Entrada actual
Armas, Donbass, DPR, Ejército Ucraniano, LPR, Minsk, Rusia, Ucrania, Uncategorized, Volker

Una estrategia peligrosa

“La aparición de las Repúblicas fue la reacción de los residentes de Lugansk y Donetsk a la anarquía que reinaba en Kiev”. Esa ha sido la respuesta de la RPL ante las últimas declaraciones del representante de Estados Unidos en Ucrania, Kurt Volker, que exigió la disolución de la RPD y la RPL. En una aparición en un debate organizado por Hudson Institute, el representante del Departamento de Estado ha vuelto a dejar clara su visión del conflicto en Ucrania y de la solución que Kiev y Washington tratan de imponer.

Al igual que el Gobierno ucraniano, Volker apuesta por la introducción de una misión de paz de Naciones Unidas, no para garantizar la seguridad -la violencia se limita a la línea del frente y no hay batallas más allá de esa zona desde 2015- sino para recuperar el control de la zona para Ucrania. En este discurso, es clave una reinterpretación tanto de los acuerdos de Minsk como del origen del conflicto.

Por una parte, Volker presenta la introducción de una misión de cascos azules como garantía de la implementación de los acuerdos de Minsk. Tras la llegada de la misión y la preparación de las elecciones locales que exige Minsk, Ucrania concedería, según Volker, un estatus especial a Donbass cuyo contenido jamás se menciona (posiblemente porque no hay intención alguna de dotar de contenido político a esa medida) y una amnistía que Kiev ya ha dejado claro que no piensa conceder según los términos planteados en los acuerdos. Frente a la amnistía general a la que se comprometió con su firma en el acuerdo de paz de febrero de 2015, Kiev ha repetido en numerosas ocasiones que su oferta se limita a la concesión de amnistía caso por caso, previo arrepentimiento y admisión de culpa.

Para esas concesiones mínimas, especialmente teniendo en cuenta que Ucrania no ha conseguido ganar la guerra, Volker exige una rendición política de las Repúblicas Populares (y de Rusia, como único defensor de los derechos de la población de Donbass), ya que, según su interpretación el acuerdo de Minsk busca únicamente restablecer la “integridad territorial de Ucrania”. Como Ucrania, Volker exige así olvidar la parte fundamental de los acuerdos, cuyo objetivo real era la búsqueda de una solución negociada con la participación directa de Kiev y también de Donetsk y Lugansk.

Calificando a la RPD y la RPL como organizaciones creadas por Moscú para desestabilizar Ucrania, Volker no solo busca reescribir el origen del conflicto sino también negar que sean necesarias medidas políticas para solucionarlo. “Afirmando la necesidad de disolver las Repúblicas, Volker confunde la causa con el efecto, probablemente porque Estados Unidos tuvo una participación directa en el golpe de Estado y no pueden criticarlo, pero la aparición de las Repúblicas fue la reacción de los residentes de Lugansk y Donetsk a la anarquía que reinaba en Kiev”, afirmó Rodion Miroshnik, representante de la RPL en Minsk.

El simplista punto de vista de Volker pretende reducir a una intervención rusa la aparición de las Repúblicas Populares como organizaciones militares y políticas. Sin embargo, la RPD y la RPL surgieron, no solo tras el golpe de Estado de febrero de 2014 y su ideología nacionalista, sino tras la negativa de Kiev de atender las legítimas y modestas exigencias políticas que surgieron en el sudeste de Ucrania esa primavera.

Tras perder Crimea sin resistencia alguna, Kiev quiso solucionar un problema político por medios militares, lo que dio inicio a una guerra que el representante estadounidense quiere ahora solucionar exigiendo la rendición política y militar de Donetsk y Lugansk y la entrada de un contingente militar de casi 25.000 efectivos armados. Calificando la RPD y la RPL como entidades artificiales creadas por y para Rusia, Volker desestima las exigencias políticas que hicieron surgir las protestas en 2014 y trata de presentar como innecesario el diálogo entre Kiev, Donetsk y Lugansk, base principal de los acuerdos de Minsk, que Washington, igual que Kiev y Moscú, presenta como la única vía de solución al conflicto.

Y mientras Kiev, que pretende lograr por medios políticos lo que no consiguió por medios militares, y Washington exigen la disolución de la RPD y la RPL, los portavoces de Donetsk y Lugansk vuelven a mostrar su esperanza ante nueva tregua. Pese al fracaso de iniciativas anteriores, esperan que esta tregua -absoluta e indefinida-, que entró en vigor el 5 de marzo, dé un impulso al proceso político de Minsk y ni siquiera han alzado en exceso la voz tras el anuncio de que Estados Unidos venderá a Ucrania sistemas anti-tanque Javelin por valor de 47 millones de dólares.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 39.753 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,192,212 hits
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: