Entrada actual
Donbass, Ejército Ucraniano, Política, Política exterior, Poroshenko, Rusia, Ucrania, Uncategorized

Mitos y leyendas

Artículo Original:  Komsomolskaya Pravda

El presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, pronunció su habitual discurso anual ante el Parlamento, en el que el jefe de Estado ha de dar cuenta de lo que se ha hecho en este periodo y marcar los objetivos para el próximo ejercicio. Sin embargo, en lugar de eso, Poroshenko se basó, como suele ser habitual, en mitos, leyendas, lamentaciones y acusaciones contra Rusia.

Medias verdades sobre demografía

De todo el discurso de Poroshenko, la parte en la que utilizó más información verídica. Concretamente, en relación con la población de país y la situación demográfica de Ucrania. “La emigración del país ha alcanzado serias proporciones”, reconoció Poroshenko, aunque trató de encontrar algo positivo. “Es un reto al que se enfrentan todos los países del este de Europa que, en el proceso de integración europea, se convirtieron en parte del mercado laboral europeo”.

Como es habitual, Poroshenko no dio ninguna cifra. Es comprensible, teniendo en cuenta que los resultados nacionales y en política exterior de las autoridades ucranianas son más que elocuentes. Más de 3,2 millones de ucranianos residen y trabajan permanentemente en el extranjero y algunos de ellos ya han obtenido una nacionalidad extranjera. Nueve millones de ciudadanos se marchan al extranjero para trabajar de temporeros. Por cada 100 ucranianos que mueren, nacen solo 55. Algunos expertos, basándose en el consumo de pan en el país, han calculado que la población de Ucrania no alcanza los 42 millones, sino que está entre 25-27. Y en cuanto a la integración europea y el mercado laboral europeo, de los que tanto se jacta Poroshenko: la eliminación del régimen de visados se limita a los viajes turísticos, no da derecho a trabajar de forma oficial, por lo que gran parte de los ucranianos que trabajan en la Unión Europea lo hacen de forma ilegal.

Crimea

El tema más sensible fue el de Crimea. Poroshenko tiene una solución radical para el problema: cambiar la Constitución de Ucrania. “Ofrezco retirar de la Constitución la norma que permite a la flota rusa del mar Negro estar estacionada en Ucrania, así que cuando recuperemos Crimea, la base rusa de Sebastopol no estará allí”; declaró desde la tribuna. Entonces, es de suponer, que se celebrará el desfile militar en Sebastopol que prometió en 2014 el entonces ministro de Defensa Valery Geletey justo antes de la batalla de Ilovaisk.

Pero Poroshenko ha aprendido de pasadas experiencias que es mejor no hacer promesas específicas como la tierra que iba a dar a los voluntarios, la victoria en dos semanas, etc. El presidente se expresó en términos nada específicos: “cuando recuperemos Crimea”. En pocas palabras: el viento se llevó las palabras del jueves y Poroshenko se quedó solo con la realidad paralela. Escribir algo en un trozo de papel significa solucionar el problema. Así que Ucrania tiene una Oficina del Fiscal de Crimea, una policía de Crimea e incluso un representante del presidente en Crimea. Aunque tengan que trabajar desde Kiev o, como mucho, desde Jerson.

Delirios

“Armas de gran precisión y largo alcance, inteligencia de alta tecnología, un sistema de control efectivo, soporte desde el aire, defensas antiaéreas, unas fuerzas especiales operativas poderosas, fuerzas navales mejoradas y otros elementos de un ejército moderno se están convirtiendo gradualmente en una realidad en Ucrania”, afirmó Petro Alexeevich al Parlamento, insistiendo en que Ucrania aspira a ir a la OTAN “no con las manos vacías, sino como un socio solvente”.

El Ejército Ucraniano, como es natural, ha aprendido a luchar en los últimos cuatro años. Pero con respecto a la potencia y la eficiencia, eso ya es otra cosa. El “nuevo” helicóptero resultó ser un viejo Mi-2 soviético algo modernizado y con nueva pintura. Por cierto, su producción ya se ha detenido. El nuevo misil RS-80 Oskol del que tanto se jactó Poroshenko, es una actualización del viejo misil no dirigido soviético NURSov S8KOM. Lo mismo ocurre con el nuevo rifle de alta precisión Mosin. Esas son las nuevas armas para el Ejército Ucraniano. En el mejor de los casos, se trata de actualizaciones de armamento soviético. En el peor, trabajo propio de los equipos ucranianos. Ente los fracasos, los hay que han causado lesiones e incluso la muerte de quienes los prueban como es el caso del mortero Molot.

Y la locura

Las promesas de Poroshenko se han convertido en un clásico. Todos recordamos sus palabras sobre las “botas de los ocupantes ucranianos” y la “maldad de las autoridades ucranianas” (en ambos casos se refería en realidad a Rusia). Los expertos podrían detector algún síntoma de locura. En este caso, Poroshenko tampoco decepcionó. “No rezaremos a dioses extranjeros”, afirmó al hablar de la creación de una iglesia ortodoxa independiente y única. Sin embargo, cualquiera sabe que los cristianos de todas las denominaciones y diferentes ritos tienen el mismo Dios.

Por supuesto, en otra parte del discurso, Poroshenko insistió en la necesidad de “una misión de paz por toda Ucrania” (se refería en realidad a todo el territorio de Donbass controlado por la RPD y la RPL).

Ahí van otras perlas con las que Poroshenko se destacó ante los ucranianos en su discurso. Son particularmente divertidas si se comparan con la situación real:

“Hemos organizado una coalición transatlántica para Ucrania”.

“Hemos hecho más en cuatro años que en 23 años de independencia”.

“Hemos creado un ejército que ha liberado dos tercios de Donbass”.

“Como presidente, garantizo unas elecciones limpias al Parlamento y a la presidencia”.

“En condiciones de guerra, el presidente nunca ha pedido aumentar sus poderes. Nunca”.

Por supuesto, hubo también llantos y acusaciones contra Rusia y también contra Putin, a quien Occidente “mira a la boca”, al contrario que Poroshenko y Ucrania, que no miran allí. Y mucho resentimiento porque los ucranianos no han notado esas “mejoras” gracias a su presidencia. Los desagradecidos ucranianos molestan a Poroshenko. Y no solo eso, huyen del país ya que no ven ninguna mejora.

Milagrosamente, Poroshenko logró evitar pronunciar su lema: “adiós al imperio”.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Reportes del frente archivados.

Registro

septiembre 2018
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 39.092 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1.250.344 hits
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: