Entrada actual
Bloqueo económico, Donbass, Donetsk, DPR, Economía, Ejército Ucraniano, Industria, LPR, Minsk, Ucrania

El coste de la guerra

Artículo Original: Ukraina.ru

En la primavera de 2019, muchos tenían la esperanza de que la victoria de Volodymyr Zelensky en las elecciones presidenciales sacarían del impasse la situación en el este de Ucrania y llegaría la paz. Ucrania está actualmente preparándose para intentar revisar los acuerdos de Minsk, por lo que, pese a las promesas de las autoridades, la guerra continuará. Ukraina.ru ha tratado de determinar el coste del conflicto armado en Donbass.

El presupuesto militar

La prioridad del presupuesto ucraniano de este año vuelve a ser Defensa y seguridad. Kiev continúa incrementando su gasto en el ejército, el SBU y el Ministerio del Interior pese a la débil economía y altos niveles de deuda. Esta política indica la voluntad del equipo de Zelensky de continuar la guerra en Donbass pese a las constantes declaraciones de las autoridades ucranianas sobre su intención de pararla.

Desde el inicio del conflicto armado en el este de Ucrania, el gasto en defensa ha aumentado constantemente. Si en 2013 el presupuesto militar no superaba el 1,11% del PIB, el primer año de operación antiterrorista en el este, el presupuesto aumentó al 1,25% del PIB hasta los 20.100 millones de grivnas (1300 millones de dólares). Además de eso, en 2014 se emitieron también préstamos al Gobierno en forma de “bonos de guerra” por valor de mil millones de grivnas y se introdujo un “impuesto de guerra” del 1,5% de los salarios de las personas.

El presupuesto militar de 2020 será el más alto desde la independencia. La seguridad nacional y defensa costará este año 245.800 millones (10.000 millones de dólares) o el 5,45% del PIB. Comparado con 2019, el gasto aumenta un 16%. Así que, este año, cada ucraniano aportará para las necesidades del ejército alrededor de 5.800 grivnas.

A modo de comparación, el presupuesto para sanidad asciende a 113.300 millones de grivnas (4.600 millones de dólares), un 13% más que en 2019. Sin embargo, los economistas han estimado que se trata solo del 2,9% del PIB, comparado con el 3,2% del año pasado. En 2013, el gasto en sanidad ascendía al 4,2% del PIB, por lo que se puede decir que Ucrania se ha lanzado al abismo. Según las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, los estados deben invertir un mínimo del 5% de su PIB en sanidad. Eso permite mantener a flote el servicio. Cualquier recorte en sanidad causa un desequilibrio y, en el peor de los casos, la destrucción del sistema sanitario. A consecuencia de ello, la sanidad se hace menos asequible para la gran mayoría de pacientes.

El bloqueo de Donbass

El gasto militar es solo una parte. El presupuesto estatal ha perdido grandes cantidades de dinero a causa de la bajada en la recaudación de impuestos. Con el inicio de la operación antiterrorista, las empresas que operaban en la zona ATO tuvieron que trasladar su producción a territorio controlado por Kiev. Muchas de ellas, por motivos obvios, redujeron sus pagos al Estado. Algunas dejaron de pagar impuestos. Durante ATO, el número de empresas que volvió a registrarse en la zona controlada por Ucrania es mucho menor que las que quedaron fuera de la jurisdicción ucraniana.

En marzo de 2017, un decreto del Gobierno paralizó el comercio entre los territorios de Donbass controlados por Ucrania y los que no lo están. En aquel momento, se advirtió a Kiev de que ese paso, para el que le presionaron varios diputados, iba a tener consecuencias económicas para Ucrania.

Apenas hay información sobre cuánto ha costado a Ucrania el bloqueo desde el punto de vista económico. Por ejemplo, el Ministerio de Economía no aportó ningún dato incluso un año después de implantar el bloqueo y explicó que las estimaciones no serían más que una parte, ya que la economía se ve influida por muchos factores. Sin embargo, en marzo de 2017, el Banco de Ucrania predijo que la pérdida de la economía del país en el primer año del bloqueo sería de alrededor del 1% del PIB. Y en diciembre de 2017, el Banco de Ucrania estimó que las pérdidas a causa del bloqueo ascendían a 2.300 millones de dólares. A principios de 2018, el entonces presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, mencionó el dato del 1% del PIB en pérdidas para el país y añadió que el bloqueo había causado el estancamiento de la industria ucraniana.

Pese a las actuales duras críticas de Zelensky, Poroshenko también se opuso durante un tiempo a cortar relaciones económicas con los territorios fuera de control de Kiev. Incluso después de la decisión del Consejo de Defensa y Seguridad Nacional, adoptada a iniciativa del presidente, Poroshenko calificó el bloqueo de un golpe en el estómago para la economía ucraniana y una operación que resultó ser “un empujón a los territorios ocupados de Ucrania en Donbass hacia la Federación Rusa”.

Según las estimaciones oficiales de la Administración Regional de Lugansk, solo esa región [mucho más pobre que su equivalente en Donetsk, donde se puede asumir que las pérdidas son mucho mayores-Ed] ha perdido a causa del bloqueo 87 millones de dólares.

En junio del año pasado, en las conversaciones de Minsk, se produjo un intento de negociar la retirada del bloqueo de Donbass. El representante de la OSCE, Martin Sajdik, afirmó en aquel momento que los representantes de las Repúblicas Populares y Rusia habían introducido el tema y que “en general” apoyaba esta medida. El representante de Ucrania, Leonid Kuchma, afirmó que el tema debía solucionarse. Lo mismo expresó el presidente Zelensky. Sin embargo, más adelante, la oficina del presidente explicó que solo se podía levantar el bloqueo de Donbass tras la abolición allí de la zona rublo y el reverso de la nacionalización de empresas ucranianas.

Los refugiados

Con el inicio del conflicto militar cambió la estructura del gasto social, ya que se han creado nuevos tipos de beneficiarios de prestaciones: soldados y personas desplazadas internas. Los pagos a los refugiados son uno de los gastos que más han aumentado en la esfera social. En 2014, se gastó en este aspecto 360 millones de grivnas (22,8 millones de dólares), cifra que ya en 2015 aumentó hasta los 3.300 millones (137 millones de dólares).

En 2016, el Ministerio de Finanzas había planeado cesar la financiación de esos refugiados y que pasaran a ser financiados por la Seguridad Social general. El Ministerio de Finanzas abogó por limitar el tiempo de mantenimiento del estatus de refugiado, lo que haría que el número de refugiados fuera descendiendo progresivamente y acabarían por fusionarse con otros beneficiarios de otras prestaciones sociales. La esperanza era reducir los pagos, pero los planes salieron mal. El Gobierno está obligado a ayudar a los desplazados internos, así que entre 2014 y 2019 gastó 12.900 millones de grivnas en ello. En el presupuesto actual, se prevé un gasto de 3.000 millones de grivnas para los refugiados, lo que dará un total de 15.900 millones de grivnas (650 millones de dólares al cambio actual) por un gasto que era inexistente en tiempos de paz.

Las pérdidas de la economía

El año pasado, especialistas del Instituto de Investigación Económica de Alemania estimaron las pérdidas que la guerra en Donbass ha causado a la economía ucraniana. Según los investigadores alemanes, a causa del conflicto en el este de Ucrania, el PIB del país ha caído un 15,1% (1.439 millones de dólares) con respecto a los años anteriores a la guerra.

Según los autores del estudio, la guerra en Donbass ha supuesto graves pérdidas en el campo de la industria y en el empleo en Ucrania. Entre los factores que han tenido un impacto económico se resalta que una gran cantidad de personas se han visto obligadas a cambiar de residencia y las bajas civiles y militares, que ascienden a más de 13.000 personas.

Pero el impacto más fuerte del conflicto militar en la economía se ha producido, según el documento, en las regiones de Donetsk y Lugansk. El PIB per cápita en esas regiones ha descendido un 43% y 52% respectivamente entre los años 2013 y 2016.

Antes de 2014, Donbass proporcionaba un cuarto de todas las exportaciones de Ucrania y más del 15% de las inversiones totales. Desde agosto de 2014, a consecuencia de la reducción de las capacidades y la destrucción de las comunicaciones ferroviarias, el nivel de producción industrial cayó en las regiones de Donetsk y Lugansk un 60 y un 85% respectivamente. Los expertos insisten en que conscientemente han optado por no analizar qué efecto tendrán a largo plazo las pérdidas de capital humano y las consecuencias sociales y psicológicas y las dinámicas migratorias. El daño económico causado por la guerra en Donbass aún no se puede calcular completamente, según indican los autores del documento. Su trabajo, explican, es solo el inicio del estudio.

Para apoyar la política de paz del presidente Zelensky, Timofey Milovanov, ministro de Economía de Ucrania, publicó el año pasado unas estadísticas de pérdidas de la economía ucraniana a causa del conflicto en Donbass y una estimación del valor real de las propiedades en los territorios fuera de control de Kiev. “Las pérdidas directas en 2014-2015 ascienden al 15-20% del PIB. Según las estimaciones, las pérdidas totales se mueven entre 50.000 y 150.000 millones de dólares (por ejemplo, Anders Aslund da una estimación de 100.000 millones de dólares). Y la estimación del valor residual real de las propiedades del Estado en los territorios no controlados (Crimea, Donbass) es de alrededor de 85.000 millones de grivnas”, escribió el ministro en Facebook.

Milovanov añadió que las alrededor de 120.000 propiedades del Estado en la región de Donetsk tienen un valor de 1.350 millones de dólares, mientras que los casi 70.000 objetos en la región de Lugansk tienen un valor de alrededor de 940 millones. “Según las estimaciones del Fondo de Propiedad Estatal, alrededor del 70% de las propiedades del Estado en el territorio de las regiones de Donetsk y Lugansk se encuentran en las zonas fuera de control”, afirmó.

Por cierto, la representación ucraniana en el Grupo de Contacto continúa exigiendo el retorno de las propiedades públicas y privadas de Ucrania. Recientemente ha presentado una lista de empresas cuyos dueños originales han acudido a las agencias de la ley de Ucrania por la pérdida de sus propiedades.

Es evidente que la guerra, como la paz, tiene un precio. Los territorios de Donetsk y Lugansk pueden volver antes o después a Ucrania. En uno de sus últimos discursos, el presidente Zelensky anunció que, de forma preliminar, la cantidad necesaria en inversiones para restaurar completamente Donbass es de 10.000 millones de euros. Los expertos advierten que la recuperación de la región precisará de muchas más inversiones, pero consideran que serían beneficiosas para el país.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Reportes del frente archivados.

Registro

febrero 2020
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
242526272829  
Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a 21.725 seguidores más

Estadísticas del Blog

  • 1.359.661 hits
A %d blogueros les gusta esto: