Entrada actual
Donbass, Donetsk, DPR, Ejército Ucraniano, Saur-Mogila, Ucrania

Huellas de la guerra civil

Artículo Original: Annataliya-livejournal

Un día decidí salir desde Donetsk hacia la región de Gnarvosky y me dirigí a Snezhnoe. Elegí ese lugar por motivos claros. En primer lugar, se trata de una conocida ciudad minera en la que hay numerosas minas. En segundo lugar, a 13 kilómetros de Snezhnoe se encuentra un lugar único y extremadamente significativo para la RPD: el monumento de Saur Mogila. Allí se produjeron fuertes batallas por el control de la colina tanto en 1943 como en 2014. En 1943, las tropas soviéticas la rescataron de las garras de los Nazis y, en 2014, pasó de manos del Ejército Ucraniano a manos del ejército de la RPD.

Es por visitar Saur-Mogila que primero visité Snezhnoe. Realmente quería visitar este lugar.

Llegué a Snezhnoe en una línea regular de autobús: desde Donetsk salen varias veces cada hora. Y desde Snezhnoe hice autostop hasta Saur-Mogila. El problema es que el transporte público en dirección a Saur-Mogila es muy escaso: apenas hay unos pocos autobuses cada día. El autostop fue muy rápido, aunque no había mucho tráfico, a los diez minutos alguien me recogió.

El camino a Saur-Mogila.

En tiempos soviéticos, en Saur-Mogila se erigió un gran memorial a los soldados caídos en la guerra. Era lo primero que se veía nada más llegar al lugar. Ahora, en cambio, se me caen las lágrimas al verlo. En el año 2014 se produjo allí una gran lucha. Como ya he dicho, los ucranianos intentaron capturar la colina. A consecuencias de la batalla, el memorial quedó seriamente dañado y, en memoria de lo ocurrido entonces, las ruinas aún no se han retirado.

Fragmentos de los bajorrelieves, estatuas de esos mismos soldados que cayeron en ese lugar están en el suelo. Llevan caídos desde 2014, como si hubieran sido derrotados y asesinados por segunda vez. A su alrededor, brota la verde hierba y las flores.

En la parte superior había antes una gran figura de acero representando a un soldado victorioso.

Ya no queda nada del acero. Y del soldado no queda más que una bota y una parte de la pierna. Es aquí, a los pies de este soldado, donde cada 9 de mayo la población coloca flores y coronas para honrar la memoria de quienes una vez nos defendieron.

Y sobre las ruinas sigue ondeando al viento la bandera de la victoria.

No muy lejos se encuentra la campana y las tumbas de quienes murieron defendiendo la colina hace cinco años.

En la parte inferior hay una pequeña capilla y un cementerio en el que yacen juntos los soldados que cayeron en 1943 y en 2014.

De hecho, se hace un nudo en la garganta al pensar lo que aquí ocurrió hace cinco años, lo cruel de la batalla y el número de personas que aquí murieron. Memoria eterna.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Reportes del frente archivados.

Registro

diciembre 2019
L M X J V S D
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  
Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a 22.343 seguidores más

Estadísticas del Blog

  • 1.378.185 hits
A %d blogueros les gusta esto: