Entrada actual
Alto el fuego, Ayuda humanitaria, Bombardeos, Donbass, Donetsk, DPR, Ejército Ucraniano

Algo más que una foto

Artículo Original: Denis Grigoriuk

una fotoA veces es imposible saber las pruebas a las que habrá que enfrentarse en la vida y cuándo terminarán, si es que terminarán alguna vez. Algunos se enfrentan a pruebas a lo largo de toda su vida. Hoy me he enfrentado a una situación ante la que es difícil mantenerse indiferente. Ha hecho diferente nuestro banal viaje y me ha hecho pensar.

La idea era acercarnos a la línea del frente junto al batallón humanitario Ángel [que se dedica a rescatar a personas de los lugares más comprometidos del frente o llevar ayuda humanitaria a la primera línea del frente-Ed] para felicitar a los veteranos por la gran fiesta del Día de la Victoria. Los voluntarios del batallón de Alexey Smirnov no se olvidan un solo día de quienes más les necesitan. Y por supuesto no podían olvidarse de ayudar a quienes nos dieron la libertad hace más de setenta años. Cargamos alimentos, recogimos medicamentos, tarjetas de felicitación y una pequeña cantidad de dinero para cada uno de los veteranos y nos pusimos de camino.

Visitamos las localidades de Krutaya Balka y Yakovlevka, que aunque familiares, parecían irreconocibles por lo verdes que están todos los lugares. Allí, los ángeles entregaron la ayuda humanitaria, felicitaron a los veteranos y les desearon salud. Los veteranos se mostraron extremadamente agradecidos de que nos acordemos de ellos año tras año en estas fiestas y de que la guerra no haya dejado en el olvido a aquellos que arriesgaron su vida por el bien del país y de las futuras generaciones.

Después tuvimos que pasar por Yasinovataya. En los últimos tiempos, la ciudad se ha convertido en protagonista de todas las noticias e informes del frente. Pese a los acuerdos de Minsk, la artillería ucraniana bombardea la ciudad a diario, destruyendo la infraestructura y a los habitantes de la ciudad. En esta pequeña localidad de la primera línea del frente hay una residencia de ancianos. El amable personal nos llevó hasta uno de los veteranos. Era una habitación pequeña con una gran ventana y cuatro pequeñas camas individuales. Cada uno contaba con una mesilla para sus cosas. En una de las camas, una mujer nos esperaba sentada. Era evidente que tenía dificultades para mantenerse así. Vestía una bata de flores y una bufanda. Kipish, en representación del batallón Ángel, se acercó a la mujer y le entregó la tarjeta con el dinero. Decidí sacar una foto.

bZg5G1fAMPcEl agradecimiento más sincero que he visto nunca. Quería abrazar a todos los que nos encontrábamos en la habitación y agradecer la ayuda. Le pedí que nos hablara de la Gran Guerra. Con lágrimas en los ojos, nos mostró fotografías de los años de la guerra. En ellas estaban su padre y su tío. Lucharon y llegaron hasta Berlín. La mujer no pudo contener las lágrimas, que le caían por su ya arrugada mejilla y caían en la tarjeta y en las fotografías.

Su historia no era especial. Los veteranos cuentan historias trágicas cada año y con ellas nos tocan el corazón a cada uno de nosotros. Lo extremadamente doloroso era ver a esta mujer solitaria de Spartak que tiene que vivir en una residencia de ancianos. De no ser por la guerra en Donbass, podría vivir segura en su propia casa y no tener que dormir y despertar en ese pequeño camastro. De la mañana a la noche, la guerra marca la vida de la población, jóvenes y mayores.

Al ver las imágenes en la cámara en el camino de vuelta, seguía viendo la escena en mi mente. No se me quitaba de la cabeza la mujer en la cama. Solo quería publicar la foto con un pequeño comentario, pero me di cuenta que había algo más que la foto, así que decidí contar la historia. Pocos piensan en ello. Habitualmente nos concentramos en nuestros propios problemas y experiencias. A veces pensamos que nuestro mundo se viene abajo cuando en realidad no pasa nada. Y nos olvidamos de que hay personas mayores sufriendo, apretando los dientes, que no se quejan y que hacen esfuerzos por no llorar. Son personas que desde la niñez han vivido dificultades y privación. Debemos aprender de ellos y de su entereza. Pero una y otra vez caemos en los mismos hábitos. Escribí esto no para promocionar ni difamar a nadie, sino para llamar la atención sobre el problema. Realmente es importante y es necesario resolverlo. Solo tenemos que estar más atentos y ser más amables.

Anuncios

Comentarios

3 comentarios en “Algo más que una foto

  1. Gracias por hacernos sentir la emoción que da el visitar personas tan agradecidas.

    Le gusta a 1 persona

    Publicado por Edgar Palacio | 09/05/2016, 15:35
  2. Una comunidad que no liquide lazos con el pasado y lucha en el presente con un proyecto de futuro, lleva las de ganar. Gratitud a la URSS por su titánica entrega en la II Guerra Mundial [ya sabemos que el-resto-de-los-aliados-juntos hizo algo más de la tercera parte del trabajo militar ¡sobre todo desde que vieron que el fascismo se estrellaba y que los soviéticos podrían avanzar hasta el Atlántico!]. Supervivientes de aquella gesta… es como para comeros a besos.

    Me gusta

    Publicado por Gotzon | 09/05/2016, 17:23

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: ALGO MÁS QUE UNA FOTO | EL BLOG DE CARLOS - 09/05/2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 37.663 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,072,233 hits
A %d blogueros les gusta esto: