Entrada actual
Alto el fuego, Debaltsevo, DPR, Entrevista, LPR, Minsk, Mozgovoi, Przirak

Alexei Mozgovoi: “Si pasa algo, volveré. ¡Desde Oklahoma!”

Entrevista y fotografías de Elena Gorbacheva para RP (Planeta Ruso)

La corresponsal de RP (“Planeta Ruso) ha pasado un día con el comandante de la Brigada Prizrak, que ha mantenido disputas con las autoridades de Novorrusia, ha criticado los acuerdos de Minsk y ha sobrevivido a un intento de asesinato.

El día que Alexei Mozgovoi (“el cerebro”), comandante de la Brigada Prizrak de la milicia, aceptó esta entrevista, había enterrado a uno de sus soldados en Lugansk: una víctima más de este alto el fuego. Grisha, ese era el nombre de guerra del voluntario, murió el 6 de abril durante una de las batallas locales cerca del pueblo de Zholobok. Estos escarceos cercanos al frente ocurren cada vez más a menudo últimamente a pesar del alto el fuego en vigor.

Tras la batalla en Zholobok, los fantasmas estaban muy enfadados. El cuerpo de Grisha fue recogido por soldados del batallón ucraniano Aidar, los mismos a los que los activistas de derechos humanos de Amnistía Internacional ha acusado de crímenes de guerra: secuestros, asesinatos o torturas a detenidos.

No se pudo recuperar el cuerpo de Grisha hasta dos días después y no se han dado a conocer los detalles de cómo se ha logrado. Se suele pensar que en la guerra todo es más simple que en la vida civil: todo es blanco o negro. Pero cuando los bombardeos y la pérdida de vidas continúan en el frente durante la tregua y la respuesta a cada pregunta pasa por el “Acuerdo de Minsk”, esa lógica se derrumba.

La voz del comandante se convierte en el único remedio contra la ira. Para la milicia, la voz de Mozgovoi puede ser un susurro amenazante. Conmigo, una periodista que ha llegado a una zona de guerra, es diferente: calmada, tranquila. Cuanto más severa ha sido la noche anterior, más calmada es la voz del comandante de brigada al día siguiente.

“La OSCE solo está interesada en sus salarios”

Vamos en el coche. Con el chirrido de las ruedas, apenas puedo escuchar la voz de Mozgovoi. Responde despacio, midiendo cada palabra. No veo su cara, ya que estoy en el asiento trasero y Mozgovoi responde desde delante sin girar la cabeza.

¿Están los representantes de la OSCE monitorizando la situación en Kirovsk?

Ellos solo están interesados en sus salarios. ¿Cuántos días seguidos hay escarceos durante los que no se presentan una sola vez?

¿Los llamó cuando ocurrió el incidente y murió el miliciano?

¿Para qué?

Para que tomen nota de la violación del alto el fuego.

Se toma nota de todas las violaciones y demás en ciertos puestos de control que operan nuestros observadores junto a representantes de las Fuerzas Armadas de Ucrania. Y estamos en contacto continuo con la OSCE. El bando ucraniano dispone de un grupo y el nuestro, de otro. Simplemente no habrían aceptado ir a Kirovsk.

¿Quién podría actuar como mediador entonces?

Nadie.

¿Así que son capaces de interactuar con el otro bando sin intermediarios?

La relación con el otro bando no podrá funcionar mientras la otra parte siga financiada por quienes se benefician de la guerra. El peso de la lucha lo llevan los ejércitos privados de Kolomoisky, el ejército participa a un nivel mínimo.

En relación a Prizrak, se han oído quejas que dicen que no se someten a nadie y que actúan por su propia iniciativa. A finales de marzo, su equipo se convirtió oficialmente en una brigada de la República Popular de Lugansk. ¿Qué ha cambiado?

Nuestra política no ha cambiado, siempre hemos interactuado con todas las estructuras, también en lo militar. Otra cuestión es que defendemos los intereses de la población, no del Gobierno. Porque los gobiernos cambian, la gente no. Siempre hemos encontrado un lenguaje común con aquellos que realizan sus tareas de forma honesta.

¿Pero surgen los conflictos? Por ejemplo, dicen que la relación de Prizrak con el alcalde de Kirovsk no es, digamos óptima.

Sí, no le caemos bien: destapamos sus operaciones financieras ilegales. Y además, la mayor parte del trabajo en la ciudad estuvo dirigido por nuestro batallón: determinar la asistencia a los refugiados, ayudar a la gente. El alcalde solo escribió los informes. Y cada día nos pedía algún papel.

En una entrevista, usted habló de una forma muy dura. Dijo que los enemigos más impredecibles de Novorrusia son los gobiernos de las recientemente formadas repúblicas.

En este sentido, no cambiará nada hasta que el pueblo controle completamente a las autoridades.

En su opinión, ¿por qué no es posible establecer Novorrusia?

Todo es cosa de dinero. Dígame, ¿Por qué hay una aduana entre la RPD y la RPL? Peor que un principado. Por algún motivo, se van a crear pasaportes. ¿Qué significado tendrán esos documentos si no hay reconocimiento? Y para que haya reconocimiento, habrá que trabajar. Y trabajar juntos.

“¿Quién tiene razón?”

Mozgovoi cuenta que al principio del conflicto, después de un ataque aéreo contra su compañía, los medios ucranianos afirmaron que “habían destruido un gran grupo de tropas rusas y que todos habían muerto”. A lo largo de la guerra, esto se ha repetido cinco o seis veces. De ahí salió el nombre de su equipo: fantasma.

¿Cuál es el secreto de la disciplina de la Brigada Prizrak?

“No hay ningún secreto. Y no hay disciplina. Mira, siéntate, no hagas nada”. Mozgovoi sonríe. Por primera vez, parece.

¿Cuál es la motivación de Prizrak?

La misma que la de todos los demás: queremos vivir en libertad, en una sociedad justa.

¿Cuál es la mayor injusticia que se ha encontrado en la guerra?

La guerra es la mayor de las injusticias. No estamos en guerra contra los soldados. Quienes pagan, quienes utilizan a los medios de comunicación para poner a la gente la una contra la otra, son ellos contra los que tenemos que luchar. Sí, cada cual tiene sus propias ideas, pero en general, tanto nosotros como los del otro lado estamos luchando por la misma cosa. Y aun así, nos matamos los unos a los otros.

¿Y qué pasa con los ucranianos, quieren que acabe la guerra? ¿Escucharán esos argumentos?

¿Es que aquí realmente escuchan? Desde fuera parece como si fueran dos tíos simples persiguiendo una moneda y que se pegan por nada. ¿Y quién tiene razón?

¿No es la parte que no ataca a nadie?

¿Quién atacó a quién en Debaltsevo?

La opinión de la gente también es importante: la población local no quería estar bajo el control del ejército ucraniano.

En un pueblo de Donetsk, a los residentes no les gusta que haya una división del a 4ª Brigada de la milicia estacionada allí. Y debe ser así: lo mismo de un lado que del otro. Hay idiotas y hay soldados. Por ejemplo, un miliciano se atrevió a escribir la verdad y publicarla en la red después de que tomáramos Debaltsevo. Y se puede hablar mucho de los saqueos. Cuando llegábamos a una ciudad, la población local quería que protegiéramos sus casas y que atrapáramos a los saqueadores. Pero teníamos que lidiar con la guerra.

“Una misión de inspiración humanitaria”

El vehículo se para. Mozgovoi tiene una cita con los empleados de una de las granjas avícolas de Alchevsk, una gran ciudad cuya población superaba los 100.000 habitantes antes de la guerra (según algunas estimaciones, en estos momentos ronda los 80.000). Los dueños de la empresa huyeron a Kiev, la granja cerró y el personal se quedó sin trabajo y sin saber qué hacer.

En las instalaciones no hay ningún pollo, entre los edificios sopla un viento mezclado con algo de nieve. Solo algunos restos de cáscara de huevo en el barro que pisamos recuerdan que se trata de una planta avícola. Hay restos de la guerra: varios edificios destruidos y un proyectil que sale de la tierra en medio de la carretera. Los trabajadores se preguntan quién pagará sus salarios. El comandante responde que también se hablará de ese asunto.

Otra vez en el coche, Mozgovoi se sienta en el asiento delantero. Pero ahora, durante la conversación, se da la vuelta para hablar y su voz suena más fuerte.

¿Han hecho algo las autoridades para ayudar a la planta? Tengo curiosidad.

La gente son las autoridades. ¿Quiere decir el Gobierno? Ningún ministro ha aparecido para hacerse cargo de la empresa.

¿Qué puede hacer por la planta?

Nos hemos puesto en contacto con representantes del sector agrícola ruso que han expresado su interés por ayudar a la planta. No se trata de una nacionalización, el contrato está apoyado por los dueños. Los convoyes de ayuda humanitaria no pueden solucionar el problema de alimentación de Donbass. No solo tenemos que trabajar en los mercados y las tiendas, sino también en la producción en sí.

Además de una brigada militar, Prizrak también ha sido una misión humanitaria.

Digamos que de inspiración humanitaria. Desde el principio hemos tenido problemas con el suministro de hospitales, colegios o comedores sociales. Ahora todo se ha hecho demasiado serio, demasiado estatal, y hay muchos problemas con el transporte. Cuando la aduana dijo: “el cargamento supera el peso permitido”, me sorprendió. ¿Cómo puede un cargamento humanitario superar el peso permitido? Además, ahora hay que registrar todos los productos con el Ministerio de Emergencias rusos en Rostov. ¿No es más fácil poner todos los controles directamente en la aduana? Estas medidas no ayudan a acabar con el contrabando. Al contrario, en estas condiciones, el contrabando aumenta. Después de todo, la ayuda humanitaria también es un negocio.

“Si dices que no tienes miedo, estás mintiendo”

En el despacho de Mozgovoi cuelgan, en una pared la bandera de Novorrusia y en la otra, una bandera roja con la hoz y el martillo. Aunque se dice que es monárquico, no ve una contradicción en ello. Dice que no está bien que se divida a la gente por la ideología: rojos, blancos, quinta columna y demás. Entonces no queda nada para la gente.

¿Recuerda su primera actuación?, pregunto al comandante, que una vez fue solista del coro de Svatovskaya y que ahora a menudo tiene que hablar en público.

Claro que lo recuerdo. Todavía estaba en el instituto. Era alguna fiesta comunista en un club agrícola, con una cortina de terciopelo, Ilych, espigas. Todos juntos, íbamos vestidos con corbata y recitamos unas rimas. Y ya está.

¿Le da miedo actuar?

Todo el mundo tiene miedo. Actuar es como la batalla. Si dices que no tienes miedo, estás mintiendo.

¿Recuerda la primera vez que se dirigió al público?

También en el instituto. Estaba metido en actividades clandestinas. Luego hubo unas elecciones: también teníamos de eso en tiempos soviéticos. Y me di cuenta: ¿por qué teníamos que elegir lo mismo? Reuní a un grupo y, por la noche, entramos en la oficina del director de estudios y dibujamos consignas a boli. Yo tenía la llave, ensayábamos allí. No recuerdo el texto, pero la idea era que no era suficiente elegir siempre lo mismo.

¿Qué le hizo abandonar Lisichansk? (Prizrak defendió esa zona en junio-julio de 2014, después se retiró hacia Alchevsk)

La necesidad: era necesario salvar la ciudad, a la población civil y a la brigada. Por eso hice que nos retiráramos. La muerte heroica solo es bonita en el cine.

El comandante fuma mucho. En su mesa hay cuatro pipas. Una vez, dice Mozgovoi, intentó dejarlo, pero fracasó. Una de las pipas lleva tallada una imagen de Taras Shevchenko. Un trofeo.

Sabemos que escribe poesía. ¿Quién es la mujer de su poema “escríbeme una carta, mademoiselle?

Nadie que vaya a conocer. Una imagen colectiva.

¿Lo escribió para alguien en particular?

Uf. Yo soy confiado y amable. Y vosotras, las mujeres, traicioneras.

“Mucho mejor”

¿Qué crítica oye habitualmente?

Que soy un sátrapa. Y que grito a todo el mundo.

¿Es mentira?

No lo sé.

¿Cuándo sabrá que su trabajo ha terminado?

Es una pregunta interesante. De repente, se ha acabado ¿y no me he dado cuenta? En serio, ahora estamos planeando centrarnos algo más en aumentar la producción agrícola para reducir la dependencia de la ayuda humanitaria. Rusia va a ayudarnos. Entonces será posible dirigir la ayuda en otras direcciones más necesarias. Solo el tiempo dirá qué vendrá después. No se sabe cuándo terminará la guerra.

¿Le ha cambiado la guerra?

Era bueno y ahora soy mucho mejor (risas). Sí, de hecho ahora estoy más enfadado. Y más duro.

¿Qué le enfada?

Que vamos muy despacio y que no tenemos nada.

¿Y cuando acabe la guerra?

Continuará. No podemos sobrevivir en los trozos de tierra que tenemos ahora.

¿Por qué debe cumplir los acuerdos de Minsk en ese caso?

Es demasiado pronto para atacar. La tregua será buena para nosotros si usamos bien el tiempo.

¿Eran prematuros los sueños de quienes decían “a Kiev”?

Deberíamos ir a Kiev. Otra cosa es si debería hacerse con la conciencia, no con la espada. Pero bueno, ¿después de cruzar el Dniéper, qué hay?

¿Y luego qué?

Lvov.

¿Y después?

Varsovia.

¿Y después?

Luxemburgo (el comandante sonríe). Ah, y otros sitios pequeños: Londres, París.

¿Y Washington?

Estoy considerando ofertas.

¿Qué pasa si cuando se establezca control sobre el territorio, le dicen: gracias, ya no le necesitamos?

No hago nada de esto para mí. Aunque me digan, no pasa nada. Alguien se quedará. Pero si algo va mal, volveré. ¡Desde Oklahoma!


La brigada Prizrak, que ahora cuenta con más de 1000 soldados, se formó en Lugansk en abril de 2014, inicialmente como pelotón (menos de 100 hombres) y después aumentó a batallón (500 hombres).

En la primavera y verano de 2014, Prizrak participó en la batallas en la zona de Lisichansk, Lomovatka y Pervomaisk. En enero, participó activamente en la batalla por Debaltsevo.

La brigada tiene composición internacional: hay voluntarios locales de la región de Lugansk, rusos, eslovacos, búlgaros. Hay quienes tienen experiencia militar, pero también civiles que jamás habían usado armas.

El comandante de la brigada Prizrak, Alexei Mozgovoi, nació en 1975 en Baja Duvanka, región de Voroshilovgrad (ahora Lugansk). Es de origen cosaco. Ha servido en las Fuerzas Armadas de Ucrania como soldado profesional.

Durante la guerra civil en el sudeste de Ucrania, Mozgovoi se ha distinguido como uno de los más importantes comandantes de la milicia. Ha criticado abiertamente a los gobiernos de Novorrusia, ha llamado principados a la RPD y la RPL, se ha enfrentado al líder de la RPL Igor Plotnitsky (aunque se reconciliaron más adelante).

En marzo de 2015, el coche en el que viajaba Mozgovoi fue alcanzado por un artefacto explosivo en los alrededores de Alchevsk. El comandante resultó herido en la cabeza y más adelante habló del incidente como un intento de asesinato, sin buscar identificar a su organizador. Algunos medio sugirieron que el encargo provenía de alguien cercano a las autoridades de la RPL.

Anuncios

Comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: La muerte de un líder | SLAVYANGRAD.es - 24/05/2015

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 37.946 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,083,525 hits
A %d blogueros les gusta esto: