Entrada actual
Alto el fuego, Colonel Cassad, Donbass, DPR, Economía, Estados Unidos, Gas, Kolomoisky, LPR, Poroshenko, Rusia

La reestructuración de la deuda ucraniana

Artículo Original: Colonel Cassad

defolt_3Me han pedido un comentario sobre la última propuesta de la Federación Rusa para la reestructuración de la deuda ucraniana, es decir, el fracaso de recuperar los 3.000 millones de dólares en 2015, que se aplaza a 2016.

Rusia ha acordado reestructurar la deuda ucraniana de 3.000 millones de dólares a tres años y ha aceptado discutir con sus socios los detalles del acuerdo en un futuro próximo, afirmó el presidente ruso Vladimir Putin en la rueda de prensa del lunes tras la cumbre del G-20. “Acabamos de acordar la reestructuración de la deuda ucraniana. No sólo hemos acordado reestructurar la deuda de Ucrania, sino que ofrecimos mejores condiciones de las que nos pedía el FMI. Nos han pedido que aplacemos el pago de la deuda al año que viene. Contesté que estamos dispuestos a ir más allá en la reestructuración: estamos dispuestos a no recibir nada este año y recibir mil millones en 2016, mil más en 2017 y 2017”, afirmó.

Según el presidente ruso, el FMI trató de convencer a Rusia de aplazar el pago de la deuda ucraniana a 2016. Purín explicó también que había “sorprendido a los socios” que Rusia realzara una propuesta que buscaba asegurar que se reciba el dinero, que se pague la deuda, sin poner a Ucrania en una posición complicada”.

Interfax

Por ahora, esas son las propuestas, pero en realidad eso no es lo importante. Se hacía algo extraño que algunos esperaran que, tras las anteriores concesiones en el tema del gas, Rusia cambiara de pronto su estrategia y exigiera el pago de la deuda “aquí y ahora”. Por supuesto, aquellos que en 2014 preveían la suspensión de pagos de Ucrania pretendieron que el malvado plan ruso había evitado esa suspensión de pagos entonces, pero en 2015…En realidad, Rusia ha demostrado repetidamente que no tiene intención alguna de provocar el colapso económico o la suspensión de pagos de Ucrania (y no solo por las palabras y las declaraciones, sino también por sus actos concretos), por lo que esta última oferta se ajusta a la tendencia de anteriores actuaciones. En estos momentos, las acciones rusas están dirigidas a congelar el conflicto de Ucrania y mantener el statu quo en Donbass, que podría peligrar en caso de intensificación de la batalla o en caso de colapso económico de Ucrania.

Las expectativas de una postura rígida en cuanto al pago de la deuda son comparables con las expectativas de la entrega de la frontera antes de finalizar el año: hay quienes no quieren aceptar que lo que se inició con rapidez como una rebelión en Donbass se ha convertido en una rutina cuyo final no está a la vista. Muchos siguen creyendo en planes ocultos que llevarán al colapso del régimen de Poroshenko y a que Estados Unidos huya de Ucrania y que nuestra victoria llegará porque Poroshenko se enfrentará a Yatseniuk, a Kolomoisky, que se cortará el gas a Ucrania y se congelará, que comenzará un nuevo Maidan y los batallones voluntarios marcharán sobre Kiev u otras variantes de algún malvado plan.

Por otra parte, una parte de la audiencia ve la situación según el principio de “mejor un final horrible que horror sin fin” y esperan la inevitable entrega de la frontera antes de finales de 2015. Se trata de un discurso que oscila entre la victoria y la traición similar al que se puede observar en la prensa ucraniana. Solo que para ellos existe un plan oculto de Poroshenko, que a su vez ha traicionado a todos y ha entregado Donbass a Putin.

Están quienes defienden la existencia de un plan oculto y quienes denuncian la traición de Putin; los que anuncian la victoria y los que anuncian la traición. Nuestros pueblos son el mismo (pese a los intentos de separarnos), por lo que las reacciones son idénticas. Esas reacciones ya estaban ahí en 2014 y no se materializaron y por el momento no hay una imagen clara de cuál será el futuro de Ucrania y de Donbass en los próximos años. Normalmente, esos escenarios se visualizan según los deseos de que “de alguna forma todo irá a mejor” o “puede que todo se solucione sin más”.

La realidad es que no va a haber una resolución rápida al conflicto, ni tampoco una gran victoria o una gran traición. Ya ha quedado claro que el conflicto no va a terminar antes de finales de 2015 y es probable que tampoco lo haga en 2016. El conflicto entre Rusia y Estados Unidos es sistémico y de naturaleza compleja y la guerra en Donbass no es más que uno de los problemas. Mientras ese conflicto continúe, no se puede esperar ninguna traición.

En cuanto al tema del colapso económico de Ucrania, para quienes aún mantienen la fe en ello, les recuerdo mi postura: mientras Ucrania necesite ayuda, recibirá el apoyo necesario, pero será para seguir utilizándolo contra Rusia. La esperanza de que la junta se colapsará y todo se resolverá por sí mismo es algo ingenua. Se puede argumentar que la calificación de Fitch equivale a la suspensión de pagos, pero es preciso recordar que cuando esas mismas agencias occidentales trataron de buscar el favor de la administración de la Casa Blanca y calificaron a Rusia como “bono basura”, exigíamos que se calificara la realidad de la Federación Rusa. Aferrarse ahora a la calificación de Fitch tiene más que ver con las falsas esperanzas.

La supervivencia de la economía ucraniana depende de los factores económicos, pero en muchos aspectos también de la situación política. Si el objetivo fuera destruir Ucrania, Rusia dispondría, por supuesto, de ciertas medidas posibles (incluyendo exigir el pago de la deuda), pero como ya ha quedado explicado, sería extraño esperar ese tipo de medidas ahora, después de que ya se hayan producido concesiones en el asunto del gas, el reconocimiento de la junta como Gobierno legítimo o el acuerdo para congelar la guerra en Donbass. En cuanto al cobro de la deuda, no hay garantía de que Ucrania vaya a pagar, por lo que en mi opinión lo más sensato es exigir garantías a los dueños occidentales de Ucrania.

Como ocurrió a quienes esperaban la entrega de la frontera a Ucrania en 2015, que solo han trasladado sus esperanzas a 2016, quienes esperan la suspensión de pagos de Ucrania se encontrarán con la misma decepción. La causa de estas falsas esperanzas está clara: se basa en un análisis erróneo de los acontecimientos, que provoca falsas esperanzas y choca con la dura realidad. El sufrimiento de Ucrania no va a terminar pronto, como tampoco el limbo en el que se encuentran las Repúblicas Populares de Donbass, por lo que no es de prever una resolución del conflicto según escenarios triunfalistas o derrotistas. Mi posición de 2014 no ha cambiado: el escenario óptimo no era salvar a Ucrania, sino su destrucción (no por vías militares) y reconstrucción como un nuevo Estado, ya que es imposible que deje de ser anti-ruso. Esa es solo mi opinión, que no define ninguna política de Estado. Podría contar una historia sobre una gran victoria o una historia de terror sobre cómo todo acabará de una forma horrible, pero creo que ya hay otros que se dedican a eso.

Anuncios

Comentarios

7 comentarios en “La reestructuración de la deuda ucraniana

  1. Reblogueó esto en Desde el otro ladoy comentado:
    Comparto plenamente este análisis

    Me gusta

    Publicado por El Confidente | 19/11/2015, 22:16
  2. Absolutamente todos los países intentar influir en sus países vecinos para buscar algo de provecho, es una realidad. La UE no le gustó el acercamiento de Kiev y Moscú y movieron sus hilos para sacar a Yanukovich. De USA ni hablamos. Incluso países como Turquía o Francia suelen mantener una presión constante. En cambio aquí Rusia aún teniendo un gobierno abiertamente anti ruso y como mínimo merecedor de que Rusia ponga toda la carne en el asador para que se caiga, se mantiene algo pasiva. Acaso esperan el final de la Gerogia de Shakashvilli? Lo mismo se creen que el problema lo tienen en Asia central o dan a Ucrania por perdida, además así ganan el tener que subvencionar ese país. La pregunta es hasta cuando los europeos vamos a poner el dinero si al final el resultado es inevitable,

    Me gusta

    Publicado por El Confidente | 19/11/2015, 22:26

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: La reestructuración de la deuda ucraniana | Desde el otro lado - 19/11/2015

  2. Pingback: Ucrania responde a la propuesta rusa: “No vamos a pagar 3.000 millones” | SLAVYANGRAD.es - 21/11/2015

  3. Pingback: La guerra económica: el FMI al rescate de Ucrania | SLAVYANGRAD.es - 10/12/2015

  4. Pingback: Economía y política: últimas noticias de Ucrania | SLAVYANGRAD.es - 18/12/2015

  5. Pingback: Deudas | SLAVYANGRAD.es - 02/04/2017

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

noviembre 2015
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  
Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.139 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,094,469 hits
A %d blogueros les gusta esto: