Entrada actual
Alto el fuego, Donetsk, DPR, Ejército Ucraniano, Grupo de Contacto Trilateral, LPR, Minsk, OSCE, Política, Putin, Rusia, Ucrania

Hacia el fracaso político del proceso de Minsk

CG5Wa-WVIAAi5h2La batalla por la localidad de Marynka, a escasos kilómetros al oeste de Donetsk, se ha llevado gran parte del interés de la prensa esta semana. Olvidando el papel estratégico de Marynka, localidad donde el ejército ucraniano dispone de posiciones desde las que es capaz de alcanzar gran parte de la ciudad de Donetsk, la prensa se ha centrado en destacar la lucha como una violación unilateral de los acuerdos de Minsk por parte de las milicias o, según la interpretación ucraniana, de Rusia. Esta prensa ha ignorado que los bombardeos ucranianos de las ciudades de la RPD se habían intensificando de manera considerable en los últimos días, especialmente desde el 1 de junio, cuando el ejército ucraniano empezó a golpear de nuevo zonas residenciales de Donetsk desde sus posiciones en Marynka y la cercana Krasnogorovka.

Además de las bajas producidas en la batalla por Marynka, con la que el ejército de la RPD esperaba alejar la artillería ucraniana de la ciudad, y de las víctimas civiles causadas por los bombardeos ucranianos, las operaciones de los últimos días han dejado también grandes daños materiales. Como recuerda el periodista ucraniano Anatoly Sharii, el bombardeo del mercado Sokol, que ha recibido impactos directos de las bombas dos veces en los últimos tres días, hará perder docenas de empleos en una zona cuya situación económica es grave.

La situación en Marynka, donde la batalla posiblemente no haya terminado, ha sido suficiente para que Ucrania admita públicamente haber devuelto a esa zona del frente artillería pesada que había sido previamente retirada en aplicación de los acuerdos de Minsk. Ucrania no admite, en cambio, haber utilizado esa misma artillería pesada en los ataques de la última semana contra ciudades como Gorlovka.

Días antes del empeoramiento de la situación, Vladimir Putin resaltaba en una entrevista concedida al diario italiano Il Corriere della Sera los pasos positivos que las partes habían dado hacia el cumplimiento de los acuerdos de Minsk, acuerdos que calificaba de justos y factibles, “posiblemente la única solución inequívoca al problema”.

El aspecto clave de la solución política era crear las condiciones para el trabajo conjunto, pero era esencial acabar con las hostilidades, retirar el armamento pesado. En general, esto ha ocurrido. Por desgracia, sigue habiendo disparos ocasionales y hay víctimas, pero no hay batallas a gran escala, se ha separado a las partes. Es el momento de comenzar a implementar los acuerdos de Minsk”, afirmaba el presidente ruso, ignorando que en parte del frente, en Shirokino por ejemplo, las partes se encuentran separadas por escasos metros.

Casi inmediatamente después de la publicación de la entrevista, Dmitry Peskov, portavoz del presidente ruso, se veía obligado a puntualizar las palabras de Vladimir Putin. “La situación cambia rápidamente, la entrevista se produjo hace varios días”, admitía Peskov en una rueda de prensa que nada tenía que ver con el optimismo mostrado por el presidente ruso. El deterioro de la situación, de hecho, ha llegado justo a tiempo para que Donald Tusk y sus socios del G-7 traten de justificar más sanciones contra Rusia.

En medio de un renovado debate sobre las acciones militares de la RPD, la exigencia de nuevas sanciones a Rusia y la constante insistencia de Poroshenko y su Gobierno de la necesidad de introducir fuerzas de paz en la región, tanto la prensa como las autoridades occidentales han preferido ignorar los compromisos políticos que, como la retirada de artillería o el alto el fuego, son parte fundamental de los acuerdos de Minsk que todas las partes dicen defender.

Semanas atrás, los representantes de las Repúblicas Populares presentaban sus propuestas para la celebración de elecciones locales en Donbass y para una reforma de la Constitución ucraniana que garantizara una autonomía amplia para la zona, tal y como se había acordado en Minsk. Sin aparentes avances en esa negociación política para la que Ucrania sigue poniendo precondiciones no previstas en los acuerdos que firmó en febrero, y siempre utilizando el vago término descentralización para evitar el más concreto autonomía, el aparente fracaso de la reunión del 2 de junio del Grupo de contacto trilateral parece haber sido un punto de inflexión más importante en el proceso político que la batalla por Marynka.

Los sucesos en la región de Lugansk muestran igualmente un endurecimiento de la posición ucraniana. En los últimos días, el gobernador de la región de Lugansk, Gennady Moskal, ha incrementado el bloqueo del transporte hacia la RPL y ha dado orden de cerrar el suministro de agua a la zona, orden que entró en vigor el 5 de junio. Por si sus actos no dejaban suficientemente clara su postura, Moskal ha prometido “eliminar de la faz de la tierra” a Novorrusia y a la RPL.

Ucrania ya había rechazado abiertamente la posibilidad de dialogar, tal y como exige el proceso de Minsk, con las actuales autoridades de las Repúblicas Populares salvo que se encuentren entre rejas. Por su parte, un diputado del partido del presidente Poroshenko ha llegado a calificar de “tumor cancerígeno” a las Repúblicas Populares, justificando así la necesidad de bloquear completamente las regiones. Tratando de obviar la aplicación de las cláusulas previas a cubrir por su parte, Ucrania ya había exigido la devolución de la frontera como condición para la entrada en vigor del estatus especial que nunca ha llegado a definir para las regiones controladas por las milicias.

Todos estos hechos reflejan incumplimientos de los compromisos adquiridos por Ucrania con la firma del acuerdo de Minsk al igual que sucede con el rechazo ucraniano a pagar las pensiones y beneficios sociales a los residentes en Donbass. Pese a la negativa de la prensa y de las autoridades occidentales a admitir el fracaso del proceso, Ucrania continúa incumpliendo cada uno de los puntos a los que se comprometió en febrero.

A diferencia de los ataques contra Donetsk o Gorlovka, son los acontecimientos de los últimos días en Marynka los que han llevado a la prensa y a las autoridades occidentales a vislumbrar el final del alto el fuego en los alrededores de Donetsk. Los hechos sugieren, sin embargo, que es en realidad el proceso político el que se encuentra al borde del colapso definitivo.  Lejos de cumplir las obligaciones en materia social que Minsk le atribuye, la decisión del Gobierno ucraniano de derogar garantías de aplicación de derechos básicos a la población de Donbass revela la voluntad ucraniana de desbordar los acuerdos de Minsk. Se trata de una nueva muestra de que las autoridades ucranianas carecen de la voluntad de llevar adelante la negociación y el desarrollo de los acuerdos firmados en la capital bielorrusa.

En este contexto, la dimisión de Heidi Tagliavini, enviada de la OSCE en el Grupo de contacto trilateral, en el que tiene que producirse ese diálogo entre Ucrania y los representantes de la RPD y la RPL, no puede sorprender. “La dimisión de Tagliavini refleja su frustración y es otro signo más de que el proceso de paz está básicamente muerto” afirma Bloomberg. En la misma línea se muestra RIA Novosti que cita a una fuente afirmando que “la última reunión del grupo de contacto y los subgrupos demostró que la posibilidad de negociar entre las partes tiende a cero”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.139 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,094,469 hits
A %d blogueros les gusta esto: