Entrada actual
Alto el fuego, Donbass, Donetsk, DPR, Ejército Ucraniano, LPR, Minsk, Ucrania

Sin fin y sin piedad

Artículo Original: Alexander Kots / Komsomolskaya Pravda

A veces me digo a mí mismo que en septiembre de 2004, en Beslan, recibí una fuerte inoculación de terror tras el que nada puede ya dar miedo. 350 cuerpos calcinados en un pequeño pedazo de tierra frente a la morgue de Vladikavkaz. La mitad de ellos eran niños. Después de eso, es difícil imaginar que algo pueda causar una tormenta emocional de ese tipo.

Pero hay algo a lo que es imposible acostumbrarse: los niños en la guerra y más aún la muerte de niños en los puntos calientes. Es igualmente irracional y antinatural en cualquier lugar en el que ocurra. Como ocurrió en Libia, cerca de un hospital en Ajbabiya, donde un niño de siete años se aferraba a la vida con las últimas convulsiones de su pecho y que quedaron, por casualidad, grabadas en la cámara. O en la sala de operaciones del hospital de Slavyansk, donde Arseniy Danchenko, de cinco años, fue trasladado desde Golubovka con heridas de metralla en la cabeza incompatibles con la infancia. Te encuentras en un funeral en el que, mirando a lo que parece un ataúd de juguete, aprietas la mandíbula y escondes los ojos llorosos detrás del visor de la cámara. La madre llora y no puedes hacer nada para ayudar. Los recuerdo a todos.

Es terrible imaginar qué dolencia puede afectar a los cerebros de personas que se las arreglan para hacer sarcasmo, bromas o comentarios desagradables sobre la muerte de un niño. En la RPD, en la localidad de Alexandrovskoe, un niño de 4 años, Vladik Shijov, fue asesinado por la explosión de un artefacto. Las autoridades afirman que la carga explosiva fue lanzada desde un dron. Y el niño, que nació durante la guerra, nunca ha conocido lo que es la vida en paz. Parece que esta tragedia debería ser un motivo para plantearse si la guerra merece derramar sangre de un niño. Puede que llame a movilizar equipamiento y hacer circular trenes transportando muerte por el país. Pero, desde el otro lado del frente, están siendo acosados por los clichés de la propaganda.

Han sido ellos mismos, han disparado contra sí mismos, el abuelo llevó una mina al garaje y el niño la encontró ahí. Está demasiado lejos, dicen, de las posiciones ucranianas, no puede haber volado tan lejos. En Siria, los barmaleyev caseros vuelan 70 o 100 kilómetros, ¿pero las manos ucranianas no pueden llegar hasta allí? Incluso en un dron como los que venden en la televisión se puede llegar de la línea de demarcación hasta Alexandrovskoe y volver.

La fotografía de la escena de la tragedia muestra que la explosión no se produjo en el garaje sino en la calle. No sé si el operador que lanzó la bomba vio el lugar. Puede que estuviera buscando otro objeto y que explotara allí por error. O puede que, por algún motivo, el localizador estuviera apagado, es posible que no funcionara. Puede que el dron estuviera volviendo a su base tras una infructuosa búsqueda de objetivos y funcionara el automático. Por norma, el cerebro de los drones está configurado para no explotar al aterrizar. Los militantes de Siria programaban cierta ruta y dejaban caer los explosivos sobre la base militar de Hmeimim y volvían a su base. Es decir, el ataque tenía lugar sin la participación del operador ni control visual.

Simplemente no quiero creer que una persona al otro lado del frente deliberadamente apuntó contra un niño de cuatro años cuya muerte no es motivo de mofa, de cinismos en conflicto ni insensibilidad, sino un recordatorio de que más de cien menores han muerto en Donbass en siete años de guerra. De las explosiones y los fragmentos de metralla de los proyectiles. En Donetsk hay un monumento que lleva sus nombres.

Recuerden que está creciendo una nueva generación que no ha conocido la vida en paz, que vive en sótanos en la línea de contacto y se arriesga cada día camino al colegio. Y que no miden el tiempo por las vacaciones sino por las treguas: la de Año Nuevo, la de Pascua, la de la cosecha, la completa. Sin fin y sin piedad.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a 21.717 seguidores más

Estadísticas del Blog

  • 1.453.439 hits
A %d blogueros les gusta esto: