Entrada actual
Alto el fuego, Donbass, Donetsk, DPR, Estados Unidos, LPR, Minsk, Rusia, Siria, Ucrania

El futuro de Donbass

Artículo Original: Colonel Cassad

CctyTMJUUAAHebsEn relación al futuro de Donbass, Alexander Zhuchkovsky escribió:

“Hoy he obtenido pruebas que garantizan casi al 100% que Donbass no se va a rendir a Ucrania. Es una garantía “casi al 100%” solo porque un golpe de estado liberal entregaría Donbass a Ucrania y no creo que eso vaya a pasar.

No puedo decir en qué consisten esas garantías, pero escribo esto para que mis lectores y comentaristas abandonen esa histeria sobre el inevitable regreso de Donbass a Ucrania a expensas de Rusia. Todos esos mantras se interpretarán entonces como estupidez o una forma de intimidar a los residentes de las Repúblicas Populares.

Esto no quiere decir que el feliz futuro de Donbass vaya a llegar de la noche a la mañana o que debamos aplaudir incondicionalmente las políticas de Rusia hacia Ucrania y la RPD/RPL. Por desgracia, la actual situación, inestable y frágil, puede continuar durante mucho tiempo y es posible que Rusia haga más de un comentario indignante contrario a lo que esperamos.

Pero la RPD/RPL no regresarán a Ucrania bajo ninguna circunstancia (suponiendo que no se produzca un hipotético cambio de régimen en Rusia). Pido a mis compañeros que tengan esto en cuenta y a mis adversarios, que se hagan a la idea y sigan en forma”.

Solo puedo estar de acuerdo con Alexander: Donbass solo puede regresar a Ucrania en caso de una derrota completa de Rusia en el marco de la guerra fría con Estados Unidos. En realidad, solo se puede considerar la posibilidad de que Donbass vuelva a Ucrania si Occidente escucha al Kremlin y está de acuerdo en una verdadera descentralización y cambio de régimen en Kiev, aunque las posibilidades de que eso ocurra tienden a cero bajo esta administración estadounidense, por no hablar de la próxima.

Como el conflicto seguirá desarrollándose, Rusia tendrá que desafiar el ultimátum de Obama y a cambio Estados Unidos ignorará los deseos del Kremlin en relación a Ucrania, por lo que las repúblicas populares no tienen otra opción real que continuar existiendo como entidades estatales no reconocidas cuyo futuro depende directamente del resultado de la guerra fría entre Rusia y Estados Unidos. Todo eso es obvio sin necesidad de disponer de información privilegiada. Las fuentes de Zhuchkovsky confirman esto (el propio Zhuchkovsky nunca ha suavizado su análisis sobre la situación en las repúblicas populares). En cuanto a la posibilidad de que la RPD y la RPL pasen a formar parte de Rusia, las posibilidades serán mínimas mientras el enfrentamiento con Estados Unidos continúe. Si Rusia se impusiera, tal opción sería posible, pero no antes. Si Rusia sucumbe, la opción simplemente desaparecerá de la agenda, ya que Rusia perderá Donbass, Crimea y probablemente mucho más. La estrategia general de “zigzag” en Donbass, lograr progresos en Siria y dividir Europa es comprensible, pero sus resultados dependerán de las contramedidas que plantee Estados Unidos en los diferentes escenarios y en los países que rodean Rusia, donde Estados Unidos seguirá intentando crear conflictos para estirar los relativamente escasos recursos de los que dispone Rusia. El resultado de un enfrentamiento en un único país, ya sea Ucrania o Siria, sería de naturaleza táctica y no sería decisivo en el conflicto en general, que se decidirá por una combinación de factores incluso a pesar de que los conflictos individuales se congelen y sean reemplazados por otros (Moldavia, Transnistria, Bielorrusia, Kazajstán, Armenia/Karabaj o Tayikistán son potenciales candidatos) que en estos momentos parecen estar relativamente calmados.

Además de actividad militar y política combinada con la presión de las sanciones, los golpes llegarán también desde otras direcciones como las acusaciones contra el deporte ruso como parte de varias campañas antidoping e intentos de despojar a Rusia del derecho de participar en los Juegos Olímpicos u organizar el Mundial de fútbol de 2018. También hay que mencionar los periódicos ataques a las posesiones rusas en el extranjero (como el caso Yukos) y acciones abiertamente subversivas a través de la guerra informativa dirigida a promover procesos de desestabilización interna en Rusia.

Por el momento, el riesgo de guerra caliente es muy bajo, aunque no es inexistente. Las crecientes tensiones en las relaciones entre Rusia y Estados Unidos derivarán en una serie de conflictos y guerras locales en el que las partes utilizarán proxis para conseguir sus objetivos en esos territorios de terceros países que carecen de soberanía propia o que luchan por influencia en estados semi-independientes. Ucrania y las Repúblicas Populares se han convertido en instrumentos en el actual conflicto y no quedarán abandonados mientras esa lucha continúe. Así que la RPD y la RPL no pueden volver a Ucrania y seguirán teniendo apoyo parcial de Rusia, mientras que Estados Unidos no abandonará a la junta y seguirá preparando al Ejército Ucraniano para la guerra contra Rusia con asistencia militar y económica. Nadie en su sano juicio puede descartar la posibilidad de la guerra como instrumento político si es necesario para conseguir los objetivos (a excepción de escenarios creados por personajes como Gorbachov, Shervardnadze/Yeltsin, que la hicieron innecesaria).

Donbass no puede esperar un “final feliz” a medio plazo, ya que la actual guerra difícilmente puede llevar a mejorar de forma significativa las condiciones de vida de quienes residen en las repúblicas, cuyo estatus legal depende de un conflicto sobre el que no tienen influencia. Así, las razones para el optimismo son mínimas.

Ucrania se encuentra en una situación similar: seguirá recibiendo apoyo mientras siga en guerra, pero eso no significa que de repente Ucrania “це Европа” [“es Europa”, lema repetido hasta la saciedad por las autoridades ucranianas]. Al revés, ya que es solo munición en la guerra contra Rusia, Ucrania se ha encontrado aún más lejos de la Unión Europea que en tiempos de Yanukovich. El golpe de Estado no se produjo para acercar a Ucrania a la Unión Europea sino para poder utilizarla como punta de lanza en el enfrentamiento Rusia-Estados Unidos. Finalmente, el actual enfrentamiento entre las Repúblicas Populares y Ucrania en Donbass no es más que una extensión del enfrentamiento global entre Rusia y Estados Unidos en Ucrania y en Siria. Habrá algunos cambios en los próximos seis meses, cuando la situación general sufrirá ciertos cambios.

Sanciones contra Rusia

Hay un 99,99% de posibilidades de que las sanciones contra Rusia sean renovadas, lo que llevará a un empeoramiento en Donbass tanto antes como después de esa decisión. Los esfuerzos de Rusia se basan en movimientos euroescépticos y en conseguir resultados tácticos como el referéndum de Holanda [que rechazó ratificar el acuerdo de asociación de Ucrania y la UE, aunque se trataba solo de un referéndum consultivo, no vinculante], el voto en el Senado francés, etc. Pero nada de eso es suficiente para romper con el mecanismo de control Euroatlántico, que ha llevado al régimen de sanciones como forma de aplicar la política exterior de Estados Unidos. De ahí la decepción de que no haya en Europa ningún actor independiente y con suficiente influencia en la escena internacional. Los representantes del lobby atlantista solo pueden ofrecer a Rusia promesas vacías y garantías sin contenido (como las que se le dio en su momento a Gorbachov), que en realidad no son más que ofertas de capitulación con honor en la línea de “tú cedes algo y nosotros relajaremos un poco las sanciones y te pegaremos de forma menos desagradable”.

Pese a algunas victorias políticas locales, observamos un aumento en la presencia militar de la OTAN a lo largo de las fronteras rusas; Alemania oficialmente califica a Rusia de enemigo [en lugar de socio, como hasta ahora] y los estados regionales se están transformando en un cordón sanitario que gradualmente se llena de tropas. Estos planes son a futuro, más allá del mandato de Obama, lo que significa que el curso de la confrontación Rusia-Estados Unidos no depende especialmente de quién ocupe el Despacho Oval.

notvietnam1El alto el fuego en Siria

El alto el fuego sigue su curso y Estados Unidos exige abiertamente a Rusia que presione a Assad con amenazas de atacar militarmente para derrocarle o amenazas de derribar aviones rusos. Por un lado vemos declaraciones como “Rusia debería…”, mientras que por otro lado vemos amenazas directas y ruido de sables como “si Rusia no hace esto o lo otro, bombardearemos a Assad y derribaremos aviones rusos”. Es la clásica estrategia del “palo y zanahoria”, lo que quiere decir que para todas las partes el alto el fuego en Siria es puramente táctico y que no hay acuerdo fundamental entre Rusia y Estados Unidos en el futuro de Siria, lo que lleva a la mezcla de amenazas y cooperación. Es evidente que para Estados Unidos sería preferible finalizar el conflicto por la vía de la presión diplomática en lugar de involucrarse en otra aventura militar dudosa en vísperas de las elecciones. Moscú comprende que Estados Unidos se encuentra bajo la presión de esas elecciones y también juega una doble estrategia con el Ejército Sirio conduciendo operaciones en el este de Gouta, el norte de Latakia, Homs, Aleppo y en dirección a Raqqa mientras que la diplomacia sigue hablando del alto el fuego y la solución diplomática al conflicto.

Esas acciones militares tienen apoyo activo de la Federación Rusa con suministros, asesores y cobertura aérea. Estados Unidos actúa con similar hipocresía en lo que se refiere a la “oposición moderada” al sur de Aleppo. Finalmente, ambas partes entienden el alto el fuego de forma similar y tratan de culpar a la otra parte de su eventual colapso mientras sobre el terreno siguen intentando mejorar sus posiciones por medios militares.

Las elecciones de Estados Unidos

Cuanto más se acerquen las elecciones, mayor será la influencia de la política exterior de Estados Unidos. Las exigencias de acelerar en Siria y acelerar los acuerdos de Minsk demuestran que la administración Obama está bajo presión y quiere conseguir un éxito en Siria y/o en Ucrania en busca del éxito electoral de Hillary Clinton. Los esfuerzos de conseguir esos éxitos al margen de Rusia, como con operaciones independientes en Raqqa o Mosul, no han conseguido éxitos y la captura de Faluya no tendrá un efecto similar, ya que durante la administración Bush se capturó esa misma ciudad dos veces. Así que Estados Unidos exige a Rusia que acelere la retirada de Assad y la aplicación de los acuerdos de Minsk, ya que si nada de eso se produce en los próximos meses, todo será problema de la próxima administración y una posible aventura militar en vísperas de las elecciones fácilmente puede ser contraproducente.

El destino de los acuerdos de Minsk

Si no se produce ningún progreso en materia de las elecciones de Donbass o el alto el fuego en Siria, es más que probable que Minsk no sea implementado. La idea de extender los acuerdos a 2017 aparecerá en la agenda en invierno junto a la idea de prolongar las sanciones contra Rusia, Donbass y Crimea. Tampoco es probable que se levanten las sanciones en el invierno de 2016-2017.

Cómo se resolverán estos asuntos dependerá de las elecciones de Estados Unidos y de su influencia en la política exterior, que afectará directamente el curso de los conflictos de Ucrania y Siria de la misma forma que provocó la intervención directa de Estados Unidos en Irak y Siria. Tanto la continuación del conflicto en su estado actual como su intensificación son escenarios posibles, en parte debido a que Estados Unidos trata de conseguir progresos antes de la partida de Obama. Eso podría llevar a la intensificación de la lucha en Donbass o al derrocamiento de Assad. Una escalada en Donbass enterraría Minsk-2, así que es más probable, especialmente teniendo en cuenta la postura de Europa, que los acuerdos sean extendidos a 2017, cuando Moscú tendrá que ajustar sus políticas en Ucrania y Siria teniendo en cuenta los cambios que se produzcan en Estados Unidos después de Obama.

En cualquier caso, el destino de Donbass sigue estando estrechamente ligado a otros factores internacionales en los que no tiene influencia alguna. La cuestión de la inmediata supervivencia militar, política y económica ya se resolvió en 2015 y el futuro a largo plazo dependerá de los resultados del conflicto global en el que Donbass es una parte importante, pero no única.

Las elecciones de Donbass

Las elecciones son posibles solo si la junta llega a un acuerdo directo con la RPD y la RPL. Por el momento, tal deseo no existe. Desde el punto de vista de Kiev, las negociaciones directas serían la admisión de que hay una guerra civil en Ucrania en la que la RPD y la RPL son participantes legítimos. Esa opción es inaceptable para la junta y sus dueños. Si no, ¿por qué inflar la burbuja de la “agresión rusa”?

Así que solo Moscú se encuentra bajo presión para implementar el acuerdo de Minsk, mientras que la RPD y la RPL son simplemente ignorados. Desde el punto de vista ruso, celebrar elecciones en Donbass en términos marcados por Kiev y Estados Unidos (es decir, sin la RPD y la RPL en la mesa de negociación) sería equivalente a la capitulación unilateral, que ni siquiera garantizaría nada en relación a Crimea, las sanciones o las futuras políticas de Estados Unidos hacia Rusia.

Si no se producen serias concesiones por ambas partes, es más que probable que las elecciones de Donbass, previstas para el 24 de julio, se retrasen al otoño. En teoría, apartándose del marco de Minsk, la RPD y la RPL pueden celebrar elecciones al margen de Kiev, con el apoyo de Moscú. Eso supondría el final de los acuerdos de Minsk y, por el momento, Moscú no quiere convertirse en el enterrador de Minsk-2, por lo que es probable que las elecciones se retrasen a una fecha posterior.

Anuncios

Comentarios

3 comentarios en “El futuro de Donbass

  1. Reblogueó esto en Guerra en Ucrania.

    Me gusta

    Publicado por Zhukov | 20/06/2016, 12:20

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: EL FUTURO DE DONBASS | EL BLOG DE CARLOS - 21/06/2016

  2. Pingback: Diplomacia, advertencias y más violencia | SLAVYANGRAD.es - 21/07/2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.107 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,092,537 hits
A %d blogueros les gusta esto: