Entrada actual
Diplomacia, Intercambio prisioneros, Rusia, Sanciones, Ucrania, Uncategorized

El valor de la diplomacia

En las últimas horas, varios países europeos y norteamericanos (con Estados Unidos a la cabeza) han expulsado, como medida de solidaridad con el Reino Unido a raíz del caso Skripal, a una gran cantidad de diplomáticos rusos en este nuevo capítulo de una crisis diplomática que dura ya años. Aún por definir exactamente los hechos, el Reino Unido, y especialmente su ministro de Exteriores, ha culpado abiertamente a Rusia por el envenenamiento del exespía doble ruso Sergey Skripal y su hija en territorio británico.

Siempre dispuesta a aplicar sanciones contra su vecino del este, al que ha declarado Estado agresor, Kiev no ha querido mantenerse al margen y ha anunciado la expulsión de trece diplomáticos rusos, una cifra no comparable con los 60 que planea expulsar Estados Unidos, pero muy superior a las cifras de Alemania o Francia. En su anuncio de la medida, el ministro de Asuntos Exteriores de Ucrania, Pavlo Klimkin, aprovechaba además para recordar a sus colegas europeos el tema del gas y la necesidad de imponer sanciones económicas contra Rusia por la construcción del gasoducto Nord Stream-2. Y en un intento más de reafirmar la posición internacional de Ucrania, Klimkin afirmaba también que dichas medidas estaban planeadas de antemano, aunque se realizan ahora en coordinación con sus “amigos y socios en la comunidad democrática transatlántica, de la que formamos parte”.

Sin embargo, en esta ocasión, Ucrania se ha mantenido más prudente que en ocasiones anteriores. La vicepresidenta primera del Parlamento, Irina Gerashenko, por ejemplo, llegó a anunciar que Kiev no se uniría a otros países europeos en la idea de expulsar a diplomáticos rusos de su territorio.

Así recogía la prensa rusa el anuncio de Gerashenko -representativo en su argumentación incluso ahora que ha quedado anulado, ya que no solo deja claras las consecuencias para Ucrania sino que recuerda el estado de las relaciones diplomáticas entre Rusia y Ucrania- apenas unas horas antes de que los países europeos anunciaran las expulsiones:

La vicepresidenta primera del Parlamento de Ucrania, Irina Gerashenko, explicó que, sin presencia de personal en la embajada y los consulados, Kiev no puede solucionar el problema de la extradición de los ucranianos detenidos en Rusia.

El diario The Times ha informado de que hasta veinte países europeos están dispuestos, como forma de solidaridad con el Reino Unido, a expulsar a diplomáticos rusos. La lista incluye, entre otros países, a Francia, Alemania, Holanda, República Checa, Dinamarca, Polonia, Irlanda, Estonia, Letonia, Lituania y Bulgaria. Sin embargo, Kiev, que no suele perder la ocasión de acusar a Moscú de todo tipo de pecados capitales, no ha realizado tal anuncio.

“La expulsión de los cónsules rusos supondría la expulsión del cónsul ucraniano y nuestros prisioneros políticos en Rusia estarían solos contra Mordor, sin ninguna opción de ver a los representantes ucranianos al menos una vez al mes y sentir un mínimo apoyo. ¿Eso es lo que queréis? Que pregunten a la madre de Klij, la mujer de Karpiuk, la familia de Suschenko y Gryb o de otros de nuestros rehenes”, escribió la vicepresidenta primera del Parlamento, Irina Gerashenko, en su perfil de Facebook.

El corresponsal de la agencia Ukrinform en Francia, Roman Suschenko, seguirá en prisión en Rusia hasta el 30 de marzo de 2018 [es entonces cuando se producirá la próxima vista en la que se extenderá o no la prisión preventiva], acusado de recopilar información sobre las actividades de las Fuerzas Armadas y la Guardia Nacional de Rusia -que se consideran secretos de Estado- y de filtrar al extranjero secretos que podrían suponer un peligro para la seguridad nacional. Pavel Gryb, de 19 años, seguirá en prisión hasta el 4 de mayo acusado de fomentar actos terroristas.

“Hace mucho tiempo que el embajador de la Federación Rusa se marchó y no hemos alcanzado un acuerdo para un nuevo embajador. Tampoco hay embajador de Ucrania en Rusia. Nuestras relaciones diplomáticas han quedado reducidas a la mínima expresión, en las embajadas solo hay unos pocos diplomáticos y cónsules”, recordó Gerashenko.

En 2014, tras el retorno de Crimea a Rusia, Kiev llamó a consultas a su embajador en Rusia, Vladimir Yelchenko, que nunca regresó a Moscú. Rusia tomó una decisión similar, pero, al contrario que Ucrania, tres meses después, Mijail Zurabov regresó a Ucrania. [Zurabov fue cesado en 2016 y desde entonces no ha habido acuerdo entre Rusia y Ucrania para reemplazar al embajador-Ed]. Así que, por tercer año consecutivo, la cooperación bilateral se ha realizado por medio de encargados temporales.

Desde hace más de un año, Ucrania bloquea el nombramiento de un nuevo embajador ruso. En agosto de 2016, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Ucrania se niega a dar su aprobación al nombramiento de Mijail Babich, a quien Moscú había propuesto para el puesto de embajador de Rusia en Ucrania, afirmando que Rusia no había informado de antemano sobre su candidatura. Sin embargo, la viceministra de Asuntos Exteriores de Ucrania para la Integración Europea, Elena Zerkal, afirmó que la cuestión del nombramiento del jefe de la misión diplomática rusa en Ucrania ni siquiera está en la agenda. Resulta que Kiev respondió con un rechazo a cada nombre sugerido por Moscú, ya que no se trata de una protesta contra Babich en particular sino contra la idea del embajador ruso en Ucrania en general.

Ukraina.ru

Minutos después del anuncio de la expulsión de diplomáticos rusos de los países europeos y norteamericanos (Estados Unidos ha anunciado, además de la expulsión de 60 diplomáticos, el cierre del consulado ruso en Seattle), Moscú anunciaba también que responderá con a cada una de las medidas. Como afirmaba Gerashenko para justificar que Kiev no tomara medidas duras como el cierre de consulados, la reciprocidad que Rusia ya ha anunciado que aplicará, dejará el contingente ucraniano en Rusia en una situación aún más precaria.

Como también preveía Gerashenko, aumentarán las dificultades para dar una mínima asistencia a los ciudadanos ucranianos encarcelados en territorio ruso. Encarcelados en cárceles rusas por diferentes motivos, se trata de los ciudadanos ucranianos que Kiev pretende recuperar por medio de un intercambio por ciudadanos rusos presos en Ucrania. Fue la propia Gerashenko quien eliminó a los ciudadanos rusos, ya en Donbass para ser intercambiados, de las listas de intercambio el mismo día en que iban a ser entregados a la RPD/RPL en el intercambio de prisioneros de guerra de diciembre de 2017. Esos prisioneros rusos sufrirán también las consecuencias de la reducción de la presencia diplomática rusa en Ucrania, que en los últimos años ha sufrido, no solo la reducción de su personal, sino repetidos ataques por parte de la extrema derecha nacionalista.

Sin embargo, Ucrania se contenta con el gesto simbólico de expulsar diplomáticos y sigue sin romper relaciones con el país que ha declarado agresor. Pese a las explicaciones de Gerashenko, existe un segundo, y posiblemente más importante, motivo por el que Kiev no desea reducir los contactos diplomáticos con Moscú. Pese a que una parte importante de la negociación sobre el tema de Donbass se realiza por medio de las reuniones entre los emisarios de Rusia y Estados Unidos, Kiev no puede permitirse romper o poner en riesgo las relaciones diplomáticas con Rusia, ya que la primera consecuencia sería la desaparición de Rusia de los foros de negociación para la solución al conflicto en Donbass. Sin Rusia como interlocutor, Kiev se vería obligado a negociar directamente con Donetsk y Lugansk, opción que Ucrania, más partidaria a negociar con el “país agresor”, siempre ha rechazado.

Así que, por el momento, Kiev prefiere la opción de exigir que Occidente imponga sanciones económicas contra Rusia y permitir asedios y ataques a intereses rusos en Ucrania, incluyendo embajada y consulados, mientras se niega a romper relaciones diplomáticas con el país al que, por ley, ha declarado agresor. Ese es el verdadero valor de la presencia diplomática de Rusia en Ucrania, por muy reducida que esta quede.

Anuncios

Comentarios

2 comentarios en “El valor de la diplomacia

  1. Excelente información le de esta página web ¡excelente!, muchas felicidades por una página donde encontramos información pormenorizada sobre Ucrania, algo que cuesta encontrar aún no comprendemos las razones para ello.
    De tanto en tanto leo mucho de lo que escriben e incluso lo envío, por eso me extraña que no hayan comentarios a tan excelente trabajo.

    Me gusta

    Publicado por Fernando | 27/03/2018, 19:59
  2. La diplomacia de UCRANIA esta dirigida por personas incompetentes que no saben nada del tema. Su erratica actuacion solo los perjudica a ellos…….Tienen tres años sin embajador ruso y asi no pueden arreglar tantos problemas pendientes….

    Me gusta

    Publicado por gilberto posada | 29/03/2018, 02:33

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 39.100 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1.249.082 hits
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: