Entrada actual
Carbón, Donbass, Economía, Energia, Rusia, Ucrania

Un círculo vicioso

Artículo Original: Vzglyad

El 1 de octubre caduca la prohibición de importación de electricidad desde Rusia y Bielorrusia a Ucrania. Fue introducida el 26 de mayo por la Comisión Nacional Reguladora de Energía de Ucrania, ya que según afirmó el ministro de Energía Herman Galuschenko, la importación de energía de países que no son miembros de la Comunidad Europea de Energía es contraria al objetivo estratégico de integración del sistema energético de Ucrania en ENTSO-E, el sistema europeo de operadores de transmisión energética. Sin embargo, hace poco tiempo, el 2 de agosto, Mijaíl Volinets, miembro del Comité de Energía y Servicios Comunales del Parlamento, afirmó que, debido a la crisis sistémica en el sector de la energía, en el futuro a medio plazo Ucrania seguirá dependiendo del suministro eléctrico de Rusia.

Hay que recordar que la primera prohibición de importación de energía de Rusia fue introducida en Ucrania el 1 de noviembre de 2015. Sin embargo, el 1 de octubre de 2019, se reanudó el suministro de energía de la Federación Rusa y Bielorrusia. El motivo fue la misma crisis sistémica del sector energético ucraniano a causa de una combinación de factores que se venían gestando desde 2014. Por ejemplo, a causa de la guerra en Donbass, el país ha perdido acceso a una serie de minas de producción de antracita, que era la materia prima para 7 de las 14 plantas térmicas del país. La situación de la industria estatal del carbón ha empeorado progresivamente: el volumen de producción de carbón ha descendido, como lo ha hecho también su calidad, y el coste de producción y, por consiguiente, su precio, ha aumentado. Así que Ucrania no ha sido capaz de formar una estructura eficiente y estable para suministrar materias primas para sus propias plantas térmicas de generación de electricidad como hacía antes de Maidan.

Desde 2016, a causa de la tarifa verde más alta de Europa, la producción de energía verde ha aumentado consistentemente en el país y el volumen de producción en las plantas térmicas ha descendido en valores inversamente proporcionales. Sin embargo, al contrario que la energía térmica, la generación de energía “verde” es inestable, así que no es un recurso de la misma fiabilidad para garantizar los volúmenes de energía que, por un motivo o por otro, no estaban produciendo las plantas nucleares. A consecuencia de todo ello, la estructura de producción energética de Ucrania se ha desequilibrado gradualmente, con lo que el país se ha convertido en dependiente de las importaciones.

Finalmente, a causa de todos estos factores, el precio de la energía ha aumentado constantemente, mientras que el precio de la energía rusa siempre ha sido significativamente inferior. Así que, según expertos independientes, a día de hoy, el coste de la energía rusa es cuatro veces inferior al de la energía ucraniana, lo que hace la importación de energía más atractiva para los consumidores ucranianos que la energía nacional.

El 1 de octubre de 2019, a causa de esa crisis del sistema energético, las autoridades del país se vieron forzadas a reanudar la importación de electricidad de Rusia y Bielorrusia. Al mismo tiempo, siguiendo una lógica incomprensible y de forma prácticamente simultánea, el país tomó la “histórica” decisión de integrar el sistema ucraniano en el europeo en 2023. Lo absurdo de la situación es que Ucrania ha sido y sigue siendo parte del Sistema Unificado de Energía, que incluye también los sistemas de Rusia y Bielorrusia, y está conectado al sistema europeo por la isla energética de Burshtyn. Para formar parte del sistema europeo, Ucrania debe separarse de los sistemas ruso y bielorruso y después trabajar al margen durante un tiempo. Eso no solo significa renunciar a la importación de energía de esos países, sino la autosuficiencia de generación energética, que es la principal condición para unirse a ENTSO-E, pero que Ucrania ha perdido.

Los acontecimientos, por su parte, se han desarrollado según su propia lógica. En el periodo entre octubre de 2019 y mayo de 2020, según los cálculos de los expertos en energía, las importaciones de Rusia y Bielorrusia han ascendido a 1.343,2 millones de kilovatios al año, el equivalente al 20% del volumen de energía producido al mes por todas las plantas nucleares de Ucrania o todo lo producido por todas las plantas térmicas en dos meses.

Es decir, en este tiempo se ha producido tal desplazamiento de la energía nacional por energía importada que plantas térmicas simplemente quedaron paralizadas. A consecuencia de ello, prácticamente han dejado de adquirir carbón en el país. Según el Ministerio de Energía de la Federación Rusa y de la Federación de Empleados del Complejo Energético y Combustible de Ucrania, las reservas a finales de 2019 en comparación con el principio del año prácticamente se triplicaron. Eso supuso grandes pérdidas para las compañías generadoras de energía locales y la paralización, en la primavera de 2020, de gran parte de las minas del país.

Así que la importación de energía de Rusia y Bielorrusia, inicialmente consecuencia de la crisis sistemática del sector energético ucraniano y única salida a la situación, a la larga se convirtió en la causa de este empeoramiento. El 9 de abril de 2020, el regulador ucraniano decidió prohibir esas importaciones hasta el 31 de diciembre de 2020.

Pero el círculo vicioso ya había tenido efecto. Debido a las pérdidas incurridas durante el periodo de importación, Energoatom Ukraina fue incapaz de realizar a tiempo las reparaciones de las unidades nucleares, por lo que no pudo usarlas para producir las cantidades de energía necesarias. A consecuencia de ello, la carga de los generadores térmico aumentó proporcionalmente y eso llevó al rápido uso de las reservas de carbón y, a consecuencia de ello, a su escasez.

Para el invierno de 2020/2021, el sector energético ucraniano se encontró en una situación mucho peor que el año anterior. Por ello, en enero-febrero de este año, se reanudaron las importaciones de energía de Rusia y Bielorrusia. Según las informaciones de prensa, entre enero y abril de 2021, el volumen total de energía suministrada a Ucrania de esos países ascendió a 612,6 millones de kilovatios. Es natural pensar que este periodo de importación haya tenido las mismas consecuencias que el anterior.

Pese a todo, siguiendo la misma lógica incomprensible, en cuanto llegó pasó el pico de la segunda fase de la crisis energética, se volvió a la estrategia de integración en ENTSO-E y se introdujo nuevamente la prohibición de importación de energía de Rusia y Bielorrusia. Se hizo, aunque con prudencia y de forma solo temporal.

Para formar parte del cuadro energético europeo en 2023, Ucrania debe separarse del sistema ruso y bielorruso no antes de mediados de 2022. Eso implica que, para entonces, las autoridades ucranianas deben haber superado la crisis sistémica del sector que se ha desarrollado desde 2019 y ha empeorado progresivamente en estos dos años y estar preparada para ser autosuficiente en el próximo invierno 2021/2022.

Es evidente que las circunstancias no apuntan en ese sentido. Al contrario, el efecto del círculo vicioso aumenta. Lo más probable es que las autoridades ucranianas tengan que reanudar la adquisición de energía del país agresor tan pronto como llegue el 1 de octubre para volver a salvar la situación en el contexto de su demostrado compromiso con la integración europea, también la integración del sector energético. Y continuarán haciéndolo hasta que se resuelvan todos los problemas acumulados en este sector de la economía. Pero, por ahora, nadie ha dicho nada de esta decisión inminente.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Reportes del frente archivados.

Registro

septiembre 2021
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  
Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a 21.710 seguidores más

Estadísticas del Blog

  • 1.453.903 hits
A %d blogueros les gusta esto: