Entrada actual
Alto el fuego, Bombardeos, Donbass, Donetsk, DPR, Ejército Ucraniano

Staromijailovka: la vida en la primera línea del frente

Artículo Original: Lisa Reznikova / Antifashist

innaMe despido de mis nuevos amigos de Staromijailovka y continúo para observar la destrucción en el pueblo. La residente local Lena, con su pequeña hija Sonia, se ofrece voluntaria como guía.

Lena me lleva a la iglesia de Pokrovsky y cuenta que en agosto de 2014, el templo sufrió daños a causa de una explosión cercana de un proyectil ucraniano. La metralla dañó las paredes y también resultó afectada la cúpula.

Los edificios situados en las inmediaciones de la iglesia también resultaron dañados. También han recibido impactos de bombas más recientes.

staromikhailovka2-02En esta casa, el tejado quedó destruido; las ventanas rotas y se destruyó el cobertizo.

staromikhailovka2-03

Aquí, un impacto reciente hizo caer el tejado. Los restos se encuentran junto a la casa.

staromikhailovka2-04

Continúo a la siguiente calle. Por el camino nos cruzamos con un adolescente que se apresura para llegar al entrenamiento. Camina rápidamente, con la esperanza de llegar antes de que empiece el bombardeo. “Disparan constantemente”, cuenta. “Ahora está tranquilo, pero no durará mucho tiempo. Puede empezar en cualquier momento. Anteayer por la noche, empezó y duró hasta la mañana. Ayer por la noche también hubo ruido”. Pregunto cómo puede hacer ejercicio en esas condiciones. “La vida sigue”, sentencia.

En esta casa, el tejado está dañado, además de la fachada y las ventanas están rotas. También ha sufrido daños la huerta. Los operarios arreglaron el tejado y se han contrachapado las ventanas. Siguen viviendo en la casa destrozada.

staromikhailovka2-06staromikhailovka2-07Un proyectil ucraniano impactó delante de esta casa hace tan solo un par de días, causando daños en la fachada de la casa y las ventanas.

staromikhailovka2-08Sus dueños no se encuentran en el lugar, pero un vecino responde cuando llamo a la puerta. Su casa también ha sufrido daños y se han roto todas las ventanas.

staromikhailovka2-09“La bomba cayó de repente. Ya nos habíamos ido a la cama. En la casa de los vecinos tampoco había luz. Eran las doce de la noche. La noche había sido sorprendentemente tranquila, así que me fui a la cama prácticamente en paz. Hasta había cerrado el sótano, que siempre dejo abierto. Y entonces, ¡buum! Explosión. Mi casa tembló; tembló todo y se cayeron todos los cristales de las ventanas. En la calle hace mucho frío, así que por la mañana empezamos inmediatamente a cerrarlo todo con contrachapado. No sé si pondré nuevas ventanas. ¿Tendría algún sentido?”, se pregunta el hombre. “Porque esto no ha acabado”.

Frente a la casa, una granja destruida y una ventana rota.

staromikhailovka2-10En una de las calles encuentro a un personaje memorable. La calle lleva su nombre como homenaje a Ivan Marchenko, capitán del submarino de estandarte rojo U-402, de la flota del mar del Norte, que hundió a doce naves enemigas. Para conmemorar a Ivan Marchenko, una casa con daños de metralla en el tejado. La calle en memoria de un héroe se encuentra en un estado lamentable, bombardeada en la distancia por las tropas ucranianas. Lo han bombardeado, pero no lo han podido capturar. Y no podrán.

staromikhailovka2-11De camino, Lena me habla de su vida. Antes de la guerra trabajaba en un internado en el que vivían personas con discapacidad. Cuando empezó la guerra, el internado se cerró y los residentes fueron evacuados a Donetsk. Así que Lena se quedó sin trabajo. Se quedó en el pueblo, sin trabajo y con dos hijas pequeñas. Su marido trabaja en la mina en Makeevka, pero según Lena recibe solo restos de su sueldo.

Las tropas ucranianas disparan contra el pueblo a diario. La casa de Lena no dispone de sótano, así que durante los bombardeos, la mujer y sus hijas se esconden bajo la cama. Se acurrucan juntas bajo la cama y esperan a que pase…

Lena cuenta que seis meses antes de la guerra, su abuela le advirtió que se aprovisionara de alimentos y productos esenciales porque iba a haber una guerra. En aquel momento, Lena se mofó de la profecía de la abuela y le contesto: “¿Cómo que una guerra, abuela? Estamos en el siglo XXI”. Su abuela tenía razón, pero hasta el último momento, Lena no quiso creer que Ucrania fuera capaz de disparar Grads, Smerch, Uragan, romper la paz de la ciudad con un Tochka-U o asesinar a sus propios ciudadanos, que no le habían hecho ningún daño al país.

Lena me muestra fotografías de un proyectil que explotó en su jardín. Su marido le pidió que lo fotografiara para la historia familiar de lo que destruyeron ciudadanos del que una vez fuera su país.

staromikhailovka2-12 staromikhailovka2-14Cae la noche, es hora de marchar. Me despido de Lena y de su hija Sonia: “deseo que sobrevivan, que aguanten, pese a todas las dificultades. Seguiremos aguantando. Venceremos. Todo saldrá bien”. Lena sonríe y asiente con la cabeza.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

diciembre 2016
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  
Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.565 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,122,299 hits
A %d blogueros les gusta esto: