Entrada actual
Donbass, Donetsk, DPR, Ejército Ucraniano, Rusia, Snezhnoye, Ucrania

Cinco años de impunidad

Artículo Original: Denis Grigoriuk / Fotografía: Sergey Belous

El mundo entero conoce la tragedia del derribo del Boeing de Malasian Airlines sobre los cielos de Donbass. La comunidad internacional está monitorizando la investigación, sigue las pruebas que se recogen y ya ha condenado a quienes considera culpables de ese crimen de guerra, es decir, a las milicias. Pero al mundo civilizado su prensa local no le ha contado nada sobre otros crímenes de guerra como el cometido por la aviación ucraniana en vísperas del derribo del Boeing entre las localidades de Grabovo y Rassipnoe.

Cinco años después, ni las autoridades ucranianas, ni un solo de los oficiales que dieron la orden ni el piloto que la cumplió han sido castigados por un bombardeo aéreo sobre un edificio residencial de cinco plantas en la ciudad de Snezhnoe. Tengo que recordarles un crimen de guerra que todos han olvidado.

Un bombardeo a las seis y media de la mañana

A primera hora de la mañana del 15 de julio, una aeronave ucraniana bombardeó un edificio residencial de cinco pisos en la ciudad de Snezhnoe [a pocos kilómetros, aunque a una distancia apreciable desde el aire de Saur-Mogila, uno de los focos de la batalla en el verano de 2014-Ed]. Como explicaron los testigos de aquellos trágicos hechos, unas diez bombas del Ejército Ucraniano impactaron en el centro de la ciudad. Dos de ellas cayeron sobre el edificio, que se hundió como un castillo de naipes.

“Me fui al trabajo diez minutos antes de lo normal. Es lo que me salvó. Acababa de salir de casa cuando escuché un ruido terrible, un silbido, un estruendo que se hacía cada vez más fuerte. Y entonces explotó. Corrí a casa con una cosa en la cabeza: ¿qué habrá sido de mi marido’”, explicó a los periodistas Svetlana, que vivía en el edificio. El marido de Svetlana tuvo suerte, sobrevivió gracias a un mal hábito, fumar. Había salido a la calle en el momento del bombardeo.

Hace cinco años, los residentes fueron rescatados de los escombros del edificio. Algunos lograron salvarse, pero para algunos el destino era no sobrevivir al 15 de julio de 2014.

“Allí explotaron las bombas, hay un cráter en el asfalto. El edificio de enfrente quedó completamente destruido, en ruinas. Sacamos los cuerpos de entre los escombros. Un niño pequeño milagrosamente logró sobrevivir”, recordó Timur, una de las personas que participó en el rescate.  Bogdan es el niño de cinco años que fue rescatado.

Los vecinos recuerdan que la mañana estaba nublada. Los militares ucranianos que cumplieron la orden no vieron el resultado de su “trabajo”.

La postura del avestruz

Las autoridades militares ucranianas negaron la participación de su aviación en el ataque contra Snezhnoe. Según el entonces portavoz del Consejo de Defensa y Seguridad Nacional, Andriy Lysenko, el bombardeo de Snezhnoe fue realizado por una “aeronave desconocida” en un intento de desacreditar a las tropas ucranianas.

Más adelante, Dmitry Tymchuk afirmó que esa “aeronave desconocida” solo podía ser rusa. “Según nuestra información, desde ayer (después de que los terroristas derribaran un An-26 de las fuerzas de ATO), la aviación ucraniana no ha realizado misiones. Así que el bombardeo no ha podido ser cosa de las Fuerzas Armadas de Ucrania. Por lo tanto, el bombardeo de la ciudad de Snezhnoe solo ha podido correr a cargo de las fuerzas rusas”, escribió Tymchuk en su perfil de Facebook.

Cinco años sin respuestas

Han pasado cinco años. Ucrania continúa negando su participación. Y en general, nadie se acuerda de este crimen de guerra cometido por la aviación ucraniana. No se ha realizado una investigación, los nombres de quienes lo perpetraron no se han conocido. Nadie ha sido castigado y nadie habla de ello.

El presidente Zelensky, que prometió poner entre rejas a los miembros del anterior Gobierno, no ha hecho nada al respecto, no ha culpado al régimen de Poroshenko del derramamiento de sangre y en silencio sigue su política, una que nada tiene que ver con la resolución pacífica al conflicto. Cada vez que el exactor habla del cese de hostilidades en Donbass, se acuerda de los soldaos que han muerto en la guerra, pero ignora a los civiles que han muerto a manos de esos mismos soldados ucranianos.

Esa es nuestra diferencia fundamental con la parte ucraniana. Para nosotros, la guerra es una cuestión de supervivencia. Para Kiev, es cuestión de salvar las vidas de sus soldados y su capacidad de evitar el castigo por sus crímenes de guerra en Donbass.

Anuncios

Comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: Red News (Español) | Protestation - 17/07/2019

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.665 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1.307.533 hits
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: