Entrada actual
Armas, Bombardeos, Dnepr-1, Donbass, Donetsk, Ejército Ucraniano, Gorlovka, Ucrania

Bestias con cara de ángel

Artículo Original: Denis Grigoriuk 

323766_600Un cálido día de primavera. La fresca brisa impedía que ardiéramos bajo el sol, que quemaba sin piedad todo lo que toca. Nos sentamos en el coche esperando a nuestro guía. Esperamos durante un largo rato. Hacía tiempo que ya se habían acabado los temas de conversación y comenzamos a revisar las noticias del día. El resumen de la noche informaba de ataques en la zona de la mina 6/7 en Gorlovka. Este lugar ha sido golpeado mucho últimamente, así que habíamos ido hasta allí para que los militares nos mostraran los impactos de las bombas.

Se nos acerca un hombre de uniforme. Es un soldado del ejército de la República Popular de Donetsk. Lo conocí en el hospital militar en el invierno de 2015. Hoy nos guiará por una zona peligrosa donde sigue viviendo población civil. “La noche ha sido dura”, informa Berkut.

Rápidamente nos pusimos chalecos antibalas y cascos. Nos sentamos en el sofocante coche. La escena quemaba en el sentido literal del término. El sudor se acumulaba, pero no podíamos despojarnos de la protección bajo ningún concepto. Paramos en un pueblo. Se mirara por donde se mirara, se puedían encontrar cráteres de las bombas. Pasamos junto a viviendas abandonadas. Estaban vacías, con la esperanza de que sus dueños pudieran volver pronto.  

323989_600Llegamos al lugar donde por la noche han impactado proyectiles de 120mm. Al lado del cráter hay un niño. Está vestido con pantalones cortos y una usada camiseta gris. Su mirada pasa tranquilamente del cráter al grupo de personas con cámaras. El chico no tiene miedo de las personas vestidas de uniforme. Las ve a diario. Pero esta vez portan cámaras en lugar de rifles. Nos mira de reojo. Su mirada no muestra ira, pero demuestra que somos extraños para él. Se avergüenza ante nosotros.

Aun así conseguimos que nos contara qué hacía allí. En realidad, vive allí. No, no en el cráter, sino en una casa cercana. Había sido testigo del impacto de una bomba la noche anterior. Las ventanas temblaron y la metralla impactó y atravesó toda la vivienda. Habían tenido que pasar la noche en el sótano. Por la mañana, había ido al colegio para celebrar la fiesta del primer día de colegio.

Fue incómodo estar a su lado vestidos con chalecos antibalas cando el niño de siete años estaba allí en camiseta. Un blanco en movimiento. Un fragmento de metralla y estaría muerto. Pero daba la impression de que no temía nada de eso. Mientas hablábamos, los vecinos del niño cargaban sus pertenencias en un viejo Lada. Los nervios habían sido demasiado para esta joven familia, que se marcha a un lugar más tranquilo.

Nuestro coche circulaba por la ruta Gorovka-Donetsk cuando, de repente, sonó el teléfono. La pantalla mostraba el nombre Berkut. Los tanques ucranianos han disparado 32 veces en Ozeryanovka. Hay impactos directos de tanques contra civiles”. Fueron víctimas de los bombardeos ucranianos contra Gorlovka: el padre, Georgy, murió; su hija Katya (11 años), con su cuerpo partido en dos, también murió. El hijo, Zajar (3 años), resultó herido leve por impactos de metralla en el hombro; su madre, Ana, perdió las manos. La tragedia de la familia Tuv estremeció a todo el mundo. Ocurrió el 26 de mayo de 2015.

Recientemente he visto en las noticias la fotografía de uno de los soldados del Ejército Ucraniano que, mostrando abiertamente su satisfacción, miraba a cámara sentado junto sobre una caja llena de proyectiles en los que habían escrito: “Todo lo mejor para los niños”. Para él es divertido. Ríe y se burla. Es feliz. Ama lo que hace y lo hace a diario. Sabiendo de su impunidad y de su poder, comete crímenes a diario. Ahí está la cara de nuestro enemigo: un joven apuesto y desalmado. Un Dorian Gray de nuestro tiempo, excepto que su interior es mucho peor que lo que llevaba por dentro el protagonista de la novela de Óscar Wilde. Su diabólica naturaleza solo deja ver una sonrisa y un humor sádico.

323353_600

“Todo lo mejor para los niños”

Puede que esto sea cruel, pero es verdad. Si se quiere derrotar a la bestia, hay que dejar de lado su humanidad. El terrible y traicionero enemigo. Parece exactamente como nosotros. En las películas de terror, el asesino siempre es un monstruo aterrador. Nuestro enemigo parece un hombre normal, pero por dentro nada tiene que ver con nosotros. Es un animal salvaje que disfruta del proceso, que disfruta al ver los cuerpos y la destrucción. Le gusta matar y no le importará si mata a un adulto o a un niño. Es imposible perdonar. No debería tener un trato preferente. No se puede permitir que tenga la ocasión de apuñalarnos por la espalda. Hay que detenerlo para salvar a otros, antes de que alguien más se encuentre con los dientes podridos de una bestia con cara de ángel.

Anuncios

Comentarios

2 comentarios en “Bestias con cara de ángel

  1. Reblogueó esto en Guerra en Ucrania.

    Le gusta a 1 persona

    Publicado por Zhukov | 26/03/2016, 11:46
  2. Sigo sin comprender la sádica alegría de estos supuestos militares de honor que disparan contra zonas civiles sin el menor escrúpulo y sin la mínima mala conciencia de lo que hacen, con o sin ordenes de superiores.

    Me gusta

    Publicado por ahiur | 29/03/2016, 12:35

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.569 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,122,529 hits
A %d blogueros les gusta esto: