Entrada actual
Alto el fuego, Batallón Azov, Batallón Donbass, Batallon Aidar, Bloqueo económico, Bombardeos, Carbón, Donbass, Donetsk, DPR, Economía, Ejército Ucraniano, Minsk

Lucha por el control de los recursos: el agua de Donetsk

Pese a los acuerdos de alto el fuego pactados por el Grupo de Contacto Trilateral en Minsk y por los ministros de Asuntos Exteriores del Cuarteto de Normandía en la reunión celebrada en el marco de la Conferencia de Seguridad de Múnich, la tensión no se ha rebajado en ciertas zonas del frente de Donbass. La tregua, que debía haber entrado en vigor el pasado lunes, ha reducido el número y la intensidad de los ataques en zonas habitualmente más tranquilas, como en la RPL, pero la situación se ha complicado en los alrededores de Donetsk, especialmente en los alrededores de Yasinovataya y la planta de filtración de agua de Donetsk.

Tras semanas en las que esta infraestructura se había convertido en uno de los focos de la batalla, el 24 de febrero, el director de Agua de Donbass (Вода Донбасса), Oleg Mokriy, anunciaba que, tras un noche en la que los trabajadores se vieron obligados a resguardarse en el refugio, la situación era insostenible. “No hay fuerza para aguantar más”, explicó. “Si no sacamos a nuestra gente, los perderemos. Así que detendremos el trabajo de la planta y evacuaremos al personal”, añadió. Los proyectiles habían impactado en la sala del cloro y habían afectado a los tanques de agua. Según explicó el director de la empresa, la planta había trabajado con normalidad durante apenas dos días, entre el 21 y el 23 de febrero, desde el inicio de la última tregua. La noche del 23 de febrero se reanudaron los bombardeos, haciendo la situación imposible.

La planta de filtración de Donetsk ya había sido uno de los puntos clave en el último empeoramiento en el frente, que comenzó la última semana de enero y llegó a su punto álgido el 2 de febrero. Durante aquellos días en los que la inmensa mayoría de la prensa mundial denunciaba la situación en Avdeevka, bajo control ucraniano y sin electricidad ni calefacción, la situación de la planta de filtración pasó más desapercibida. Con zonas de Donetsk, una ciudad de más de un millón de habitantes, sin agua corriente, la OSCE exigía en Twitter que las partes cesaran los bombardeos para poder restablecer el servicio tanto en Avdeevka como en la planta de filtración de agua.

Sin embargo, los llamamientos a la paz y al respeto a la infraestructura civil no se repitieron el 23 de enero, con la planta seriamente amenazada. Al contrario, horas después de que Oleg Mokriy  anunciara que la situación hacía imposible el trabajo normal de la infraestructura, Alexander Hug, jefe adjunto de la misión de observación de la OSCE, se congratulaba ante los medios por la reducción de la batalla. Aunque Hug denunciaba que no se había producido la retirada de tropas y armamento de la línea del frente, que el Grupo de Contacto pactó e incumplió una vez más, no prestó atención a la situación de la planta de filtración de Donetsk. Por el momento, la OSCE solo ha confirmado daños a causa de los bombardeos y una inestabilidad que ha impedido el acceso de los observadores a las instalaciones.

En las horas inmediatamente posteriores al anuncio de evacuación de los trabajadores de la planta, los acontecimientos se han desarrollado de la forma más previsible. Durante una noche de fuertes bombardeos tanto en la zona de Yasinovataya como de Gorlovka entre el 24 al 25 de febrero, tropas ucranianas accedieron a la planta de filtración de agua de Donetsk. Según el periodista ruso Alexander Kots, desde esas nuevas posiciones, las tropas ucranianas comenzaron a atacar las posiciones de la milicia de la RPD.

La reacción de la República Popular de Donetsk no ha sido menos previsible. El comando de la RPD apuntó directamente a los batallones voluntarios que acompañan al Ejército Ucraniano,  a los que acusa de actuar al margen de las órdenes del Ejército o del presidente Petro Poroshenko. Situada en la teórica zona neutral, a una docena de kilómetros de Donetsk, la planta se encuentra a apenas un kilómetro de Yasinovataya, importante nudo de comunicaciones ferroviarias, clave para el comercio de carbón entre la RPD y Ucrania. Acercar el frente aún más a la localidad dificultaría el ya complicado negocio del carbón, objetivo directo del bloqueo iniciado por veteranos de los batallones Aidar y Donbass.

c5gpoxixqaaimqs

Ubicación de la planta de filtración de agua de Donetsk (marcada con una flecha) entre Avdeevka y Yasinovataya (señalada con un círculo)

La tendencia de la RPD, y también de Rusia, a culpar de los bombardeos y otras acciones ilegales según los acuerdos a los batallones voluntarios exculpa indirectamente al ejército y a las autoridades del país. Sn embargo, exagerar las diferencias entre las tropas regulares y batallones como Aidar, Donbass o Azov hace olvidar que esos batallones actúan habitualmente en favor de los intereses de las autoridades o realizando su trabajo sucio. Es complicado pensar, por ejemplo, que el actual bloqueo se haya mantenido sin una cierta colaboración de una parte de las autoridades, interesada en dañar a empresarios de la competencia.

En su afán por insistir siempre en un mismo chivo expiatorio, los supuestamente incontrolados batallones voluntarios, la RPD deja en evidencia su capacidad para responder a ciertas crisis que tampoco los formatos asociados a los acuerdos de paz tienen la capacidad de resolver. En su rueda de prensa diaria para informar del desarrollo de la guerra, el comandante adjunto del comando operativo de la República Popular de Donetsk, Eduard Basurin, condenaba los actos de los batallones voluntarios y afirmaba que no hay una vía militar para recuperar la planta. En su reacción habitual ante los bombardeos o avances ucranianos en la zona supuestamente neutral, la RPD afirmaba que llevaría el caso a la videoconferencia de emergencia del Grupo de Contacto, convocada para la tarde del 25 de febrero.

Como era de esperar, la reunión terminó sin acuerdo. Tras más de dos años de guerra, parece ingenuo pensar que las autoridades ucranianas -ya seaa el ejército o los btallones que realizan su trabajo sucio- aceptarían retirarse de unas posiciones estratégicas que les dan control sobre uno de los recursos clave para la supervivencia de la población. También era ingenuo pensar que la OSCE iba a interceder para hacer que Ucrania se retirara de las partes capturadas en la zona neutral, ya que no hay ningún precedente de ello. Como en ocasiones anteriores en las que las tropas de Kiev han tomado nuevas posiciones en la “zona gris”, la OSCE calla también ahora.

La incertidumbre sobre el destino de la planta de filtración de agua de Donetsk, imprescindible para el suministro a ambos lados de la línea del frente, continúa.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

febrero 2017
L M X J V S D
« Ene   Mar »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728  
Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.252 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,103,266 hits
A %d blogueros les gusta esto: