Entrada actual
Donbass, Kolomoisky, Minsk, Política, Rusia, Ucrania, Zelensky

Maniobras políticas

Artículo Original: Andrey Manchuk

La decisión de convocar elecciones al Parlamento, que se tomó inmediatamente después de la ceremonia de investidura de Volodymyr Zelensky, supuso el inicio de un igualmente inmediato proceso de lucha interna por el cambio de formato para las elecciones anticipadas. El contexto de esta decisión es muy obvio: al fin y al cabo, todos los estudios sociológicos muestran una ínfima confianza de la población en la actual composición del Parlamento. Según las encuestas, el porcentaje de quienes mantienen la confianza en la institución no supera el 4%. Ese índice de popularidad no es comparable con el nivel de apoyo al nuevo presidente. Y lo que es más, la impopularidad del Parlamento continúa en ascenso y todo intento de sabotear los cambios por parte de las estructuras de poder causa irritación en la sociedad.

Sin embargo, la mayor parte de los diputados del Parlamento de Ucrania están haciendo todas sus fuerzas para impedir que se celebren elecciones anticipadas para intentar no perder sus preciados asientos. Como saben, la facción del Frente Nacional se retiró de la coalición de gobierno poco antes de la investidura, con lo que esperaban que Zelensky no pudiera disolver la Cámara. Y es que, formalmente, los diputados debían tener treinta días para formar una nueva coalición y entonces ya no se disolvería el Parlamento, ya que la legislatura termina este otoño.

Zelensky ha descartado estos argumentos, ya que, de facto, no había en el Parlamento una coalición desde 2016 y el presidente Andriy Parubiy no tiene en su poder ningún documento que testifique que se haya creado una nueva. Bajo presión de este argumento, gran parte de los diputados han aceptado que las elecciones se celebrarán el 21 de julio. Aprovechando el éxito, el Gobierno ha intentado convencer a los representantes de los principales grupos parlamentarios para cambiar el formato de la campaña electoral.

El equipo de Zelensky ha utilizado los recientemente publicados resultados de la encuesta del Instituto de Investigación Bélgica-Ucrania. Según esos datos, el partido “Servidor del pueblo” [el partido de Zelensky] recibiría el 34,7% de los votos; el Bloque Opositor, el 15,1%; Batkivschina, el 9,5% y ni el Partido Radical de Oleh Lyashko, ni el Frente Nacional ni la facción de Ajmetov del Bloque Opositor tienen, en principio, opciones de entrar en el Parlamento con las actuales normas. La propuesta del presidente de dejar en el 3% el porcentaje mínimo para obtener representación [en lugar del actual 5%] daría alguna opción de entrar en el Parlamento a estas facciones.

El trato parecía muy beneficioso para los líderes de esas facciones parlamentarias y los diputados anunciaron que aprobarían la medida en el Parlamento. Sin embargo, los líderes de gran parte de los grupos políticos finalmente decidieron abandonar el acuerdo y que las elecciones se celebren según el viejo formato. Con ello iniciaron una guerra política abierta con el presidente Zelensky.

Los motivos de estos movimientos también están claros. Los representantes de los principales partidos del Parlamento piensan que en un sistema proporcional, el partido “Servidor del pueblo” sería capaz de obtener la mayoría absoluta sin necesidad de otros partidos. Con el actual sistema mixto, con el 40% de los votos, Zelensky no conseguiría más que 130 escaños. Y personajes como Lyashko, Vilkul, Timoshenko y Yatseniuk pueden obtener escaños en circunscripciones de distrito único con sus seguidores, mientras que Zelensky apenas tiene candidatos suficientemente conocidos que puedan aspirar a ellos.

El equipo del presidente recientemente elegido espera resolver la crisis por medio de negociaciones y ha afirmado que la decisión de celebrar elecciones está prácticamente pactada y la convocatoria electoral se publicará el 24 de mayo. Es más, según algunas fuentes, la nueva administración trata de negociar directamente con Rinat Ajmetov, ya que creen que controla dos facciones parlamentarias. El equipo de Zelensky trata de garantizar al hombre más rico de Ucrania que el ascenso de Ihor Kolomoisky no es una amenaza para sus intereses y que resetear el destartalado sistema político es igualmente importante para todos los jugadores. Sin embargo, la postura de Vilkul y la gente de Lyashko muestra que los gestos aún no convencen en exceso a Rinat Ajmetov.

En este contexto, Zelensky tiene varias opciones de acción política. Para empezar, puede apelar directamente a los votantes insistiendo en que el Parlamento corrupto y en bancarrota impide el cambio que ha pedido gran parte de la sociedad. Según nuestros datos, una parte del equipo del “presidente Ze” defiende esta opción y proponen un referéndum nacional para acabar con el sistema mixto. Esta ingeniosa opción permitiría al cómico acumular poder legislativo y ejecutivo sin necesidad de utilizar tanques, dar un golpe de Estado o contradecir seriamente la Constitución. Zelensky plantea también celebrar un referéndum sobre Donbass [más concretamente sobre un posible acuerdo con Rusia-Ed], como ya ha afirmado el propio presidente.

Sin embargo, este astuto plan choca con la postura de otra parte importante del variopinto equipo presidencial. En su opinión, la facción progubernamental “Servidor del pueblo” sería también la principal fuerza en el nuevo Parlamento con el sistema actual. Según su opinión, Zelensky llegaría a los 226 diputados sin necesidad del riesgo de un referéndum. Estos asesores de Ze dejan abierta la posibilidad de llegar a acuerdos con el partido de Yulia Timoshenko y prometen no negociar con el “prorruso” Bloque Opositor para no perder puntos a ojos de Occidente. Todo ello a pesar de que se prevé que el papel de los diputados de Yury Boyko vaya a aumentar de forma significativa en el nuevo Parlamento.

La decisión del presidente se conocerá de forma inminente. Por el momento, está en una posición ventajosa, ya que el Gobierno mantiene la iniciativa y el enfrentamiento aumenta aún más la impopularidad del Parlamento. En los próximos meses, Ucrania se enfrenta al momento de la verdad. El país puede seguir con el sistema político de la era Poroshenko con alguna ligera modificación, con los mismos partidos y las mismas personas. O puede ser sustituido y conquistado por el equipo de Kolomoisky y Zelensky para que continúe el mismo “camino a Europa y a la OTAN”, aunque con una cara más humana y refinada. Aunque eso es contrario a la opinión de la mayor parte de la ciudadanía de Ucrania.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.575 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1.323.449 hits
A %d blogueros les gusta esto: