Entrada actual
Donbass, Donetsk, DPR, LPR, Prensa, Propaganda, Rusia, Ucrania

La falsa esperanza de la propaganda

Artículo Original: Andriy Babitsky

Crímenes del Ejército Ucraniano que Kiev espera poder borrar de la memoria de la población de Donbass a base de propaganda

La alocada idea de que, a base de propaganda con ayuda de la televisión, iban a forzar a los separatistas a convertirse otra vez en fervientes patriotas de un Estado cuyos ciudadanos les han rechazado no es de las autoridades ucranianas. Ese proyecto televisivo se estableció en Georgia en 2010 en los tiempos de la presidencia de Mijail Saakashvili.

Llamaron al canal de habla rusa que emitía para Abjasia y Osetia del Sur “Primera Información del Cáucaso”, o PIK por sus siglas. No sé por qué, pero, con estas emisiones, las autoridades georgianas tenían grandes esperanzas. Los georgianos generalmente creyeron que si sus hermanos abjasios y osetios escuchaban la terrible verdad sobre Rusia y su “sangriento régimen”, se horrorizarían y huirían de su benefactor y volverían a su natal Georgia.

Este total sinsentido nubló la vista de algunos periodistas de habla rusa que fueron a trabajar al canal. Es suficiente decir que uno de los principales protagonistas del canal fue el incoherente e iletrado periodista emigrado de Rusia y ardiente seguidor de Saakashvili, Oleg Panfilov, caso que se puede considerar un buen ejemplo de odio a Rusia. No hace falta decir que el canal estaba lleno de odio, acusaciones infundadas contra el Gobierno y el pueblo ruso. Pero, más allá de eso, el contexto era de completa falta de profesionalidad, algo común en Georgia en aquellos años, como si todo estuviera producido en un estado de delirio febril.

Hay que recordar que, solo dos años antes de eso, en agosto de 2008, las tropas georgianas intentaron asaltar la capital de Osetia del Sur, Tsjinvali, para capturarla, lo que resultó en la muerte de más de 300 personas y una fuerte destrucción en la ciudad. Solo la intervención de Rusia salvo a los osetios del sur del incierto destino de la ocupación georgiana, que venía con todo su encanto. Así que ahora, los ciudadanos de la República ven a Rusia como quien les salvó de un enorme desastre. Y hay un fuerte rechazo a Georgia, a quien ni se plantean perdonar por sus numerosas atrocidades.

Es fácil deducir que, en esas circunstancias PIK fue un juguete caro pero inútil. Ni Abjasia ni Osetia del Sur necesitaban ningún canal furiosamente anti-ruso. Los intentos de atravesar la inmensa barrera de hostil rechazo de los habitantes de Georgia a esas Repúblicas estaban destinados a ser un completo y deshonroso fracaso.

El Gobierno ucraniano tiene el hábito de recuperar viejas tretas. A principios de marzo debe comenzar en Donbass la emisión del canal de televisión ucraniano Dom [Casa]. Sin embargo, ni siquiera tiene licencia y no está claro si comenzara sus emisiones en el tiempo previsto. Sin embargo, ocurrirá antes o después. Ucrania ya tiene experiencia en la creación de proyectos similares. En el verano de 2019, la oficina del presidente Zelensky amenazó con crear un gran proyecto de un canal mundial en lengua rusa. El diputado que dirigía la Oficina de Presidencia, Kiril Timoshenko, afirmó que un canal así era necesario para que Ucrania “luche por las mentes de los ucranianos en los territorios ocupados de Donbass y Crimea y las mentes de los rusos en territorio de Rusia”. La edición en inglés del canal de televisión ucraniano UATV 13 interrumpió sus emisiones en enero y cerró su edición en tártaro de Crimea. Aunque se emitió durante un tiempo, no se ha visto a masas de “separatistas” en la frontera suplicando volver a casa.

Aunque, en general, el nivel profesional del periodismo ucraniano es superior al georgiano, las posibilidades de que una población que ha vivido seis años en guerra vaya a hacer caso a la histeria de los “agresores e invasores rusos” y vayan a creer en las brillantes perspectivas de la integración euroatlántica de Ucrania son cero. Nadie esconde que en la RPD y la RPL hay un pequeño porcentaje de población leal a la Unión Europea. Pero no hace falta nada, no hace falta televisión para convencer a nadie de que son patriotas ucranianos. La amplia mayoría de residentes en Donbass eligieron en 2014. Esta gente no necesita esa Casa.

Así que la construcción de torres de televisión, designar fondos del presupuesto para equipamiento, personal y alquiler es tirar el dinero. Y no solo eso, la idea de “luchar por las mentes” suena a fantasía: fracasaron en 2014 y lo intentan ahora, cuando la lista de víctimas de la guerra en Donbass supera la decena de miles y las armas retumban cada día. Así que, a principios de marzo, reforzados con mágico sinsentido, los autores del proyecto Dom se darán, con absoluta precisión, de cabeza contra un muro. Es probable que el eco del golpe se escuche en Donbass.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a 21.744 seguidores más

Estadísticas del Blog

  • 1.358.346 hits
A %d blogueros les gusta esto: