Entrada actual
Andrei Sheptytsky, Anticomunismo, Antisemitismo, Bandera, Fascismo, Galicia, Historia, OUN, UPA

El origen de la SS-Freiwilligen-Division “Galizien”

El gobernador de Galicia Otto Wächter, bajo el escudo nazi, y Volodymyr Kubiiovych, de negro, a su derecha

El gobernador de Galicia Otto Wächter, bajo el escudo nazi, y Volodymyr Kubiiovych, de negro, a su derecha

La derrota en Stalingrado en 1943 iba a convertirse en un punto de inflexión para la Alemania nazi, un cambio definitivo al que también contribuían el avance del Ejército Rojo en las tierras orientales limítrofes con Ucrania y el de los aliados en el Norte de África.

La nueva realidad geopolítica contribuyó a reforzar las posiciones de los sectores que, en Alemania, defendían la cooperación con los movimientos nacionalistas opuestos a la URSS en el este de Europa. Estos movimientos, que pretendían representar al conjunto de sus naciones, aparecían como aliados potenciales frente a los ejércitos de Stalin en el frente oriental. La indicación de un cambio en la política de alianzas de Hitler se tradujo, ya a principios de 1943, en la formación de grandes unidades de Waffen SS en Letonia y Lituania. Pronto llegaría el turno de la creación de otra unidad militar de voluntarios extranjeros para las SS en la zona occidental de la actual Ucrania.

En un apéndice al libro de Wolf-Dietrich Heike, The Ukrainian Division ‘Galicia’, 1943-45, el principal promotor de la Division Galizien, Volodymyr Kubiiovych, explica con detalle los orígenes de la creación de esta División de las Waffen SS. Kubiiovich era, desde la ocupación alemana, el jefe de la administración civil ucraniana de Galicia en el Gobierno General (Generalgouvernement).

El 8 de marzo de 1943, el líder ucraniano remitió una carta al gobernador Hans Frank para pedirle la fundación de una unidad militar ucraniana voluntaria en el territorio del Gobierno General que “combatiría codo con codo con los alemanes en contra de los soviéticos”. Ese mismo día, trató la cuestión con el director de Asuntos Internos en el Gobierno General, y ex vicegobernador de Galicia, Ludwig Losacker, que compartía la visión de Kubiiovych sobre la necesidad de la cooperación entre alemanes y ucranianos.

La iniciativa coincidió en el tiempo con otra paralela. Alfred Rosenberg, encargado por Hitler de supervisar los territorios soviéticos ocupados, se acercó en marzo de 1943 a los responsables de las SS para pedir asistencia en la constitución de un comité nacional ucraniano que apoyara el esfuerzo de guerra alemán

El entonces gobernador de Galicia Otto Wächter, con conexiones directas con Himmler por su rango de SS Gruppenführer, iba a ser el encargado de hacer llegar el proyecto a buen puerto, imponiendo sus tesis frente a conocidos antinacionalistas ucranianos como Eric Koch. A través de su experiencia de trabajo con sus ayudantes -Losacker, Otto Bauer y el coronel Alfred-Bisanz- y de sus contactos con oficiales ucranianos, Wächter asumió que era necesario un grado mucho mayor de colaboración entre la administración alemana y los ucranianos. De origen austriaco, veía en Galicia una zona abierta a la influencia de Alemania y creía que, con excepción de los más altos cargos, la administración de la región debía dejarse en manos de los ucranianos.

Himmler inspecciona a la División Galicia

Himmler inspecciona a la División Galicia

Ese mismo mes de marzo de 1943, Wächter llevó a Berlín su propuesta de creación de una unidad militar ucraniana en Galicia. Analizó el asunto con el jefe de las SS Hauptamt, Gottlob Berger, que supervisaba las formaciones voluntarias extranjeras en las Waffen SS, y con Himmler. Volvió a Galicia con una autorización general para establecer una nueva formación militar de voluntarios ucranianos.

Kubiiovych iba a encargarse de que la constitución de la nueva División se pactara con los nacionalistas ucranianos. El 3 de abril inició sus conversaciones con Wächter y Bauer en las que volvió a plantear el “deseo de los ucranianos de combatir junto a los alemanes contra los bolcheviques” y les pidió que buscara “una base política firme de apoyo en la comunidad ucraniana”.

El 18 de abril, Kubiiovych presentó en Lviv un documento a favor de la creación de la División en una reunión de dirección del Comité Nacional Ucraniano en el que defendía la necesidad de un “compromiso entre las ideas de Reich y las necesidades de otras naciones”.

Su idea principal era que, para poder tener alguna influencia política en medio de una guerra despiadada, era necesaria “la creación de nuestra propia fuerza armada”. Con esas fuerzas armadas ucranianas, “nos convertiríamos entonces en una fuerza de combate aliada reconocida por haber sacrificado su sangre por nuestra causa. De esta manera, nos convertiremos en una fuerza activa en la política”, sostenía. Aunque había diversas unidades formadas por nacionalistas ucranianos en los territorios orientales, no estaban orgánicamente vinculadas a las estructuras políticas del nacionalismo ucraniano, lo que limitaba su influencia política.

Según Kubiiovych, la creación de una División ucraniana supondría un acto de aceptación política, relacionado al menos en parte con la cuestión más amplia del reconocimiento de la cuestión de la estatalidad ucraniana. Además de contribuir a relajar el estricto régimen político del Gobierno General para mantener la “sustancia ucraniana” del territorio de Galicia, también esperaba que la creación de la División pudiera alentar una extensión al este de las políticas de Wächter con la creación de una base de poder ucraniana (sobre todo militar) más allá de las fronteras de Galicia.

A cambio de su compromiso militar, el nacionalismo ucraniano también esperaba concesiones prácticas muy concretas, como acceder a nuevos puestos en la administración de Galicia. Para ello, el Comité Central Ucraniano presentó las siguientes demandas ante las autoridades alemanas:

*   Amnistía para todos los presos políticos, en particular para los miembros de la Organización de Ucranianos Nacionalistas (OUN).

*   Privatización de todos los activos de Ucrania, lo que de facto incluía también la participación en el reparto del saqueo a la población judía y al Estado soviético.

*   Autonomía para la policía auxiliar de distrito ucraniana.

*   Devolución al nacionalismo del control sobre la prensa.

*   Mejora de las condiciones de los Ostarbeiter, los trabajadores ucranianos en Alemania.

Soldados de la División Galicia

Soldados de la División Galicia

En el ámbito militar, las reivindicaciones se centraron en la extensión del reclutamiento al territorio del Reich (la zona gobernada desde Kiev, no sometida al Gobierno General) y la transferencia de todo el personal ucraniano en otras unidades militares o paramilitares alemanas a la nueva División.

Durante las posteriores negociaciones con Wächter, Kubiiovych comprobó que el poder del Gobernador de Galicia era limitado y que la oposición anti-ucraniana iba a impedir que se consiguieran todas las reivindicaciones nacionalistas. Además de Eric Koch, altos mandos de la Gestapo veían negativamente a los ucranianos, en especial desde la perspectiva de la inteligencia militar [Abwehr). La principal consecuencia fue que el nacionalismo ucraniano tuvo que conformarse inicialmente con una dimensión regional para su unidad, limitada al territorio de Galicia, y sin otros símbolos propios para la unidad que los de las Waffen SS. Así nacería el 28 de mayo la SS-Freiwilligen-Division “Galizien”, la División de voluntarios de las SS Galicia. Los altos mandos de la unidad no serían además ucranianos sino alemanes.

El nacionalismo ucraniano sí había conseguido garantizarse el control ideológico interno de la unidad. En particular, los asuntos religiosos quedaron en exclusiva en manos de religiosos ucranianos. La Iglesia greco-católica se comprometió de forma decisiva, a cambio, con la nueva División. Kubiiovych señala en concreto que su primera reunión para constituir la unidad de voluntarios ucranianos fue con “el más importante de las figuras con autoridad ucranianas”, el Metropolitano Andrei Sheptytsky. Éste le transmitió entonces palabras similares a las que le pudo escuchar en el verano de 1941: “No hay casi precio alguno que no debería pagarse por la creación de un ejército ucraniano”.

Aunque la OUN-B de Bandera mantuvo inicialmente una postura ambigua, apostando por el Ejército Insurgente Ucraniano (UPA) como fuerza irregular, su posición fue girando hacia un compromiso directo con la División en especial tras la debacle de Brody en 1944. Por su parte, la OUN-M de Melnyk y otros grupos menores apoyaron desde el primer momento el impulso a la nueva unidad militar.

En la ceremonia de constitución de la nueva División Galizien, el 28 de mayo, se leyeron dos manifiestos, uno del Gobernador General Hans Frank, representado por Wächter, y otro del propio Kubiiovych. Ambos manifiestos explicaban que la Division “Galizien” se formaba “de conformidad con el principio de participación voluntaria en la guerra contra los bolcheviques”.

Según Kubiiovych, “entre los ucranianos que contribuyeron con sus energías a la organización de la División, todos tenían exclusivamente intereses ucranianos en mente”. Desde su punto de vista, la causa de Ucrania requería “la organización de una gran unidad militar ucraniana como base para un ejército ucraniano, y sabían que a los alemanes había que pagarles de alguna manera por esto. No se acercaron a la cuestión de manera sentimental, sino con frío cálculo político”.

Aunque en el momento de la creación de la División empezaba a hacerse evidente la previsible derrota de Alemania, los nacionalistas ucranianos suponían que esa derrota no tenía por qué suponer de forma directa una victoria de los “bolcheviques”. Todavía se podía esperar “una situación de caos político en Europa Central y una invasión de los Balcanes por los aliados occidentales”. Los ucranianos esperaban una rápida confrontación entre las fuerzas anglo-americanas y la URSS que terminaría con la destrucción del sistema comunista, aunque después de un periodo transitorio similar al del periodo 1918-1920. En tal escenario, la División podría jugar un papel importante como “ejército nacional de Ucrania”, susceptible de condicionar la transición hacia la formación de un Estado propio.

El gobernador Otto Wächter, bajo el escudo nazi. A su derecha, Volodymyr Kubiiovych

Sin embargo, el compromiso del nacionalismo ucraniano con el nazismo distaba mucho de ser meramente instrumental. Reflejaba una visión estratégica concreta: convertirse “en una parte reconocida de la lucha contra el bolchevismo” y entrar, a través de la Alemania de Hitler, o de los aliados anglo-americanos, “en la arena política” de Europa y del mundo. Kubiiovych lo resumía diciendo que, con su acuerdo con la Alemania nazi, “Nuestra guerra con Moscú tomará forma oficial”.

En el prefacio a su libro, Heike, el Jefe de Estado Mayor de la División Galizien, se atreve a señalar que los ucranianos de su unidad lucharon “por una causa que consideraban justa” y “por la verdadera democracia”. Aunque es difícil concebir que un oficial de la Wehrmacht en una unidad de las SS de los años 40 pueda tener una idea aproximada de lo que es la “verdadera democracia”, hay algo con lo que ésta resulta en todo caso incompatible: la inequívoca voluntad de aniquilación del adversario. Según Heike, el enorme “potencial político de la División” era su papel de “instrumento para movilizar las energías nacionales ucranianas en la lucha alemana contra el comunismo soviético”.

Es precisamente ese inequívoco punto de voluntad común de destrucción lo que hizo posible la convergencia de intereses del nacionalismo ucraniano con la Alemania nazi en los años 40. Más allá de sus divergencias tácticas, ambos compartían la perspectiva de una comunidad de naciones dispuestas a aceptar una Europa sin población judía, gitana, comunista o moscovita.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.142 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,094,217 hits
A %d blogueros les gusta esto: