Entrada actual
Donbass, Donetsk, DPR, LPR, Minsk, Rusia, Ucrania

Para aprovecharse de la situación

Artículo Original: Vzglyad

Desde 2014, Minsk ha sido la sede de las negociaciones sobre Donbass. Sin embargo, Bielorrusia pasa ahora por una situación que, dependiendo del desarrollo de los acontecimientos, podría obligar a los negociadores a buscar un nuevo lugar en el que reunirse. Sería el caso, por ejemplo, si las protestas hacen de la capital bielorrusa un lugar que no es seguro. El nuevo líder de la delegación ucraniana en Minsk, el expresidente ucraniano Leonid Kravchuk, afirmó que el Grupo de Contacto deberá buscar una nueva plataforma para las negociaciones. También es posible que Ucrania se niegue a negociar en Minsk por motivos exclusivamente políticos incluso aunque la calma vuelva rápidamente a la capital bielorrusa.

Así, una serie de diputados de la facción parlamentaria del partido del presidente, Servidor del Pueblo, liderados por el diputado Bohdan Yaremenko, apelaron con una carta abierta a Volodymyr Zelensky a trasladar las negociaciones sobre Donbass de Minsk a otro lugar. Antes, la Oficina del Presidente ya había mostrado su disconformidad con el hecho de que 32 de los 33 ciudadanos rusos detenidos en Bielorrusia (supuestamente empleados de la empresa militar privada Wagner) fueran entregados a Rusia. Ucrania había solicitado la extradición de 28 de ellos, acusados de “luchar en Donbass del lado de las milicias”.

¿Por qué Ucrania saca ahora el tema de trasladar el lugar de reunión del Grupo de Contacto? Creo que hay varios motivos. En primer lugar, los políticos ucranianos reamente tenían la esperanza de que Lukashenko extraditara a los 28 rusos a Ucrania, tras lo cual organizaría un juicio contra ellos que, en realidad, sería más bien un proceso político. Cuando los hombres regresaron a Rusia, esos políticos se ofendieron.

En segundo lugar, teniendo en cuenta que Occidente ha tomado una postura abiertamente contraria a Lukashenko, muchos en Ucrania quieren ser más papistas que el Papa y se apresuran a mostrar a Washington y Bruselas que son los primeros en unirse a la campaña contra Alexander Grigorevich.

En tercer lugar, el Gobierno ucraniano quiere sacar provecho de la situación. Kiev lleva mucho tiempo saboteando el proceso de Minsk: se niegan a implementar la parte política del acuerdo y organizan “actuaciones”. Solo hay que recordar el hecho de que experiodistas de Donetsk fueron incluidos en el grupo negociador y que se intentó declararles “representantes de Donbass”. Ahora, las autoridades ucranianas tienen la ocasión de poner en cuestión el lugar de las negociaciones para finalmente paralizar el proceso de Minsk o incluso acabar con él.

Podría parecer que la cuestión de dónde celebrar las reuniones es puramente técnica. Pero no lo es. Así que Kravchuk ha propuesto Estocolmo o Ginebra como posibles candidatas. Pero se puede asumir que ninguna de esas opciones es válida para los representantes de Donbass, ya que nadie puede garantizar su seguridad en ellas. Si Ucrania solicita la extradición de los delegados, no hay garantía de que las autoridades suizas o suecas no vayan a extraditarles a Kiev. No hay que olvidar que, según la legislación ucraniana, todas las personas que trabajan en las estructuras estatales de la RPD y la RPL cometen ofensas criminales. Esto significa que, en teoría, Ucrania podría exigir la extradición de cualquier de los negociadores que representan a las Repúblicas de Donbass.

En 2014, Minsk era el lugar ideal para las negociaciones, ya que, por una parte, Bielorrusia está política y económicamente muy vinculado a Rusia, lo que garantiza la seguridad de los delegados de la RDP y la RPL, pero por otra, tiene buenas relaciones con Kiev. Sería difícil encontrar un lugar similar. Una posible opción podría ser Kazajistán. Aunque hay muchos peros.

Por supuesto, las negociaciones del “formato de Minsk” pueden realizarse en formato online. Eso también sería conveniente para Ucrania, ya que es imposible firmar ningún documento en ese formato. Los delegados ucranianos siempre son reticentes a firmar documentos y la aprobación de cualquier acuerdo causa el enfado de los radicales y a menudo da lugar a pequeños mini-Maidan.

Sin embargo, es posible que el bando ucraniano no tome medidas drásticas para intentar trasladar las negociaciones de Minsk a otra ciudad. Las protestas en Bielorrusia continúan, por lo que, si Kiev quisiera, siempre tendría a mano la excusa formal para sacar el tema.

Pero también es posible que, si se estableciera un Gobierno similar al de Maidan en Bielorrusia, Minsk dejara de ser la plataforma ideal para las negociaciones, ya que los delegados de Donbass lo pondrían en cuestión. Es por eso que lo que ocurre en Bielorrusia podría tener un serio impacto en el destino del proceso de Minsk.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a 21.741 seguidores más

Estadísticas del Blog

  • 1.372.978 hits
A %d blogueros les gusta esto: