Entrada actual
Donbass, Donetsk, DPR, LPR, Rusia, Ucrania

Ante las elecciones ucranianas: una mirada desde Donetsk

Artículo Original: Sergey Mirkin / EADaily

El 25 de diciembre, la web del Gobierno ruso publicó una lista ampliada de personas y entidades ucranianas bajo sanciones rusas. Lo más curioso de este documento es que, al contrario que la lista de noviembre, incluía a una serie de personas cercanas al oligarca más importante de Ucrania: Rinat Ajmetov. Han entrado en la lista el socio de Ajmetov en los negocios Vadim Novinsky; el también socio y amigo de juventud Boris Kolesnikov; el candidato potencial a la presidencia por el Bloque Opositor, Alexander Vilkul; el exgobernador de la región de Jarkov Mijail Dobkin y otros muchos socios de Ajmetov que representan sus intereses comerciales, algunos de ellos en el Parlamento de Ucrania. Sin embargo, en el ámbito político, Novinsky, Vilkul y Dobkin están considerados como personajes “pro-rusos”. ¿Cómo es posible que acaben en la lista de sanciones de la Federación Rusa?

Para comprenderlo, hay que recordar la historia de la “nueva” Ucrania. Tras el golpe de Maidan, sobre la base del antiguo Partido de las Regiones se fundó otra fuerza política, el Bloque Opositor, liderado por el ministro de Energía Yury Boyko. Desde el principio, el partido estuvo dominado por dos facciones. La primera estaba liderada por Boyko y la segunda, por Ajmetov. El equilibrio de poder se demostró en 2016 con la elección de dos copresidentes del partido: Yury Boyko y Boris Kolesnikov.

Se puede decir que, en la vida política ucraniana, este fenómeno es algo común, un partido con varios centros de poder. Lo más importante es que los líderes de las facciones encuentren un lenguaje común. Hasta cierto punto, Boyko y Ajmetov tuvieron éxito en ello, pero, a finales de 2018, la confrontación entre las dos facciones llegó al clímax. El 20 de noviembre, Yury Boyko y su socio Sergey Levochkin fueron expulsados del grupo parlamentario del Bloque Opositor acusados de “traicionar los intereses de los votantes”. Entonces, Boyko y sus partidarios constituyeron el grupo parlamentario “Plataforma Opositora”. Además, los defensores de Ajmetov, especialmente Kolesnikov, se opusieron firmemente a la nominación de Yury Boyko como candidato de unidad del sudeste de Ucrania.

¿Qué pinta Rusia en todo eso? Estamos hablando de una lucha interna dentro de fuerzas políticas ucranianas. Pero nada es tan sencillo. Parece que las altas esferas del poder ruso tienen la esperanza de arrancar a Ucrania de las garras de Estados Unidos. Al menos, así lo reflejan las palabras del ministro de Asuntos Exteriores de la Federación Rusa, Sergey Lavrov, que afirmó que, si Rusia reconoce la RPD y la RPL, perdería el resto de Ucrania. Así que parecen tener esperanza, al menos en la posibilidad de que Ucrania vuelva a la esfera de influencia de Rusia. Y que sea de forma pacífica. Además, si el Kremlin hubiera estado dispuesto a utilizar la fuerza para restablecer el orden en Ucrania, lo habría hecho en 2014. Se desprende de estas palabras que las autoridades rusas tienen la esperanza de que el régimen de Maidan desaparezca a consecuencia de unas elecciones legítimas en Ucrania. ¿Cuál es la apuesta de Moscú? Evidentemente, un político ucraniano que se presente a sí mismo como representante del sudeste.

Objetivamente, Yury Boyko es el político de la carrera presidencial con mejor valoración. Pero cuantos más candidatos haya, menos votos recibirá. Atendiendo a las encuestas, la situación es la siguiente: Yulia Timoshenko es la principal favorita y, tras ella, el actual presidente Poroshenko, el humorista Vladimir Zelensky, el exministro de Defensa Anatoly Gritsenko y Yury Boyko están prácticamente empatados. Si la situación no cambia de forma dramática, todos ellos tienen alguna posibilidad de pasar a la segunda vuelta contra Timoshenko. Teniendo en cuenta lo apretado de los resultados, puede que el segundo puesto se decida por menos de un punto. En ese contexto, cada candidato buscará ganarse a los votantes del sudeste, lo que potencialmente podría dar una opción a Boyko para pasar a la segunda vuelta y, de ahí, la esperanza de desaparición del régimen de Maidan.

Con la presencia de varios candidatos del sudeste, ganaría Poroshenko. Si Vilkul quitara un 1-2% a Boyko, Poroshenko solo tendría que superar a Zelensky y Gritsenko. Para reducir sus índices de popularidad no hace falta más que una propaganda agresiva. Boyko es más complicado, ya que representa a otra visión política. Quienes voten a los representantes del sudeste lo harán, no tanto por las personas concretas, sino contra el régimen de Maidan. Así que, para Poroshenko, es estratégicamente importante que el sudeste no cuente con un candidato único. Entonces, ¿está Ajmetov del lado de Poroshenko? Eso parece. En un principio, tras la victoria de Maidan, según afirmó el oligarca Alexander Onischenko, Poroshenko extorsionó a Ajmetov. Pero, a estas alturas, parece que, si no una amistad, Poroshenko y Ajmetov han llegado a un acuerdo tácito. Ajmetov gana mucho dinero gracias a que vende el carbón según la fórmula Roterdam Plus, que vincula el precio al de la electricidad que se vende al público. Y como no importa si el oro negro viene de Rusia o de Ucrania, el cálculo se hará de la misma forma, que es favorable al oligarca. Tampoco el Estado ucraniano ataca los intereses económicos de Ajmetov. Evidentemente, a Rusia no puede gustarle esta unión entre Ajmetov y Poroshenko, especialmente tras la provocación de Kerch organizada por el presidente ucraniano. Así que, al introducir a socios de Ajmetov en las listas de sanciones, Rusia mata varios pájaros de un tiro.

En primer lugar, es una advertencia al oligarca de que puede aparecer personalmente en la próxima lista si no cambia su juego político. Pero Rusia tiene otras formas de hacer un inmenso daño a los negocios de Ajmetov, como el bloqueo de envíos de carbón de antracita, el bloqueo del puerto de Mariupol en caso de agravación de la situación en el mar de Azov. En segundo lugar, la aparición del potencial candidato Alexander Vilkul en la lista de sanciones dañará seriamente su índice de aprobación. El motivo es evidente. Pese a la propaganda ucraniana, en el sudeste de Ucrania muchos siguen mirando a Rusia. En tercer lugar, el Kremlin ha dejado claro que no piensa ser un observador pasivo en los juegos políticos de Ucrania. Parece que la provocación en el estrecho de Kerch ha obligado a las autoridades rusas a intensificar sus actividades en dirección a Ucrania en una situación en la que dudar es quedarse fuera. Una nueva provocación podría tener consecuencias mucho más serias que el incidente del estrecho.

Pero ¿se puede considerar a Boyko un candidato pro-ruso? El concepto de “pro-ruso” en la política ucraniana es muy particular. Por ejemplo, así se considera a una de las personas que han aparecido en la lista de sanciones de Rusia: el exgobernador de la región de Jarkov Mijail Dobkin. Durante Euromaidan, era considerado uno de los principales oponentes de los rebeldes, defensor de la población del sur y el este del país y amigo de Rusia. El 22 de febrero de 2014, junto a su amigo el alcalde Gennady Kernes, organizó en Jarkov el congreso de representantes del sudeste de Ucrania. Acudieron al acto 3.000 delegados: representantes de consejos locales, regionales e invitados de Rusia. Sin embargo, el congreso no tomó decisión alguna y la reunión se convirtió en una farsa, a pesar de que las personas allí reunidas tenían dinero, poder, fama y, lo que es más importante, el apoyo de la población para resistirse al golpe. Sin embargo, no hicieron nada y decidieron rendirse ante el nuevo régimen para preservar su capital. Kernes jugó un papel en la supresión inicial del Maidan en la primera capital de Ucrania, pero Dobkin se convirtió en diputado del Parlamento de Maidan y ahora está en la lista de sanciones de Rusia. De hecho, gran parte de los antiguos regionales se han distinguido por su oportunismo.

No creo que Boyko sea muy diferente a sus antiguos compañeros de partido. Según los rumores en la prensa y las redes sociales ucranianas, en 2017 y principios de 2018 aún tenía una buena relación con la administración de Poroshenko. De forma indirecta, eso queda confirmado por el hecho de que todas las causas penales contra Boyko quedaran cerradas y mantuviera su parte en el negocio del gas. El bloguero Anatoly Sharii, que ahora reside en la Unión Europea, ha apuntado que Boyko es un asiduo en el canal de televisión Pryamoy, que aparentemente está controlado por Poroshenko. Y también hay otro aspecto interesante: Rabinovich, actual aliado de Boyko, afirmó en una aparición en el canal 112 Ukraina que, mientras dure la negociación con la RPD y la RPL, Kiev debería nombrar gobernadores militares en la región. Además, Rabinovich afirmó que “la gente a la que no le gustemos se marchará. Y la región se quedará. Vendrá nueva gente. El territorio se quedará de facto y de iure. Es nuestra tierra”. La visión de Rabinovich se puede resumir en que ofrece a los residentes de Donbass abandonar su tierra y poblará Donetsk y Lugansk otra gente. Como saben, se juzga al rey por su séquito y Rabinovich es, a día de hoy, uno de los colaboradores más cercanos de Boyko.

Otra cuestión importante: ¿es actualmente posible cambiar el régimen de Maidan por la vía electoral? Imaginen una situación en la que Yury Boyko y Yulia Timoshenko pasan a la segunda vuelta. Los defensores del actual régimen de Kiev y los diversos grupos fascistas que han actuado impunemente tras Maidan harán lo que haga falta para impedir que alguien que no comparte su visión del mundo llegue al poder. Y no se limitarán a la teoría. Las agresiones políticas y los pogromos son una posibilidad. La retórica rusófoba llegará a límites insospechados. Si Boyko llegara a la segunda vuelta en lugar de Poroshenko, este se declarará el defensor de Ucrania de la amenaza rusa y hará lo que haga falta para mantener el poder. Incluso un golpe de estado. Hay suficientes ejemplos en la historia, cuando jefes de Estado se convierten en dictadores en lugar de cumplir las leyes y proteger al pueblo. Incluso aunque ganara un candidato del sudeste, probablemente no conseguiría ser presidente. Las manos de los líderes de Maidan están manchadas de sangre y también las de los neonazis que los defienden. Ellos comprenden que, si cayera el actual régimen de Kiev, tendrían que responder por sus crímenes, así que no se detendrán ante nada para preservar el actual orden. Estas autoridades llegaron al poder de forma ilegal y pretenden mantenerse en el poder, sea como sea.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 39.063 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1.272.980 hits
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: