Entrada actual
Kiev, Política, Ucrania, Zelensky

Bromas que cansan

Artículo Original: Andrey Manchuk

La tarde del 5 de noviembre, en el corazón de la capital ucraniana, en el cruce de Saksangansky y Shota Rustaveli, apareció un geiser. Tras explotar la principal tubería, la calle se llenó de agua hirviendo cubierta de humo. A consecuencia del accidente, dos vehículos resultaron afectados. Los conductores salvaron la vida por un golpe de suerte.

Los barrios cercanos rápidamente se convirtieron en un gran atasco y oficiales de Kiev se presentaron en la zona después de que cientos de personas hubieran publicado vídeos de la zona del accidente en los que comparaban la escena con las características imágenes de Islandia o de Kamchatka.

Sin embargo, estas bromas cansan. Este tipo de incidentes se han convertido en la aterradora rutina y todos sabían desde el principio que este accidente en Shota Rustaveli sería más simbólico aún, teniendo en cuenta que, el año pasado, en la misma calle, se produjo algo similar, tras lo cual el Gobierno solemnemente informó de que había realizado las reparaciones necesarias. El geiser ha sido otra indicación a la población de Kiev de la bancarrota total de las políticas públicas de la administración del alcalde Klitschko.

“Hace un año, en el mismo sitio, pasó lo mismo. Fue en el siguiente tramo de la tubería, menos de un metro más allá. ¿Dónde explotará mañana? Nadie lo sabe. Además, imaginen el desastre que puede ser en las regiones, que cuentan con mucho menos dinero que la capital. Vivimos en un desastre de infraestructuras: puentes cansados, edificios de apartamentos que se caen, carreteras impracticables. Más del 70% está obsoleto. Y cada año empeora. Adivinen una cosa, no se hace nada. No hay una estrategia nacional, no hay programas de modernización y rehabilitación por parte del Gobierno. No hay reparaciones sistemáticas ni financiación del Sistema. Tras el colapso de un edificio en Drohobich, Zelensky dio orden al Gobierno de realizar una inspección completa de las condiciones de vivienda del país y preparar un plan estatal de modernización, instrucciones que el Gobierno ignoró y todo quedó olvidado. Hasta que se produzca el próximo e inevitable derrumbe. Entonces, Zelensky volverá a prometer algo y el Gobierno no hará nada”, escribió Alexander Skubchenko, presidente de la Unión de Vivienda de Ucrania.

En todo el cuarto de siglo que ha pasado desde la disolución de la URSS, las autoridades ucranianas han explotado el legado soviético: desde las fábricas que sobrevivieron a los años noventa hasta las carreteras, puentes, tuberías y el resto de infraestructura pública. Gran parte de ella no ha sido reparada en más de treinta años y sigue funcionando como puede. Sin embargo, esos recursos tienen sus límites y es simbólico que su explosión se produzca cuando Ucrania trata, por medio de la descomunización, de deshacerse del legado del pasado soviético.

Les ha venido muy bien, pero ahora hasta los más famosos patriotas lanzan la voz de alarma. “Kiev está cansado. Las noticias están llenas de mierda porque la gente no comprende la pesadilla que se ha estado gestando desde los tiempos soviéticos y se ríen de todo. Pero no tiene gracia. No hay que reírse. En Kiev ha explotado una tubería a causa de la presión. Mañana puede estar cansado el puente de Dnipro. Sinceramente. Después, Odessa. ¿No saben qué problema hay con la presa de Yuzhnaya Palmira? Durante años, todos los días, he gritado a Petya y a Vova que nuestras viviendas están al 80% al borde del colapso. La infraestructura es crítica. El colapso de las escaleras en Dohobich es solo el principio. Hay que adoptar un código municipal, dividir las responsabilidades entre el gobierno local y el central. La solución no son las disputas estúpidas y los vídeos de Instagram. Durante años he estado gritando al vacío. La respuesta del Gobierno es el autogobierno local y promesas de que el año que viene habrá 160.000 millones de grivnas. Otros alcaldes están callados. Escondidos. Como un ratón. Pero yo voy a seguir gritando”, escribió en Facebook Boris Filatov, alcalde de Dniepropetrovsk, dirigiéndose abiertamente el alcalde de Kiev. “La gravedad y la escala de los retos es comprensible para aquellos que se enfrentan a ellos a diario. Especialmente teniendo en cuenta que las infraestructuras no se han actualizado en décadas. En todas las ciudades de Ucrania”, respondió Vitaly Kilitschko dando a entender que las infraestructuras ya se estaban colapsando antes de que él llegara.

Y es cierto, el reinado de la actual administración de Kiev, que cínicamente utiliza la ciudad como una fuente de dinero y no satisface las demandas más elementales de los residentes, no es más que la punta del iceberg, el resultado de toda la experiencia postsoviética de Ucrania. Hace tiempo que las infraestructuras se han colapsado, no solo en la capital, como correctamente apunta Skubchenko. Y los gobiernos locales son incapaces e incompetentes, en parte gracias a la falta de personal a causa de la crónica falta de medios y constante emigración de los profesionales cualificados, que prefieren buscarse la vida en Polonia.

Así, el mismo 5 de noviembre, la calefacción de la descomunizada localidad de Kropivitsky se apagó. “Hoy se ha producido un hecho extraordinario. Dos tercios de la ciudad están sin calefacción. Una de las empresas, situada en el sudeste, ha comenzado a trabajar en una tubería. Lo han hecho sin ningún permiso. A consecuencia de estos actos no autorizados se ha dañado una tubería, con lo que ha habido que apagar la calefacción”, confirmó el alcalde.

En las comunidades urbanas de la antigua Kirovograd hablan constantemente de los mismos problemas: carreteras cansadas y tuberías sin reparar que constantemente dejan a la población sin calefacción o incluso sin agua. “El problema es que Ucrania tiene una gran variedad de diseños que ya han sobrepasado su vida útil. Necesitan cambio y modernización. Si no, pueden explotar en cualquier momento. En general, el efecto de fatiga se puede aplicar a todas las infraestructuras. Es así. Hay que hacer algo al respecto”, explica el periodista de Odessa Yuri Tkachev.

Pero el actual Gobierno no está por la labor de solucionar estos problemas, ni siquiera de intentar simular una solución. Prefieren robar según el principio “después de nosotros, que pase lo que tenga que pasar”. En el sentido más literal del término.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Reportes del frente archivados.

Registro

noviembre 2019
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  
Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.460 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1.327.189 hits
A %d blogueros les gusta esto: