus comandantes—Ustedes son buenos soldados. El hecho de que hayan sido capturados no es su culpa. Pelearon con dignidad, cada uno de Ustedes. Solo que esos que los enviaron aquí son unos bastardos. Eso es todo, denles jabón y toallas, dejen que tomen duchas, denles un lugar en los cuarteles. Y traiganles té y sandwiches. “

"The Prime Minister of the DPR, Aleksandr Zakharchenko, walks out in front of the line of prisoners." Photo: Aleksandr KOTS Dmitriy STESHIN

No hubo nada falso o afectado en este discurso, aunque el efecto propagandístico de esto puede ser bastante explosivo. Si, de donde esos hombres jóvenes vinieron para pelear por una ‘Ucrania unida’, nadie ve televisión Rusa. Tampoco leen nuestros periódicos. Pero, ¿Pueden desestimar la historia de sus familiares? De boca en boca se esparce rápidamente, repitiendo lo que los soldados Ucranianos vieron con sus propios ojos. Ya hay rumores de que algunos artilleros manipulan los detonadores de las municiones para minimizar los daños que [ellos causan]. De vuelta en casa, los antiguos prisioneros sin duda llamarán a sus amigos que aun están sentados en las calderas. Es uno de los efectos más desmoralizadores que probablemente iniciará una reacción en cadena. Cruzar la línea, ser un prisionero, es algo terrible. Normalmente los hombres dan este paso cuando se enfrentan a un peligro mortal. Sin embargo, cuando estas en cautiverio no eres ni golpeado ni torturado, pero alimentado, es más fácil tomar la decisión. Especialmente, en las circunstancias actuales, cuando el grupo del Sur del Ejército Ucraniano no tiene prácticamente ninguna posibilidad.

Anuncios

Comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: Anónimo - 02/09/2014

  2. Pingback: Soldat ukrainien: "Lyuba, ne vous inquiétez pas, je suis en captivité" | histoireetsociete - 03/09/2014

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

septiembre 2014
L M X J V S D
« Ago   Oct »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  
Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.672 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,133,338 hits
A %d blogueros les gusta esto: