Entrada actual
Donbass, Donetsk, Historia, Ucrania

Una idea olvidada

Artículo Original: Egor Voronov

La subjetividad y la historia son incompatibles. ¿No es así? Bueno, al menos es lo que a los políticos les gustaría. El deseo de lo que pudo haber sido arrastra las aspiraciones de naciones enteras. Los pueblos no pueden aceptar los hechos consumados e intentan volver al pasado. No hay que ir muy lejos en busca de ejemplos. El resultado de la Primera Guerra Mundial es, en realidad, la causa de la Segunda. Y el ambicioso revanchismo de los nacionalistas ucranianos no solo hizo estallar una guerra en su país, sino que amenazó su existencia en el siglo XXI. Y nosotros somos los tristes testigos de ello.

Pero si la humanidad no es capaz de existir sin subjetividad histórica, entonces puede que debiera dirigir su mirada en la dirección correcta. Puede que sea necesario tomar lo bueno del pasado y corregir los errores. Dejar atrás el pasado de la colectivización forzosa y tomar el ascenso de la industria y las medidas sociales. Olvidar la represión y volver a intentar conquistar el espacio y mejorar la calidad del sistema educativo. Eliminar la idea de las elecciones de Partido y recuperar la gestión de los sindicatos y consejos. Porque la idea de la sociedad de igualdad de oportunidades es mucho mejor que las tesis de la “nación elegida” y la “competitividad”. La solidaridad, ayuda mutua y voluntariado son lo que podrían ayudar al mundo a prosperar si no fuera porque se urge a los seres humanos a mirar al bolsillo, a ascender a costa de otros y a consumir de forma irresponsable.

Ese “si no fuera por” nos deja la idea de la “sociedad justa” en algún lugar entre los volúmenes de las utopías no leídas y los libros de Kir Bulychov sobre Alice Selezneva [ciencia ficción soviética situada en el futuro-Ed]. El mundo actual no cree en la ley, ni en la asistencia mutua, ni en la verdad. La gente se aísla en las esquinas con sus miedos, construyendo paredes de cartón con excusas por las que no quiere abandonar esas esquinas. Sí, siguen existiendo los solitarios que se resisten e intentan atravesar las paredes de cartón de los adormecidos castillos de papel. Pero la población adormecida no ve a esos aparentes Che Guevara como ardientes revolucionarios sino simplemente como unos locos de ciudad. Para quienes se esconden, todo es simple y comprensible: seguir así a cualquier precio y seguir la ola. Todo lo demás es una locura que amenaza las bases de esta simple forma de existencia. Esta es la psicología que mide toda la historia humana hoy en día. Es esta lógica la que intenta vengarse de nuestra reciente “confianza en un futuro mejor”. Simple y claro.

Es por eso por lo que hoy en día es tan difícil comprender lo que ocurrió en Donbass hace 102 años, cuando se declaró la República Soviética de Donetsk-Krivoy Rog en el Cuarto Congreso de los Soviets de Diputados Obreros. Un Estado autónomo, que nunca había existido hasta entonces. Nosotros, que vivimos en pisos privatizados, nos encargamos de nuestro transporte personal y tenemos la oportunidad de comer bien, apenas podemos comprender qué llevó al camarada Artyom a decir: “tomar el poder, acabar la guerra y aplastar el imperialismo”. Él no tenía ninguna mansión, no tenía ahorros expropiados por la revolución. Él tenía una idea. Una idea que, enterrada en el olvido durante casi un siglo, solo se mantuvo viva en nosotros, en Donbass. Era una idea demasiado estridente para no escucharla desde nuestros callados paneles. Era la idea de la dignidad de la clase obrera. La idea de que la sangre de la gente corriente de este mundo se ha derramado durante más de un siglo. La idea de que sus problemas deben ser reconocidos como iguales. Al fin y al cabo, no hemos tenido la subjetividad histórica que nos permitiría volver atrás en la historia. Lo que teníamos era esa idea que continúa viviendo en esta tierra de un pueblo no conquistado. Aunque esté en el subconsciente, está ahí. Sigue estando ahí.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Reportes del frente archivados.

Registro

febrero 2020
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
242526272829  
Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a 21.746 seguidores más

Estadísticas del Blog

  • 1.358.457 hits
A %d blogueros les gusta esto: