Entrada actual
Alto el fuego, Donbass, DPR, Ejército Ucraniano, LPR, Lugansk, Markov, Minsk, Prizrak, Rusia, Ucrania

No aparten la mirada

Artículo Original: Anna Dolgaeva / Vzglyad

Mi amigo Murz es soldado en el ejército de la República Popular de Lugansk, trabajó como experto de tecnología de la información y ahora de comunicaciones. Agotado, está sentado en el suelo. En realidad, con cierto éxito, lleva desde 2014 entre la lucha, el transporte de ayuda humanitaria y la vida civil. Por ejemplo, en diciembre volvía a estar en Moscú en su trabajo de informático y ahora vuelve a ser un soldado. Y cree que, a partir de abril, algunos de sus camaradas morirán. Bueno, al menos intentarán matarlos.

Es verdad que siempre intentan matarlos, pero en primavera y verano lo intentan con más fuerza que en otoño e invierno, porque el primavera y verano las carreteras están secas y es más fácil matar. A veces lo hacen los del otro lado, a veces es al revés. No suelo venir a menudo a esta localidad de la línea del frente. Conozco y aprecio a estos tristes hombres de uniforme, castigados por la perpetua falta de sueño, la fatiga crónica, siempre bajo las balas. Descansan tres días al mes. El resto del tiempo, viven en la guerra.

A cien kilómetros del frente está la frontera rusa. Hay camiones que transportan productos a Lugansk y hay una cola de coches en ambas direcciones. Tras la frontera, pronto se llega a Rostov. Allí ya nadie habla de la guerra, nadie se acuerda. En esta ciudad de un millón de habitantes hay discotecas y clubs, allí lucha por los derechos de las mujeres la comunista Cosmo Popova, circulan los trenes y vuelan los aviones. Y, francamente, todos están cansados del tema de Donbass. Están cansados de los refugiados que llegaron en masa en 2014-2015. Están cansados de los chicos de uniforme en la estación, con su guerra sin fin, con sus noticias sobre la guerra. Al fin y al cabo, cada cual tiene sus problemas: las carreteras, la factura del gas, la factura de la electricidad… Que no les aburran con su guerra.

Mientras tanto, en Kirovsk, en la línea del frente, mi amigo -comandante del batallón Prizrak- está muy cansado de enterrar a su gente. Va a las tareas de reconocimiento él mismo porque es más sencillo arriesgarse uno mismo que enviar a los chicos a lo desconocido.

Nos encontramos en la extinta localidad de Jelobok. En el verano de 2017, cuando estuvo a punto de ser capturado por el enemigo, aquí vivían los dos últimos habitantes: un hombre mayor y una señora mayor, como si fuera un cuento. El hombre no sobrevivió. Entonces la mujer mayor se quedó sola con su gato bajo las bombas. Resultó gravemente herida y fue trasladada a un hospital. Jelobok quedó vacío. Pero se sigue luchando activamente por el pueblo. Antes había una zona neutral, pero ahora ya no existe, así que las trincheras en las que están mis amigos y las de sus oponentes están muy cerca.

He sido corresponsal de guerra en Donbass desde 2015. Llevo cuatro años gritando: no cierren los ojos. Esos cuerpos a los que los partes de guerra no ponen cara son personas de verdad. La jubilada desconocida nacida en 1937 que hacía punto junto a su hijo cuando un fragmento de metralla le atravesó el cuerpo tenía un nombre, ¿por qué no os importa? Este joven de uniforme que iba en el coche conmigo y que me compró chocolates ya no está vivo, está muerto, ¿por qué no comprendéis lo que está pasando? Aquí, mis amigos están luchando por tener un poco de tranquilidad para dormir. Ahora están vivos, pero nadie sabe si lo estarán mañana.

Pero la gente está cansada de la guerra, se han acostumbrado a ella y no les interesa. Además, es desagradable darse cuenta de que todo eso pasa a tu alrededor y no puedes hacer nada para evitarlo. Está claro que la población rusa no puede hacer gran cosa para ayudar: puede enviar ayuda humanitaria, si le sobra algo de dinero. Pero no siempre hay dinero de sobra. Al final todo va así: se dan cuenta de que no pueden hacer nada para evitar un desastre que ocurre a escasa distancia, así que prefieren mirar hacia otro lado, prefieren no pensar en cosas desagradables.

Pero eso no debe ser así. Si pueden, miren, no aparten la mirada. Créanme, eso también es importante. Es importante para estas personas que siguen en la línea del frente no ser olvidadas. Y es importante para la historia de nuestro país.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Reportes del frente archivados.

Registro

abril 2019
L M X J V S D
« Mar    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  
Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 39.070 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1.282.763 hits
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: